Categoría: <span>Cárcel=Tortura</span>

Compartimos dos cartas de Mohamed Achraf, preso en lucha sometido en la cárcel de Málaga II a unas condiciones de aislamiento especialmente duras por estar acusado de «yihadismo». Las cartas las hemos sacado de Desde Dentro, la voz de lxs presxs, blog del grupo anticarcelario castellonense Fuera del Orden. Las dos están fechadas el 14 de marzo pasado, mientras el remitente se encontraba en plena huelga de hambre, recibidas a destiempo a causa de la intervención de comunicaciones que sufre Mohammed. En la carta que ponemos en primer lugar, el compañero reflexiona sobre la persecución de personas por su ideología, religión y pensamiento. En la segunda, explica las coacciones y represalias recibidas durante esa huelga de hambre, en la que reivincó su libertad y la de sus compañeros de causa, ya que cumplieron su condena hace dos años y medio y siguen en prisión preventiva. En la huelga denunciaba también la muerte de otra persona presa, un enfermo mental encerrado en un departemento de máxima crueldad, fallecido a consecuencia de los golpes recibidos de otro enfermo mental en la misma situación, que sufren varias personas más en ese departamento de aislamiento y castigo, personas con enfermedad emntal que deberían recibir cuidados especiales en lugar de sufrir un endurecimiento extremo de sus condiciones de vida.

A pesar de la intervención animamos a escribir al compañero:

Mohammed Achraf

Centro Penitenciario Málaga II

Ctra. Archidona a Villanueva del Trabuco Km. 6

29300 Archidona (Málaga)

Aislamiento Málaga II, 14 de marzo de 2021

El sistema –régimen– estado español, presume de democracia plena y alardea que es un estado democrático y de derecho! Esxs desvergonzadxs atrevidxs, cínicxs y hipócritas como siempre hablan mucho, esxs charlatanxs mediocres vocerxs del sistema por mucho que mientan, manipulen, tergiversen y digan falsedades para justificar lo injustificable, legitimando y justificando un sistema criminal, dictatorial, neofascista, neocapitalista, neocruzado, neoinquisidor, neoracista, neoislamófobo, disfrazándolo de ropajes, tocados y mascaras que no les corresponden, no les sirve de nada, porque la inmensa mayoría de la gente aquí o en el mundo, sabemos que todo lo que hablan, dicen y defienden es mentira, y a los hechos y a la realidad nos remitimos.

En un estado democrático y de derecho, no existen presxs políticxs, ni persecución e inquisición contra las personas por su ideología y religión. No se persigue a lxs que piensan, opinan y actúan diferente. No se encarcela y condena a lxs que se expresan libremente. No existen torturas, malos tratos, tratos degradantes y violaciones flagrantes y escandalosas de los derechos humanos dentro y fuera de las cárceles. No existe tanta desigualdad, pobreza y empobrecimiento. No existe tanta corrupción, clientelismo, enchufismo y chanchullos políticos institucionalizados. No existe opresión y represión. No existen tribunales de inquisición, policía política patriótica y cloacas del estado. No existen juezas/ces y tribunales politizados y no existen tantas injusticias y abusos. Así que se callen esxs vocerxs falsxs y mentirosxs.

¿Por qué no se callan esxs sinvergüenzas que me tienen a mi y a muchxs presxs políticxs islamistas secuestradxs sin haber cometido ningún delito y encima nos torturan y maltratan?

Lo de Pablo Hasél, Valtonic y otrxs cantantes y artistas es un escándalo mundial. Ahí, el sistema demuestra su verdadera cara, carácter, mentalidad criminal y dictatorial. Nos encarcelan, nos condenan y nos secuestran en sus cárceles por nuestros pensamientos, opiniones e ideologías, y por ser diferentes y por expresarnos libremente. Mientras se quedan impasibles, sin mover un dedo contra lxs verdaderxs criminales terroristas militares, agentes del CNI y policías que difundían y difunden en su chat todo tipo de mensajes terroristas, conspirando para dar un golpe de estado, y hablan de su intención de fusilar, asesinar y masacrar a 26 millones de personas, y a todxs lxs que no son como ellxs, y no piensan como ellxs. Ni siquiera les abrieron investigación judicial, y la investigación tímida que les abrió el ministerio de defensa ha concluido que no existe ningún delito en sus mensajes, porque son privados y opiniones entre amigxs! Las pruebas que hay contra ellxs, que son grupo terrorista, son contundentes, porque son grupo de militares, policías, guardia civil, agentes del CNI, etc., que comparten la misma ideología, pensamientos, opiniones y objetivos.

A mí y a cuatro de mis compañeros nos procesan por opinar en nuestras cartas, sin ofender a nadie ni atentar contra nadie, ni hablar ningún tipo de violencia, ¡solamente opinar y criticar! ¿Cómo puede justificar eso el sistema, que demuestra su doble vara de medir y doble rasero? El estado no actuó contra dichxs agentes de seguridad, ni contra lxs neofranquistas, neonazis y neofascistas, que homenajearon a la división azul el 2 de febrero, lanzando mensajes terroristas gravísimos. ¿Cómo se explica eso, y cómo explica el régimen eso? El régimen ha demostrado claramente su consentimiento y su aprobación a dichxs energúmenxs, impresentables, criminales y terroristas.

Así que, se le acabaron los cuentos, las mentiras y falsedades al sistema y sus lacayxs y vocerxs. El juez de vigilancia que concedió permisos y tercer grado al corrupto delincuente Urdangarin, ¡justificó su decisión, para paliar la situación del aislamiento que sufría dicho sujeto! ¡Y yo llevo diecisiete años en el aislamiento por la cara, y sin haber cometido ningún delito, y sin haber causado daño a nadie! ¡Y las cloacas judiciales y carcelarias siguen justificando mi situación de aislamiento acusándome de radicalidad! Todo eso, porque les planto cara, no les tengo miedo, resisto y lucho contra sus abusos, violaciones e injusticias, les denuncio y les desenmascaro. A pesar de sufrir todo tipo de torturas, malos tratos e injusticias, sigo resistiendo y luchando con firmeza, convencimiento, anhelo, persistencia y perseverancia y mucha dignidad, con cabeza alta y moral muy alta.

Solo el hecho de resistir es una victoria, por eso no hay que desfallecer en resistir y luchar contra el mal y lxs malxs, esxs existen porque lxs buenxs lo permiten y no hacen nada. ¡El día que todxs lxs buenxs se levanten, resistan y luchen derrotarán al mal y a lxs malxs!

RESISTIR ES VENCER

Aislamiento Málaga II, 14 de marzo de 2021

¡Luchar por la libertad y la dignidad! (…) Por aquí ya sabes, como siempre resistiendo, luchando y reivindicando nuestros derechos, y plantando cara y luchando contra las cloacas del estado, tanto las policiales, judiciales, como las carcelarias. Inicié otra huelga de hambre el 2 de marzo, en protesta contra dichas cloacas y sus abusos, torturas, malos tratos, inquisición y violaciones sistemáticas a mis derechos y a lxs de lxs compañerxs presxs políticxs islamistas, y reivindicando mi libertad y la de mis compañerxs de causa, porque nos tienen secuestradxs ilegalmente sin ningún fundamento, después de cumplir la condena entera.

