Carta Desde La Calle De Gabriel Pombo Da Silva

“El anarquismo concierne al individuo, no sólo frente a la colectividad, sino frente a sí mismo. El anarquismo no se dirige al ‘ciudadano’, sino al hombre”

Albert Libertad

Queridxs   compañerxs;

Finalmente, después de muchos luegos y diretes por parte de las instituciones carcelarias y de interior, se vieron obligados a cumplir sus propias leyes, que por otra parte, siempre incumplen, y heme aquí finalmente libre, redactando éstas primeras palabras de gratitud y amor a todos y a todas lxs que durante éstos últimos 30 años me habéis acompañado y reafirmado en mis propias creencias anárquicas, llevando a cabo valores y principios tan básicos del anarquismo como son el apoyo mutuo y la solidaridad y que finalmente han logrado arrancarme de las garras de la bestia carcelaria, la cual continuaré combatiendo desde la calle sin olvidarme, obviamente, del propio combate que se está librando fuera, pues para mi, básicamente no hay apenas diferencia entre un sistema y el otro.

Tengo muy claro que, aún dentro de todo ésto, me siento bastante privilegiado por haber contado con apoyo de lxs compañerxs pues son muchxs lxs que no gozan de ésta posibilidad. En los próximos días sacaremos más comunicados entrando ya en materias más específicas de cuanto concierne a nuestro movimiento y las posibles estrategias que debemos desarrollar para sanear de todo institucionalismo y buen-rollismo el anarquismo revolucionario de nuestrxs mayores. Quiero que conste que jamás me olvidaré de nuestrxs compañerxs libertarios encarceladxs en el estado español y en el mundo, particularmente a Mónica, Francisco, Claudio y la última compañera detenida que próximamente será extraditada al estado alemán, dejando a muchxs sin nombrar.

Queda mucho por hacer, me consta, pero desde luego no quedará por ganas, ilusión y empeño. En éstos instantes no voy a referirme a las mezquindades puestas en práctica por la administración carcelaria para tratar de impedir mi salida. Ésto lo documentaremos con papeles oficiales, en los que se denota, claramente, lo burda y chapucera que es la administración de justicia de éste país. Soy libre y, según parece,  en 45 días pretenderán querer encarcelarme de nuevo, me soltarán de nuevo sus galgos. Obviamente no entraré voluntariamente ni participaré en ningún modo en algún tipo de salida pactada o negociada con la “chusma”, por lo tanto, supongo que no me queda más remedio que continuar como siempre luchando desde la sombra, apoyando aquellos procesos y proyectos antiautoritarios que considero necesarios impulsar, apoyar, con todos los medios a mi alcance desde la clandestinidad que me imponen.

Mencionar a todas las personas y organizaciones que durante todos éstos años me han ido apoyando sería imposible, porque son demasiadas. Sólo que sepáis que podéis contar conmigo ayer, hoy y siempre por el anarquismo y la revolución social. Desde un lugar hoy, fuera de los muros, saludos inmensos a todxs mis hermanxs en latinoamérica y en el sur europeo, con la confianza de que nos encontremos en éste trayecto y proyecto de emancipación que son nuestras vidas en lucha.

Gabriel Pombo da Silva

Fuente: Federación de Grupos de La Cruz Negra Anarquista

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.