Categoría: <span>Desde dentro</span>

Con bastante retraso, nos hacen llegar unxs compis esta carta de Jorge Alfonso Vázquez Campillo, Chino, desde la cárcel de Topas, en Salamanca. Es bastante personal, pero también habla bastante de los abusos de los guardias y de la lucha de autodefensa frente a ellos. El compañero lleva un montón de años preso y las ha pasado de todos los colores. Ya le queda poco para salir y está en segundo grado, pero participa en la lucha colectiva casi desde el principio, sin importarle las represalias. Podéis encontrar su dirección para escribirle en el último enlace que ponemos abajo, que conduce a una lista de lxs compañerxs que están participando en la lucha colectiva

Topas, diciembre 2018

Estimados camaradas,

No hay mayor placer que recibir vuestras letras desde ahí fuera, lo cual también sé que es muy duro. Todo lo que hacéis por mí y por mis camaradas de todo este maldito Estado fascista, burgués, capitalista etc. Mis respetos a todos/as las compas que lucháis en las cárceles de este jodido Estado. Comañeros/as, todos los que estáis en 91.3, 91.2, 75.1 y 2º Grado pero en lucha comunicaros que tenemos gente fuera que también luchan por nosotros/as. Nuestra lucha y la de ellas y no puede quedar en vano,d sigamos luchando, no os calléis. Deciros que yo llevo como sabréis 16 meses en 2º grado. Pero 16 o 17 años en Régimen Cerrado. Vengo de estar estos últimos años en Puerto 1, lo cual no lo he dicho nunca. Yo soy Jorge Alfonso Vázquez Campillo, El Chino de Valladolid. A esto lo podemos llamar el precio de la tortura. Estando en Palencia, en el búnker en 2013-2014 tenía a mi pareja Vanesa la cual felicito como a mi madre, quien me ha seguido siempre, a todas las prisiones a las que he entrado. Me casé el 12 de abril de 2014 en la prisión de la Moraleja. Fue una pena, no para mí sino para ellos porque iba amoratao por defenderme 15 días antes. Fue el cobarde de seguridad; vinieron a pegarme 5 o 6. No tuvieron nada que hacer pero ya sabemos lo que hay, no pueden, vienen 30 y se curraron un abuso de la ostia. Todo esto estaba denunciado en el JVP, SGIP, la Organización Mundial contra la Tortura, por mí y por mi pareja. Así salí esposado a la espalda, lo vieron todos los que vinieron a verme, mi mujer y la jueza de la Paz. Agradezco a mi amiga y madre las palabras que pude oír de fondo cuando me vio con un montón de carceleros. Dijo «¡Qué cosa más bonita de hijo tengo! ¡Qué guapo está!» Y luego le dijo a la jueza y a la secretaria que iba con ella «¿Tú ves normal cómo traen a mi hijo? ¿eso es legal?» No sé qué le dijo ella pero sé que el de seguridad en comunicaciones que es donde me casé, en un cuartucho de vis a vis familiar, dijo que tenían que estar presentes. Lo que puedo agradecer a ese Juez de Paz, aunque me duela, fue que no permitió que entraran y pude casarme sin ellos. Las represalias fueron que al día siguiente tenía 6 horas de vis a vis con Vanesa, lo cual no permitieron. Le dijeron que ya no estaba allí y era cierto, me habían mandado del grado en el que estaba 91.3 a Mansillas de las Mulas, al búnker de allí. No tardó nada en ir a verme y en cuanto pude verla y pudimos hablar, no tardó un mes en irse a vivir al mismo puelo, Mansilla de las Mulas. Porque quiso ella, como siempre, las relaciones no es amor sino fidelidad y respeto y es lo que yo tenía hacia Vanesa. Y recíproco.

Y mi madre, que creo que la conocéis, ha hablado en la radio de Tokata. Y mi amiga Pastora, madre de Xosé Tarrío, ASESINADO POR LOS CÁRCELEROS EN A CORUÑA, 2005. Mi madre también está, como yo, afiliada a la CNT.

Después de estar un año solo en el búnker de León, yendo todos los fines de semana mi ex esposa a verme a los locutorios y vises en el mismo búnker sin calefacción, sin mantas, incluso a veces sin colchón. Todo está denunciado por mí y por ella, que se personaba ante el Juez de Vigilancia, quien hacía caso omiso. Pues a Instituciones Penitenciarias, al Defensor de Nadie… ¡¡Nadie ayuda, todos decían que pronto sería polvo!! Jajajaja ¡qué miedo!

Por la espalda me dieron unos porrazos delante de Vanesa, en los locutorios, y estando yo mal porque me habían quitado toda la medicación que entonces tomaba. No sé cuantos porrazos fueron pero ella sí´porque lo hicieron estando ella delante, detrás de un cristal. Pues bien, no pudieron conmigo y ya me gasearon y mis ojos ya no veían como ven. A mi mujer la sacaron a empujones, y yo esposado y golpeado.

Torturado ¡pero no callado! Mi mujer fue a Juzgado denunciando los hechos, lo tienen todo muy bien montado. A los días ya no dejaron entrar a mi mujer. Pocos días después vino un abogado amigo de mi vieja y de Vane. Estuvimos siete horas hablando. Yo iba en bata ya que no podía ni vestirme, imaginaros. Pues pudimos denunciar los hechos y al puto director, estando roto pero no doblegado. Pudimos denunciarlo y a la Matasanos (médica) Lorena, médica de allí. Me quitó la medicación porque me «hacía muy agresivo» ¡Mentira! Me mandaron a Puerto 1 con paranoia, depresión pero a los días pude coger el boli y denuncié allí al Juzgado Nº4 de Puerto de Santa María. Pero era mentira la contestación de Puerto de que llegué a ese centro sin ningún tipo de medicamentos. Y en Puerto me dieron la razón y la contestación fue que no se me había cambiado de medicación. Así que mucha razón pero tampoco me ayudaron. Tuve que volver a nacer y estoy «jubilado». Cobro la PNC por el tribunal médico de A Coruña, el 73% por trastornos, agresividad, control de impulsos, trastorno de la personalidad, etc. Pero pude con ello, tuve que volver a empezar de nuevo. Mi odio interior hacia el Estado Español y todo tipo de rama envenenada de las Instituciones me empezó a despertar y continuaba siendo el mismo hombre con principios y valores. También gracias a Vanesa, que al mes estaba con una mochila viviendo en la calle pero allí a mi lado, en el albergue de Jerez de la Frontera. Voy a dar un saltito porque no quiero hundirme más…

A los dos años de entrar en Puerto 1, ya más recuperado y gracias a la fuerza que tengo, al yoga, al deporte, a la literatura, a mi mujer por todo lo que os he contado (que en verdad no os lo he redactado como es porque es mucho más oscuro).

