Categoría: <span>Régimen de Máxima Crueldad</span>

Desde La Corda, grupo de Reus-Tarragona, continúan dando voz a Juan Ruiz Lopez, compañero que a pesar de su delicada situación, sigue haciendo públicos los abusos, las humillaciones y situaciones que sufre en las distintas prisiones catalanas por donde lo van paseando. Tal como explican en la publicación el compa se tragó pilas hace un par de días, empujado por el aislamiento en la que está permanentemente sometido, las agresiones continuadas y, ahora, el reencontrarse con uno de los verdugos que participó en una paliza que recibió hace unos años en la cárcel de Mas d’Enric (Tarragona), por lo que le acabaron metiendo 9 meses mas de condena. Al final de este escrito hay la dirección por si alguien quiere escribirle. La imagen de arriba corresponde a un taller de carteo a presxs que la CNT-AIT Granada realiza este miércoles.

Juan Ruiz López nos contacta para compartir con nosotros su situación. Se encuentra en el DERT (aislamiento) de la cárcel de Lledoners. Se siente muy agobiado y sobrepasado por la situación. El viernes sobre las 16’30 se tragó pilas. Se siente desbordado.

Esta semana apareció en el módulo un carcelero que participó en la agresión que sufrió en Mas d’Enric, donde le pegaron con las porras hasta en las plantas de los pies. A raíz de esto, hace unos pocos meses Juan tuvo un juicio donde le metieron 9 meses mas de condena. Pues este tipo apareció esta semana en su modulo de Lledoners, y se dirigió a Juan con prepotencia, discutieron. Dice que leyó una de sus cartas a lo que Juan le recriminó que quien era él para leer su correo personal, y este se lo tiró por el suelo. Después lo cambiaron de ala, donde ahora está solo y no lo han dejado salir a la sala de día. Cuando Juan se quejó de este cambio el carcelero le dijo que lo cambiaban de ala por sus cojones. Estas humillaciones, reencontrase con este tipo sumado a su situación permanente de aislamiento, han empujado al compa a tragarse pilas.

Recordamos que Juan se encuentra en una situación de vulnerabilidad. Lleva ya unos cuantos años preso, casi siempre en aislamiento, y trasladado con frecuencia de una prisión a otra como quien se pasa una pelota. Ha tenido aplicado el protocolo de prevención de suicidios varias veces, aunque no siempre se ha respetado (por ejemplo, el hecho de que no estuviera solo en una celda), también se ha autolesionado varias veces. Juan tiene problemas de salud mental y lleva tiempo en una situación jodida.

Como decimos, hace pocos meses le metieron 9 meses más de condena por una supuesta agresión a carceleros de Mas d’Enric, donde en realidad fue a él a quien le metieron los palos. Y ahora aún tiene algún juicio pendiente.

Aquí transcribimos sus propias palabras:

  Aislamiento de la prisión de Lledoners, 26 de septiembre de 2021

Hola, buenos días,

Llevo aquí en Lledoners desde el 13 de septiembre del 2021, que fui trasladado de Brians II. Me trasladaron a raíz de una paliza que recibí, y que ellos dicen que golpeé a 3 funcionarios, bastardos maltratadores, y a un ordenanza que reparte el pan y el postre. Como dije ya en otra carta, fue el que me golpeaba por la espalda, sumándose a los golpes de los carceleros. Recibí una brutal paliza con amenazas, insultos humillaciones… lo vio todo el modulo 9. Me molieron a palos.

Me retorcían las muñecas, y mas teniendo problemas de espalda de hace tiempo. Voy en faja lumbar. Estoy en espera desde el mes de febrero que me saquen al hospital de Manresa a hacerme una infiltración. Una vez en el suelo me quitaron mi cadena de oro que me regaló mi hija, y otras de mis pertenencias. Y un regalo de una persona especial para mi. También rompieron y me quitaron cosas de mi chabolo. Unos cascos de móvil, un mechero, un mp3… También desapareció mi llave con 40 euros. Y varios de mis papeles. ¿Dónde están las fotos que tenia en mi chabolo? Me faltan informes sobre mi salud mental.

 ¿Quién se creen que son por llevar una placa? ¿Y los presos que colaboran con ellos? ¿Para qué? ¿Para que les den una medalla o un tercer grado?

Del modulo 9 acabé otra vez en aislamiento. Yo no sé tanta prepotencia y crueldad, y encima ladrones y mentirosos. Vino una doctora y me examinó por encima. Pero ni me tocó, y no hizo nada. Siento odio, rabia, ira. De allí me trasladaron a la cárcel de Lledoners, donde estoy ahora, obviamente en aislamiento.

Me encuentro con dos pilas en el cuerpo ingeridas. Ayer me sacaron al hospital para hacerme placas, después de que comunicara a mi familia y a una persona de fuera lo ocurrido. Me han cambiado de ala y me han metido en la 5. Mas aislamiento dentro del aislamiento.  En las placas sale que tengo dos pilas tragadas y un cacho de hierro que no saben lo que es. Aun no he cagado las pilas.

Lo que me empujó a esto, sumado a mi situación de mierda, es que tuve un juicio por el que me condenaron a 9 meses, por unos hechos que ocurrieron en 2017 en la cárcel de Mas d’Enric, en Tarragona. Uno de los maltratadores que me pegó con las porras hasta en las plantas de los pies ahora está aquí. Me ha insultado, me ha amenazado, y quiere hacerme la vida imposible.

Gracias que tengo a mi familia y algunas personas de la calle que me apoyan. Os animo a denunciar todo, que no nos callemos. Mucha fuerza para los presos, especialmente a los que están chapados. Estoy cada día más indignado. No os creáis nada de lo que dice esta gente, la televisión, todo es mentira. ¿Ya basta no? Malos tratos, corrupción, golpes, muertes, crueldad, suicidios, desatención médica. Cuando la policía pega a la gente en una manifestación, o en una acción contra los despidos en el trabajo, que ya pegan hasta ancianos, les da igual. ¿Qué pensáis que ocurre en la cárcel? Nosotros estamos con vosotros, con los que os rebeláis, con los que lucháis.

Un saludo a mi familia y a los que me siguen apoyando, y a ti también que estás aquí.

Juan

Juan Ruiz López

Centro Penitenciario de Lledoners

C-55, Km. 37

08250 Sant Joan de Vilatorrada

Barcelona

 

 

Cárcel=Tortura Régimen de Máxima Crueldad Salud mental

Desde el grupo anticarcelario de Tarragona/Reus, La Corda, publican una carta de Daniel Sánchez López, preso en aislamiento, en 91.3 RP, en la cárcel de Estremera (Madrid). El compañero se pronuncia sobre la propuesta que lanzó David Rojas Fernández, de realizar ayunos reivindicativos los primeros 5 días de cada mes, de forma colectiva, para visibilizar los 14 puntos de la tabla, centrándose especialmente en la denuncia de los primeros grados y de las medidas represivas y de doble castigo aplicadas en las cárceles a raíz de toda la historia del COVID. Daniel, además, comenta que van a trasladarle (no sabe durante cuánto tiempo) por juicios que tiene pendientes. Termina explicando la brutal paliza que recibió tiempo atrás en la cárcel de Zuera (Zaragoza) después de quemar un colchón como protesta y expresión de desesperación por el abandono médico.