¡Y ahora, después de dos años y medio de prisión preventiva, el juzgado de instrucción nº 1 de la audiencia nacional nos procesa acusándonos de integración en organización terrorista! Sabiendo que hemos cumplido condena por lo mismo. El auto de procesamiento carece totalmente de motivación, lo que viola las propias leyes y derechos fundamentales. Dicho auto es un insulto y una vergüenza en un estado presuntamente de derecho. ¡Nos procesan por tener amistad entre nosotros, por comunicarnos por cartas, por darnos ánimos unos a otros, por salir al patio y por hacer deporte en el patio y, por compartir la misma ideología; el islam! Eso son los motivos que pone el juez en su auto infame. Eso demuestra el grado de odio profundo e islamofobia e inquisición contra lxs musulmanes por serlo y contra el islam. ¡Nos procesan a los cinco por integración en el islam!

La causa contra nosotros, su instrucción está plagada de irregularidades e ilegalidades y violaciones de nuestros derechos fundamentales a la defensa, a la presunción de inocencia y a la tutela judicial efectiva, y al proceso y juicio justo. Sigo luchando contra esas injusticias judiciales y carcelarias. Estoy en huelga de hambre extrema, bebo solamente agua sin nada, en estos trece días he perdido casi diez kilos. En los controles diarios de peso, tensión y glucemia lxs enfermerxs me maltratan para coaccionarme para dejar la huelga, excepto una enfermera. El que suele hacerme el control es el supervisor de enfermería, es un maltratador, que actúa de manera chulesca y agresiva y muy poco profesional. La primera vez que vino a hacerme el control era el segundo día de huelga a última hora de la tarde estando yo en el patio. En compañía de los carceleros me saca al pasillo al lado de la puerta del patio de la galería 3 del módulo de aislamiento, ¡para hacerme el control allí mismo! Y a pesar de mi protesta, me hizo el control encima del cubo de basura. Al día siguiente me hizo el control a través de los barrotes de la puerta de mi celda, a pesar de mi protesta, al tercer día vino otra vez a hacerme el control a través de los barrotes y me negué solicitando que me saque a la enfermería, y presenté varias quejas contra el ante la directora. Después empezaron a sacarme a la enfermería del módulo de aislamiento. Dicho enfermero siguió y sigue maltratándome y como represalia y venganza por las quejas que he presentado contra él, se niega a facilitarme los resultados del control y me dice: “pídelos por escrito” y cuando le advierto que le voy a denunciar, se pone chulo y me dice: “estás tardando, escríbela con mayuscula”. Ha incitado a otrxs enfermerxs contra mí, que antes actuaban correctamente y me facilitaban los resultados, ahora se niegan y actúan de la misma manera que él. He presentado quejas contra ellxs ante la directora, y presentaré quejas y denuncias ante los juzgados competentes incluyendo a la directora por no tomar medidas contra dichxs enfermerxs maltratadorxs y torturadorxs.

En las huelgas de hambre en todas las cárceles siempre lxs enfermerxs nos tratan mal, exceptuando muy pocxs de ellxs, el enfermero supervisor maltratador me metió un parte y me sanciono inventando que le hice una peineta cuando me estaba pinchando el dedo para la prueba de glucemia! En ningún momento le hice ninguna peineta. Le dí el dedo medio porque otros dedos tenían pinchazos y me dolían, cada día cambio de dedo para no cargar el mismo dedo de pinchazos y como es acomplejado lo tomó como una peineta, lo hizo por venganza.

Lamentablemente, el día 12 de marzo, por la tarde sobre las 17h en el patio de la tercera galería del módulo de aislamiento, un preso enfermo mental llamado José Valle Jiménez, mató a otro preso enfermo mental llamado Rafael Moreno Montes a puñetazos y patadas y se ensañó con él, porque le dió un brote psicótico. Los dos presos estaban conmigo en la misma galería tercera, y salían juntos al patio desde hace muchos meses, porque tienen el mismo artículo, eran amigos y lo llevaban muy bien entre ellos, no tenían ningún problema entre ellos y de repente pasó esa tragedia. La culpa y la responsabilidad es de la cárcel, sus responsables y de los servicios médicos. Llevo meses denunciando la situación cruel e inhumana que sufren lxs enfermxs mentales, que sufren abandono y desatención médica especializada, que empeora su situación ya por si misma dramática.

Los módulos de aislamiento se han convertido en un trastero para esconder a lxs enfermxs y enajenadxs mentales. Aquí hay varios de ellos, unos siete o ocho. Su estado es lamentable en todos los aspectos, los tienen abandonados, les atiborran de pastillas y les dejan anulados y sin voluntad. No se asean, ni se duchan, ni lavan su ropa, ni limpian sus celdas, ni salen al patio, y si salen lo hacen una vez cada varios meses. No viene nadie a hablar con ellos, ni a asistirles, ni educadorxs, ni trabajadorxs sociales, ni psicólogxs, ni psiquiatras, ni nadie. Nadie se interesa en ellos.

José Valle llevaba más de dos semanas pidiendo ayuda psicológica y psiquiátrica, hablando con los carceleros y con lxs médicxs de turno, diciéndoles que escucha voces, no podía dormir, le dan brotes psicóticos, sufre esquizofrenia paranoide, y avisándoles que se encuentra muy malo psicológicamente y que puede hacer cualquier locura inconscientemente. Nadie le hizo caso y no recibió ninguna atención psicológica o psiquiátrica. Lo que empeoró su estado mental es la decisión médica de quitarle parte de la medicación psiquiátrica recetada por el psiquiatra. Se quejó varias veces a la médica para que le devolviera su tratamiento, pero no le hicieron caso. El día 4 de marzo, por la madrugada le dio un ataque y brote psicótico, avisó por interfono a los carceleros, pero no le hicieron caso, eso fue entre las 2 y 3h. A la hora de recuento, cuando pasó el carcelero, le llamaba porque no se veía en su celda y no daba señales de vida. No contestaba, tuvieron que entrar en su celda, le encontraron debajo de la cama inconsciente, durmiendo y enajenado, eso fue a las 8h. Se lo llevaron a enfermería, después lo trajeron y lo metieron en una celda con cristalera de la primera galería, en observación bajo vigilancia de los ordenanzas que se turnaban. Después de cuatro días, lo trajeron a su celda de la tercera galería.

