Tokata | Boletín de difusión, debate y lucha social Entradas

Presxs en lucha

Sin categoría

INICIAMOS UNA NUEVA ETAPA

Queridxs compañerxs, con la presente edición se reinicia la publicaccíon del boletín Tokata, que no entra dentro de las cárceles desde febrero de 2017. Por entonces, decidimos poner nuestras energías en apoyar otros proyectos que se estaban fraguando y participar en ellos, especialmente en el que unos compañeros presos comenzaron a debatir y llevar a cabo en 2015, y que culminó en la propuesta de lucha colectiva por las catorce reivindicaciones que se ha desarrollado hasta 2021. Todavía está por hacer la correspondiente reflexión colectiva sobre esta experiencia de lucha, con su balance de aciertos y errores, pero creemos que, ahora que se ha cumplido esa etapa, la comunicación dentro-dentro, fuera-dentro, y dentro-fuera continúa siendo útil y necesaria. Por eso nos hemos propuesto reanudar el trabajo del boletín. Es para la gente presa, en primer lugar, para ayudaros a comunicaros entre vosotrxs y con la calle, pero también para lxs familiares y amigxs y para toda persona interesada en hacer desaparecer las cárceles e impedir las injusticias y abusos que se cometen en ellas.

El contenido, que tenemos que ir concretando entre todxs, consistiría principalmente en las aportaciones de la gente presa: denuncias, reflexiones, comunicados, propuestas, expresiones literarias… pero también en las de las familias y amistades u otras que se consideren interesantes. Especialmente, informes sobre reformas de las leyes penales y penitenciarias; procedimientos jurídicos o burocráticos para obtener algún beneficio o luchar por el reconocimiento de algún derecho; reflexiones sobre situaciones que nos afectan, como torturas y malos tratos, régimen especial de castigo, traslados arbitrarios y desarraigantes, abandono médico, no excarcelación de enfermos y ancianos, enfermos mentales presos, discriminación por sexo, raza o posibilidades económicas, trabas educativas, informativas o culturales, explotación laboral, cadenas perpetuas, indefensión jurídica, etc; propuestas concretas para defenderse de ellas; noticias sobre acciones en ese sentido en la calle, en las cárceles de aquí o en las de otros países…

Es necesario que el boletín le llegue a más gente de dentro, porque por ahora ha sido bastante poca la que ha manifestado su deseo de recibirlo. Así que, además de hacerlo rular, os pediríamos que nos mandarais nombres de compañerxs que lo quieran recibir. Pensamos que también se les podría enviar a familiares y amigos de la calle, para lo que también serían necesarios sus nombres y direcciones. Va con depósito legal, para que la autoridad tenga menos excusas a la hora de entregárselo a sus destinatarixs o impedir su circulación en los módulos. Lo cual significa que hay que tener cuidado con lo que se dice, ahorrando insultos y amenazas e intentando que cualquier denuncia que se haga se pueda probar o al menos intentarlo ante un tribunal. Se trata también de dar la batalla legal por la libertad de información dentro de las cárceles, recurriendo ante los jueces cualquier intercepción o confiscación del boletín. Si a alguien se lo retienen, tendría que pedir la resolución motivada al respecto de la dirección de la cárcel.

Para empezar, en este número, proponemos dar un repaso a las catorce reivindicaciones, que ponemos a continuación, para ver hasta qué punto ha cambiado la situación a la que se refiere cada una de ellas: si ha mejorado, si ha empeorado o si se mantiene igual. Esperamos las opiniones de todxs lxs que quieran darlas. Y otro tema importante es el de la reflexión sobre la experiencia de más de cinco años de la propuesta de lucha a la que pertenece esa tabla reivindicativa. No por casualidad, desde luego, este último tema empieza a tratarlo en este boletín el compañero Peque y el primero el compañero Chino, en lo que esperamos no sea más que un principio para el diálogo y la reflexión colectiva sobre ello. Luego, hay una carta de otro compañero sobre las dificultades que se experimentan cuando uno sale a la calle después de pagar muchos años. Enseguida, el relato de su familia sobre lo que le sucedió a Paco Belmonte Ferrer, muerto en la cárcel de Palma de Mallorca el 2 de agosto pasado y algunas noticias sobre los últimos intentos de organizarse para obtener justicia y que no vuelva a pasarle a nadie lo mismo por parte de algunas familias de personas fallecidas recientemente en prisión. Al final, el planteamiento inicial por parte de un compañero médico de una propuesta de autogestión de la salud para hacer frente a la catástrofe médico-sanitaria provocada en las cárceles por la desidia criminal del Estado. Para ver o descargar el boletín completo, picar en la imágen.