La imagen de arriba es de la jornada que se realizó ayer en Sant Andreu del Palomar (Barcelona). Recital de poesia y actualización del caso de lxs compis que llevan ya 7 meses presxs en Brians, a raíz de las protestas por la libertad de expresión que hubo en febrero.

Prisión de Estremera. Septiembre 2021

Hola compañerxs,

Lo que de verdad me da fuerzas para seguir luchando es ver que fuera hay gente que es nuestra voz, y que dentro de sus posibilidades está con nosotrxs en todo esto, hablando lo que pasa dentro de estas malditas cárceles. Gracias por estar.

Quiero que dentro y fuera contéis conmigo en relación a la propuesta colectiva que expuso David Rojas. Yo estoy dispuesto y lo veo importante. Hacía falta que alguien lanzara la idea, a ver si esto arranca de nuevo. Estos verdugos siguen desmadrados con las torturas y los tratos inhumanos. Este ultimo año ha sido nefasto en relación a nuestros derechos. Con todo lo del COVID hemos estado (y seguimos) aun mas incomunicadxs y aisladxs. Podéis contar conmigo para esta idea. Aunque a veces necesito que se me explique bien las cosas y se me ayude a organizarme un poco, porque yo no sé leer mucho y hay palabras y significados que no entiendo. Solo sé que quiero estar, que veo importante llevar a cabo cosas conjuntas, mas allá de lo que cada unx haga individual. Porque somos un grupo y se supone que tenemos unas ideas parecidas y unas metas que perseguimos. Me parece bien lo de hacer 5 días al mes, y que vaya participando quien considere oportuno, esté en la lista o no. Además, así coincide con el ayuno que ya hacemos el 1 de cada mes. Que, por cierto, te adjunto la instancia de uno de ellos. Ya sabes que a mi me gusta mandaros las instancias de lo que voy haciendo. Espero que mas compañerxs se pronuncien, y así desde fuera nos podáis ayudar en como organizarnos o decirnos cuando se empieza. No se si mas gente ha contestado ya.

A lo mejor tengo algunos problemas de comunicación. Eso me preocupa un poco, porque no se si voy a recibir bien tu respuesta, ni los envíos que nos hacéis llegar que incluyen, entre otras cosas, todo lo relacionado con esta propuesta. Quiero informaros que el día 29 de septiembre tengo un juicio en Valdemoro, y otro el día 25 de noviembre en Murcia II. Para que sepáis que no se si me bajaran para Valdemoro desde aquí Estremera y me subirán, o de allí me dejaran para bajarme después a Murcia II. A mi me tienen como una marioneta, a veces me desoriento y ya no sé ni donde estoy. Te pasean por todo el puto país. Da igual estar en un sitio que en otro, porque en realidad siempre estás detrás de muros y rejas y barrotes. Estoy hasta los cojones de aguantar golpes, del trato degradante de los médicos y todos los verdugos. Aquí no viene nadie, solo el educador y a veces el trabajador social, no tengo ningún derecho a nada, ni escuela, ni psicólogo. Y eso que estoy sin partes desde hace 7 meses, desde que me echaron de Villena por tirarle un vaso de lejía a la cara de un puto verdugo, por estar jugando conmigo y con mi compañero Mohamed El Hichou. Me tocó las palmas y me conoció bien conocido.

Aprovecho para contar lo que me pasó en Zuera (Zaragoza). Estuve casi 20 meses en ese maldito búnquer en 91.3, y tuve que quemar un colchón para que los médicos hicieran sus funciones del juramento de la ética médica. Cuando quemé el colchón me sacaron a la media hora al lado del arco detector ya que allí no hay cámaras cuando sales de la galería. Me pegaron una brutal paliza con rodillazos en las costillas, también puñetazos y patadas en todo el cuerpo, cuando yo encima estaba esposado en el suelo. Estos verdugos fueron los siguientes: Alejandro, Alberto, Rafael jefe de servicio, y también otros que vinieron de otros módulos. Me hicieron sangre en la cabeza, boca y nariz. El borracho y cocainómano del funcionario Alberto me amenazó de muerte, diciendo que si decía algo me iban a ahorcar. Encima el juez me condenó a 1 año más por los daños en el chavolo. Todo está manipulado, ellos se lavan las manos y salen impunes como siempre. El medico hizo acto de presencia solo para que lo vieran las cámaras, pero no hizo nada y es igual de culpable por encubrirles. Esto para que todo el mundo sepa lo que pasa en la cárcel de Zuera y en todas las cárceles de este Estado.

Por todo esto, por todos los abusos que he sufrido yo y tantxs compañerxs es por lo que quiero participar. Y como dice David, creo que también por lo que pasa sobretodo en los primeros grados, donde todo es peor y donde nadie se entera de nada. Aquí hacen con nosotros lo que quieren, encerradxs prácticamente todo el día, a veces solxs, sin poder hacer nada mas que escribir, leer y comernos la olla. Quedo a la espera de recibir mas noticias sobre esto y ver quien mas se pronuncia. Pero por mi parte, vamos adelante.

Un fuerte abrazo libertario y fuerza.

Daniel

Propuesta De Lucha Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada 25-VIII-2021]

 

Cárcel=Tortura Presxs en lucha Régimen de Máxima Crueldad

Desde el grupo de Reus/Tarragona La Corda, siguen compartiendo la situación de Juan Ruiz Lopez, un compañero con el que ya hace años mantienen contacto y que no deja de sacar a la luz los abusos y maltratos que sufre, y como lo van paseando por las distintas prisiones de Catalunya sin ninguna clase de sentido, casi siempre en aislamiento. Juan, que había conseguido al fin el segundo grado, vuelve a estar chapado en articulo 93 RP y ha sido trasladado a la prisión de Lledoners (Barcelona). Debajo ponemos la dirección por si alguien se anima a mandarle unas letras.

Aislamiento de La cárcel de Lledoners, julio de 2021

Gracias por escribirme. Cuando estoy mal las cartas es lo que mas me alegra. Estoy bien jodido psicologicamente. Mi situación es una mierda, desde que entré a prisión el 12.06.2016. Ya son muchas palizas y golpes. Quizá tu no te acuerdas, pero aquí en Lledoners ya me pegaron dos veces, hace unos años. Después del “motín” de Tarragona. Aquella vez también había supuestos testigos de lo que pasó, pero después nada.

Sobre lo que ocurrió en Brians. Yo iba a hacer unas compras en el economato. El carcelero me dijo con voz prepotente y chillando que “por qué tenia que ir ahora”. ¿Por qué? Porque me da la gana a mi subnormal gilipollas. Y me dijo que a él los chulitos como yo le comen la polla.