En 2016 estando en locutorios y como libertarios que somos me dijo «Cariño, ya no puedo más». Sobran palabras. La maldita institución partió un matrimonio libertario, feliz, humilde, anárquico.

Y yo, ¿qué podía decir? ¡Ella sabe lo que le dije! Y Le dije que siempre fue huésped, que cogiera su libertad y que fuera feliz y que nunca deje de luchar. Estos malditos farsantes, torturadores, fascistas, me quitaron a lo que más he respetado, querido, quien me enseñó a amar. Y ya no lo tengo desde hace dos años. Pero me he evadido, sigo luchando y tenemos que destruir este sistema, a estos verdugos.

Deciros que sigamos luchando, comuniquemos todo lo que pasa en estos campos de exterminio. Recordar a esos malditos sindicatos que se han presentado en las prisiones haciendo una huelga (de funcionarios de prisiones), la primera en la historia del Estado Español: ACAIP, CSIF, CCOO, UGT Y CIG convocaron huelga para el 24 y el 26 de octubre. Dicen que fue «histórica», ¡Recordad camaradas que nosotros llevamos haciéndolo muchísimos años! Sí, sumas cuatro jornadas más los días 17,18,19 y 20 de noviembre a fin de conseguir una «mejora de las condiciones», jajajaja.

Aquí en Topas qué ostias piden si yo, que estoy en segundo grado lo veo. Sólo hay borrachos y todos los nuevos que he visto que hay sólo están con el móvil todo el jodido día.

Yo quiero que sepáis que somos más fuertes y se ha oído más nuestra huelga de hambre, tanto la de mayo como la de octubre.

Quiero que sepáis que yo si soy ANARQUISTA. Sí, con estudios que es lo que hago. Manifiestos Comunistas no sólo lo hacen K. Marx o F. Engels. Yo escribo mucho, con muchos camaradas de Europa.

Proletarios del mundo, que sepáis que nuestras huelgas se oyen en el mundo. No dejéis el boli, las huelga de hambre. Decir lo que son capaces de hacer, hasta de destruir matrimonios.

Machistas, verdugos, incluso como soy, de la CNTt, han puesto en la garita del Módulo 2 de Topas una bandera gigante de España con la corona y luego prohiben los lazos amarillos que significan LIBERTAD.

Luchemos, aquí está todo cerrado. Incluso las ventanas tienen rejas como en Régimen Cerrado y estoy en segundo Grado y se cierra el patio a la una…  Cuando bajamos está cerrado todo, tienen a un machaca que lo abre y lo cierra por cuatro duros. Y a las siete también lo cierran y para arriba.

Denunciad todo compañeras/os, no dejéis de decir la verdad. Todos juntos podemos hacer mucha fuerza. La lucha nos hace libres. Estudiad, leed, fuera medicamentos, yoga…Yo todos los meses bajo al hospital de Salamanca a hacerme pruebas porque he ganao en el Miniterio de Sanidad que me viera un traumatólogo, porque que sepáis que me han diagnosticado artrosis, artritis y todos los meses bajo a sacarme líquid   o de las rodillas y a meterme infiltraciones Así llevo 7 u 8 meses y este mes de diciembre empiezan a pincharme. Ya os diré qué, porque quiero felicitar al médico que me atiende, pues este mes de noviembre empezaba a pincharme una vez por semana y lo tienen que hacer aquí y no ha querido porque le he contado lo que hacen estos «veterinarios» y no ha querido. El día 1, 2, 3 bajo y ya me dirá cómo lo hacemos, si bajo todas las semanas o si lo hago yo. Él nos sigue por internet. Sabe que eso de princharme es la primera vez que se haría en una prisión y le he dicho que pueden meter cualquier cosa y decir que he muerto por sobredosis cuando llevo 3 años sin consumir nada. Darle las gracias por su apoyo y ya os contaré el mes que viene. Os mando las instancias y comnucádselo a Tokata. Felicitar a Paz, Lorena, Libertad, Jon, Iranzu, Irati, June y Ruth, miembros de Salhaketa. Vosotros, Barcelona, Periódicos la Directa, El Diario. A mis compañeros de Austria, Alemania y a todos/as las de esta Península. Y para los compañeros, dejad las pastillas, así es cómo permiten que estén lo que yo veo aquí: sometidos, dormidos y ellos a su libre albedrío.

Quiero que de esto saquéis un comunicado y se publique, a mi me dan igual las represalias, conmigo tienen vela. No me han hecho un animal, ¡Soy una bestia! Que vengan y que sepáis que tengo un permiso recurrido en la Audiencia, yo y mi abogado quien me cree y sabe que aquí estamos enjaulados y se nos mata. Llevo luchando 16 meses, ¡¡no se me da por mi lucha!!

Ya me quedan 4 días y seguiré fuera, en Asturias, luchando y es mi trabajo derrotar estos cimienteos y quienes los arbritran. Verdugos baratos con alientos de aguarrás.  3 de la mañana, mañana sigo. Descansad amigos/as míos/as y de todos los que luchamos. Mañana termino y quiero explotar como esa guerra tonta de Irak

¿Hace falta no pagar la hipoteca de una casa y pasar hambre para que haya una revolución? Yo creo que sí.

Compañero vuestro siempre.

Jorge Alfonso Vázquez Campillo, El Chino

Desde Dentro: Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera

Más Información En Tokata Sobre Luchas Actuales Dentro De Las Cárceles Del Estado Español

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 14-II-2018]

Desde dentro Presxs en lucha

Mohamed Achraf cumplió la totalidad de la pena a la que había sido condenado en octubre del 2018, pero se le mantiene encerrado en las  más duras condiciones en base a un montaje del estado por el que se le acusa de supuestas captaciones yihadistas a través de sus cartas enviadas entre prisiones. Desde el inicio de su condena tiene las comunicaciones intervenidas. Si en esas cartas hubiera existido ese peligro de captación, ¿por qué cada director de prisión les dio curso y salida? Tal como pide, se reproduce este escrito donde denuncia esta herramienta de control y sumisión dentro de las prisiones.