Las catorce reivindicaciones

Boletines

El pasado miércoles 9 de noviembre una persona de tan sólo 19 años moría en la cárcel de Mas d’Enric, en Tarragona, supuestamente por suicidio. Se trata de un joven que estaba en prisión preventiva, y pese a su edad no se encontraba en el módulo de jóvenes, sino en aislamiento.

Pero no se trata de un caso aislado. Semana tras semana personas presas de Cataluña y de todo el Estado mueren detrás de los muros que nos intentan dividir. Un goteo que va engordando la negra lista de muertos en los centros penitenciarios. Según el Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos, en lo que llevamos de año al menos 30 personas han muerto en prisiones catalanas. Entre 2015 y 2019 murieron en las cárceles del Estado 863 personas. Cifras escandalosas que nos aterrorizan, nos cabrean, nos atraviesan.

Queremos visibilizar esa muerte y la de tantas personas que pierden su vida entre cuatro paredes. Queremos mostrar nuestra repulsa a este sistema que posibilita cerrar y separar de la vida a cientos, miles de personas. Nuestro odio a las prisiones y a la indiferencia. Nuestra solidaridad con las familias y el entorno, que pagan también una condena. Nuestro apoyo y cariño a todos aquellos presos y presas que resisten a pesar de la represión, los malos tratos, los chantajes, las humillaciones, las contenciones mecánicas, el aislamiento y las torturas en todas sus formas.

La cárcel castiga, humilla, destruye y mata. La cárcel no puede formar parte del mundo que queremos. No es una utopía querer acabar con las cárceles, lo que es una utopía es pensar que puede vivirse en una sociedad que las permita.

¡La cárcel mata! ¡A tierra los muros de las cárceles! ¡Solidaridad con las personas presas!

https://lacorda.noblogs.org/

La noticia de la muerte del chaval en El Salto

Sin categoría

DESDE LA CÁRCEL DE TERNI, MÓDULO AS2, HUELGA DE HAMBRE A PARTIR DEL 25/10/2022, POR UN PLAZO DE TIEMPO INDEFINIDO, EN SOLIDARIDAD:

1° PIDO: LA DESCLASIFICACIÓN DEL ANARQUISTA ALFREDO COSPITO DEL RÉGIMEN 41 BIS.

El pasado 5 de mayo Alfredo Cospito ha sido sometido al régimen 41 bis y en seguida trasladado a la cárcel de Bancali (Sassari). Esto fue hecho para impedirle físicamente comunicar y aportar al debate entre anarquistas, después de 10 años encarcelado en un módulo AS2, siendo más de una vez sometido a intervención del correo, después de investigaciones y juicios a raíz de sus textos. El Estado le quiere acallar y aniquilar a través del régimen 41 bis, una cárcel dentro de la cárcel, una cárcel de aniquilamiento; es una técnica de tortura científicamente estudiada, basada en la privación sensorial, para empujar al preso a renegar de sus propias creencias. El régimen 41 bis no sólo ha sido diseñado para los acusados por asociaciones mafiosas, este régimen de detención también se utiliza para propósitos represivos en contra de revolucionarixs y subversivxs. Desde hace 17 años hay  revolucionarixs comunistas quienes están sometidos a este régimen.

2° POR UNA SOLIDARIDAD ACTIVA

Ya que no me percibo a mi mismo cómo aislado, quiero darle continuidad a la solidaridad y a la lucha internacionalista, porque nuestros ejemplos no son casos particulares de venganza estatal, en contra de nosotros específicamente como presos sociales.

No estoy de acuerdo con que se vuelva al concepto de preso político, lo que creía superado con mucho por las experiencias de las luchas pasadas; creo que esto genera separación, aislamiento, y que enfatiza una separación entre presx políticx y presx social, la que esconde en sí un sentimiento de superioridad y menosprecio para las restantes personas presas. Reafirmo el “viejo” concepto por el que somos presxs sociales, todxs.

Pero es un hecho el que en muchos lugares del mundo los presxs sociales que luchan, lxs subversivxs, lxs revolucionarixs, son objeto de especiales condiciones de encierro, por el hecho de luchar desde dentro de las cárceles. En Chile, Grecia, España, Turquía, en el Estado sionista de Israel, etc. El hecho de seguir sin arrepentirse hasta adentro de los muros, y siguiendo con nuestras luchas, aún de forma restringida, y firmes con nuestras posturas de ruptura con el Estado desde dentro de la cárcel, nos coloca en el punto de mira de los mecanismos represivos del Estado en contra del que hemos luchado, y seguimos luchando. Así pasó con Alfredo Cospito y su traslado al 41 bis, un compañero anarquista generoso e incorregible, que tanto aportó al debate y al desarrollo revolucionario del anarquismo en el curso de los años.