Me dirigí hacia el economato y dos funcionarios me quisieron coger y ya me solté, pero sin hacer daño. Y los hijos de puta junto con el ordenanza empezaron a darme puñetazos y patadas. Y vinieron mas funcionarios. Me decían maricón mientras me reventaban a palos. En ese ataque hacia mí no solo intervinieron los carceleros, sino también un ordenanza, el que se encarga de repartir el pan y el postre, y poner las servilletas.

Me llevaron a rastras, pasando por delante de la enfermería me acabé de desplomar. Y los payasos justicieros estos me llevaron en volandas sin tocar apenas el suelo y con las esposas. Con todo el torso y la espalda dolorido, y con todos los golpes. La abogada cuando vino pudo ver los chichones y moratones. Me querían pinchar y no quise, paso de que estos veterinarios me metan mierda de esta que te deja anulado.

Me lo sustrajeron todo. Todas mis cadenas, el anillo… y me rompieron la tele. Muchas cosas me las rompieron, y otras ya no me las devolvieron hasta mucho después. De allí me llevaron 3 días a Salud Mental, donde le prometieron a mi hermana que me dejarían llamar rato por teléfono. Mentira. Una mierda para ellos. Solo pude hacer una llamada rápida y para arriba. Y yo reclamando mis cosas, que no me dieron hasta llegar a Lledoners. Y ya te lo dije. Después me amenazaron. Que si volvía a liarla me iban a partir los dientes, que me iban a matar, que iba a enterarme.

Después de que saliera de Salud Mental y que viniera la abogada, pues me cundaron para aquí, a Lledoners. Vuelvo a estar chapado en el DERT en articulo 93 RP. Vuelvo a estar solo y saliendo solo al patio.

Juan Ruiz López

Centro Penitenciario Lledoners

C-55, Km.37

08250 Sant Joan de Vilatorrada

(Barcelona)

Cárcel=Tortura Presxs en lucha Régimen de Máxima Crueldad Salud mental

A continuación, traducido al castellano, un artículo publicado anteayer en la web de La Directa por el compañero Vicent Almela. Habla de las tres muertes por supuesto suicidio ocurridas en cárceles catalanas en los últimos diez días, dos de ellas en departamentos de aislamiento, y de la crueldad de estos lugares de castigo máximo, tan inhumanos en las cárceles de Cataluña como en las del resto del territorio dominado por el Estado español, donde van a parar muchas personas con enfermedad mental y otras muchas enferman al ser obligadas a vivir en condiciones de privación, violencia y constricción en las que es imposible vivir. Pero encerrar allí para machacarlas a las personas que dan problemas es, no el último, sino el primer recurso de esa máquina punitiva estatal que con insultante desvergüenza proclama que su finalidad es la «rehabilitación» de los delincuentes. En esos horribles lugares se ha empujado, se empuja y se empujará al «suicidio» a mucha gente. ¿Al suicidio? ¿Quién sabe? Porque ahí los tratos crueles, inhumanos y degradantes, ejercidos sistemática e impunemente, sin ningún control ni garantía de la integridad de quienes los sufren, son el pan de cada día. No sabemos si la «sociedad catalana» es un poco más o un poco menos hipócrita que la que vegeta en el resto del territorio explotado bajo bandera española, pero en todas partes sus actos y el brutal cinismo con el que se ríen de los «convenios», reproches y «recomendaciones» de los «organismos internacionales de defensa de los derechos humanos» desmienten los gestos aperturistas y la palabrería humanitaria con que los políticos, la «sociedad civil» y otros agentes de la opresión capitalista intentan legitimar la violencia a la que sirven.

UNO DE CADA TRES SUICIDIOS EN CÁRCELES CATALANAS SE PRODUCE EN CELDAS DE AISLAMIENTO

Según expertas en el campo de la psiquiatría, más de la mitad de las personas encerradas en los Departamentos Especiales de Régimen Cerrado (DERT) sufre algún tipo de trastorno mental. Familiares, entidades de derechos humanos y grupos de apoyo a personas presas urgen al Departamento de Justicia la no aplicación de este régimen de internamiento después de un aumento alarmante de los suicidios en las cárceles catalanas. De los ocho suicidios que se han conocido en las prisiones catalanas en los primeros seis meses del año, tres se han producido en un DERT, más de la tercera parte, aunque en estas dependencias se confina tan sólo un 2 % de la población reclusa.

En abril de 2017, Mohamed Choulli participaba como testigo ante el Parlament de Cataluña en el grupo de trabajo sobre el Régimen de Aislamiento de los Departamentos Especiales de Régimen Cerrado (DERT) en las prisiones catalanas, donde por primera vez, y gracias a las constantes denuncias y presión por parte de diferentes entidades y organismos internacionales en defensa de los derechos humanos, se ponía en cuestión la legitimidad del régimen de aislamiento en los centros carcelarios de un estado de derecho en pleno siglo XXI. En su testimonio, propuesto por el grupo parlamentario de la CUP y que se hizo mediante una entrevista presencial de dos diputadas en la prisión de Brians 2, donde se encontraba privado de libertad, Choulli  –de sólo 25 años en ese momento y cinco de ellos preso– explicó en primera persona cómo se siente alguien después de pasar de 18 a 22 horas al día aislado en una celda, sin realizar ninguna clase de actividad tratamental ni establecer ningún contacto humano con otras personas, en algunos casos durante varios años de su vida. Lo conocía bien después de pasar largos periodos de tiempo en este régimen de vida, clasificado en primer grado o cumpliendo sanciones disciplinarias, en diferentes centros penitenciarios catalanes (Quatre Camins, Brians 1, Brians 2, Lledoners y Mas d’Enric ), porque, según instituciones penitenciarias, «no se adaptaba al régimen de vida ordinario de los centros».

Ante ese mismo grupo de trabajo, el entonces director de Brians, Juan Carlos Navarro, reconocía que la dirección era consciente de la situación y que, al igual que muchos de los internos que pasan por los DERT, esta persona estaba diagnosticada con un trastorno límite de personalidad y tenía tendencia a las autolesiones. Pau Pérez, psiquiatra experto en la aplicación del Protocolo de Estambul a personas detenidas y miembro del Equipo Asesor del Mecanismo Estatal para la Prevención de la Tortura, también compareció en este mismo grupo de trabajo poco después. En su intervención, el doctor aseguraba que, en muchos casos, las personas con patologías mentales en prisión terminan en los DERT porque, por el mismo hecho de sufrir enfermedades mentales, toleran peor el ambiente de prisión y acaban teniendo sanciones y son llevados a aislamiento, sea como sanción o por clasificación y asignación de régimen de vida. «Si se estima que alrededor del 40% de la población penitenciaria padece algún tipo de trastorno, esta cifra aumenta mucho si hablamos de los DERT. Ahora bien, si sólo consideramos como trastornos mentales agudos la esquizofrenia y el trastorno bipolar, las cifras serían bajas, entre un 6 y un 7%, pero la realidad nos dice que hay muchos otros tipos de trastornos que pueden conducir una persona a la autolesión o el suicidio». Pérez concluía en su intervención que esto supone un grave problema, ya que «los DERT no pueden servir como espacio de gestión de las personas con patologías mentales, las cuales deben ser tratadas desde una lógica médica y nunca disciplinaria».