La misma mañana de los hechos de 4 de marzo, vinieron unos diez carceleros acompañados de dos jefes de servicios y me cachearon la celda, tirando todo abajo y me hicieron cacheo con desnudo integral, sin bata. Cuando les pedí explicaciones del motivo de dicho cacheo ilegal y sin fundamento, me dijeron que no hay ningún motivo! cuando les pedí la orden del cacheo, me dijeron que hay una orden, pero se negaron a enseñármela. Eso fue entre las 12:41 y 12:51h. A las 19h me entregaron la orden del cacheo donde pone por motivo de sospecha de acopio de medicación psiquiátrica! El motivo es absurdo, insostenible y cae por su propio peso, porque a mi no me dan ninguna medicación y no tomo ninguna medicación, y en consecuencia no puede asistir el acopio. Me cachearon con dicho motivo falso y lo hicieron con otro compañero que tampoco tiene medicación ni la toma. Cachearon a otros dos presos más y no encontraban nada, ¡nos cachearon con un falso motivo acusándonos de darle la medicación al Valle, y por eso le dio sobredosis! Para cubrir y encubrir su falta de asistencia cuando les llamó a las 2h de la madrugada. No le dio ninguna sobredosis, sino un brote psicótico, tomó su medicación y aquí nadie le dio nada. Los carceleros encubrieron su mala praxis e incumplimiento de sus funciones de atender a los presos a cualquier hora del día, máxime en caso de presos de vulnerabilidad y casos de urgencia de manera inmediata, acusándonos falsamente de pasarle pastillas a dicho preso, sabiendo que ni yo ni mi compañero, que sale conmigo al patio, tenemos ninguna medicación, y dicho preso no sale con nosotros, por encontrarse en otro artículo. Al final dicho preso mató al otro sin ningún motivo, porque le dio ataque psicótico por la falta de asistencia psicológica y psiquiátrica y por el abandono que sufre aquí.

Por eso en nuestra huelga pedimos la asistencia a dichos presos.

RESISTIR ES VENCER

Mohamed Achraf

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

!No Olvideis A Lxs Presxs En Lucha! (Lista Actualizada, 02-04-2021)

Más noticias sobre Mohammed Achraf en Tokata

Cárcel=Tortura Presxs en lucha Salud mental

Compartimos esta carta de José Antonio Molina Barrilao, sacada del blog del grupo anticarcelario de Tarragona La Corda. El compañero relata el abandono médico que lo está machacando: no le atienden los médicos en relación a su artritis y las caídas que ha sufrido, no le dan su medicación crónica del colon, ni tampoco le hacen las analíticas trimestrales. Animamos a escribirle para darle apoyo, ya que comenta que se siente solo y que necesita tener contacto con personas del exterior.

Cárcel de Estremera, Madrid. 25 de febrero de 2021

Saludos a M, P y lxs demás compas del grupo.

¡Hola X! Como estás? Mis mayores deseos que tanto tú como tu entorno os encontréis lo mejor posible. Ante todo pido disculpas por no haber contestado antes, disculpas de corazón. X, no estoy muy bien que pueda decir. Estoy depresivo y con tantos dolores en los huesos por la artítis, el brazo derecho me duele y no tengo fuerza, hasta pierdo la sensibilidad y el tacto en la mano. Ya hace un año que tuve las caídas, lesionándome, sin que estos sanguinarios de médicos hagan nada, y tuve otra caída hace dos días que me ha dejado mas dañado en una parte de la espalda. Pero bueno, aguanto… No me dan la medicación crónica del colon (pancolitis) y tampoco me hacen las analíticas trimestrales desde hace un año que estoy aquí, ni tampoco después de pasar la huelga de hambre. Aquí lo que quieren es que unx se muera.

Estoy viendo lo que está pasando por el rapero, y ya quisiera yo estar allí con todxs. Viva todxs vosotrxs. Mi apoyo a Pablo Hasel y muerte al Estado corrupto.

¡Ah! No sé que pasó con lo que escribí cuando se inició la huelga de hambre rotativa, lo que yo le envié a L, a Valencia y no lo he visto, al igual que vosotrxs creo… Pero bueno, lo que pueda te lo haré llegar a ti.

X, seguimos en contacto, claro que si. Estoy solo pero al menos les tengo a ustedes. Os necesito ver, hablar, un teléfono para llamar, ya que me encuentro mal. Los torturadores estos que dicen ser médicos no me atienden y no soluciono el dolor que padezco dia tras dia. Ya he tenido varias veces intención de matarlos o matarme. Me siento muy solo… Si tuviese un abogado que moviese mis causas, que estoy en 42 y 6 meses, me podría ir en verano. Llevo 19 años preso y todo lo que dicen los periódicos de Granada (Ideal) es denuncíiable. No tengo problema en contar todo de mí, porque estoy condenado por un homicidio que no he cometido.

Quiero que todo lo mío lo publiquéis con todos mis datos, que miedo a nada. Que se muera el puto gobierno y los opresores. ¡Hasta la victoria siempre!

Cuidate mucho, besitos y saludos a lxs demás.

Barrilao

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

!No Olvideis A Lxs Presxs En Lucha! (Lista Actualizada, 02-04-2021)

Cárcel=Tortura La cárcel mata

Compartimos esta publicacion del Grup de Suport a Presxs – Lleida. Se trata de una carta del preso en lucha David Rojas Fernández. En ella, el compa relata los acontecimientos previos a la agresión que sufrió el pasado 18 de enero donde, además, se le cambió a otra galería mas corta. Ya lleva tiempo dando a conocer los abusos, amenazas y agresiones que está sufriendo des de que llegó a la prisión de Zuera. La fotografía de arriba es de la kafeta anticarcelaria que se hizo en Mataró el pasado 6 de febrero.

Aislamiento de Zuera, 13 de enero de 2021

Hola X,

¿Como estás? Espero que todo lo mejor que te pueda desear. ¿Sabes qué? Ayer tuve un sueño muy bonito, estaba en el espigón de la playa en el anochecer, sabes que me encanta el mar. Cuando me he despertado y me he visto en esta puta celda, me ha pillado una rallada que no te puedes imaginar. Hacía mucho que no me acordaba de los sueños que tengo por la noche. Sé qué playa es la que aparecía en mi sueño. Si quieres, algún día te la enseñaré…

Bueno, ahora toca decir lo que pasó el lunes 11 de enero. Quiero que lo publiques tal cual te lo voy a contar, porque las amenazas de los carceleros me resbalan. Al funcionario llamado Manuel, que estaba de guardia en aislamiento, le pregunté a la hora de la cena si nos iban a traer los paquetes de ropa, y su contestación fue: “Tú pintamonas callate la puta boca y ándate de puntillas por aquí”. Un compañero, XX, al oírme a mí todo encarnizado con el funcionario se puso a golpear la puerta de su chabolo. El carcelero se fue a su puerta y empezaron a discutir, y el compa le dijo que él también quería su paquete. A raíz de esto, todos los de la galería empezamos a aporrear las puertas. El carcelero Manuel vino de nuevo a mi y le dije que aquí el único pintamonas era él. La verdad es que se me nubló ya la vista, porque estoy harto de prepotencias de esa gente. Le dije que era un valiente cuando viene en banda, pero que él solo era un cobarde, que por las calles seguro iría escondiéndose de cualquiera de nosotros. Seguimos discutiendo. Le invité a que entrase él solo dentro de mi celda. Se fue y seguí cagándome en su quinto abuelo. Sé al cien por cien que me habrá puesto una sanción poniendo todas las falsedades que le de la gana y sin explicar por qué empezó la discusión. Tengo las de perder, pero me da igual, no puedo estar callándome la puta boca viendo estas cosas y dejar que nos sigan hablando y tratando de cualquier forma como si aquí fuéramos mierda.