Por eso quiero incluirme como presx en la lucha y al mismo tiempo aportar mi solidaridad revolucionaria e internacionalista, enviándosela a quiénes obstinadamente, a pesar de las condiciones desfavorables de la lucha, siguen luchando. Como por ejemplo a los presos que aquí en Italia están siendo llevados a juicio por “devastación y saqueo”, por luchar en las revueltas del marzo 2020 en las cárceles. O como a los presos que se han rebelado aquí en la cárcel de Terni. O como a esos presxs subversivxs, revolucionarixs, y no son pocxs, que después de muchos años de prisión, a pesar de cumplir con las condiciones para salir, siguen siendo presxs, preventivamente, a través de unas cuantas leyes especiales, interpretaciones legalistas y decisiones políticas en todo el mundo.

Por ejemplo: en Alemania Tomas Meyer.Falk, en los Estados Unidos Mumia Abu-Jamal, en Francia Claudio Lavazza, en España Gabriel Pombo da Silva, en Chile Marcelo Villarroel, en Grecia Dimitris Kofountinas, Pola Roupa, Giannis Michealidis, en Israel el Estado sionista con lxs presxs palestinxs en conflicto permanente, que desde hace poco han lanzado unas medidas para protestar y huelgas de hambre, y muchxs más presxs sociales que luchan, revolucionarixs, subversivxs, que no he mencionado… libertad para todxs!

Solidaridad con Boris en Francia, ¡fuerza y animo!, a Ivan, a Toby.

¡SOLIDARIDAD A LOS PRESOS QUE SE HAN REBELADO EN LA CÁRCEL DE TERNI!

¡SOLIDARIDAD A LOS MÁS FRÁGILES: LAS ABUELAS Y LOS ABUELOS EN LAS RSA, IGNORADOS Y AISLADOS DE SUS SERES QUERIDOS CON CRISTALES DIVISORES COMO EN 41 BIS, Y CADA VEZ MÁS ENCERRADOS EN JAULAS FÍSICAS – SANITARIAS – TECNOLÓGICAS – REPRESIVAS, TRATADOS COMO DESECHOS PARA LA BASURA!

¡SOLIDARIDAD INTERNACIONAL CON LXS PRESXS DE LA LUCHA SOCIAL EN TODO EL MUNDO!

¡SOLIDARIDAD Y LIBERTAD PARA TODXS LXS PRESXS SUBVERSIVXS, REVOLUCIONARIXS, ANARQUISTAS, LIBERTARIXS Y PRESXS SOCIALES QUE LUCHAN, LIBERTAD PARA TODXS!

¡¡DESCLASIFICACIÒN DEL 41 BIS PARA ALFREDO COSPITO!!

¡¡EN CONTRA DEL 41 BIS QUE ANIQUILA A LXS ENCARCELADXS!!

¡POR LA DISTRUCCIÒN DE TODAS LAS ESTRUCTURAS CARCELARIAS, DE LOS ESTADOS Y DEL CAPITALISMO!

¡POR LA DIFUSIÓN DE LAS PRÁCTICAS DE SOLIDARIDAD REVOLUCIONARIA!

¡POR LA ANARQUÌA!

Juan Sorroche Fernández, cárcel de Terni, 25-XI-2022

Presxs en lucha Presxs "políticxs"

Sin categoría

NO PERMITAMOS EL ASESINATO DE ALFREDO COSPITO, EN HUELGA DE HAMBRE DESDE EL 20 DE OCTUBRE

El pasado 20 de octubre el anarquista Alfredo Cospito, durante la audiencia que tuvo lugar en el Juzgado de vigilancia de Sassari, intentó leer una articulada declaración en la que anunciaba que ha empezado una huelga de hambre en contra del régimen carcelario del 41 bis en el que se encuentra actualmente y contra la cadena perpetua sin posibilidad de ser revisada. Una batalla que Alfredo no tiene intención de parar, hasta su muerte. El compañero, que se encuentra en 41 bis desde el pasado 5 de mayo por un decreto firmado por la que en aquel entonces era la ministra de justicia, Marta Cartabia, está actualmente encarcelado en la cárcel de Bancali, Cerdeña.