Tras su comparecencia en este grupo de trabajo, en abril de 2017, Mohamed Choulli pidió al Parlament una protección especial por miedo a represalias, pero nunca se le concedió. Poco después, lo trasladaron a la prisión de Mas d’Enric, donde en junio de 2020 denunció amenazas y malos tratos por algunos carceleros del centro mientras se encontraba de nuevo clasificado en aislamiento y, según su testimonio, intentó suicidarse colgándose con una sábana en la celda donde estaba encerrado. Tanto el Sistema de Registro y Comunicación para las Víctimas de Violencia Institucional (SIRECOVI) como su abogada denunciaron estos hechos ante las instituciones penitenciarias, e incluso la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) emitió un comunicado urgente instando a las autoridades españolas a actuar, esclarecer los hechos y asegurar la integridad física y mental de Choulli durante su estancia en prisión.

Las recomendaciones y advertencias de las entidades y organismos internacionales en defensa de los derechos humanos no tuvieron mucho efecto en las siguientes actuaciones de las instituciones penitenciarias que, pocos días después de este incidente, trasladaban a Choulli a la prisión de Puig de les Basses (Figueres), situada a más de 200 kilómetros, sin previo aviso –ni a él ni a su familia– y, poco después, era clasificado de nuevo en primer grado con la aplicación del protocolo antisuicidio, lo que supone estar encerrado en un DERT con otra persona en la celda. Este protocolo no pudo evitar la muerte de Choulli, el 27 de junio, debido a un incendio en su lugar de cautiverio, en el DERT de Puig de les Basses, donde otros dos presos resultaron heridos por inhalación de humo. Según el Departamento de Justicia, el incendio lo habrían provocado los tres internos, aunque la investigación continúa abierta. El defensor del pueblo ha abierto una actuación de oficio y la familia de Choulli considera la posibilidad de emprender acciones legales para esclarecer la causa del siniestro.

La muerte de Mohamed Choulli no ha sido la única que se ha dado a los DERT de las cárceles catalanas durante el último mes, y es que el 3 de julio, Ana, una joven de 19 años, se suicidaba –según fuentes de instituciones penitenciarias– en el módulo de aislamiento del centro de Brians 1, mientras cumplía una sanción disciplinaria. Según los datos del Departamento de Justicia, alrededor de un 2% de la población penitenciaria en Cataluña se encuentra encerrada en un DERT –hoy hay 144 personas–, sea por su clasificación en primer grado, en virtud del cual pasan hasta dieciocho horas encerradas, o por una sanción disciplinaria, que puede alargar el castigo hasta 42 días, si se encadenan sanciones, y la permanencia en la celda es de 22 horas diarias. Aunque representan un pequeño porcentaje de la población penitenciaria, según las estadísticas, un tercio de los suicidios en las cárceles se produce en estos departamentos.

De los ocho suicidios que ha habido en las prisiones catalanas en los primeros seis meses del año, tres han sido en los DERT. La proporción de mujeres muertas en aislamiento es superior a la media de los hombres, ya que, aunque sólo suponen el 7% de la población penitenciaria, en torno a un 20% de suicidios que ha habido estos últimos cinco años los DERT los han protagonizado mujeres. Según datos facilitados a la Directa por parte del Departamento de Justicia, durante los seis primeros meses del año un total de 21 personas han muerto en las cárceles catalanas, siete de ellas todavía a la espera de autopsia para determinar las causas, ocho por suicidio y seis por «causa natural».

Frente común por la «no aplicación del aislamiento»

Poco después de finalizar sus tareas el grupo de trabajo sobre el DERT del Parlament de Cataluña en 2017, el entonces director general de Servicios Penitenciarios Amand Calderó –que dimitía del cargo la semana pasada poco después de que Lourdes Ciuró (Junts) cogiera la cartera de Justicia a finales de mayo– emitía la Circular 2/2017. Este documento regulaba, en el plano teórico, algunos aspectos de la organización y la intervención en los departamentos de aislamiento de las prisiones catalanas según las sugerencias hechas por entidades y organizaciones al grupo de trabajo. Sin embargo, según explican desde las entidades que monitorizan el respeto a los derechos humanos en los centros penitenciarios, esta normativa sigue siendo insuficiente y muchas veces no se tiene constancia de que se terminen aplicando todas las regulaciones que contempla, ya que no se realiza ningún auditoría donde se pueda compartir la información de forma transparente.

«La sensación con la aplicación de la nueva circular fue agridulce», explica Iñaki Rivera, director del Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos (OSPDH) de la Universidad de Barcelona que también participó como testigo en el grupo de trabajo del Parlament sobre los DERT porque, a pesar de las intenciones del Departamento, cree que se perdió una muy buena oportunidad para acabar con un régimen de vida en las cárceles catalanas que posibilita que se produzcan incidentes graves de violencia institucional y suicidios como los que hemos visto las últimas semanas. «Nosotros, desde el OSPDH, estamos en contra de regular espacios donde se posibilita la violencia institucional. Por lo tanto, creemos que estos espacios deberían erradicar y no aplicar el aislamiento», afirma.

Lo mismo opina Mireia Salazar, abogada del centro para la defensa de los derechos humanos Iridia que defendió a Mohamed el Choulli durante Los últimos años: «Hay demasiados indicios que muestran que el Aislamiento es un régimen muy lesivo para la salud mental de las personas. Si e cierto que en Cataluña tenemos la competencia de prisiones y cuando las interesa se buscan las fórmulas para aplicar ciertas medidas, ¿por qué no hacemos nada para solucionar este tema? Lo que no puede ser es que las juntas apliquen la clasificación en primer grado tan fácilmente y que luego se lamentan cuando alguien se quita la vida cuando lleva de 18 a 22 horas encerrado en una celda durante tanto tiempo».

Después de las últimas muertes en Brians y Puig de les Basses, una decena de organizaciones en defensa de los derechos humanos, de abogacía y la Asociación de Familias de Presos en Cataluña, han hecho público un comunicado en el que exigían al Departamento de Justicia la no aplicación del aislamiento penitenciario en las cárceles catalanas, la investigación de las últimas muertes y la aplicación de un protocolo de comunicación transparente con las familias cuando se dan estas situaciones.

Reglamentos internacionales como el Protocolo de Estambul o las Reglas Nelson Mandela, así como la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) de las Naciones Unidas, alertan de las secuelas psicológicas irreversibles que puede conllevar el aislamiento en un Departamento Especial de Régimen Cerrado (DERT) durante más de quince días consecutivos. Tanto en España como en Cataluña una persona presa puede estar clasificada en primer grado durante años. “Los DERT en sí mismos son una contradicción según la legislación internacional, la cual choca frontalmente con la Ley Penitenciaria española, que data de 1979. Por lo tanto, no podemos aceptar un régimen de vida dentro de las cárceles que es ilegal según el derecho internacional».