Sé que su forma de hablarme “Tú pintamonas callate la puta boca y andate de puntillas por aquí” vino por mi ultimo comunicado, donde decía que aquí la mayoría de carceleros son unos fachas y que había visto abusos y torturas a compañeros. Y yo no aguanto que además de estar aquí encerrado, me estén faltando al respeto. No sirve de nada ni ganamos nada callando. Hay que ir todos a una y no dejar pasar ningún abuso de poder. No hay que permitir que nos coaccionen, nos intimiden y nos anulen como personas. Sé que les revienta que salgan mis publicaciones, les importa mas de lo que pensáis. Tengo la sangre ardiendo ahora mismo; putos fachas carceleros de mierda.

David

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Presxs En Lucha

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 28-I-2020]

Cárcel=Tortura Presxs en lucha Régimen de Máxima Crueldad

Desde La Corda, el grupo anticarcelario de Tarragona, comparten una carta que les llega des de la prisión de Quatre Camins, en Barcelona. En ella, el compañero que la escribe, expresa los sentimientos y las sensaciones que le produce la cárcel y lo que la cárcel es: destrucción del individuo en todos los sentidos. La fotografía de arriba corresponde a la jornada que se organizó en Tarragona el pasado sábado, 16 de enero, bajo el título «La sociedad de la reclusión: exclusión, estigma y prisión».

Hola X,

Puedes publicar lo que quieras de esta carta, pero no pongas mi nombre.

Aquí dentro hay muchas personas con trastornos mentales, depresiones, bipolares, psicóticos… con ansiedad, personalidades impulsivas… Y lo que hacen es aislarnos aun mas de la sociedad e institucionalizarnos. Cuando entras aquí pierdes tu identidad, ya no eres nada ni nadie, solo un puto numero. Nosotros no podemos hablar, ellos pueden insultarnos. Nos dicen cosas que sólo están en sus retorcidas mentes. Nos hacen creer que todo lo hacemos mal y que ellos siempre tienen razón. Por sus venas fluye crueldad.

Aquí dentro el pasado es un sueño del que despertamos cada mañana. Tengo que afrontar lo que somos para la sociedad: unos delincuentes a quién nunca querrá nadie. Te prohíben tener ilusiones, son ladrones de sueños.

Aquí solo podemos depender de ellos para poder decirnos quienes somos. Nos llevan y nos traen, nos arrastran según a ellos les parece. Nos hacen sentir imbéciles. No nos dejan pensar, piensan por nosotros. Aquí dentro, nuestros re-educadores no tienen ética ni moral, para mí son personas malas.

Cumplo una condena de 9 años; salgo en 2023.

Quiero deciros que las grandes cosas tienen comienzos humildes, como lo que están haciendo ustedes. Gracias por hacer lo que  hacéis.

He escrito un poema por si queréis publicarlo:

Hay que ser amorfo, como el agua. Si pones agua en una taza se convierte en taza. Si la pones en una botella se convierte en botella.

El agua puede fluír o puede golpear. Por eso hay que ser como el agua, para poder fluir pero tambien golpear.

La mente es como un paracaídas:  solo funcionará si la tenemos abierta.

Actividad en la calle Cárcel=Tortura Salud mental

Mohamed El Hichou, que se encuentra en el módulo de aislamiento de Villena y –como siempre– con todas las comunicaciones intervenidas, consigue hacer llegar esta carta donde comenta la situación desesperada de varios compañeros y el grado de tensión que hay en las galerias, describe situaciones de maltrato por parte de lxs carcelerxs y el apoyo que surge entre compañeros que tienen que sobrevivir en ese agujero. Segun cuentan lxs compis del Grup de Suport a Presxs, Lleida, les ha hecho llegar también varias instancias de ayunos que ha realizado junto con Juan M. Duró y Daniel Sánchez López por las 14 reivindicaciones y para denunciar el régimen FIES, el aislamiento y el abandono médico. La fotografia de arriba correspone a la pegada de carteles para difundir la Huelga Rotativa de este mes de enero en las calles de Lleida.

Cárcel de Alicante II

Salud compañerx,

Te enviamos un fraternal abrazo, muchísima salud, prosperidad, ánimo y fuerza. Soy Mohamed El Hichou. Le mandaste carta a Juan Manuel pero él está jodido y bajo de ánimo, pero aquí nos tiene, animándole en todo lo que podemos. Y es que cuando pasan cosas fuera, des de dentro poco podemos hacer, y entonces nos come la impotencia y el dolor. Nosotros, aunque no estemos en la misma fase, renunciamos a salir al patio para poder hablar con él y que no lie ninguna.

Hemos realizado el ayuno y aquí te mandamos las instancias correspondientes. Nosotros denunciamos todo lo denunciable. Nuestros valores morales, igual que nuestros principios nos diferencian del rebaño. Aprovecho para agradecer todo el apoyo incondicional, vuestra sensibilidad y la impresionante labor que hacéis. Con vosotrxs nos sentimos mas fuertes y con ganas de seguir luchando contra un sistema podrido y corrompido. Dado nuestras denuncias, nos hemos ganado la enemistad de la Administración, pero aún asi, antes roto que doblado. El compromiso y la lealtad son nuestros compañeros.

Por aquí, en las otras galerías los animos han estado muy exaltados. En los últimos días se han quemado como tres celdas, han habído autolesiones. Me apena porqué muchos son chavales jóvenes y el aislamiento puede con ellos; necesitan un apoyo psicológico que aquí es inexistente. Llamar médicos a estos malditos desgraciados es insultar al noble arte de lxs médicos. Cuando hablamos con lxs carcelerxs la contestación es la de siempre “no podemos hacer nada”. Es nauseabunda la actitud de estos cerdos y la impunidad con la que actuan.

Aquí a un compañero se le fue la cabeza dado que no estaba pasando por un buen momento por temas personales, y por mucho que intentamos disuadirle, prendió fuego a la celda. Por suerte le sacaron a tiempo. Pero la cosa empeoró cuando, supuestamente, agredió a un carcelero. No te puedes imaginar la crueldad y la brutal paliza que recibió. Esto no pasó en nuestra galería, pero cuando salimos al teléfono lo vimos con la cara como un mapa…

Te comento que se une a nosotros un compañero, el que adjunta la instancia. Meterlo en el listado ¿ok?

Bueno X, aquí estamos unidos y nos apoyamos mutuamente. Nadie dijo que este camino iba a ser fácil, al contrario, pero hay que seguir unidxs. La coordinación es muy importante y “Resistir es Vencer”. La muerte viene sin dolor y no es tan dura como parece, lo mas triste es vivir como un cobarde.

Me despido con un fraternal abrazo y seguimos en contacto. Gracias por vuestro apoyo, fuerza y resistencia.