Alfredo Cospito es un anarquista que ha estado siempre en primera línea de la lucha, jamás dispuesto a pactar o rendirse. Un compañero que lucha desde finales de los años ochenta, periodo en el que fue encarcelado por insumisión al servicio militar obligatorio y que, después de ser detenido en 2012, durante el juicio, reivindicó el disparo en la pierna contra el dirigente de Ansaldo Nucleare Roberto Adinolfi, acción realizada por el Núcleo Olga/Federación Anarquista Informal- Frente Revolucionario Internacional el 7 de mayo del mismo año en Génova. Alfredo siempre ha estado activo en la defensa de los compañeros golpeados por la represión, en cada esquina del mundo…

Alfredo ha permanecido ininterrumpidamente sus últimos 10 años en la cárcel en las secciones de Alta Seguridad hasta su traslado al 41 bis. En 2016 estuvo envuelto en la operación Scripta Manent, acusado de asociación subversiva con finalidad de terrorismo y de múltiples ataques explosivos. Después de la sentencia definitiva emitida por la Corte Suprema de Casación (tribunal de última instancia) en julio del presente año, se reformuló la condena para Alfredo y Anna Beniamino por “masacre política”, delito que prevé únicamente la pena de cadena perpetua. El Estado italiano, que siempre protegió a los fascistas perpetradores de verdaderas matanzas (como las masacres de Bolonia o de Piazza Fontana en Milán), ahora quiere condenar por masacre a dos anarquistas por un ataque que no provocó ni víctimas ni heridos.

Alfredo desde hace años contribuye con artículos, proyectos editoriales y propuestas al debate anarquista internacional. Por esta razón, más de una vez ha sido objeto de censura en su correspondencia y se le ha prohibido la comunicación con el exterior, siendo condenado por la publicación del folio anarquista revolucionario “KNO3” y la última edición de “Croce Nera Anarchica” y estando actualmente investigado por la publicación del periódico anarquista “Vetriolo”. Después de estas disposiciones legislativas, durante el pasado mes de mayo se le aplicó el régimen de 41 bis y fue inmediatamente trasladado desde la cárcel de Terni a la de Bancali, en Sassari. De esta manera se le ha negado cualquier tipo de contacto con el exterior.

El 41 bis sirve para aislar completamente al preso. Esta medida se aplica y renueva cada 4 años, pero de hecho la única manera para poder salir de esta situación es la de arrepentirse y colaborar con las fuerzas represivas. En otras palabras, el 41 bis es tortura, en cuanto está planeado para inducir sufrimiento con la intencionalidad de extorsionar confesiones o declaraciones. Este régimen carcelario conlleva una hora de visita al mes a través de un cristal, con vigilancia electrónica y la grabación de audio y vídeo. Si los familiares no tienen la posibilidad de asistir a la visita mensual, como posibilidad alternativa está prevista una llamada mensual de 10 minutos, pero para efectuarla el familiar del preso tiene que desplazarse a una comisaria de los carabinieri o al interior de una cárcel. Además, solo está permitida una hora de patio y otra hora de sociabilidad dentro del módulo, que se hace en grupo de un mínimo de dos a un máximo de cuatro presos: la división de los grupos de presos que están juntos durante esta hora se decide directamente desde las oficinas de los burócratas en Roma y tarda algunos meses. El 41 bis es un régimen carcelario destinado a la aniquilación del preso, en cuanto está estudiado para provocar daños físicos y mentales a través de la técnica de privación sensorial; se trata de una condena a la muerte política y social, que busca romper cada forma de contacto con el exterior.

El trato reservado para Alfredo nos recuerda las palabras atribuidas a Benito Mussolini sobre Gramsci: ”debemos impedir que este cerebro trabaje durante veinte años” » Ejemplo del agujero negro en el que se termina una vez se entra al 41 bis es justo lo que ocurrió el pasado 20 de octubre durante la audiencia en el Juzgado de Vigilancia de Sassari. Se impidió la entrada en el juicio de los solidarios, el compañero estaba conectado en videoconferencia desde la cárcel como prevé la normativa del 41 bis y cuando intentó leer su propia declaración le quitaron la voz apretando un botón. La declaración está sellada por los jueces y no puede ser publicada, si los abogados la difundieran se arriesgarían a una pesada condena penal.

Lo que está pasando con el compañero Alfredo Cospito se entrelaza con un clima represivo generalizado en este país. Más allá del movimiento anarquista, asistimos a una represión contra obreros, estudiantes y movimientos sociales. Mencionamos el caso más llamativo: este verano la fiscalía de Piacenza abrió una investigación contra algunos sindicalistas acusándoles de “extorsión” porque pedían, mediante una lucha “radical” (piquetes y cortes de carreteras), un aumento de sueldo al jefe. Queremos que se entienda también en el extranjero que el avance represivo que está tomando el Estado italiano afecta a todo el mundo del mismo modo ya que un precedente de esta magnitud en el corazón de Europa podría ser el presagio de nuevos saltos represivos en otras latitudes. Todo esto ocurre mientras la diferentes crisis (económicas, energéticas, sanitarias, climáticas… se agravan día a día. Sabemos que estos son los contextos ideales para los giros autoritarios de los gobiernos.

Tenemos unas semanas para salvar la vida de Alfredo Cospito, para evitar su asesinato, pero sobre todo para dar una señal de contraataque a lo que está ocurriendo. Hacemos responsable al Estado de la vida y la salud de nuestro compañero. Movilicémonos en todo el mundo, presionemos al Estado italiano para que Alfredo pueda salir del 41 bis.