No somos ni radicales ni terrosistas. Ellos sí, radicales, terroristas e inquisidores. La inquisición contra el Islam.

Como te he comentado en varias ocasiones sobre las injusticias, los abusos y violaciones de los derechos humanos y la inquisición que sufrimos los presos musulmanes en general y los presos políticos islamistas en particular en las cárceles españolas por parte de las autoridades –Ministerio del Interior, la SGIP,los responsables de las cárceles, algunos carceleros, servicios secretos, fuerzas de seguridad y los tribunales de inquisición– con la excusa de luchar contra el «terrorismo y la radicalización» y sus «pactos antiyihadistas» y «stop radicalismos». En realidad se traduce a la lucha contra el islam y los musulmanes y pactos anti-islam y antimusulmán y stop islam.

Estos neo cruzados de diferentes signos políticos e ideológicos han declarado la guerra contra el islam y contra los musulmanes para exterminarlos y por eso llevan sus planes macabros y criminales bajo el lema todo vale y el fin justifica los medios.

En las cárceles españolas los musulmanes sufrimos la inquisición total, persecución y hostigamiento por el hecho de serlo. Persiguen a todo musulmán practicante y los incluyen en el fichero F.I.E.S. 5 como sospechosos de radicalismo y terrorismo y a muchos de ellos les han dado palizas por rezar. Se les prohíbe practicar su religión y hablar su idioma y tener libros de religión en su idioma u otras lenguas.

Y como te he comentado en varias ocasiones, llevo años denunciando estos hechos que llevo sufriendo igual que el resto de mis compañeros y hace poco hice una huelga de hambre como protesta y denuncia de esta situación. El programa falso antiradicalismo pretende criminalizar a los presos comunes musulmanes que practican su culto a ratos y se les consideran radicales. Pero en realidad son drogadictos, personas desectructuradas, victimas del sistema. No existe radicalismo entre los presos. El radicalismo es el de la inquisición, es del sistema criminal que busca destruir y aniquilar a todo aquel que le planta cara, que no piensa como él y que lucha contra él, denunciándolo y desenmascarándolo.

El falso programa busca colgar medallas, galones y méritos engañándose a sí mismo y engañando a la sociedad porque las personas que mete en dicho programa ni son radicales ni nada y los que se apuntan es por salir de una situación penitenciaria peor (aislamiento, FIES, represalias…) a otra menos mala. Igual que los islamistas condenados por terrorismo que han firmado una conformidad, que no lo hacen porque sean culpables sino para evitar una condena mayor, porque de todas maneras les condenaran porque son musulmanes practicantes y saben que son inocentes.

Estas son las cloacas del estado, inventan, manipulan y falsifican las pruebas para condenar a personas inocentes como yo y como el caso del Dreyfus del siglo XXI, Jamal Zougam, condenado injustamente por el 11M, y como el 100% de los casos de islamistas acusados de terrorismo. Ver el documental del director de cine francés Cyrill Martin: El Nuevo Caso Dreyfus, que demuestra con pruebas y objetivamente que las cloacas del estado están detrás del terrorismo y que son ellos los terroristas y demuestran como hacen montajes acusando a musulmanes inocentes, como en mi caso y el caso de Zougam. Nosotros no somos ni radicales ni terroristas y a los hechos me remito (historial de cualquiera de nosotros). Nuestro único delito es ser musulmanes practicantes y, en mi caso, plantar cara al sistema, luchar contra él, denunciar sus violaciones y abusos, desenmascararlo y resistir a sus castigos, represalias e injusticias y defendiendo a los presos y presas víctimas de dichos abusos y violaciones.

Estimado amigo R. Estas circunstancias te las explique en anteriores cartas, sobre todo las que te envíe desde Zuera en 2014 y la de Murcia en marzo de 2018. Ahí he detallado la cuestión.

Por último quiero subrayar que el falso programa ha fracasado y fracasara porque al meter en él a falsos radicales (porque no hay otros) está curando heridas falsas inexistentes, esta sanando enfermedades falsas e inexistentes. Y para saberlo basta con analizarlo con el perfil e historial de los supuestos radicales. Pero antes hay que preguntarse ¿qué es el radicalismo? ¿qué es el terrorismo? «Es a este precio que podemos aclarar la acción institucional y asegurar que no va a agravar los fenómenos que está combatiendo, por ejemplo fabricando inútilmente categorías de sospechosos«. Le Monde Diplomatique, septiembre de 2018 artículo publicado por Laurent Bonelli y Fabien Carrié.

Mohamed Achraf. Diciembre de 2018 en el aislamiento de la prisión de Córdoba

Cárcel=Tortura Desde dentro

Compartimos aquí  la información que llega desde el Grup de Support a Presxs de Lleida sobre como se encuentran actualmente los presos que protestaron el pasado 25 de septiembre en la prisión de Lleida

Después de la protesta que hubo la noche del 24 al 25 de setiembre en el la cárcel de Lleida, distintas personas nos relatan com estan ahora las cosas. Ha habido represalias después de ese dia, y también han empeorado situaciones ya existentes. Aquí van los crudos relatos de tres compañeros:

Jaime Roque Martí

Nos cuenta distintos hechos ocurridos en el CP Ponent, muchos de ellos como represalias a raíz del motín que hubo la madrugada del 24 a 25 de setiembre. Para empezar, comenta que no solo fueron los presos de aislamiento y del módulo 1 los que empezaron a picar a las puertas y hacer ruido, sino que fue mucho más general. Aunque después se haya dicho que solo fueron los internos «violentos, y los que están en aislamiento», para poder criminalizar más la protesta.

Tanto su celda como la de otros compañeros están sin pintar, sucias y con cucarachas. Comenta que como están en el DERT, sus salidas al patio son muy limitadas, y esas pocas horas de «luz» se las ponen a las 07’30 de la mañana, de modo que el único momento que salen al patio es acabados de levantar y con mucho frío. Comenta que a seis personas de 1r grado les han puesto intento de motín y les han aplicado medidas cautelares.

Hace referencia también a la persona que murió en enfermería ese mismo día, y que los medios se esforzaron en no relacionar con el motín ni con el apagón de luz. Argumentando que había muerto de «causas naturales». Comenta que se trataba de un chico al que llamaban «Chicho», y que obviamente no se cree eso de las supuestas causas naturales del fallecimiento.