Tanto desde el OSPDH como el centro de Derechos Humanos Iridia, han hecho saber a la Directa que pronto solicitarán una reunión con la nueva consejera de Justicia para pedirle una auditoría y esclarecer las causas de los dos suicidios que se han producido al DERT en las últimas semanas, así como solicitar una revisión de la circular 2/2017 para saber cómo se está aplicando. «Hace cinco años, cuando se hizo el grupo de trabajo sobre el DERT en el Parlament, mucha gente se enteró de la existencia de los DERT, incluso la mayoría de políticos. Ahora, con el nuevo gobierno y la salida de los presos políticos en la calle, les pedimos que no les den la espalda a las cárceles ni caigan en el olvido. Lo mejor que se podría hacer ahora mismo en las cárceles catalanas para evitar estas muertes sería dejar de aplicar el aislamiento a DERT», concluye Rivera.

Cárcel=Tortura La cárcel mata Régimen de Máxima Crueldad

El compañero Juan Ruiz Lopez tuvo otro juicio en Tarragona por supuestas agresiones a carceleros de la prisión de Mas d’Enric. Aprovechó su salida para pintarse el cuerpo como acto para denunciar las palizas y abusos que ha sufrido y continúa sufriendo, lo mismo que otras muchas personas presas. También quiso recordar así a su compañero Mohamed Chouli El Hosni, que resultó muerto el 27 de junio en el DERT (Departamento de Régimen Cerrado) de la cárcel de Puig de les Basses (Girona) durante el incendio reivindicativo de dos de las celdas de castigo, al tardar en abrirle los carceleros el tiempo suficiente para que se axfisiara. Mohamed había denunciado varias veces torturas de los carceleros en prisiones catalanas. En los últimos diez días, tres personas han muerto en ellas en régimen de aislamiento. Lxs compis del grupo La Corda relatan su experiencia del juicio y de la acción expresiva de Juan en esta publicación sacada de su blog. La imagen que acompaña este texto es de una pintada que nos hacen llegar desde Barcelona, denunciando precisamente esas muertes en los módulos de aislamiento de las cárceles de Catalunya.

El pasado día 1 de julio, Juan Ruiz López, preso en estos momentos en Brians II (Barcelona) tuvo un juicio en el juzgado de lo Penal n º 2 de Tarragona. Recordamos que hace unos pocos meses ya asistió a otro juicio en la misma ciudad también por supuestas agresiones a carceleros de Mas d’Enric, por lo que le metieron 9 meses más de condena.

Ante la petición del compañero a que asistiera alguien como acompañante, una persona del grupo se acercó hasta allí. Después de preguntar por él a los seguratas, confirmaron que sí tenía el juicio pero que no se permitía entrar por protocolo de COVID. Ante esto, se fue a esperar al compañero a una puerta lateral de los juzgados. Tras pasar 20 minutos de la hora del juicio apareció el coche con Juan. Se intentó acercarse al compa para saludarle, pero la policía lo impidió. Juan pidió si se le podría hacer una foto y los Mossos y seguratas dijeron que sí, se le hizo una, pero al instante cambiaron de opinión.

El compañero apareció con el cuerpo pintado con denuncias a los maltratos que ha sufrido él y otros compañeros, y también para recordar a Mohamed Chouli El Hosni, muerto hace unos días en un incendio en su celda en la cárcel de Puig de les Basses. Su reivindicación también iba por él.

El juicio no se celebró, según los Mossos porque Juan había rechazado al abogado. Después nos enteramos de que esto era mentira, y que el motivo fue que el abogado al ver que Juan llegaba tarde abandonó la vista. Así que la responsabilidad de que el juicio se aplazara fue de los Mossos por llegar tarde a los juzgados. Se volvió a pedir de poder hacerle una foto para enviársela a su madre porque hace mucho tiempo que no lo ve por cuestiones de salud de ella, y pusieron como excusa que no se le puede hacer fotos a una persona engrilletada. Se insistió en hacerla de cintura para arriba, y no hubo forma de poder hacérsela. Lo que sí se consiguió fue poder darle un abrazo, siendo un momento muy emotivo. Varios policías que quedaron en la puerta de los juzgados comentaban entre risas y burlas que “estaba loco, que estaba como una regadera, que estaba loco” con la prepotencia, falta de profesionalidad y de humanidad que caracteriza a la madera.

Compartimos aquí la última carta que Juan nos ha hecho llegar. Recordamos que el pasado 6 de julio Juan recibió una brutal paliza por parte de los carceleros, y que vuelve a estar en el DERT (aislamiento). Estamos a la espera de tener mas información sobre esta ultima agresión. Aquí su carta recibida hace unos pocos días:

30 de junio de 2021. Prisión de Brians II

Soy Juan Ruiz López y estoy ubicado actualmente en Brians II. He pagado los últimos 6 años en celdas de castigo. He hecho varios escritos dirigiéndome a diversos organismos pidiendo mi entrada en algún centro de reinserción y rehabilitación, específico para tratar mis problemáticas.

En varias prisiones por las que me han estado moviendo he sido abusado y maltratado por los carceleros. Hago especial referencia al Centro Penitenciario de Mas d’Enric, donde me metieron varias causas por las que ya he tenido juicios. En uno de ellos me metieron 9 meses más de condena. Todo por supuestas agresiones a carceleros. El día 1 de julio voy otra vez a juicio, a Tarragona, por lesiones. Las cámaras están siempre para ellos y solo las muestran cuando les puede beneficiar. Solo las admiten como prueba cuando van a jugar a su favor. No todos los funcionarios maltratan, pero sí en global y con la complicidad de todos. En Mas d’Enric me metieron cuatro palizas. En una de ellas entraron muchos carceleros en mi celda, algunos sin placas.

Mi madre está enferma, y nunca me han dejado salir a verla. Ella no puede venir a visitarme debido a su estado de salud. Por todos estos factores y por tenerme tanto tiempo incomunicado en aislamiento hace unos años me tragué pilas y cuchillas. También he intentado quitarme la vida en mas de una ocasión. He estado sometido a tratos inhumanos y degradantes, apaleado con sus putas porras y sin que me vieran los médicos o me sacaran a enfermería.

Vuelvo a dar a relucir todo esto porque no hay justicia alguna, sino una injusticia permanente. Todo es corrupción, palos y muerte. A este juicio del día 1 saldré medio desnudo y con el cuerpo pintado para denunciar los maltratos que he sufrido yo y tantos otros compañeros. Y también para recordar al compañero Mohamed Chouli El Hosni, muerto hace unos días en un incendio en su celda, en la cárcel de Puig de les Basses. Mi reivindicación también va por él. Quiero transmitirle mi pésame a su familia. Descansa en paz. Yo mientras tenga fuerzas seguiré luchando. Prefiero morir de pie que vivir arrodillado.