Esta semana los compañeros presos Juan Sorroche y Ivan Alloco han iniciado una huelga de hambre en solidaridad con Alfredo.

CONTRA EL RÉGIMEN 41 BIS.

CONTRA LA SOCIEDAD CÁRCEL.

Actividad en la calle Presxs "políticxs" Presxs en lucha Régimen de Máxima Crueldad

LA SUB MEDICINA EN LAS PRISIONES VA DE MAL EN PEOR

Pocos, mal pagados, escudo de los carceleros con que cumplir las normas represivas más abyectas, y dependiendo siempre en sus decisiones del placet de los superiores jerárquicos (Director y Jefes de Servicio ) de las prisiones donde ejercen lo que podriamos llamar SUBMEDICINA, así llevan gestándose las condiciones de trabajo de quienes la practican. Por eso más de la mitad de las plantillas de médicos de las cárceles españolas han abandonado ya el barco. A bordo quedan sin citas externas de sus problemas crónicos, sin otra cosa que pastillas para dormirse o despertar, alternando en los casos menos sumisos las contenciones mecánicas, las palizas y el aislamiento, pensando en el suicidio, llevándolo a cabo o, simplemente, muriendo lentamente.

¿Qué se puede esperar de la privatización que se implanta ya de forma acelerada y creciente en la Sanidad Penitenciaria, como en Cáceres, A Lama, Teixeiro, Cuenca, Mallorca…?

Si echamos un vistazo a todas y cada una de las «externalizaciones» de servicios públicos, y estando legitimado por los Gobiernos su derecho a sacar rentabilidad económica a sus prestaciones, el dibujo ya está hecho:

Restricciones de todo tipo, precariedad absoluta de sus trabajadores, y baja calidad de la asistencia que presten. SI ÉRAMOS POCOS, PARIÓ LA ABUELA.

Por eso y por la dignidad de las personas encarceladas planteamos la AUTOGESTIÓN DE LA SALUD, como herramienta de lucha y resistencia.

AUTOGESTIÓN COMPARTIDA DE LA SALUD DE LAS PERSONAS PRESAS

El viernes 11 de Noviembre presentaré en Valladolid una Guía para la Autogestión de la Salud compartida en las prisiones, con la pretensión de contribuir a la lucha de las personas presas por sus derechos y de que sirva como herramienta contra el poder punitivo penitenciario. Ni se trata de algo novedoso ni es una ocurrencia mía. Por el contrario, aquí se plantea una alternativa al estado catastrófico de la llamada sanidad penitenciaria y con medios al alcance de todas las presas y todos los presos, ya que la prespectiva a muy corto plazo de la asistencia que actualmente se recibe y más donde no hay transferencias en esta materia (sin apenas salidas a consultas hospitalarias y tratamientos fuera de la mayoría las prisiones ) es a empeorar más si cabe y conduce aceleradamente a la privatización con medios cuartelarios ya iniciada. Por eso me parece oportuno plantearla y estimo que es muy necesaria. He tratado de compilar diversos trabajos previos de salud mental: el de Javier Erro «Saldremos de esta» y las diversas prácticas de relajación que se sugieren en el texto de los presos italianos de la carcel de Cuneo «Manual de supervivencia en la cárcel», así como los manuales del colectivo Sumendi y particularmente el de Antonio Palomar sobre el Poder curativo del cuerpo, en temas de nutrición o el clásico de Eneko Landáburu («Cuídate compa»), y finalmente el libro de Nicole Rose «la herbolaria de lxs presxs». Pero, sobre todo, este planteamiento debe basarse en los principios del Apoyo Mutuo y por tanto compartido y apoyado en la idea de OMNIA SUNT COMMUNIA por cuantos participen. Esto es innegociable, pues, respetando las individualidades, concebimos imprescindible la acción colectiva.

Gonzalo Tejerina Lobo

El viernes, 11 de noviembre, a las 19:00, en La Casa de las Palabras (C./ San Ignacio, 9. 47003 Valladolid)

Fuente: https://solidariosdelasanidad.blogspot.com/

Actividad en la calle La cárcel mata

Siete compañerxs anticarcelarixs opinan sobre la película «Modelo 77».

Actividad en la calle Radio: Tokata Y Fuga Vagos y maleantes

PUNTUALIZACIONES AL ESCRITO DE FERNANDO ALCATRAZ EN EL «TOKATA»

Soy Daniel Pont, uno de los fundadores de la Coordinadora de Presos en Lucha junto a otros cinco compañeros de la cárcel de Carabanchel en Noviembre de 1976. Dato que no tiene mayor importancia excepto la de situarme desde sus orígenes en el compromiso y participacion en la intensa y muy sufrida experiencia de unos dos años y medio en las luchas de la COPEL.