Jaime aprovecha para hablarnos sobre la muerte de un preso a manos de otro, el pasado 1 de agosto. En todos los medios se comentó la noticia, simplificándolo todo a que el agresor era una persona muy violenta y que ninguna responsabilidad tenía el CP Ponent en este asesinato. El compañero dice que si bien el hecho de la muerte es real, lo cierto es que a esta persona lo movieron a esa celda y que este avisó a los carceleros de que en esa celda no quería meterse “porque veía demonios”, y que si le obligaban a entrar allí, podía hacer daño a su compañero. Como es habitual no se le hizo caso, y aquella noche mató a su compañero de celda. Además, Jaime comenta que si hubiera habido interfono se hubiera podido salvar. Esta es una muestra de cómo la cárcel tiene una responsabilidad que ha aludido sobre este grave caso (y muchos más).

Explica que «En la celda 37 hay una cama sola, que es donde esposan y pegan a la gente.» Y sigue diciendo que a menudo les abren y cierran las puertas pegando portazos, y cuando entran al comedor tienen que formar «igual que en la mili o en régimen de Franco».

Juan Ruiz López

Estando ya en el DERT, y sin motivo aparente, lo han puesto en la fase de sancionados. Lo han cambiado de celda y lo tienen sin cosas para limpiar el suelo y sin casi ropa. Le han aplicado medidas cautelares. Cuando llama por teléfono hay 4 funcionarios escuchando la conversación.

En relación al día concreto del motín, Juan también afirma que fueron muchas más presos los que hicieron ruido «Desde el módulo 1 al módulo 11 estuvieron picando a la puerta y pidiendo información y explicaciones sobre las circunstancias de que se apagara la luz durante tantas horas».

Sobre el chico que apareció muerto en enfermería el compañero reflexiona: «Lo que yo no entiendo es que si estaba tan mal para llegar a morirse, por qué no estaba en el hospital y con atención médica permanente». «Yo lo que sé es que no respiraba bien. Y en vez de sacarlo al hospital simplemente lo pusieron en enfermería».

Comenta como el día de la protesta unos carceleros amenazaron a un preso al que «ya tenían ganas», diciéndole que como no parara de hacer ruido «le iban a dar bien»Juan sigue: «desde mi celda veía la suya. Vi al menos a cinco funcionarios, o mejor dicho, maltratadores, y sobre la 1 de la madrugada escuché como le abrían la puerta y le dijeron que se pusiera las bambas. Se las puso o hizo el intento y le metieron porrazos y patadas, y eso que ni se negó a salir ni puso resistencia alguna. Le metieron una brutal paliza y tuvieron que llevarlo a enfermería.» También nos comenta que aparte de este chico, pegaron a más presos, entre ellos a uno que acabó con el ojo derecho todo hinchado y azul.

Dice que a raíz del motín lo han trasladado a otra celda y que aún está más aislado, que no tiene ni palo ni líquido para fregar. Que hay cucarachas y escarabajos en la celda y que solo sale al patio a las 07’30 de la mañana.

Recordamos que el compañero «vive» permanentemente en el DERT (aislamiento), aun teniendo diversas problemáticas a nivel de salud. Como ya habíamos contado en otra ocasión, Juan no ve bien de un ojo, tiene problemas de lumbago y artrosis, además de ansiedad, problemas de toxicomanía y paranoia, entre otras.

Afirma que tanto él como otras personas participaron de la huelga de hambre e hicieron escritos pero que no les han dado copia de ellos.

José Viola Romero

El compañero nos cuenta distintos hechos que ocurren en el CP Ponent de manera sistemática y aquí los explicamos:

– Cuando haces una instancia, no dan el número de registro.

– Les dan los destinos a los internos que ellos quieren y no a los más necesitados y si se lo reprochas te amenazan con llevarte al DERT.

– Los carceleros le acumulan partes sin motivo para enviarle a primer grado. Hizo una denuncia por ello hace más de un año y el juzgado no le ha enviado ninguna citación, entre ellos se tapan la corrupción.

– Al reclamar un TDT de su propiedad, el jefe del módulo 5 se reía y le daba largas.

– Los funcionarios entran drogas, móviles y botellas de agua rellenas de alcohol a los internos que obedecen y pueden pagarlo.

– La mitad de los carceleros que están en el CP Ponent provienen del CP Brians, asesinos que tienen denuncias por matar a palizas a internos, luego pincharles heroína y sobornar al médico forense para que firme como si el interno hubiera fallecido por sobredosis.

– Te rompen las cartas, las denuncias se pierden y no te contestan y si reclamas tus derechos, te torturan pegándote palizas.

– El juez de Lleida es el cuñado del jefe del CIRE y siempre le da la razón al centro penitenciario y nunca al interno.

– Hacen cacheos de la celda en ausencia del preso, cosa que está prohibido.

– Los internos que colaboran con ellos y obedecen tienen dos o tres destinos y tienen acceso a talleres y los que piden que se cumplan sus derechos, los tienen recogiendo colillas por el suelo y solo le dan un turno de talleres, les obligan a pagar Responsabilidad Civil y si se niegan no les dan permisos, envían instancias a la educadora, psicóloga, etc. y hacen caso omiso de todo ello.

Ahora incluimos otra carta del propio preso donde nos explica su terrible experiencia:

«Llevo dos días en el DERT sin motivo, a las 6 de la mañana me levantan para salir al patio, abajo me esperan varios carceleros y me empiezan a pegar empujones, y yo les respondo. Un carcelero me dice que qué le había dicho ayer, y le digo que “yo a usted no le dije nada”, me suelta un puñetazo y una patada que yo esquivo. Les recrimino que no tienen ningún derecho a ponerme la mano encima, que lo dice la Ley. De repente se me echan encima tres carceleros y me arrastran hacia un pasillo donde no hay cámaras de vigilancia, me defiendo como puedo, me tiran al suelo y empiezan a pegarme patadas y golpes. Quedo casi inconsciente, me atan con correas de contención desde las 7 de la mañana hasta las 19 de la tarde; 12 horas inmovilizado. Les digo que les voy a denunciar y me responden que les da igual, que ellos hacen lo que quieren con estas instancias y denuncias.

