Categoría: <span>Actividad en la calle</span>

A pesar de la adhesión formal del Estado español a todas las convenciones, protocolos y pactos internacionales contra la tortura habidos y por haber, hay muchos signos de que no existe voluntad política de erradicar esa siniestra y repugnante práctica. Los gobernantes, legisladores, magistrados y administradores españoles participan fervorosamente en el ritual de la impunidad: han instaurado la cadena perpetua de hecho; han apuntalado legalmente el régimen FIES; mantienen y piensan mantener la detención incomunicada; defienden a los torturadores cuando son denunciados, los indultan cuando llega a condenárseles, y hasta los han ascendido o condecorado en muchas ocasiones.

Una ponencia de Iñaki Rivera Beiras en las jornadas «Repensar el presente para tejer el futuro», por el 10º aniversario de la CPDT.

Más material de las mismas jornadas:

10 años de lucha contra la tortura

Mecanismo europeo de defensa y prevención contra la tortura

El mecanismo español de prevención de la tortura

Actividad en la calle Cárcel=Tortura

IIMARXA

Traducimos del catalán el siguiente mensaje recibido en nuestro correo:

¡Buenas a todas !

Este año la Marcha de antorchas contra la prisión de Ponent, de Lleida será el sábado 6 de Diciembre .

Se ha convocado a las 19:00 h en la Plaza Europa de Lleida, en el paseo de sobre las vías.

Durante la tarde, a la hora del café ( 16:30 ) en el Ateneo Libertario la Raíz de Lleida (calle condes de Urgel) se realizará una charla informativa sobre la situación de los presxs anarquistas Fransisco Solar y Mónica Caballero, y un debate sobre «la acción solidaria anticarceraria» .

Y a la Noche habrá un Koncert Punk. Lugar por confirmar.

Hernias Fiskales (punk montblanc)

Pastillas de Lavabagillas (punk zaragoza)

Porque hay motivos de sobra para decir ¡No a las prisiones! !Ni la de Ponent ni de ninguna parte!

¡PARTICIPA EN LA JORNADA DE LUCHA!

Actividad en la calle

cartel_charla_Torrejón_(2)

Actividad en la calle

cartell 22 novembre Thumbnail

Después de mucho tiempo intentando emprender el vuelo como colectivo, estamos contentas de invitaros desde Clivella, colectivo de apoyo a personas presas, a la jornada que hemos planeado para el próximo sábado 22 de noviembre a partir de las 18:30h bajo el nombre «La prisión nos afecta a todas: levantemos la lucha contra la reclusión y el castigo» que se celebrará en Can Batlló (Sants-Barcelona).

En el sentido de una de las líneas de acción de Clivella, la visibilización de las prisiones y las luchas de las personas presas, hemos creído interesante aprovechar el paso por Barcelona de algunos compañeros con un largo recorrido en este frente para que nos aporten su punto de vista y así debatir jumtos sobre las perspectivas, la manera y  lo necesario que es articular una lucha social amplia contra la reclusión y el castigo, es decir, contra las prisiones.

Para hacerlo contaremos con las aportaciones de Pote, miembro de Salhaketa y de la Cordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura que nos hablará sobre las luchas en las cárceles en clave de género con especial referencia al caso de Nanclares de la Oca, y de Jorge del Cura, miembro del Centro de Documentación sobre la Tortura de Madrid y portavoz de la Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura, que nos dará datos relevantes de la situación de las presas y de las condiciones de vida actuales en las prisiones del Estado y de Cataluña.

Esperamos que vengáis para enriquecer el debate e intercambiar puntos de vista.

Al anochecer, habrá cenador, los fondos del cual irán para la autogestión del colectivo y seguidamente podremos disfrutar de la pieza teatral «La Esclusa», una obra de Michel Azama interpretada por Ana Plaza. Se trata de un monólogo que relata la última noche a la prisión de una mujer que lleva 16 años presa, largas horas donde lo de  dentro y lo de fuera se funden con el miedo y la esperanza.

Al final, cerraremos la noche con la música y el ingenio del cantautor Juanito Piquete que nos regalará sus mejores canciones.

Clivella, col·lectiu de suport a persones preses
clivella@riseup.net

Actividad en la calle Debate sobre objetivos y medios de lucha

xerrada5an

El 8 de noviembre a partir de les 19h, el Grup Llibertari del Poblet i Voltants realiza un acto en apoyo al caso de los 5 anarquistas de Barcelona con una charla-debate en la que participarán 3 miembros del grupo imputados en el caso. Después habrá cena vegana. En el CSOA La Indústria. Calle de la Industria, 181, Barcelona.