No quiero extenderme demasiado en la dinámica de funcionamiento asambleario de la COPEL ya desde primeros del año 1977 en Carabanchel y en la labor de agitación y progresiva coordinación con el resto de compañeros presos en todas las cárceles posibles del estado español de la época.

Como punto de inflexion a destacar, en el motin del 18 de Julio de 1977 en la cárcel de Carabanchel, que iniciamos los compañeros aislados en la Rotonda de la Sexta galeria, al segundo día de férrea y corajuda resistencia en los tejados de la cárcel, los compañeros pretendieron designarme como único representante negociador, (junto a dos abogadas y dos abogados que nos apoyaban) ante los mandos del Ministerio del Interior y Justicia presentes en el interior. Enseguida propicié una asamblea para rechazar mi individualización y crear una comisión de cinco compañeros que representase a la COPELl, reafirmándonos en nuestro carácter plural y asambleario.

Desde el momento que las negociaciones fracasaron al decidir mayoritariamente los compañeros del tejado que la inclusión en la Ley de Amnistia era innegociable, esa misma noche, de madrugada, los compañeros de la COPEL de la Rotonda fuimos secuestrados en conduccion especial a la cárcel de Córdoba, en plena huelga de hambre y con fuertes autolesiones la mayoría de nosotros.

En nuestra estancia en la cárcel de Córdoba, siempre funcionamos de forma asamblearia, sin ningún dirigismo, ni vanguardia de nadie, pero eso sí: ya desde entonces tratamos de seguir una táctica eficaz para luchar por conseguir las reivindicaciones colectivas que nos unían, siguiendo la práctica de una doble estrategia: luchar por la Amnistía (luego Indulto) y administrando la tensión en las cárceles abrir espacios y posibilidades de fuga.

El Estado con su dinámica represora de intensificar el miedo para vencernos, ya en el motín de la cárcel de Ocaña del dia 29 de Noviembre de 1977, donde fuimos trasladados, tras descubrirse un túnel por un chivato…, fuga compartida con los miembros de los GRAPO encerrados con nosotros en Cordoba, ya ensayó de forma cruel los pasillos (Via crucis les decíamos nosotros) formados por carceleros y antidisturbios tras acabar el motín, sin ninguna capacidad de ataque o resistencia activa, que nos golpearon con enorme crueldad con las culatas de los fusiles, patadas, puñetazos… obligándonos a desnudarnos en pleno invierno, viendo como un gran número de compañeros chorreábamos abundante sangre: desde entonces conservo una cicatriz en mi cabeza que nunca olvidaré.

En el “Turismo penitenciario” que hice en aquel tiempo, mi siguiente destino fue Carabanchel. Enseguida planificamos la fuga correspondiente (taller de barcos: túnel con luz, música…) de la que fui uno de los responsables en su coordinación. En ese tiempo comencé a observar como progresivamente veía a presos inyectarse heroína, a la vez que resurgían de nuevo las agresiones y violencia sobre los presos mas vulnerables, en gran parte por los ya yonquis, que tanto trabajo nos había costado erradicar.

En ese tiempo participé en una asamblea abarrotada (unos cientos de personas) en Carabanchel y me tocó hablar sobre el peligro que podía suponer la heroína y los problemas individuales y colectivos que podían surgir… ¡y que surgieron! Tras infinidad de motines, autolesiones, huelgas de hambre, etc que sucedieron en muchas carceles, ya en Febrero de 1978 el estado decidio concentrarnos a unos 600 presos en una carcel especial de El Dueso (Cantabria), con los antidisturbios especiales dentro de las galerías, fiscalizando toda actividad, en unas celdas compartidas con varios compañeros, sin water (nos dieron orinales de plástico que muchos tiraban por la ventana), un régimen de disciplina y tensión perfectamente calculado.

El dia 10 de Febrero de 1978 fue rechazada la proposicion de Ley de Indulto en el Senado. La Amnistía ya había sido prohibida expresamente en la Constitucion.

El dia 13 de Marzo fue torturado Agustin Rueda en la cárcel de Carabanchel, junto a otros compañeros acusados de participar en la construcción de un túnel para la fuga. Finalmente Agustín murió el día 14.

El 22 de Marzo un comando de los GRAPO mata a Jesus Haddad director general de prisiones.

El dia 30 de Marzo el Gobierno nombra a su sucesor Carlos García Valdés.

Los dias 3 y 4 de Abril decide visitar la carcel de El Dueso. Los y las abogadxs que nos apoyaban nos recomendaron entrevistarnos con él, destacando su pasado antifranquista y supuestamente “progresista”.