Los carceleros trafican con móviles, alcohol en botellas de agua y drogas duras que ellos mismos entran de la calle. En el CP Ponent no hay derechos humanos, aquí han matado a presos con palizas con porras mojadas y luego han pagado al médico forense para que le inyecte heroína y que firme que el interno falleció por sobredosis. Son unos asesinos maltratadores, lo que no pueden hacer en la calle se desahogan con nosotros«.

¡¡Os animamos a escribir a los compañeros para mandarles apoyo!! Seguro que lo necesitan

Grup de Suport a Presxs de Lleida

Desde dentro Presxs en lucha

Reproducimos, tal y como se nos solicita para su difusión y denuncia pública, un extracto de una carta que nos llega desde la prisión de Albocasser. En ella se nos habla de la muerte de Antonio Fernández Navarro el pasado día 12 de octubre, debida supuestamente a una sobredosis. La falta de personal sanitario está haciendo que se entregue la medicación correspondiente a varios días (fines de semana, festivos…) de golpe a los presos, muchos con problemas adictivos o con diagnostico de trastorno mental. La mayor parte de las veces está medicación no es entregada por quien tiene la capacidad y responsabilidad de entregarla sino por los mismos carceleros. Dejamos también algunos enlaces de documentos y/o artículos sobre muertes por sobredosis en prisión.

Castellón, a 21 de Octubre de 2018

Estimados compañeros y compañeras, aquí estoy de nuevo para poneros al día de como está el panorama por aquí. Para empezar quiero comunicaros que el pasado viernes día 12 de octubre se encontraron muerto por sobredosis de pastillas al hijo de un buen amigo mío de Alicante. El fallecido se llamaba Antonio Fernández Navarro. Todo esto ocurrió porque el jueves día 11 dieron la medicación para cuatro días. Es decir, que hubo chavales que llegaron a coger hasta 30 pastillas de golpe, eso causó el fallecimiento de este chaval de 32, 34 años en el módulo 12, dejando varios hijos pequeños, una viuda joven, un padre destrozado y un tío suyo que se encuentra en enfermería jodido por su enfermedad (¡bastante jodido!) y este golpe tan duro de su sobrino lo está rematando.

No os podéis hacer ni una idea de la cantidad de psicotrópicos que sueltan en los llamados módulos conflictivos (módulos 2, 12 y éste 3 el de castigo). Reflexionar un momento, en un módulo 12, donde hay más de 100 presos, la cantidad de fármacos que sueltan a diario, ¡y los viernes el triple!, porque dan la medicación para tres días (viernes, sábado y domingo). Sinceramente, esto es ir matando a los compañeros, sobre todo a la juventud que en este módulo son la mayoría jóvenes. Osea, barra libre. Y es rara la semana que no sacan a dos o tres presos a enfermería para ponerles contrarrestantes por la ingesta de grandes cantidades de fármacos. Y el problema en mi opinión, porque lo estoy viviendo de cerca, es que como no tienen medios de ocupación, bien sea talleres ocupacionales, la escuela.. la única vía que estos chavales ven es quitarse los días con las putas pastillas y lo que no saben es que se están quitando la vida. Mejor dicho, les están quitando la vida. […]

Paco «Piyayo» 

Sobre la situación en la que se encuentra este hombre puedes picar aquí

Muertes Por Sobredosis En Prisión

Las Sobredosis En Prisión: Una Cruda Realidad

La Defensora Del Pueblo Reconoce La Insuficiencia De Las Medidas De Prevención De Malos Tratos, La Inutilidad De Los Programa Penitenciarios De Prevención De Suicidios, La Incidencia de Muertes Por Sobredosis Y La Situación De Especial Vulnerabilidad De Los Enfermos Mentales Encarcelados

Desde dentro La cárcel mata

Gracias a la labor de comunicación con las personas presas en cárceles catalanas y denuncia de los abusos que se cometen contra ellas que están realizando los grupos de apoyo a presxs que existen en ese territorio, estamos al corriente de que en las cárceles regidas por el gobierno autonómico catalán se dan el mismo tipo de abusos de poder y tratos crueles, inhumanos y degradantes que en el resto de las cárceles del Estado español. En esta ocasión, lxs compañerxs del Grup de Suport a Presxs de Lleida informan en su blog de la situación de Ismael Martínez Hidalgo, que ha sufrido varias palizas con lesiones como costillas fisuradas, un labio roto, un hombro dislocado y hematomas y contusiones por todo el cuerpo; ha estado atado en una cama hasta 48 horas, obligado a hacerse sus necesidades encima y golpeado con porras en las plantas desnudas de los pies; ha sido trasladado siete veces en pocos meses; ha sufrido un cúmulo de sanciones y ha sido contradenunciado por los carceleros torturadores; se le han negado reiteradamente sus derechos básicos, y ha sufrido multitud de humillaciones y malos tratos psicológicos.

7 TRASLADOS Y MÚLTIPLES PALIZAS

Desde el grupo de apoyo a presxs de Lleida, estamos en contacto con Ismael Martínez Hidalgo. Actualmente se encuentra en el CP Ponent, tiene 31 años y es de la província de Barcelona. Su pesadilla empezó aproximadamente hace 8 meses cuando se encontraba en el CP Brians II, donde continuamente estaba sufriendo coacciones y extorsiones, como es habitual, por parte de un carcelero. Un día él se cansó y decidió rebelarse, pegándole al carcelero. Como consecuencia recibió golpes hasta que se cansaron «Llegué a pensar que era mi último día de vida. Dejándome totalmente inconsciente, atado a una cama con correas de contención durante 48 horas, que para mi fueron un infierno«. Nos cuenta que hasta llegó al punto de hacerse sus necesidades encima. «Para mi es la mayor humillación que he sufrido en los diez años de condena que llevo«. Estando inmovilizado le golpearon con las porras en las plantas de los pies y así estuvo los 8 días que le tuvieron en Brians II. Hasta que empezaron los reiterados traslados.

Su abogado presentó denuncia en el juzgado sobre los maltratos que había recibido Ismael, y al día siguiente le trasladaron al CP Ponent. El día 13 de junio le bajaron de conducción de nuevo al CP Brians II, para declarar en el juzgado de Martorell por los hechos y las lesiones causadas al carcelero. En los días que permaneció allí solo hacían que cobrarse las típicas venganzas, negándole sus derechos básicos como el derecho a patio, teléfono… Además se le realizó un cacheo integral, según ellos por motivos de seguridad, y un registro a su celda, en la cual, según los carceleros, encontraron un objeto punzante de unos 25 cm, lo cual era totalmente falso. Le pusieron un parte disciplinario por ello.