Mohamed El Hichou El Yaziji

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Huelga De Hambre Rotativa 2020

!No Olvideis A Lxs Presxs En Lucha! (Lista Actualizada, 4-I-2021)

Cárcel=Tortura Huelga de Hambre Rotativa 2020

Miguel Codón Belmonte es un compañero que viene participando desde hace años en las luchas colectivas y que , por su estado de salud mental, debería haber sido excarcelado, en lugar de encerrado en departamentos de castigo o aislado celdas acristaladas. Lxs compis del grupo anticarcelario HENAS de Santander publicaron el siguiente texto, donde él mismo cuenta su historia carcelaria y explica su situación actual. La foto es de la marcha a la cárcel de Wad-Ras, em Barcelona, del pasado 31 de diciembre.

Con 9 años me metieron en un centro de acogida ya que recibíamos malos tratos yo y mi hermana por parte de mi padre y mi difunto abuelo paterno.

Todos los días me pegaban con una vara de junco o con el palo de la fregona. Cada día cuando llegaba del colegio me obligaban a hacer los deberes encima de la lavadora y tenía prohibido totalmente ver la televisión.

Un día cuando voy a clases de natación la profesora me vio todo el cuerpo lleno de hematomas y entonces denunciaron a los servicios sociales.

Decidieron tutelarme y meterme en un centro de menores.

Me metieron con 9 años en un centro donde había chavales de 16 y 17 años.

Empecé a fumar porros, tabaco y a beber… Aprendí a conducir y robé un Renault 5. Con 13 años, me pasaron a disposición judicial en el juzgado de menores de Zamora y me metieron en el reformatorio de Valladolid –Centro Regional Zambrana.

Estuve fugándome del reformatorio desde los 13 años hasta los 15 y entonces el juzgado de menores decidió ponerme en régimen cerrado. Estuve encerrado desde los 15 hasta los 18 que salí en libertad.

A los 6 meses de salir de la cárcel de menores, me metí en el garaje del cuartel de la Guardia Civil y quemé todos los coches y el garaje entero.

Me cogieron a los 2 días y me metieron con 18 años en la prisión de Topas preventivo. Tenía una petición fiscal de 37 años, se me acumularon todos los robos y por lo del garaje de la Guardia Civil me metieron «INCENDIO CON PELIGRO PARA LA VIDA Y LA INTEGRIDAD FíSICA».

A los 2 años y 9 meses me salió el juicio en la audiencia provincial de Zamora y me condenaros a 16 años y 10 meses.

Llevo ya casi 9 años y he pisado ya 17 talegos en España. Llevo 7 años en 1er grado y cada 6 meses me han estado haciendo cundas fantasmas.

Cada vez que un carcelerx me ha tocado la cara le he hecho una brecha en la ceja o le he roto una mano de una patada, me han esposado en pleno invierno en gallumbos a la pata de una cama toda la noche.

He estado en la prisión de A Lama en la acristalada de la enfermería 8 meses, sin nada en el chabolo y para llamar por teléfono o para salir al patio me han sacado esposado y ellos con chalecos, cascos, escudos y porras extensibles. Así durante 8 meses.

Y a fecha de hoy estoy en la celda acristalada de nuevo, sin nada y si necesito escribir tienen que llamar al jefe de servicios para pedir permiso y luego devolver el material.

Ahora como ya he dicho anteriormente estoy de nuevo en la acristalada sin nada, en la que llevo ahora 2 meses y me han pedido hace 3 días el traslado de prisión a Villabona, a Zuera o a Topas. Y me queda de condena hasta el 2031. Con los sumarios de lxs carceleros me sumaron 5 años más.

Esta es mi historia.

Miguel

¡¡¡¡ABAJO LOS MUROS!!!!
POR CADA CARCELERO SIN CABEZA, BARRA LIBRE DE CERVEZA

Para escribirle y acompañarle en su encierro:

Alfonso Miguel Codón Belmonte
Centro Penitenciario de Zuera
Autovía A-23, km 328
50800 Zuera (Zaragoza)

Cárcel=Tortura Indefensión jurídica Salud mental

De la página web del Grup de Suport a Presxs – Lleida sacamos esta publicación donde se cuenta la situación de Ahmed Rodi, preso en la cárcel de Ponent (Lleida). El compa parece que ha recibido malos tratos en varias ocasiones en esta misma prisión y hace tiempo que está intentando que lo trasladen. Debajo de la publicación hay la dirección por si alguien quiere escribirle. La foto es de la mesa informativa que pusieron lxs compìs de Lleida en el centro de su ciudad el pasado 4 de diciembre.

Ahmed Rodi está pagando una condena de 17 años. Lleva 8 años preso en la cárcel de Lleida. Es de Marruecos y aquí el único apoyo exterior que tiene es su hermana, con pocos recursos económicos. Al compañero lo detuvieron en una casa okupada donde vivía con mas paisanos suyos. Entró la policía y hubo forcejeos y abusos policiales, pedían los papeles a las personas de la vivienda. El compañero acabó enfrentándose a la policía después que esta aprovechara para pegarle cuando él estaba en el suelo. Lo acusaron de intento de homicidio a un policía, por lo que le pusieron 13 años, más los años de otras causas.  Pagó 3.500 euros a un abogado, pero dice que este apenas hizo nada y desapareció.

Comenta que en los 8 años que lleva en esta prisión ha recibido y sigue recibiendo palizas y malos tratos por parte de algunos carceleros. El último episodio fue hace 6 meses durante un cacheo en su celda, en el módulo 6, donde se encuentra. Ha tenido que pedir protección judicial, ya que siente que le puede pasar algo por parte de ciertos carceleros y algún jefe de servicios.

Ahmed da números de identificación de algunos carceleros, incluyendo algún jefe de servicio. Dice que en un cacheo estos mismos carceleros le cogieron por el brazo haciéndole daño en el hombro derecho, y que el jefe de servicio le propinó un puñetazo en el ojo izquierdo. Comenta que este individuo le dijo “Para nosotros lo más fácil es matarte, moro de mierda”.

Ahmed quiere que lo trasladen a otra prisión, pero ni buscándole el primer grado lo han sacado de esta cárcel. Sigue recibiendo tortura psicológica cada vez que les toca de guardia a estos mismos carceleros, que son especialmente los que le hacen la vida lo más difícil posible. A parte sumémosle algunos presos que los carceleros les permiten abusar de compañeros, como es el caso de Ahmed.

Que algunos presos lo acosen le genera aun más tensiones y complicaciones, ya que se ve bastante solo para hacer frente a estas situaciones. Mucho se habla sobre el compañerismo, pero a veces poco se pone en práctica. Por mucho que Ahmed intente hacer cursos de formación para encontrar un trabajo en prisión que le permita mejorar su precaria situación, si no son los carceleros los que le buscan el problema son los internos de confianza.

Intentaremos apoyar al compañero Ahmed para que consiga el traslado a la cárcel de Tarragona, que es donde lleva años solicitando ir y siempre le dicen lo mismo, que lo vuelva a solicitar. Sinceramente la situación de Ahmed Rodi es critica y le falta apoyo, hecho que empeora debido a sus dificultades para escribir en castellano. A pesar de esto, os animamos a escribirle, para darle apoyo y que vea que no está solo.