En la asamblea que había entonces se decidió darle un voto de confianza por varias razones tácticas: recuperar la movilidad e iniciativa perdidas, ganar tiempo para coordinarnos de nuevo, facilitando la doble estrategia de lucha (y diálogo, claro) de seguir con las reivindicaciones posibles y la fuga. Seguramente desde la cárcel de Valencia se vio como una renuncia o algo peor, pero si hubiéseis estado en el Dueso y vivido la interminable represión y sufrimiento que tuvimos, unida a la impotencia por combatir la desunión que ya comenzaba con fuerza, lo mismo se valoraría de otra forma.

Continúo mi relato: cuando García Valdes llega a el Dueso, a traves del subdirector de la cárcel, estando en el comedor colectivo, me dice que vaya a entrevistarme con él: de nuevo me dirigí a los compañeros para formar una comisión, creo recordar que diez, entre los cuales estaba yo.

En el encuentro que tuvimos con él, le planteamos la necesidad urgente de relevar a directores y cargos de la Direccion general de Prisiones, conocidos por su caracrter represor y torturador; que apoyase la Ley de Cuantías que se estaba tramitando y toda una serie de mejoras en las condiciones de vida que facilitasen nuestra existencia y movilidad: inicio de la “Cogestion”, inicio de las comunicaciones “Vis a Vis”, desaparición de la censura, despenalizacion de las autolesiones y huelgas de hambre, etc.

En esos dias surge un enfentamiento muy grave en el Dueso: se enfrentan a puñaladas varios presos de los Grupos de Incontrolados en Lucha (GIL), la mayoria ya Yonquis, grupo que habian creado en Carabanchel. Continúan surgiendo abusos entre presos, motines sin ninguna reivindicacion… lo que en el Dueso calificamos de “Desmadre y caos”, que tan bien le venia a la direccion general de prisiones y al estado. Los medios de comunicación comienzan a dejar de publicar noticias en positivo de nuestra lucha…

El dia 26 de Abril, la COPEL de el Dueso, en asamblea emite un comunicado en el que se reflexiona sobre la necesidad de coordinar las acciones de lucha, de superar los enfrentamientos y de evitar el desmadre y el caos. El 8 de Mayo en una jornada de lucha con autolesiones, ingestión de objetos metálicos, etc. a la que se sumaron algunas prisiones, fui trasladado junto a otros compañeros al Hospital de Valdecilla de Santander. Allí, una vez más, intentamos la fuga y, en mi caso, casi estuve a punto de conseguirlo con la ayuda de un compañero de COPEL en libertad, siendo sorprendido “in extremis” cuando iba a deslizarme con una cuerda de alpinismo. Ese mismo día del 8 de mayo el gobierno aprobó la Ley de Cuantías por la que salieron en libertad 588 presos condenados y 270 preventivos en espera de juicio.

El 27 de Mayo conseguimos la fuga de tres compañeros en el Dueso, gracias a una maniobra de diversión de la que fui obligado protagonista.

A primeros de Junio fui trasladado junto a otros compañeros del Dueso a la antigua crácel de Alcalá de Henares para descongestionar el Dueso. El día 9 junto a cuatro compañeros más, intentamos la fuga de esta cárcel a traves de una antigua ermita colindante con la sección abierta de esa cárcel: fuimos tiroteados en pleno recinto por el guardia civil de la garita, siendo herido grave uno de los participantes.

A los dos días fuimos trasladados en régimen de aislamiento a la cárcel de Carabanchel de nuevo. Ya funcionaba la “Cogestión”. Al estar aislado los compañeros que participaban en la Cogestioón (la mayoria de la COPEL), pidieron mi participación. Me sacaron del aislamiento para participar en la reunión con la dirección de la cárcel: el director, psicólogo y el subdirector, sociólgo.

En esa reunión se trataron varios temas con los que estaba de acuerdo.Y luego surgió la propuesta de que teníamos que avisar a los presos que se tenían que ir en conducción especial. Me negué a cumplir semejante delegación represiva. Inmediatamente me devolvieron a celdas de aislamiento y no supe nunca más (ni quise…) del régimen de cogestión del que algunos de mis antiguos compañeros se beneficiaron.

A los pocos dias fui trasladado de nuevo al penal de El Puerto de Santa Maria en régimen de vida mixta (con restricción de movimientos, una hora de patio, intervención de la correspondencia y censura, intervención de comunicaciones, etc.), junto a varios compañeros de la COPEL de Barcelona y alguna otra cárcel.