Pasó aproximadamente un mes recibiendo represalias por lo que sucedió con aquel carcelero un tiempo atrás. Una vez mas le iban a torturar, pero ese día, al ver que se ponían los guantes, se puso nervioso y en un acto desesperado golpeó al que tenía mas cerca. Las consecuencias fueron inmediatas, con el traslado al DERT, donde fue de nuevo golpeado por 7 carceleros. «Fui atado desde las 14’30 hs hasta las 8’45 hs del día siguiente, me soltaron una mano, luego la otra, y fui esposado. Luego me desataron las piernas«. Acto seguido lo trasladaron el CP Quatre Camins, allí estuvo cerca de 10 días y le volvieron a trasladar al CP Ponent, donde solo estuvo un par de días. Lo movieron de nuevo a Brians II, y allí lo tuvieron un día y lo volvieron a trasladar al CP Quatre Camins, donde estuvo una semana y media. Una mañana, de repente, se presentó el alcaide en su celda y le comunicó que por motivos de régimen le volvían a trasladar al CP Ponent, donde se encuentra ahora. 7 traslados en muy poco tiempo. Es inhumano lo que hacen para hacer la vida imposible a la gente que se rebela dentro de las cárceles.

Las consecuencias de las palizas fueron dos costillas astilladas, labio inferior roto por dentro y hombro izquierdo dislocado. A parte de moratones y rasguños por todo el cuerpo, y lesiones psicológicas que comportan este trato degradante por parte de este sistema carcelario. Es así como «reinsertan» a las personas dentro de sus malditos muros.

Nos comunica que, por suerte, se siente muy bien psicológicamente: «Mi mente está impoluta, y os aseguro que no conseguirán debilitarla. Soy lo suficientemente astuto como para meterme en sus mentes, hasta llegar al punto de hacerles ‘jaque mate’ con tan solo dos movimientos« nos relata Ismael en una de sus cartas.

Esto es solo un caso mas de los muchos que pasan dentro de las prisiones, sin que la sociedad pueda enterarse. Solo gracias a la valentía de algunas personas como Ismael podemos sacar a la luz los abusos que se cometen día a día en los centros de exterminio llamadas cárceles.

Abajo los muros de las prisiones.

Grup de Suport a Presxs de Lleida, 29-08-2018

Cárcel=Tortura Desde dentro

Reproducimos, ya que así nos lo pide, la carta de Mohamed  Achraff, preso en la cárcel de Campos del Río (Murcia), carta en la que denuncia la situación de exterminio a la que se encuentra sometido. Lleva en aislamiento toda su condena (17 años), en régimen FIES y bajo el protocolo de prevención contra la radicalización en prisiones. Mohamed lleva denunciando su situación durante toda la condena así como la de otros compañeros, solidarizandose con ellos de manera activa ante los juzgados e instituciones penitenciarias. Participó en la campaña de denuncia contra las torturas y malos tratos en prisión (Cárcel=Tortura) a pesar de que no se le reconoció por estar catalogado como preso yihadista por la SGIP. Ha estado más de 40 días en huelga de hambre entre marzo y abril por los abusos, provocaciones y maltrato a que le someten constantemente. Con las comunicaciones intervenidas (esta carta tiene fecha de 15 de marzo y la recogemos el 1 de junio) y a pesar de tener ganadas varias sentencias en la Audiencia Nacional para mantener comunicación telefónica con compañeros, desde la dirección de los centros penitenciarios por donde ha pasado no acataban dichas sentencias negando su derecho reconocido.

Actualmente se está endureciendo dicha circular con una propuesta no de ley que ha sido debatida en el congreso. El contenido del debate se encuentra en este enlace. Dicho protocolo es un proyecto de exterminio donde se somete a los presos a los abusos constantes de carceleros, aislamiento extremo, incomunicación  y control total donde toda potestad sobre sus vidas pasa por la dirección de las prisiones. Esta política de exterminio ha llevado a la muerte a Samira Yerou en la cárcel de Brieva. Desde su detención en Turquía recibió palizas por parte de la policía española y en todos los centro por donde pasó por los carceleros. Toda esta situación la tiene denunciada Mohamed en los juzgados. Se le negó la posibilidad de ver a su hijo,  sometida a acoso, vejaciones, trato inhumano, privación de su derecho a la libre religión (y  estudios), privación de poder comunicarse con su familia y amigos, aplicación del FIES 5. Dejamos enlace de la noticia de su muerte de un artículo vergonzoso que aparece en la prensa del régimen.

Carta de Mohamed Achraf del 15-03-2018 desde el C.P. de Murcia 2:

(…) Te escribo desde la cárcel de Murcia 2, donde llevo desde el 06-03-2018 aguantando las torturas y malos tratos del director y subdirector de seguridad, sus coacciones y amenazas, odio y discriminación contra mí y contra mis compañeros presos políticos islamistas que nos encontramos en el módulo de aislamiento. Nos tienen separados en varias galerías, se niegan a reagruparnos en la misma galería y se niegan a sacarnos juntos al patio. Los responsables de ésta cárcel alegan excusas falsas como el adoctrinamiento (?!!) ¿Cómo nos vamos a adoctrinar entre nosotros si estamos condenados por lo mismo, pensamos lo mismo, actuamos de la misma manera, tenemos las mismas ideas, los mismos pensamientos, la misma religión, la misma fe, las mismas afinidades y la misma ideología? Utilizan esas excusas falsas para violar nuestros derechos. El día 08-03-2018 me informó el jefe de módulo de que hay una orden del director y subdirector de seguridad de no sacarme al patio con ningún musulmán ni árabe. En acto de discriminación y odio por motivos políticos e ideológicos.

Nos prohíben estar juntos en la misma galería y salir juntos al patio, y en consecuencia nos prohíben hablar nuestro idioma y practicar nuestra religión y cultura. Me obligan a salir al patio con no musulmanes o quedarme en la celda. Lo mismo hacen con mis compañeros.