Actividad en la calle

ABSOLUCIÓN PARA LOS TRES JOVENES DE LLEIDA

Han salido las peticiones fiscales a los tres jóvenes de Lleida que fueron denunciados por amenazas a un carcelero del centro penitenciario de Ponent y por obstrucción a la justicia. La petición de la fiscal Marta Viñuales Loriente es de 4 años de prisión a dos de ellos y 3 años al otro, sumado a una multa de más de 20.000 euros. El abogado de la Generalitat Jorge Merino Hernández amplía esta petición a 6 años para los dos primeros y 3 y medio al otro. En qué consisten estos delitos?

Obstrucción a la justicia es un delito relacionado con la presión que se hizo hace dos inviernos en los juzgados de Lleida, en las concentraciones convocadas por el grupo de apoyo a presxs en lucha de Ponent, en solidaridad con lxs presxs que denunciaban abusos en la prisión. Cuando un preso denuncia a carceleros por maltratos estos le hacen una contra-denuncia por agresiones, además de suponerle sanciones o traslados. Con estas acciones consiguen esterilizar las denuncias por torturas de los y las presas, puesto que la contra-denuncia consigue que se archive la del preso, o el traslado hace mucho más difícil el proceso de la denuncia. Sea cual sea la estrategia, el escarmiento a un preso que denuncia pasa por los aumentos de condena, las palizas o el alejamiento de su residencia. Aún así, asumiendo las represalias, muchas presas en todo el estado se coordinaron para hacer visible la situación de impunidad que se respira en las prisiones. Varios grupos de apoyo de diferentes ciudades trataron de acercar la campaña Prisión=Tortura en la calle.

Actividad en la calle Cárcel=Tortura

El sábado quisimos llegar a la cárcel para mostrar nuestra solidaridad a las personas que están presas. Queríamos que por un día sintiesen que no están solas a las afueras de la ciudad. Que por un día escuchasen voces queridas –aun siendo desconocidas- y gritos de apoyo. Deseábamos empoderarles simplemente con un saludo que recibirían desde sus ventanas con rejas. Un guiño de complicidad para quien tiene privada la libertad. Este fin de semana se celebró la VI bici-marcha a la cárcel de Pamplona.

La marcha empezaba en el solar de la vieja cárcel de Pamplona –en el barrio de San Juan– se alargaba hasta la cárcel actual –en la colina de Santa Lucía– y terminaba en la plaza de Navarrería donde había programada una charla, una comida popular, la participación de un cantautor y un teatro. Este es un acto que desde que se empezó a construir la actual macro-cárcel hacemos conjuntamente varios colectivos y en la iniciativa participan un buen número de personas para denunciar las condiciones de vida en las cárceles y el sentido mismo de las penas de prisión.

Sin embargo, los inocentes gestos que ahora narrábamos no fueron posibles. Flanqueando el mastodonte de hormigón, hierro y rejas nos esperaban a los ciclistas cinco furgones de la policía nacional, un coche de “secretas” y un “patrol” de la Guardia Civil repartidos en los tres posibles accesos a la cárcel. Semejante despliegue de seguridad impidió que llegáramos a ellos y nosotros seguimos la marcha sin poder parar allí.

No es sorprendente la obsesión por controlar, censurar y dificultar que la información de dentro de las prisiones salga afuera. A ningún Estado le gusta que sus ciudadanos sepan las precarias condiciones de vida de las personas dentro de ellas: falta de recursos personales, materiales, deficiencias sanitarias y educativas…. Tampoco que conozcan que en sus cárceles mueren por infarto, suicidios (u otras causas “desconocidas”) unas 200 personas al año. Ningún Estado en su sano juicio se puede permitir desvelar el alto índice de personas que en prisión sufren de algún tipo de trastorno mental y/o una adicción a las drogas y al alcohol y el abandono de estas. No es sorprendente que se trate de ocultar los millones de euros que se han llevado al bolsillo las grandes empresas constructoras de este país ligadas al poder en la construcción de cárceles en los últimos años y tampoco que sepan que, hoy por hoy, la reinserción es una auténtica farsa para seguir legitimando la aberración de la prisión.