En estos últimos meses que pasé en el Puerto de Santa María, para asistir al último juicio que me quedaba pendiente en la Audiencia de Madrid, por el que estaba en prisión preventiva 6 años, fui trasladado en dos ocasiones en conducción especial: en un jeep de la Guardia Civil para mí solo, escoltado por otro jeep del mismo cuerpo. Me trasladaron directamente de la cárcel de el Puerto a los calabozos de las Salesas, en la Audiencia provincial de Madrid, para evitar mi contacto con los compañeros de Carabanchel. Como en las dos veces se suspendió el juicio, de nuevo conducción especial de Madrid a Cadiz, con un bocadillo como toda comida.

Finalmente el dia 20 de Abril de 1979, el Garcia Valdes decidió trasladarme a la Central de Observacion de Carabanchel, a la vez que a Miguel Sánchez García, uno de los compañeros más activos de la Modelo de Barcelona, seguramente para intentar con nosotros alguna terapia conductista (condenada al fracaso…) que nos “reformase”.

Al día siguiente 21 de Abril de 1979 salí en libertad de la cárcel de Jaén, donde se hacía tránsito y noche, siendo seguido el jeep de la guardia civil donde iba recluido por el coche de mi abogado y gran amigo, Manuel Hernández Rodero “el Pichuelas”, junto a otrxs tres amigxs más para “rescatarme” y llevarme, alucinado, al Cabo de Gata de Almería, donde comenzaría una nueva etapa de mi vida libre , con algún que otro sobresalto.

Con este relato pretendo zanjar el “eterno” debate que tengo con Fernando Alcatraz respecto a su versión sobre el funcionamiento de la COPEL en el Dueso en los meses de febrero, marzo y abril de 1978.Y especialmente ante sus afirmaciones públicas donde insiste en calificar a la asamblea de miembros muy activos de la COPEL en el Dueso, de la que yo formaba parte, tratandonos de forma despectiva de “dirigentes” y de autoconsideranos “la vanguardia” de la lucha, falsedades sin ningún fundamento ni prueba, pese a “sus investigaciones “ particulares.

Lo hago con pesar, cansado de debatir estas calificaciones en público y privado en varias ocasiones, sobre todo porque como decía al principio, al ser militante muy activo y comprometido con la lucha de COPEL, desde su origen, tuve una mayor perspectiva de su dinámica y estrategia y viví de pleno todo lo narrado.

Para quien lea esto, puede contrastarlo en el libro de Ceéar Lorenzo “ Cárceles en llamas: el movimiento de presos sociales en la transición”, de la editorial Virus que en sus páginas 267 a la 272 hace un relato muy detallado.

¡Salud!

Daniel Pont

Debate sobre objetivos y medios de lucha Actividad en la calle Vagos y maleantes

OPINIÓN SOBRE ACTOS DE LA COPEL

Creo que en el texto titulado «Pros y contras de ‘Modelo77′» hay una dureza excesiva sobre los compañeros confinados en El Dueso en 1978. No es la primera vez que soy comprensivo con la actitud asamblearia que tomaron los nuestros. Son varios los factores que concurrían en esas fechas para quienes constituían el más importante motor humano de los prisioneros en lucha tomaran estratégicamente otros compromisos en las peleas carcelarias. Al desaparecer las principales referencias de los activos en las cárceles provinciales (y penales), quedaron pequeñas fuerzas desorientadas, con difíciles iniciativas, porque las personas no son un programa, la proyección mimética, sino una incertidumbre por el vaciamiento de las luchas que realizó el estado. A primeros de 1978 entraban en las cárceles bocanadas de presos de otro sistema, la mayoría toxicómanos. Los reductos copelianos vivían una situación paenitenciaria nueva. Había mucha soledad creada por la incertidumbre en esos medios coercitivos. Las bazas del estado fueron el confinamiento estricto de la mayor fuerza de la lucha, el despliegue tóxico en las barriadas poblacionales, y las esperanzas del cambio del régimen interior por una personalidad que en  la época estaba avalada por los abogados cómplices de COPEL. Había extenuación psicológica. Los confinados habían recibido múltiples apaleamientos. Tanto el cuerpo como la psicología tienen un límite en el violento estrés recibido y que se vivía. Las personas no son de acero, intentan evitar nuevos sufrimientos intensivos. Soy comprensivo con las decisiones de la lucha menor, que no anulada, tomadas asambleariamente por los compañeros. Nunca iría en contra de los nuestros, porque no tenemos relevos y porque nos hemos partido el pecho a descubierto. No hay forma de clonar luchadores que no respiren.

En febrero de 1977 viramos radicalizando las luchas. Nos forzaron las circunstancias. Un año y pico después hemos tenido otro viraje forzados por los nuevos acontecimientos. Es más importante no perder los proyectos políticos anticarcelarios para no perdernos en los ambientes de la insensibilidad abismal.

También comprendemos que haya alguna excepción disconforme y que lo manifieste. Nada nuevo donde no existe dios.

Agustín Moreno Carmona

Sin categoría