Para escribir al compañero:

Juan Ruiz Lopez

Centro Penitenciario Brians II

Carretera de Martorell a Capellades, km.23

08635 Sant Esteve Sesrovires (Barcelona)

La cárcel mata Régimen de Máxima Crueldad

Lxs compis del grupo anticarcelario de Reus-Tarragona La Corda han publicado algunas cartas del compañero David Rojas Fernández, participante en la propuesta de lucha colectiva por las 14 reivindicaciones, en las que cuenta cómo están las cosas en el aislamiento de la cárcel de Alicante II (Villena), donde ha estado varias semanas para aistir a un juicio en su contra, aunque en este momento vuelve a estar en la cárcel de Zuera (Zaragoza). Ya nos hemos ido haciendo eco en esta página de lo que viene ocurriendo desde hace tiempo en la cárcel de Villena, en su departamento de castigo especialmente y especialmente desde que se iniciaron, supuestamente para afrontar el covid 19, las restricciones y privaciones de derechos con las que la administración carcelera ha suplido la falta de asistencia médica real en las cárceles. Como cuenta el compañero, esas medidas abusivas todavía están en vigor en muchas cárceles y más en aquellas que como la de Villena están en manos de directores carceleros especialmente sádicos. También se han convertido en costumbre allí los actos de resistencia de las personas presas, de manera que hay una tensión permanente, en las galerias de aislamiento, sobre todo. Allí, como dicen lxs compis de La Corda, «la desesperación, los abusos y la incomunicación sumada a las eternas cuarentenas por el protocolo de COVID, junto con el hecho de que sigan allí los vis a vis cerrados, han llevado a los presos de aislamiento al enfrentamiento con los guardias, a las autolesiones y a la ingesta de objetos. Os animamos a protestar también por este cierre permanente de los vis a vis en la prisión de Villena y por las exageradas cuarentenas que tienen a la gente durante semanas metida en un chabolo.»

Aquí van algunos números de teléfono de esa cárcel, por si queréis llamar para pedir explicaciones:

965 82 34 00        965 82 36 06

Cárcel de Villena, 4 de junio de 2021

Ya estoy en Villena. De los nueve de la galería siete son paisanos y amigos míos que nos conocemos de hace años. La mierda es que aquí están chalados con eso de las cuarentenas por el puto COVID. Cada vez que sales a la calle o vienes de cunda te dejan 14 días en cuarentena.

Aprovechando que estoy en mi tierra va a venir mi familia a verme por cristal. Bueno, mi familia, dos de ellxs, porque no dejan entrar a más personas por locutorio. Llevo desde agosto del 2020 sin ver a nadie de mi familia… Al menos esta cunda habrá tenido su parte buena, que puedan venir a comunicar un día conmigo, aunque sea por cristales.

Mira, para mi haber conocido la lucha activa de “Presxs en Lucha” me ha cambiado por completo. Ahora le puedo dar forma a cosas que antes ya hacia, comprendo otra manera de ver todo esto. Me habéis cambiado como ver las cosas, y además me habéis (me has) ayudado mucho, mucho más de lo que imaginas. Todo esto me ha motivado a tirar mucho más de boli, a contar todo lo que ocurre aquí dentro, a vosotrxs pero también dirigiéndome al Defensor del Pueblo y al Juez de Vigilancia Penitenciaria o donde toque. Sé que las cosas no cambian de golpe, todo es lento y muchas cosas son pequeños avances que tardan años en materializarse, pero creo que es el camino a seguir.

Ya tuve el juicio y me fue bien. Me consideraron inimputable por enajenación mental en el momento que se produjo el delito. Así que bueno, mejor de lo que pensaba, sinceramente.

7 de junio de 2021

Hoy me ha venido otro parte con 30 días de privación de paseos y 12 días de aislamiento por un puto ordenanza de los que nos reparten la comida. Le pregunté si me habían traído las compras del demandadero que yo había realizado, y no se le ocurre nada más que decirme todo borde “y yo qué cojones sé”. Una cosa que no soporto es que me hablen como una mierda y con desprecio, ya bastante tengo de estar chapado y ahora encima en cuarentena. Así que yo le volví a responder del mismo palo, y le dije que se piensa que es mas que los demás por estar repartiendo el rancho. Me la sudan las putas sanciones la verdad. Estando aquí chapado, ya qué más me da. Llevo mas de 4 años en primer grado y desterrado de mi tierra.

Ahora mismo ya son 11 días seguidos metido las 24 horas del día en un chabolo. Cuando llegué de Zuera me metieron en cuarentena, y cuando ya la estaba terminando salí al juicio, por lo que al regresar me volvieron a meter 14 días más de cuarentena. Así que calcula tu mismx…

Me acabo de quedar muerto. ¿Te acuerdas estas navidades que me dijiste que se habían fallecido dos de sobredosis en Campos del Rio, en aislamiento? Y que igual les conocía por el tiempo que yo me tiré allí. Pues hoy me he enterado que sí, que a uno de ellos sí le conocía.

19 de junio de 2021

Ayer se lió una en la galería que te cagas. Lxs carcelerxs estaban prepotentes y aquí el ambiente está tenso, no solo porque estamos chapados, sino por la mierda de la incomunicación en que nos tienen, con las putas cuarentenas y con que aún no hay noticias de los vis a vis. Pues bien, ayer por la tarde, ante tantas provocaciones, uno se negó a entrar en la celda y vino la plantilla, y el compa para que no le metiesen mano se comió pilas y más cosas que pilló, y luego otro se lió a palos con un carcelero. Y ya después de eso, estaba todo que saltaba por los aires. Quedamos todos los de la galería en comernos cuchillas y las chapas de los mecheros. Tuvieron que llamar a 16 guardias civiles para ir sacándonos de dos en dos al hospital. Nos preguntaron cuál era el motivo por haber ingerido estos objetos. Como si no lo supieran. Estamos hartos de estar chapados, solos y encima incomunicados. Aquí hay algunos que llevamos casi un mes en cuarentena, sin salir del chabolo mas que para llamar por teléfono. Aquí en Villena llevan mas de un año sin vis a vis, sin tocar a sus familiares y parejas. Esto es inhumano, nos mata mentalmente. Tuvieron que venir hasta guardias civiles de Fontcalent para poder montar el operativo. Y aún decían que si eso lo habíamos hecho para intentar montar una fuga. ¿Pero qué fuga? Lo que pasa es que esto es un machaque y aquí todos tenemos un límite.

Y eso, comprobaron con las raquetas que sí habíamos ingerido objetos metálicos y nos sacaron al hospital. No te preocupes, estoy bien. Hacía mucho que no tragaba cuchillas, pero es que de verdad eso no se puede aguantar y aquí chapados, aparte de tirar de boli, estas son las pocas formas que tenemos de protestar.

Además un chaval rumano se chinó en el cuello y acaba de venir de enfermería. Esto es una pasada. De verdad X. Lo que aquí se vive y se siente solo se puede saber si se está aquí…

Como nos han tenido que sacar al hospital pues a la vuelta otra vez 14 días de cuarentena. Imaginate… cuando llegué de Zuera 14 días de cuarentena. Salí al juicio y a la vuelta otra cuarentena. Nos comimos cuchillas y al regresar del hospital otra cuarentena. Así que desde que estoy en Villena, he estado permanentemente en cuarentena, sin ver a ningún compa en persona, enterrado en un chabolo, sin salir al patio. Creo que cuando me vuelva a tocar el sol me voy a derretir, como los vampiros. Esto es para perder la cabeza.