En su política criminal e inquisidora los responsables de ésta cárcel y de todas las cárceles siguiendo el guión de sus amos de la SGIP, y del ministerio del interior, llevan una campaña de persecución, acoso y hostigamiento contra los presos musulmanes y los presos políticos islamistas. Es una inquisición declarada. Persiguen, acosan, coaccionan, presionan y amenazan a cualquier preso musulmán sea político o no. Les prohíben rezar en el patio, y practicar su religión. Aquí en el módulo de aislamiento los responsables de ésta cárcel han encargado al carcelero de la oficina de seguridad de hacer el trabajo sucio, cuando llega un preso político islamista lo coacciona y amenaza para no rezar en el patio y no practicar su religión como hizo con varios compañeros. Le denunciaré por esos hechos gravísimos.

Por todas esas violaciones de nuestros derechos humanos fundamentales y penitenciarios he iniciado una huelga de patio el 09-03-2018 y una huelga de hambre el 12-03-2018, hasta que cesen las torturas, malos tratos, coacciones, amenazas, discriminación y odio político e ideológico contra nosotros, y hasta que nos reagrupen en la misma galería y hasta que nos saquen juntos al patio.

Todos los presos políticos los reagrupan en las mismas galerías y en los mismos módulos y les sacan juntos al patio; vascos, gallegos, catalanes etc., menos nosotros. Hay algunas cárceles que tienen reagrupados a los presos políticos islamistas en las misma galería, y en el mismo módulo y les sacan juntos al patio como en Puerto 1, Albolote, A Lama, Teixeiro, Palencia, Villabona, León, Valdemoro y Meco. Aquí se niegan a notificarme la orden contra nosotros y se niegan a darme los motivos detallados y objetivos. Echan la pelota unos a otros: los responsables de esta cárcel echan la culpa a los responsables de la SGIP, y esos les echan la culpa a ellos y los carceleros echan la culpa a los dos.

He solicitado que me autoricen vuestros teléfonos, pero se niegan desobedeciendo los autos que tengo ganados, los denunciaré por eso. Que se publique y que sepa la opinión pública lo que hacen con nosotros y conmigo especialmente. Y que protesten contra la injusticia. (…)

Desde dentro La lucha contra el FIES Presxs "políticxs"

Cuando estás en prisión, haces lo posible por vivir en el pasado o en el futuro, mas nunca en el presente. Es eso o aceptar que este lugar se ha convertido en tu hogar. Vemos televisión, leemos libros, contamos historias; todo lo que esté en nuestras manos para escapar de la realidad. Ocupamos nuestras mentes con la esperanza de una nueva vida que pronto comenzará o con los recuerdos de la vida que ya pasó. Tratamos de pensar que la vida está en cualquier parte, menos aquí; como si se hubiese congelado detrás de estas paredes para recomenzar una vez que crucemos la puerta. Nos merecemos el lujo de creer que así será, hemos obtenido el derecho de cultivar estos pensamientos, es mucho más fácil y reconfortante, y pensar de otra manera, sería absurdo, ¿no lo crees?

Al fin y al cabo, ¿quién querría vivir en un lugar en el que no existe la privacidad, en el que cada llamada es interceptada y grabada, y cada carta abierta y leída?

Un lugar en el que te ordenan cuándo comer, cuándo dormir, cuándo ducharte, cuándo usar el baño; un baño que tienes que compartir con 160 personas más.

Un lugar en el que te obligan a trabajar todo el día por unos cuantos centavos, en el que te castigan si te niegas a hacer el mantenimiento de la prisión que te retiene en cautiverio.

Un lugar en el que te ponen en aislamiento solitario durante seis meses solo por defenderte durante una pelea.

Un lugar en el que te registran cotidianamente, en el que arrojan sin ninguna consideración los pocos objetos que te permiten conservar: todo lo que posees, lo tiran al suelo. La ropa limpia que habías dejado doblada, la encuentras por toda la celda, las sábanas y la almohada de la cama en la que durante años has intentado en vano conciliar el sueño, pisoteadas.

Un lugar en el que te alimentan lo suficiente para sobrevivir pero nada más.

Desde dentro Internacional

Eric Van Buren fue condenado a cadena perpetua en Estados Unidos y lleva ya un tiempo en prisión. Durante su vida carcelaria ha sufrido varios encierros de emergencia, situaciones de represión que afectan a toda la cárcel ante situaciones de violencia entre presos, a carceleros, protestas, drogas, armas… Se trata de una historia de privaciones, confinamientos, soledad, promiscuidad y ansiedad. Hoy ha compartido la historia de uno de ellos en la prisión de Pensilvania donde se encuentra.

El primer indicio: “¡Bloqueadlas, joder! ¡Bloqueadlas, joder! ¡Entrad en vuestras celdas!”. Sirenas, disparos y, en ocasiones, bombas hacen temblar el patio, y pueden oírse dentro de las celdas bloqueadas. Entre 20 y 30 guardias se reúnen en cada celda. Cuando ves y oyes eso, sabes que es el comienzo de un encierro de emergencia.

Mientras la puerta de la celda se cierra de golpe detrás de mí, conjeturo e intento adivinar el tiempo que pasaremos confinados. Entonces aparece; el eco de ese insidiosamente siniestro “clic”. El “clic” que provoca ese instante de pánico y sentimiento de encierro. El “clic” que te dice que ahora estás encerrado en tu celda y no hay nada que puedas hacer. Siento que me están enterrando vivo. Siento que mi celda es como una tumba. Me vuelvo hacia mi compañero de celda para preguntarle qué está pasando.

Como no lo sabe, voy hacia la ventada desde donde evalúo la situación. Los prisioneros que vuelven de sus trabajos o del patio siempre saben más que los que están en las celdas. Puesto que no podemos oírnos, hablamos entre nosotros con gestos furtivos o haciendo señales con las manos. Si nadie me presta atención, miro el número de presos que pasa cada segundo. Cuantos más pasen, menos tiempo estaremos encerrados.

Mientras me siento en mi cama a pensar, mi preocupación va en aumento. Una oleada de emociones me invade amenazando con hundirme. Me siento decepcionado porque han interrumpido mi rutina diaria. Me siento enfadado porque la comunicación con mi familia y seres queridos se ha interrumpido bruscamente. Por desgracia, los encierros continuos son una forma de perder la comunicación con la gente. Me siento cabreado y abatido al mismo tiempo.

