Frustración, Odio Y Dignidad Traspasan Los Muros. Cartas De Un Compañero Desde Las Cárceles De A Lama Y Estremera

Volvemos a compartir publicación de lxs compañerxs de La Corda. Se trata de varios extractos de cartas de Juan Francisco Ortega Albadalejo, mandadas desde distintas cárceles. Por lo que parece, el compa fue conducido desde Castellón a Estremera (Madrid) VII) y ha estado unas semanas en A Lama (Galicia) por un juicio en el que le han metido 5 años más de condena. Ahora vuelve a estar en Estremera, en aislamiento por decirle las verdades a una carcelera.  Debajo ponemos la dirección por si alguien quiere escribirle.

Cárcel de Estremera, mayo de 2021

Salud y libertad a todxs,

Desearos que estéis bien en todos los sentidos en estos tiempos tan duros que estamos pasando. No sabéis la alegría al recibo de vuestras letras. Salí de Castellón II hacia Estremera (Madrid). Y después tengo un juicio en Galicia por otro banco por el que me piden 6 años y 9 meses mas de cárcel. Sinceramente no se el nombre del chico de Albocàsser que me dio vuestra dirección, solo se que es de Catalunya.

Si hace muchísimos años ya veía a la sociedad ciega y sumisa, ahora ya no tengo palabras. No se qué nombre ponerles a toda esta basura. A veces me siento cansado de ver que la lucha también se va perdiendo en las mazmorras, porque unos prefieren la droga y otros por miedo a las represalias. La cuestión es que somos una minoría los que seguimos firmes, salga el sol por donde quiera.

Siempre he sido de denunciar cualquier vulneración hacia cualquier persona, sin pensar en las consecuencias. Porque si nos ponemos a pensar en las consecuencias de todo y como nos puede perjudicar, no haríamos nada. Y eso es lo que quieren, que dejemos de ser personas. Porque hay una palabra mas importante incluso que la libertad, y es la dignidad. Se muy bien que sois pocxs y limitadxs, pero para mi significa mucho y lo valoro, tal y como un kamarada lucha a mi lado, independientemente de las adversidades.

Podéis publicar poniendo mi nombre y apellidos. Porque me dan igual estos enfermos mentales (carcelerxs, psicologxs, directores y Jueces de vigilancia). Me han castigado 14 días de un parte disciplinario de hace más de un año, cuando junto con dos compañeros hicimos un plante en la prisión de Teruel. Nos dispersaron a distintas cloacas del Estado para callarnos. Pero a mi nunca en mas de 30 años de prisiones han conseguido achantarme y aquí sigo con mis 56 años.

Necesito escribiros para sacar toda esa rabia contenida que a menudo no me deja ni respirar. Si no fuera por el yoga y por salir a correr en el patio cada día, creo que ya hubiera reventado. El bolígrafo hace muchísimo daño y ellxs lo saben bien.

Cárcel de A Lama, junio de 2021

Ya estoy en A Lama.

Hoy le han pegado una paliza a un compañero del módulo de enfrente y me siento a rabiar, porque además sé que lo van a tener, mínimo, 72 horas en la mecanizada. Una cama como en los manicomios, donde te atan las piernas, manos y el pecho, para que no puedas moverte ni defenderte. Además te pinchan un líquido que te quita todas las fuerzas.

El compañero le ha echado cojones y ha tumbado a tres de esos torturadores. Así que seguro lo mandaran a otra prisión para quitarse el marrón. Yo ya pregunté su nombre y lo he denunciado al Juzgado de Guardia, porque los Juzgados de Vigilancia Penitenciaria no sirven de nada, siempre están a favor del centro. Por lo menos en el Juzgado de Guardia tienen la obligación de admitir la denuncia.

Como les he gritado que dejaran de pegarle han venido después y me han hecho una visita para intentar intimidarme, porque me conocen y saben que yo las cosas las denuncio y que tengo el respaldo de mi abogada, que es una luchadora nata. No te imaginas ver esos abusos desde una ventana y no poder hacer más que gritar o tirar de boli. Me saltaban las lágrimas cuando se lo llevaban a enfermería. Hay momentos que ya ni siquiera sé como se puede resistir todo esto.

Gracias por escucharme X. Recibe un abrazo solidario y rebelde. Abajo todos los muros y por una sociedad sin jaulas.

Cárcel de Estremera, gosto de2021

Salud y libertad,

Estoy que hecho humo, quemado, cabreado, cansado. Lo único que puedo sacar de la cárcel es odio. Las denuncias van a saco roto porque los jueces de vigilancia son corruptos y van de la mano de los directores de las prisiones. Está lleno de denuncias por torturas, abuso de poder, lesiones graves… Y nada. Todo sigue igual. Y los servicios médicos más de lo mismo, no hacen nada, solo encubren. Por mucho que desde la Unión Europea les metan el toque les da igual, les sale más a cuenta pagar las multas que cambiar nada. El negocio de las cárceles es abismal.

Ya no sé ni en qué día del mes estoy… pero qué más da. Cada día aquí es lo mismo. Cada día, cada semana, cada año. A veces amanece nublado, otras oscuro y otras más claro. Para entender al 100 x 100 eso tienes que haberlo vivido.

Ya volví del juicio de Vigo (Galicia) y me han cascado 5 años y un día. Y un día… Cabrones.  Nada mas llegar aquí, aislamiento, porque le dije a una carcelera lo que pensaba de ella y de su “trabajo”. Aquí en aislamiento ya tengo denunciado al servicio médico.

Asco de mundo.

Un kamarada en lucha por los derechos de todxs. Un abrazo.

Juan «el alemán»

Juan Francisco Ortega Albadalejo

Centro Penitenciario Madid VII

Ctra. M-241. Km 5,750

28595 Estremera (Madrid)

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.