Llevamos tres días para flipar. La gente chinándose, matándose con los guardias, comiéndonos cuchillas y chapas de mechero.

Necesitamos que en la calle visibilizéis lo que pasa aquí dentro, si no nos quedamos a medias, o no sirve para nada. Por favor, estamos al límite. Tienen que devolvernos ya los putos vis a vis y terminar con estas cuarentenas inhumanas. Aquí el director, Feliciano, pasa de todo y le importamos una mierda. No puede ser que nos tengan en estas condiciones durante tanto tiempo. Yo estoy aquí de paso porque solo estoy de cunda, pero quiero que publiquéis todo esto, que hagáis difusión, por los compas que se quedan aquí tragando esta mierda y sin tocar a sus familias. Nadie se preocupa lo mas mínimo de lo que pasa en este agujero.

Y obviamente, por todo eso de ingerir objetos me han metido otro parte, sumado al que ya dije en la anterior carta. Bueno, dos partes mejor dicho. Te lo adjunto en esta carta, puedes publicarlo sin problema, ya sabes.

Otra vez, gracias por todo. Sois un brazo al que cogerse.

Un abrazote y cuidate mas que mucho. Me despido de papel y boli, pero jamás de pensamiento y corazón.

Propuesta de Lucha Colectiva para ser difundida y debatida dentro y fuera (renovada)

No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! (Lista Actualizada 2-VI-2021)

covid19 Presxs en lucha Régimen de Máxima Crueldad

Cadena perpetua Internacional Régimen de Máxima Crueldad

Compartimos esta publicación de lxs compas del grupo anticarcelario de Tarragona, La Corda Una carta del mes de mayo de Daniel Sánchez López, preso en lucha trasladado recientemente a la prisión de Campos del Rio (Murcia II) por unos juicios pendenties. El compañero comenta su situación de aislamiento tanto en la cárcel de Estremera (Madrid) como en la de Murcia así como las palizas recibidas cuando estuvo en Albocàsser y en Zuera. Adjunta además varias instancias de los ayunos reivindicativos que ha estado haciendo por la tabla de 14 puntos, y lanza la idea de un posible tema de denuncia de cara a una próxima acción colectiva, aunque no desarrolla la propuesta.

Prisión de Murcia II, mayo, 2021

Hola X,

Espero que esteis todxs bien de salud, fuerza y ánimo. Te escribo desde Murcia II (Campos del Río). Me han traído para dos juicios por robo con fuerza en establecimientos, por ir sin puntos del carnet de conducir y un hurto. Después del ultimo juicio aquí, me subirán de nuevo para el pozo de Estremera. Yo donde esté lucharé y mandaré las instancias de los ayunos. Aquí te mando tres: dos de Madrid y una de aquí de Murcia.

Estoy mareado de tanto canguro para arriba y para abajo, pero es lo que hay. Allí en Estremera me tienen saliendo solo, y esto es una circular encubierta. Se lo dije a los verdugos y me responden que tengo que estar en observación dos meses. Malditos carceleros.

De salud voy un poco mejor, pero tengo denunciado a los servicios médicos y al médico de aislamiento por vulnerar nuestros derechos. Estoy en 91.3, primera fase, desde el 30 de agosto de 2019, por pegarle a un verdugo. Me dieron unas palizas de muerte los perros. Esto pasó en Albocàsser. De allí me tiraron para Zuera donde está el compañero David, y allí en Zuera yo estaba muy mal psicologicamente y le metí fuego a un colchón del chabolo, y yo dentro. eel médico no quería ponerme la medicación que me mandó el traumatólogo, y allí también me pegaron otra paliza en un sitio donde no hay cámaras, y después también dentro de la celda. El médico no me exploró ni nada, ni me sacaron a ningún sitio. Denuncié todo a la Audiencia Provincial, y vinieron los judiciales a tomarme declaración. Y la verdad es que los carceleros a partir de esto se relajaron un poco conmigo.

Compañerxs, espero que se proponga algo mas para reivindicar. Yo ya dije lo que pensaba, algo contra los abusos de poder. Quizá deberíamos centrarnos en esto.

Os deseo fuerza y rebeldía. ¡Ah! Me dijo Toni Chavero que os mande un abrazo, y que él se borró del listado pero que está luchando igualmente.

Por cierto, dime donde está Mohamed El Hichou para poder escribirle, porqué he perdido su paradero.

¡Saludos!

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

!No Olvideis A Lxs Presxs En Lucha! (Lista Actualizada, 02-04-2021)

Cárcel=Tortura Presxs en lucha Régimen de Máxima Crueldad

Nos han llegado noticias de que en el departamento de Régimen Especial de la cárcel de Soto del Real (Madrid V), dos compañeros allí aislados –uno de ellos Alfonso Martí Aracil, que hace poco mandaba ánimos para la comunidad anticarcelaria de dentro y fuera–, han sufrido sobre sus personas lo que en jerga carcelera se llama «uso de medios coercitivos», expresión eufemística de la legislación penitenciaria española y una buena muestra de la retorcida técnica que se aplica en ella para legalizar, finalmente, la tortura y asegurar la impunidad de los carceleros en su práctica. Esos departamentos de máxima crueldad se encuentran «regulados», entre otros, en los artículos 91.3 y 93 del vigente reglamento penitenciario, pero en ellos se «vive» mucho peor aún de lo legalmente establecido para castigar a los presos arbitrariamente clasificados de «extremadamente peligrosos». Diga lo que diga esa pieza maestra del lavado de cara de la violencia institucional, ahí se sale diariamente menos de tres horas al patio, en soledad total o, como mucho, con otro compañero; no hay ninguna actividad terapeútica, educativa, deportiva, ocupacional o como se les quiera llamar; el control de los carceleros sobre uno es exahustivo, con vigilancia estrecha que no deja ni un instante de intimidad, órdenes y prohibiciones constantes, castigos a la menor desobediencia, insultos, amenazas y malos tratos psicológicos de los carceleros, violencia desatada en cuanto la insubordinación sobrepasa un estrechísimo umbral… Podemos imaginarnos en qué estado de miseria existencial, nerviosismo, miedo y rabia mantiene semejante régimen a quienes lo padecen.