Ahmed Rodi

Centro Penitenciario Ponent

Calle Victoria Kent, s/n

25071 Lleida

 

Actividad en la calle Cárcel=Tortura

Hablamos de la huelga de hambre rotativa por la salud y la vida de las personas presas, en su octavo turno de diez días, leemos algunas cartas de participantes y alguna otra de presos que hablan desde otras perspectivas. Hablamos con Conxi de la candidatura de Iñaki Rivera Beiras al premio de derechos manos 2020, llamando a votar por él.

Cárcel=Tortura Huelga de Hambre Rotativa 2020 Radio: Tokata Y Fuga

Publicamos ahora esta entrevista que le hizo Vicent Almela a Iñaki Rivera Beiras, profesor y estudioso crítico del derecho penal, de larga trayectoria en la defensa de los derechos de las personas presas y en la lucha contra la tortura, que viene sufriendo desde hace unos dos años fuertes ataques criminalizadores por parte de los sindicatos de carceleros por haber dicho públicamente que en las cárceles se tortura, cosa que las personas presas, sus familiares y amistades sabemos que es totalmente cierta. Para apoyarle frente a esos desleales intentos de criminalización y desprestigio algunas personas y grupos han promovido su candidatura al premio de derechos humanos de la Asociación Pro Derechos Humanos de España, candidatrura que los carceleros están intentando boicotear votando en masa por otro candidato. Sin ser nada partidarios de este tipo de cosas, animamos a votar por Iñaki como gesto de apoyo que el compañero se tiene sobradamente merecido. Se le puede votar en este enlace: apdhe.org/votacion-premios-derechos-humanos-2020-categoria-nacional

En noviembre de 2018, Iñaki Rivera, profesor de derecho penal y director del Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos de la Universidad de Barcelona (OSPDH), visitaba el plató del programa Todo se mueve de TV3 para hablar sobre las cárceles catalanas. En su intervención señalaba que las muertes en extrañas circunstancias, las torturas, los malos tratos y las vejaciones en los centros penitenciarios «no son casos aislados». Lo confirma desde hace años gracias a sus visitas semanales a los centros penitenciarios catalanes y por el hecho de estar en contacto directo con personas presas y sus familias. La afirmación le costó tres denuncias por parte de tres sindicatos de funcionarios de prisiones (CCOO, CSIF y ACAIP). Aunque la Audiencia de Barcelona dictaba en el mes de julio un auto de sobreseimiento de la causa contra Rivera, uno de los sindicatos denunciantes (ACAIP) presentaba este verano un recurso de casación al Tribunal Supremo.

¿Con qué dificultades se encuentra una persona presa la hora de denunciar malos tratos o cualquier otra vulneración de derechos fundamentales?

Muchísimas dificultades que prácticamente imposibilitan la tramitación de las denuncias. Hay que ser conscientes de que la persona presa está sola, en todo el sentido de la palabra. Incluso con una familia en el exterior, con suerte, la verá una o dos veces a la semana. El resto de horas y días está sola y, por tanto, los funcionarios tienen constantemente la oportunidad de acercarse y darle mensajes directos o indirectos para que retire la denuncia si no quiere sufrir represalias. Y las represalias en el mundo de la prisión se pueden dar de muchas maneras. Las directas, evidentemente, se traducen en más sufrimiento, palizas físicas, desprecio de la integridad física y psíquica, ataques contra la dignidad de una persona; pero también en la negación de beneficios penitenciarios, la no progresión de grado cuando toca, la involución o regresión de grado, la denegación sistemática de beneficios penitenciarios … La prisión es un laberinto punitivo-premial, una telaraña de premios y castigos. Por lo tanto, un preso se tiene que pensar mucho y mucho si denuncia o no. Difícilmente tendrá pruebas, siempre será su palabra contra la de un grupo de funcionarios que aportan el mismo relato. Aparte, los médicos penitenciarios raramente especifican bien las lesiones que la persona presa presenta y, sin un informe médico cuidadoso sobre lo que ha pasado, no tenemos nada. Por lo tanto, si el preso no tiene una prueba médica clara, no tiene testigos, se queda solo y sabe que el podrán putear, ¿cómo se le puede pedir que presente denuncia?

¿Cuál es su tarea a la hora de dar a conocer estos casos?

Hace cuatro años, creamos el Sistema de Registro y Comunicación para la protección de víctimas de Violencia Institucional (Sirecovi) con el objetivo de registrar precisamente estas vulneraciones de derechos. Hasta hoy hemos recogido más de 500 casos en el sistema penitenciario catalán; personas presas que se ponen en contacto con nosotros para denunciar cualquier tipo de vulneración. No todo es tortura, evidentemente. La persona presa nos da su consentimiento para registrar su testimonio y luego abrimos una vía de comunicación con el Síndic de Greuges y la Dirección General de Servicios Penitenciarios. No es un sistema que busque el castigo del culpable, sino que pone el foco en la persona desprotegida. En algunos casos, conseguimos una visita a la personapresa por parte del Síndic o del Departamento de Justicia. Durante la pandemia, se ha estado haciendo de manera virtual, pero no es lo mismo. Hay casos que han supuesto la apertura de una investigación reservada por parte de Servicios Penitenciarios. El problema es que después no tenemos acceso a los resultados de esta investigación y muchas veces termina archivada. Hay una opacidad absoluta en todo el proceso.

¿Con la situación derivada de la Covidien-19, qué restricciones se están imponiendo a las cárceles y cómo afectan a la población penitenciaria?

Desde que a principios de marzo se inició el estado de alarma, rápidamente se aplicaron medidas para cerrar aún más las cárceles y centralizar las competencias penitenciarias. Enseguida se prohibieron las visitas de familiares de carácter ordinario, a través de cristales, y también los vis a vis íntimos. Esto, para una persona presa, supone que le cierren la única comunicación que le queda con el exterior. También conlleva que aumente su miedo en relación con la pandemia y la posibilidad de que el virus entre en prisión. Las personas presas no pueden ver a sus familiares, pero cada día ven cómo entran y salen del centro los funcionarios, enfermeros, operadores, voluntarios… y, por tanto, piensan que pueden ser ellos los que entran el virus. La familia queda igual de aislada, sin poder ir a la cárcel a ver a su familiar y, por tanto, sin mucha información de cuál es su estado. Esto conlleva inquietud, tensión y estrés en ambos lados.

¿Qué medidas recomendáis desde el Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos?

La relatora de derechos humanos de las Naciones Unidas Michelle Bachelet hizo unas recomendaciones muy claras para proceder a una excarcelación colectiva de la población penitenciaria el pasado mes de mayo. Como consecuencia de estas recomendaciones, movimientos sociales y organizaciones de derechos humanos de todo el Estado emitimos toda una serie de reivindicaciones y campañas dirigidas a las autoridades penitenciarias españolas. Simplemente reclamábamos que se respetaran las recomendaciones internacionales y, por tanto, exigíamos la libertad o la aplicación de beneficios penitenciarios a las personas presas de más de setenta años, gente con enfermedades crónicas, progreso a tercer grado de todas las personas que estaban en segundo grado de tratamiento y que habían disfrutado de permisos de salida satisfactorios, la excarcelación de mujeres con hijos a su cargo… No tuvimos respuesta. La penalidad en tiempos de coronavirus abre posibilidades para transformar una serie de aspectos, como el hecho de autorizar las videollamadas vía WhatsApp. No se puede continuar con la prohibición de internet en prisión, y ahora se ha puesto más de manifiesto que nunca. La pandemia está transformando la realidad carcelaria.

