Albert Woodfox Liberado De Prisión Después De Más De 43 Años En Confinamiento Solitario

[ A+ ] /[ A- ]

 

hdls1-albertwoodfox

Albert Woodfox, que pasó más de 43 años en confinamiento solitario, más que cualquier persona en Estados Unidos, ha sido liberado de prisión en Louisiana. Woodfox salió en libertad el viernes después de realizar una declaración de que no impugnará los cargos de homicidio culposo y hurto agravado de un guardia de prisión hace más de cuarenta años. Antes del acuerdo del viernes, su condena había sido revocada tres veces. Woodfox y el difunto compañero del grupo “Los tres de Angola”, Herman Wallace, fueron acusados en 1972 de apuñalar al guardia de prisión Brent Miller. Siempre se declararon inocentes y afirmaron que fueron acusados por su intento de denunciar las terribles condiciones en la cárcel al organizar el partido de las Panteras Negras en prisión. Herman Wallace fue liberado en 2013 y pocos días después murió de cáncer.

Woodfox ingresó en una cárcel de Luisiana por robo a mano armada, mató supuestamente a un guardia del presidio y ahora se enfrentaba a un tercer juicio por este asesinato, pero dada su avanzada edad (69 años), su salud y la falta de garantías para un “juicio justo”, un magistrado decidió dejarle en libertad, según recoge la orden.

El caso de Woodfox, un hombre negro, ha despertado gran polémica y varios jueces estatales y federales desecharon los cargos de asesinato al alegar que hubo prejuicios raciales durante el proceso.

“Aunque tenía ganas de probar mi inocencia en un nuevo juicio, la preocupación por mi salud y mi edad han resuelto este caso”, dijo el exprisionero en su defensa justo antes de ser liberado. Woodfox añadió que espera que los sucesos de este domingo sirvan de consuelo para otros.

Por el asesinato del guardia Brent Miller, de 23 años, también fueron vinculados otros dos presos, todos ellos negros y conocidos internacionalmente como “Los tres de Angola”.

La Penitenciaría Estatal de Luisiana, donde vivía el trío de presos, ganó el sobrenombre de “Angola” por ser ese el país africano del que provenían la mayoría de esclavos que trabajaban de sol a sol en plantaciones de algodón, que luego se convirtieron en la prisión, rodeada en tres de sus laterales por el río Misisipi.

Burl Cain, director de la prisión, argumentaba que el reo era demasiado peligroso y debía permanecer aislado, en una celda sin ventanas y más pequeña que la mayoría de los baños. Durante 43 años, Woodfox pasó 23 horas al día solo, comiendo solo, con acceso limitado a visitas y sin ningún acceso a las actividades educativas y religiosas de la prisión.

democracynow.org

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.