Los Presos Del CIE De Aluche Hacen Una Denuncia Pública De Las Condiciones De Insalubridad Y Hacinamiento Del Encierro

La dureza del internamiento llevó en la semana pasada a una de las personas recluidas en el CIE de Aluche a emprender una huelga de medicación que se ha prolongado durante 10 días. Esta persona, que sufre leucemia y diabetes, ha sido privada de libertad y del cuidado de sus seres queridos en un centro en el que la atención médica es deficiente y las condiciones son de hacinamiento e insalubridad.

El encierro en el CIE somete a las personas a un estado de angustia y estrés que afecta a su bienestar físico, psicológico y social. En los CIEs se encierra a personas que sufren graves enfermedades, que llevan más de quince años en España, que tienen hijas/os menores a su cargo, que son víctimas de trata o que huyen de amenazas en sus países de origen.

Junto con otras personas internas han unido fuerzas para hacer llegar sus testimonios al exterior del CIE y denunciar en una carta dirigida al Juzgado nº 6 de Madrid:

  • Que no se garantiza un examen médico previo al internamiento
  • Que el brote de sarna y las condiciones insalubres ponen en riesgo su salud
  • Que constantemente se vulnera el derecho a recibir información
  • Que de forma sistemática se expulsa a las personas sin previo aviso, incumpliendo la normativa de notificar la expulsión con 12 horas de antelación, impidiendo incluso una mínima despedida de sus seres queridos.
  • Que en el CIE se encuentran internadas personas que sufren trastornos de salud mental y no reciben asistencia psicológica ni psiquiátrica. Además, denuncian los malos tratos que estas personas, en una situación especialmente vulnerable, reciben
  • Que un interno fue hostigado por agentes de la policía y sufrió un ataque de epilepsia. Al no haber servicio médico disponible en ese horario, esta persona tuvo que esperar 20 minutos la llegada de una ambulancia
  • Que las personas internas que están denunciando estas circunstancias son represaliadas con amenazas e insultos

La existencia de estos centros supone un atropello contra la dignidad de miles de personas y una lacra para cualquier sociedad que se quiera reconocer como justa, humana, decente.

Sus testimonios dan cuenta de la insoportable realidad a las que el Estado Español les está sometiendo con el fin de castigar la situación administrativa irregular en la que les mantienen.

Fuente: mugak

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.