¿Reciben un trato diferenciado los y las presas políticas en relación con el resto de población penitenciaria?

Evidentemente que hay diferencias sobre cómo viven la cárcel unos y otros. Pero no diría que es por una cuestión de favor por parte de la administración penitenciaria, sino por una reproducción de las diferencias a nivel social que hay entre ellos. Es cierto que cada día los presos políticos reciben visitas del exterior, que llaman mucho la atención porque son infinitamente superiores a las de los presos comunes. ¿Esto es un beneficio o trato de favor? En realidad se hacen dentro de un marco legal. Los presos políticos catalanes tienen la suerte de que mucha gente del exterior les llama para comunicarse con ellos. En cambio, al preso social no lo visita nadie más que no sean los familiares. Al final, el mundo de la prisión conlleva una reproducción amplificada de la vida del exterior. Y en este caso también. El preso político, como ya sucedía en los años setenta, tiene organizaciones detrás, campañas de solidaridad en el exterior, platós de televisión donde se habla de ellos, prensa afín… y el preso social, normalmente, sólo tiene a su madre y su pareja. Por tanto, está claro que hay una diferencia entre preso político y social, ya que los primeros cuentan con unos recursos que nunca tendrá el preso social.

¿Cuál es el principal estigma social que sentís sobre las personas presas?

Muchas veces nos preguntan que qué haríamos con los violadores y los asesinos, pero esta es claramente una pregunta injusta porque no refleja en absoluto la realidad de la población penitenciaria. Los delitos contra la vida o la integridad o la libertad sexual no comportan más de un 5-10% de la población encarcelada. La clientela de la cárcel siempre proviene mayoritariamente de dos tipos de perfiles: los delitos contra la propiedad y el orden socioeconómico, y el delito contra la salud pública, es decir, robos y pequeños  trapicheos  de drogas, consumo, adicciones… Estas son las dos grandes categorías que suman el 80% de la población penitenciaria. Por lo tanto, si pensamos en un  retrato robot de un preso, estaríamos hablando de una persona joven, que en la mitad de los casos es extranjera, de perfil socioeconómico muy bajo, usuaria de drogas –legales o ilegales– y con un nivel de analfabetismo muy alto. También es un perfil de persona con algún tipo de enfermedad, hasta un 48% según la Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria. El perfil de esta persona se ubica claramente en el sector más pobre y marginal de la sociedad.

Actualmente hay 513 mujeres en las cárceles catalanas, una cifra muy inferior a los 7.360 hombres. ¿Qué conlleva que haya menos mujeres y a qué perfil responden?

Si hablamos de mujeres presas, estamos hablando de un altísimo índice de mujeres extranjeras con un perfil de delitos vinculados al tráfico de drogas, con una biografía personal de mujer extranjera pobre que ha hecho de mula para llevar cocaína o heroína en países del Primer Mundo y con dos rasgos diferenciales que las atraviesan en la mayoría de los casos: la violencia machista y el ejercicio de la prostitución. Normalmente no responden a un perfil tan joven como los hombres; son mujeres de más de treinta años, con familia e hijos. Y con una diferencia importante respecto a los hombres: el hombre, cuando entra en prisión, casi siempre cuenta con la compañía de una mujer; en cambio, cuando una mujer entra en prisión, es casi sistemáticamente abandonada por su pareja hombre, que prácticame nunca cumple con su tarea de asistencia y acompañamiento. Por el contrario, la mujer que queda fuera, cuando es encarcelada su pareja, normalmente siempre se hace cargo tanto de de la asistencia a la persona presa como del cuidado de la casa y los hijos. Realmente la prisión está más preparada para recibir hombres, y la sociedad está mucho más preparada para enviar hombres a ella. La mujer entra en un mundo que no está pensado para ella, ni tampoco cuenta en la mayoría de casos con una red de apoyo en el exterior. Queda totalmente estigmatizada, sola, y defrauda todos los roles sociales que se esperan de ella.

Si analizamos el historial de los últimos diez años en las cárceles catalanas, vemos que la cifra de población penitenciaria se ha ido reduciendo. ¿A qué se debe?

Son muchos los factores para explicar estas cifras. Si nos fijamos en el índice de delitos de la década pasada en España y en Cataluña, vemos una línea horizontal, es decir, ni aumentaban ni disminuían. En cambio, la línea de población penitenciaria dibujaba una curva muy ascendente. Entre 2000 y 2010 pasábamos de 45.000 a 75.000 personas presas. Por eso hay que desmontar la creencia de que cuanto más delitos, más población penitenciaria. Hay que buscar otros factores que no tienen relación con la producción delictiva. También hay que remarcar que no es que ahora haya pocos presos, sino que en España y en Cataluña habíamos alcanzado unos niveles de población penitenciaria altísimos. Éramos, de largo, el primer país en encarcelamientos en la Unión Europea. Este hecho tiene que ver con la producción del derecho, los procesos de criminalización y la aplicación de diferentes códigos penales. El Código Penal de 1995 endureció de una manera muy significativa las penas contra los dos delitos de que antes hablábamos, contra la propiedad y la salud pública, y esto supuso un gran aumento de la población penitenciaria. Y luego vino la reforma de 2015, que redujo mucho la penalidad por estos tipos delictivos. Esto tampoco quiere decir que nuestro Código Penal actual sea precisamente benigno, sino que esta reforma vino acompañada de una nueva normativa sancionadora, el inicio de la llamada burorepresión: leyes administrativas, la ley de seguridad ciudadana o ley mordaza, el endurecimiento de la ley de extranjería en procesos de deportación … Esto conllevó que mucha gente fuera sancionada con penas diferentes a la privación de libertad y que otros fueran sancionadas directamente con expulsiones. Después hay una explicación de carácter económico: en periodo de retracción, paradójicamente, también se reduce la población penitenciaria. Hay una necesidad económica de vaciar las cárceles en época de crisis y, en cambio, en épocas de expansión de la economía nos podemos permitir el lujo de tener más gente encarcelada.

Las principales causas de muerte en las cárceles siguen siendo la sobredosis y el suicidio. ¿Por qué?

Te lo podría argumentar muchísimo, pero también te lo podría decir de una forma muy sencilla: lo que mata es la cárcel. Quiero decir que en la inmensa mayoría de muertes por suicidio y sobredosis lo que hay detrás es un gran deterioro de la salud psíquica de la persona. No es que se suiciden porque están locas, sino que en la mayoría de casos existe una biografía y un perfil familiar muy complejo, un uso problemático de las drogas, situaciones de maltrato, prostitución, adicciones muy fuertes… personas que en el exterior se sostenían mínimamente pero que cuando entran en prisión caen al fondo del agujero. La prisión no está preparada ni tiene los recursos suficientes para acoger estos perfiles. Y aquí empiezan los problemas con las peleas con los funcionarios y otros internos, la acumulación de faltas, sanciones, episodios de largo aislamiento, regresiones de grado… toda una maquinaria penitenciaria de destrucción y obscenidad. Si no eres muy fuerte para sobrevivir en este mundo, es probable que acabes pensando en quitarte la vida. La clave para mí sería que pensáramos en si estas mismas personas se suicidarían estando en libertad. ¿Se habrían suicidado o no? Seguramente no. Por tanto, lo que las ha matado es la cárcel.

¿Se investigan estas muertes?

Muy poco. Evidentemente, hay un trámite legal de levantamiento de cadáver, va a venir el forense y va a seguir un protocolo. Justo después de este proceso de levantamiento del cadáver, los cuerpos sin vida van al depósito forense, donde las familias van a hacer el reconocimiento de la persona. Una vez ya se ha hecho una primera autopsia sobre las causas de la muerte, inmediatamente piden que se entierre el cuerpo. En este momento, la familia aún está en estado de shock y raramente tiene ganas ni fuerzas para denunciar nada. En caso de que la familia quiera investigar la muerte después de unos días, resulta prácticamente imposible porque el cuerpo ya está enterrado. A veces la familia quiere detener el entierro y pedir una segunda autopsia, pero normalmente, cuando reaccionan, el cadáver ya está en fase de descomposición y muy deteriorado para hacer esta segunda prueba.

¿Crees que la cárcel es una solución a los problemas sociales?

Radicalmente no. Como decía uno de nuestros profesores, Alessandro Baratta, nunca podremos hablar de reinserción a través de la prisión, sino de la reintegración en la sociedad a pesar de la prisión. Por tanto, lo que deberíamos pensar es cómo crear una clínica de reducción de daños para paliar los efectos de la prisión. Así como en el uso de drogas se habla de los programas de reducción de daños, por entender que la droga puede ser una sustancia dañina, nosotros pensamos que la prisión en sí es una institución dañina, y por tanto también le tendríamos aplicar un programa de reducción de daños.

¿Cuando hablamos de medidas antipunitivistas, al que nos referimos?

Para nosotros, alternativa a la privación de libertad sólo hay una: la libertad. Mantener la persona en libertad; ahorrarle la experiencia de la prisión, que es una experiencia que te marca y te condiciona para siempre. Y es muy importante ser conscientes de que mantener a una persona en libertad no es sinónimo de impunidad. Hay muchos tipos de libertad: libertad vigilada, libertad controlada, arresto domiciliario, hacer que una persona pase a firmar por el juzgado o la comisaría, que se le retire el pasaporte o carné de identidad, que se le retire el carnet de conducir… el derecho no debería ser sinónimo de derecho penal. El derecho penal debería ser una pequeña rama, la última que debería aplicarse.

¿Compartes las tesis abolicionistas de la cárcel?

Yo no puedo llegar a una posición totalmente abolicionista de las cárceles posiblemente por mi biografía y procedencia. De hecho, no puedo descartar la aplicación del derecho penal contra dos categorías delictivas, los crímenes de estado y los delitos de mercado. Es decir, la delincuencia que se hace desde el poder, ya sea el poder político o el poder económico. Los que están saqueando un país son los que normalmente siempre están fuera de la prisión. Por ejemplo, con el juicio contra los responsables de la dictadura en Argentina no podíamos caer en la ingenuidad de no recurrir al derecho penal y dejar que triunfara la impunidad. Hay que tener cuidado con la creencia de que la respuesta comunitaria siempre tendrá la solución a los problemas sociales, porque los sistemas de mediación entre víctima y agresor suelen discriminar mucho a una de las dos partes. Por lo tanto, mi posición al respecto es otra. Sin grandes discursos vacíos sobre la abolición, nosotros decimos: «Venga, tenemos trabajo, tenemos que vacíar las cárceles». Por lo tanto, será necesario que empezamos a diseñar programas de descarcelación desde ya. Si más del 80% de la población penitenciaria no ha matado ni ha agredido sexualmente a nadie, tal vez podamos crear programas para trabajar con estas personas en ámbitos de libertad y ahorrarles la experiencia deshumanizadora que supone la cárcel.

Cárcel=Tortura

Nuestro compañero José Ángel Martins Mendoza, Peque, fue trasladado el otro día, desde la cárcel de Albolote donde se encontraba a la de Morón de la Frontera (Sevilla II) en una conducción «especial» que podemos llamar de despiste, porque fue trasladado a Granada desde la Cárcel de Villena unos diez o doce días antes y de allí a Sevilla, sin previo aviso. Eso se lo hacen a una persona que ha estado siendo trasladada de cárcel desde hace varios años, al menos una vez cada seis meses y hasta con mayor frecuencia, por supuestos motivos de «seguridad», desarraigándole de su familia, de sus compañerxs y amigxs de la calle, también de los de dentro, intentando, al parecer reducirle a una soledad y desvinculación humana cada vez mayor. Y, por si todo eso fuera poco, al llegar a Morón, le encierran en una celda con lo puesto y se niegan a entregarle sus pertenencias personales, que han viajado con él en el mismo canguro, dicéndole que quedan «en cuarentena» su televisor, sus libros, su ropa, sus fotos, sus papeles personales… no se sabe por cuanto tiempo. Pero si él mismo ya está aislado de todo el mundo, completamente solo en una celda, en un departamento de aislamiento y saliendo completamente solo al patio… ¿Cuáles son los criterios médicos o de cualquier otra índole que justifican tal medida? ¿Y no se tiene en cuenta su efecto deshumanizante, el ensañamiento que supone en una situación en la que el compañero ya se encuentra privado de casi todo? Evidentemente, se trata de una arbitrariedad ideada por alguna autoridad carcelera especialmente sádica, con alma de verdugo. ¿Y quién protegerá de semejante abuso al compañero, encerrado como está en un departamento de máxima crueldad, en manos de carceleros sin escrúpulos sobre cuyo comportamiento no se ejerce ningún control. A continuación, teléfonos, fax y direcciones de correos para dirigirse a las autoridades responsables protestando por el abuso contra nuestro compañero. Al final del todo, la dirección a la que se le puede escribir a él, para darle ánimos y que vean que no está solo.

Cárcel de Sevilla II

Teléfonos: 955 855 941; 955 85 51 00; 955 85 51 07

E-mail: sgpma.moron@dgip.mir.es

Secretaría General de Instituciones Penitenciarias

Teléfono: 91 335 47 00

Fax: 913 354 052

Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº 11 de Sevilla

Teléfonos: 95 554 40 53; 955 54 40 55

Fax: 95 500 51 94

E-mail: AtPublico.JVigilancia.11.Sevilla.JUS@juntadeandalucia.e

Para escribir al compañero:

José Ángel Martins Mendoza

Centro Penitenciario Sevilla II

SE-451

41530 Morón de la Frontera (Sevilla)

Cárcel=Tortura covid19