Ante ese pensamiento, de repente, todo en mi vida comienza a ser inestable. Pero no puedo concentrarme demasiado en eso porque las preocupaciones me arrastrarían; debo pensar en mi propia seguridad. Así que repaso la situación. ¿Un preso atacó a algún guardia, oficial o alguien del personal? Si así fue, habrá represalias. ¿Alguno de mis colegas se peleó con otro grupo de presos? Si así fue, las repercusiones podrían durar años. Alguno podría acabar muerto. Otras cosas se abren paso en mi mente. Como que mi compañero de celda tiene algo de contrabando (armas o drogas). De ser así, seguro que nos hacen un registro desnudos durante el encierro y si encuentran algo, nos acusarían a los dos. Agobiado por esos dos sentimientos, me tumbo en la cama y echo pestes. Pienso: “ya estamos otra vez”. Me siento frustrado. Enfadado. Desconsolado.

Cárcel=Tortura Desde dentro Internacional

Estimado amigo, espero y deseo que al recibo de estas letras se encuentre bien.

Yo de pena en el Centro Penitenciario de Madrid VII (Estremera). Vengo a denunciar a esta prisión por los malos tratos tanto físicos como psíquicos.

1) El pasado mes de diciembre de 2016 sufrí una caída con desvanecimiento porque soy diabético tipo 1 complicado con nefropatía diabética y en la caída me fracturé la costilla nº 9 sufriendo terribles dolores. Me hice con un Tramadol y me lo tomé. Posteriormente me realizaron una analítica y al dar positivo, me retiraron la medicación psicotrópica reduciéndola a un tercio, me sacaron al Hospital Gregorio Marañón el día 24 de febrero de 2017, donde recibo del especialista torácico la medicación del Tramadol, y el servicio médico de este centro me la da como le parece.

2) El día 13/11/2017 me quitan el PPS (Protocolo de Prevención de Suicidios) y el acompañamiento diciendo que mi glucosa ha mejorado cuando no me han hecho más que las dos analíticas de siempre.

3)  ¿Qué tiene que ver una prevención de suicidio (del 2010) con una DIABETES?

4) En el tiempo que llevo en esta prisión, desde el 21 de junio de 2016 me han hecho infinidad de partes disciplinarios en los cuales las cosas que aparecen, las cuales son irreales, las vuelven reales. Me han hecho cumplir celdas sin poder (de acuerdo al Reglamento Penitenciario el cual interpretan a su manera y no como es).

5) Sufro una desnutrición en la que apenas peso 60 Kg y mido 1,87. Soy diabético desde los 9 años, y tengo 49, así como otras patologías las cuales suman un 87% de incapacidad y sólo me reconocen un 67%. Soy jubilado por incapacidad y recibo la ruinosa pensión de 368,70 la cual me han retenido durante 4 meses.

6) Aquí cuando te mandan al módulo de aislamiento te castigan con castigos corporales y luego bajo intimidaciones y coacciones te hacen firmar un papelito en el que pone que es un módulo bueno y el trato ha sido bueno cuando es todo lo contrario.

7) Hoy curso denuncia a los servicios médicos de Madrid. Veremos si llega dicha carta, pues después de escribir a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, al Juzgado de Guardia, al Defensor del Pueblo, donde tengo mi número de expediente, etc. no obtengo ninguna contestación.

8) Me encuentro cumpliendo tres años por lesiones cuando en realidad me juzgaron por un robo con fuerza del cual fui absuelto por el Juzgado nº 1 de Cuenca y después me condenan por unas lesiones que no existen. Llevan institucionalizando mi cuerpo y persona durante 32 años, sufro de rechazo social, persecución policial, judicial y penal, en los tres años que cumplo me han retirado todos mis derechos constitucionales tales como: fundamentales, salud, derecho de discapacidad, derecho a no declarar en su día y luego mi declaración no sirve. Actualmente estoy esperando que me nombren un abogado y procurador de oficio para que me representen ante la sala 2ª del Tribunal Supremo y poder demostrar mi inocencia, pero apenas me resta de cumplir en su totalidad 6 meses y 5 días, día de la condena total el 8 de diciembre de 2017.

Estoy pendiente de pasar un Tribunal Médico del que ha tardado 10 meses en recoger todos los informes médicos.

Le pido por favor publique esta carta. En este centro cuando compramos un televisor primero nos recogen el dinero y luego cuando les parece nos entregan la compra con valor por encima del que tiene, nos quitan el cable de antena, lo que nos supone un gasto más de otros 3 euros y nos cobran la TV a 200 de 19 pulgadas, nos roban cuando ya lo paga el Estado y con un tiket de compra el cual hacen por ordenador nunca con el tiket original.

Por favor publique lo que ocurre en este penal de seguridad de Madrid VII

Mandadme una copia de la publicación y mándadle otra al director Baldibieso de la Hoz, esto lo hacen en todos los centros penitenciarios de España.

Jesús Pérez Molero, natural de Cuenca.

 

Desde dentro

Hemos recibido una carta enviada desde la cárcel de Topas, en Salamanca, por el preso Samuel López Barrera, comunicándonos que “desde el día 9 de mayo del 2017, sobre las 11 de la mañana, me encuentro en Huelga de Hambre por el motivo de que llevo 5 años fuera de mi provincia, Badajoz” y que las autoridades carcelarias hacen “caso omiso” a sus peticiones de traslado, a pesar de que “me encuentro en segundo grado, con un comportamiento excelente y tengo a familiares enfermos en mi localidad, Mérida, Extremadura, tengo una abuela muy enferma, una madre igual y un hijo pequeño de 6 años y 9 meses, sin poder verlo, no lo veo hace casi dos años”. Y continúa: “me encuentro en dicha situación y muy lejos de mi provincia, y no tengo padre ni medios económicos para poder costear que mi familia pueda venir a comunicar”. Y aún nos dice: “pasé por revisión de grado el día 9 de marzo de 2017 y me ha sido denegado el traslado, mintiéndome el director y el equipo técnico, diciéndome que iban a informar favorablemente la conducción, siendo mentira, ya que nada más hubo un voto favorable, el de la asistenta social, que es una persona que entiende mi problema», el director, el educador, y el resto de la junta de tratamiento, «con todo su poder penitenciario», no se pronunciaron favorablemente. «No es justo el maltrato psicológico que están haciendo con mi persona y la de mis familiares. Yo estoy condenado, cumpliendo una condena a la que un juez me sentenció, no para que se me maltrate de esta manera. No me merezco este maltrato. Sólo pido que se me acerque lo más cerca posible, que hay dos prisiones, Badajoz o Cáceres.”

Desde dentro Presxs en lucha