Según el relato de uno de ellos, los dos compañeros, después de una discusión con los guardias de la que desconocemos el motivo, decidieron, como acto reivindicativo, prender fuego en el patio a los colchones, almohadas y ropa de cama de sus celdas. Enseguida se lanzaron sobre ellos una banda de boqueras equipados con material antidisturbios. Les «redujeron» a porrazos y les esposaron a la espalda, sin darles ni el más mínimo margen de resistencia. Una vez esposados, continuaron pegándoles, ensañándose hasta el punto en que una funcionaria llegó a llamarles la atención para que pararan. Después, les condujeron, esposados y a porrazos, a unas celdas especiales, donde fueron atados en unas camas de «sujeción mecánica», manteniéndoles así durante más de cuatro horas. Después de aplicar este «protocolo» con todos sus complementos burocráticos, los agresores, siguiendo la habitual política del sindicalismo carcelero de presentar a los verdugos como víctimas criminalizando a quienes sufren realmente su violencia, han denunciado a los compañeros por «atentado», presentando, suponemos, los habituales partes de lesiones de muñecas torcidas, dedos rotos, luxaciones, etc. producidas al manejar frenéticamen las porras sobre el cuerpo de las personas presas o al precipitarse en tropel contra ellas. Las grabaciones de vídeo que contradigan la versión de los guardias deaparecerán, como siempre; en los partes de las lesiones de los presos, elaborados a regañadientes por algún médico carcelero, las huellas de los malos tratos sufridos habrán quedado minimizadas; los testimonios de los carceleros contarán como uno solo la misma historia de «heroísmo» y «abnegación» por parte de los «profesionales» ante la «terrible agresividad» de los compañeros, a quienes acusan de «incitación al motín», aunque se encontraran completamente solos ellos dos en el departamento de castigo.

Para llamar a la cárcel:  918447700; 918447757

Para escribir al compañero:

Alfonso Martí Aracil

Centro Penitenciario Madrid V

M-609, Km 3.5

28791 Soto del Real (Madrid)

 

 

Cárcel=Tortura Presxs en lucha Régimen de Máxima Crueldad

En esta carta de marzo pasado, Peque recuerda a su compañero de causa, José Vilar Casal, muerto en régimen especial de castigo hacía muy pocos días, después de años de abandono médico-sanitario, a consecuencia de un cáncer de garganta provocado por la herida de bala que sufrió cuando le cogieron los picoletos, hace más de diez años, y por la falta de tratamiento adecuado de esa herida. Reflexiona también, cargado de emoción por la muerte de su amigo, sobre las últimas vicisitudes de la propuesta de lucha colectiva.

Aislamiento de Morón de la Frontera, 4 de marzo de 2021

¡Salud, compañerxs!

Soy José Ángel Martins Mendoza, miembro de COLAPSO (Colectivo Anarquista de Presos Sociales Organizados), actualmente en la cárcel de Morón de la Fronntera (Sevilla II), en 91.3 RP, y este escrito lo realizo con toda mi rabia, rencor y odio hacia las personas que día a día nos exterminan en las cárceles del Estado español. De primero, puesto que para mí es lo más delicado, pues han asesinado a mi compañero de causa, lo han dejado morir, después de llevar once años encerrado en Régimen Especial, por no acepatar sus normas. Sé que muchxs de vosotrxs no sabéis los actos por los que mi compañero y yo estamos presos, pues tampoco lo voy pregonando por ahí, pero hoy lo contaré todo por su memoria.

José Vilar Casal y yo, el día 17 de agostto del 2010 realizamos un butrón en una sucursal bancaria, de esas que nos quitan las casas, y a las 7 de la mañana, cuando ya estaba entrando el director por la pueta principal, saltaron dos picoletos en la obra colindante al banco, con sus pistolas en la mano. Se desencadenó un tiroteo donde un picoleto resultó muerto, el otro herido de bala y a mi compañero, amigo y hermano de armas un disparo del guardia civil muerto le alcanzó en la nuez, dejándole casi mudo de por vida. Únicamente lo tuvieron seis horas en el hospital y le metieron directo en A Lama, y no le llevarón siquiera la módulo de enfermería, sino al de aislmiento, donde también fui ingresado yo al día siguiente. Nos dieron un tratamiento especial por haber matado a un agente de su “autoridad”, que si hubiéramos matado a un paria de la tierra casi nos habrían dado una medalla.

Once años después, habiendo estado de 2010 a 2015 en el asilamiento de Topas, estaba en el de Palencia, donde llevaba casi seis años. En todos esos años, jamás recibió asistencia médica, hasta hace un mes, cuando vieron que casi no podía ya hablar. Le diagnosticaron un cáncer de garganta irrecuperable, solicitándole al momento los servicios médicos a la SGIP, área FIES, la aplicación de los artículos 104.4 y 196 RP, pues el inminente desenlace ya estaba cantado. ¡Demasiado tarde! Ayer, cuando llamé a mi familia, me dieron entre sollozos la noticia de que José Vilar Casal había muerto, lo habían asesinado como a tantxs compañerxs que se han quedado en el camino en estos treinta años que llevo encerrado. Amigo, por fin serás libre, somos almas libres y así quisiéramos morir, pero no con 50 años, en un módulo de aislamiento, totalmente solo, y después dicen que existe asistencia médica en las cárceles y que velan por nuestras vidas. Se me están saltando las lágrimas, solo puedo decir que aquí nos están asesinando en vida y solo nos enseñan una cosa y no es la reinserción ni la rehabilitación, sino que solo existe una forma de luchar contre este fascismo, mediante las armas, insumisión y revolución. Te recordaré siempre, amigo.

Y ahora, con esta sed de venganza y odio que corre por mis venas, quiero contestarle a Toni y explicarle unas cositas. Mira, Toni, acuérdate de cuando iniciasteis esta lucha, tú, Xavi, Poblete y algún otro y de que, al principio, la queríais hacer formando desde arriba una “organización” llamada ASPRELA, dirigida por vosotros, desde vuestras poltronas de coordinadores, promotores, encargados, etc. Yo me uní a la lucha, como me había unido antes a otras, pero no lo hice hasta que desaparecieron esas siglas y os bajasteis del trono. Y ahora, tú que fuiste quien empezó, dices que estás muy desgastado y dejas la lucha, o sea, el “capitán” es el primero en saltar del barco. ¿Qué te pensabas, que en uno o dos años iban a aplicar nuestra tabla reivindicativa? ¿Crees que los demás no estamos desgastados? Se nota que estás al lado de tu casita, comunicando y recibiendo pelas. Pues no, chaval, algunos otros seguimos a miles de kilómetros de casa, sufriendo día a día provocaciones en primera fase, con la única ayuda de lxs verdaderxs ácratas, que nunca nos olvidan, con quienes formamos una familia, creemos fielmente en la fraternidad y seguimos con la cabeza alta en las luchas. Quizás ahora, nosotrxs tengamos que hacer un receso por toda esta mierda del COVID, pero una ideología la tendré ahora y hasta que me muera. Te lo digo claro, veo muy mal lo que has hecho y tengo que poner en duda que seas mi compañero, pues nosotrxs deberíamos ser los últimos en saltar del barco. Yo, al menos, puedo seguir diciendo que soy un comunista libertario, como dice Malatesta, el cual no concibe un socialismo libertario, reformista, progresista ni hostias, sino ¡anarquista!

Disculpad tanto dentro como fuera mi tono negativo, pero no estoy pasando por mis mejores días en estas jodidas celdas de fríos muros. Recibid un cordial saludo y un abrazo cargado de aires libertarios de este vuestro compañero. !Viva la Anarkía!

Peque

La cárcel mata Presxs en lucha Régimen de Máxima Crueldad