Tampoco sorprende que se quiera cortar la comunicación en sentido contrario, es decir, del afuera hacia adentro. ¿Qué pasaría si las personas que están dentro de prisión conociesen bien sus derechos como personas presas? ¿Qué pasaría si se empoderasen y comenzasen a exigir lo que les corresponde? O incluso más allá ¿qué pasaría si empezasen a cuestionarse la legitimidad de su encierro? Esto sin duda será más sencillo que ocurra si hay personas solidarias fuera de esos muros y este es el quid de la cuestión. Por este motivo, a este lado del muro prohíben una manifestación pacífica, atropellan el derecho de manifestación y de libre deambulación de las personas –puesto que la marcha ciclista pasaba por camino público–. Lo mismo sucedió los dos últimos años en el chupinazo solidario del día 6 de julio: en uno nos aporrearon y en el otro pincharon la rueda de un coche. Por esto despilfarran en todas estas ocasiones dinero público en mandar un desproporcionado número de policías a controlar a un puñado de personas porque, tal vez, en el fondo, hay motivo para la preocupación.

Se sabe que en momentos de crisis caen muchas instituciones caducas, se replantean sistemas que parecen históricos e imposibles de hacer desaparecer, en momentos de crisis los movimientos civiles se hacen más fuertes. En contra de lo que parece, ya que la presión sistemática de los medios de comunicación oficiales en legitimar la cárcel y el sistema penal actual es muy fuerte, son cada vez más las personas que se preguntar acerca de esa legitimidad, sobre lo qué acurre allí adentro y en posibles alternativas. Tal vez ha llegado el momento de cuestionarse en serio y de organizarse –dentro y fuera–, como hemos hecho con muchas otras cuestiones políticas y sociales en los últimos años, en torno a los interrogantes que suscita la cárcel, el encierro y sus consecuencias.

Hoy, a través de este medio de prensa todas las personas que estáis en Calle Colina de Santa Lucía s/n sabréis que lo intentamos, que lo deseábamos pero que como de costumbre no nos dejaron. Bueno, todo esto si, como también viene siendo por costumbre allí dentro, esta hoja de periódico no llega arrancada hasta el corazón de la cárcel. Hay cosas parecidas a ambos lados del muro.

Fuente: www.salhaketa-nafarroa.com

Actividad en la calle

Coger el autobús 109 en Plaza Espanya sin saber muy bien dónde uno se tiene que parar. Preguntar al conductor por el CIE y que conteste que no sabe muy bien dónde está. Bajarte en medio de un polígono industrial inhóspito y caminar hasta la reja del CIE sin perderte si tienes suerte. Tocar el timbre, esperar a que te abran. Se mueve la reja, entras y un policía te indica que te has de sentar en un cubículo junto con otras personas para poder visitar. Pides turno y esperas. Y sientes la misma sensación de injusticia que uno tiene al ir a visitar a una prisión. Se generan miradas cómplices. Y, mientras esperas tu turno, comienzas a conversar con familiares y amigos de las personas que están dentro, con ganas de saber cómo se vive dentro del CIE. Te presentas como miembro de una organización de defensa de los derechos humanos y, tras las primeras reticencias, comienzan a explicarte en los momentos en que no hay agentes en la sala. Trayectorias cargadas de racismo e injusticia que desembocaron en el CIE. Y palabras que evocan la desesperación que supone la amenaza de una deportación forzosa. También gestos y discursos que muestran la enorme resistencia puesta en marcha.

Actividad en la calle Cárceles racistas Debate sobre objetivos y medios de lucha

Acto en solidaridad con Emilio Sánchez y todos los presos en lucha

En la mañana del miércoles 8 de octubre nos acercamos a los Juzgados de Pontevedra con la intención de entregar una carta en relación con las tortura en la cárcel de A Lama al Juez de Vigilancia Penitenciaria responsable de la prisión, su señoria Fidel del Río. Aprovechamos la ocasión para repartir dicha carta en la entrada de los juzgados a las personas que allí se encontraban.

No pudimos hablar con Fidel del Río, por lo que dejamos la carta a un funcionario quien se responsabilizó de entregársela así como nuestro correo por si su señoría desea hacernos notar alguna observación, en cuyo caso informaremos.

Animamos a todas las personas a continuar denunciando la situación de impunidad que se vive en las prisiones así como la complicidad de determinados agentes e instituciones.

 Solidarias

 

Actividad en la calle Cárcel=Tortura Emilio Sánchez Del Peso

EmilioVigo

Actividad en la calle Cárcel=Tortura Emilio Sánchez Del Peso