Sobre El Enemigo Penitenciario

[ A+ ] /[ A- ]

 “Con el nacimiento de las reservas terapeúticas la institución penitenciaria española pone en juego su destino social. El nuevo formato de estigmatización busca redefinir operativamente los amigos, aquellas personas merecedoras de tratamiento, y los enemigos, las personas indignas de ayuda, de la institución penitenciaria. A través de una serie de alteraciones de la percepcion social de los destinatarios del castigo, muda la percepción social de la cárcel que a partir de ahora puede ser, al mismo tiempo, un espacio colectivo de rehabilitación social, un servicio educativo, una clínica para la reinserción laboral: la curación deviene sinónimo de castigo y viceversa.

Por esta razón lo que aquí es sufíciente subrayar es que una de las funciones asignadas a los nuevos módulos de tratamiento es la de constituir unas reservas terapéuticas finalizadas a la neutralización social y simbólica de los enemigos mediante la acción rehabilitadora de dar vida, visibilidad y poderes a los amigos.

La reserva por lo tanto surge como la manifestación de un nuevo prejuicio étnico (el enemigo emerge como nueva especie) y se fundamenta sobre el mito de la acogida, del tratamiento de la protección de una población amiga. Pero, tanto para el amigo como para el enemigo, la reserva se convierte en campo de experimentación de nuevos dispositivos de institucionalización.

Conceptos como el de reinserción tiene sentido sólo si se basa en el respeto de la autonomía de decisión y de vida de personas que se acogen a este nuevo tipo de tratamiento penal. Pero la experiencia etnográfica en la UTE revela que todo el proceso de reinserción (social y laboral) experimentado en los nuevos modelos de tratamiento penal está marcado por el grado de institucionalización totalizante de la existencia, de la vida soberana (y no sólo de la nuda vida) que pasa a ser el objeto y el objetivo de las agencias de tratamiento penal dentro y fuera de la cárcel.

Darío Malventi

Extracto de su artículo Simbiosis Vital

Decodificando La Cárcel: U.T.E. (Unidad Terapéutica Educacional)

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *