Informes De Actividad Reivindicativa Y Otras Noticias Peores Desde La Cárcel De Murcia II

[ A+ ] /[ A- ]

Ayer 5 de Mayo, entre las 9:15 y 9:30, Unas 70 personas presas en el módulo 8 de la cárcel de Murcia II hicieron una primera concentración silenciosa, que piensan repetir cada día, con lemas escritos en cartones y papeles, protestando por las medidas de privación de derechos, aislamiento e incomunicación, pero no de verdadera prevención, que se les han impuesto con la excusa de la pandemia, y expresando las siguientes reivindicaciones:

– Libertad para los enfermos graves y sin cura.

– Libertad para los presos que les queda poco tiempo de condena.

– Que se hagan tests del covid-19 a presos y funcionarios.

– Que se proporciones a los presos guantes, gel y mascarillas.

– Que, se les dé la opción, en caso de muerte de un familiar, de ir al tanatorio o cementerio a darle un adiós digno.

– Que se permitan las comunicaciones de todo tipo, ya que los presos no entienden que se les impida ver a sus familias pero se les obligue a estar todo el día en contacto con los funcionarios.

Por otra parte, en diferentes blogs de grupos anticarcelarios se han publicado recientemente las siguientes noticias procedentes de esa misma cárcel de Murcia II.

Amenazas y abusos a Jorge López Vizcaíno

El compañero Jorge López Vizcaíno nos informa de las presión que está sufriendo dentro de la cárcel y de la colaboración por parte de los carceleros para que su vida en aislamiento sea insoportable.

Después de coacciones y amenazas de los carceleros en momentos de debilidad Jorge cometió un intento de suicidio que se intenta ridiculizar en el parte que adjuntamos. Tras los hechos, el compa estuvo medio dia sin recibir ningún tipo de atención médica. Tenemos que recordar que, a demás, Jorge se encuentra pendiente de una operación de garganta y de los huesos de la muñeca.

El compa es consciente de que se equivocó con este intento de suicidio y que lo abordaron en una situación muy vulnerable. Animamos a que se le manden unas fuerzas muy necesarias en estos momentos.

Jorge tiene graves problemas de salud que están siendo complentamente desatendidos. La ausencia total de profesionales sanitarixs provoca una atención sanitaria muy precaria, que repercute en la salud de lxs presxs. Por un lado, Jorge tiene problemas en las articulaciones de las manos, de manera que no puede realizar ejercicio o escribir con normalidad. Tiene un pólipo desde hace dos años en la garganta que le hace escupir sangre y pendiente de operación desde hace tiempo. Nos transmite el mal trato que ha recibido por parte de lxs pocxs médicxs que lo han atendido. Además de la nula atención psiquiátrica que recibe en aislamiento, necesitándola cada pocos meses.

La situación del compa es una más que hace que la actual propuesta de lucha colectiva desde dentro, así como la información que se está moviendo fuera en relación con la sanidad precaria dentro de la cárcel cobren el máximo sentido. No pararemos hasta que desaparezcan estas crueldades, y con ellas la propia cárcel.

Fuente: Colectivo Pronoia

Despropósitos en tiempo de virus

Nos escribe David Rojas Fernández desde una celda de aislamiento, en Murcia II, con mucho ánimo, a pesar de las recientes palizas, los partes dsiciplinarios y causas adicionales que le han impuesto como represalia por denunciar torturas y defender su dignidad. Sus palabras nos trasladan el despotismo de los carceleros y nos hablan de un nuevo asesinato institucional. Su compañero Vargas recibió una dosis letal de fármacos, nos lo explica en los siguientes términos:

Cárcel de Murcia II, 18 de abril de 2020

(…) la semana pasada mi compa el Vargas murió de sobredosis de medicación, y los guardias y médicos en el pasillo riéndose sin ningún tipo de compasión (…).

(…) sobre el coronavirus, no nos han proporcionado ni mascarillas ni guantes y encima los carceleros pasan de todo, entran y salen de la cárcel todos los días y muchos de ellos van sin mascarilla poniéndonos a todos en un grandísimo riesgo de infectarnos y tampoco nos han dado ningún tipo de información sobre las distancias entre nosotros, ni si hay que lavarse las manos, no tocarse la cara ni tocarnos entre nosotros… si sé las medidas que tengo que tomar para no infectarme es por las noticias que veo en la TV, a parte nos han autorizado tan solo una videollamada mensual de 10 minutos de duración y tan solo con un familiar –cuando yo sé que en otras prisiones se han autorizado varias videollamadas mensuales– y aquí en aislamiento estamos que echamos chispas y a punto de explotar (…)

Sin perder su sentido del humor el compañero se despide recordando la cobardía de los carceleros pues cuando, estando en Picassente, el subdirector médico le dijo “subnormal” y él se defendió, vinieron 17 funcionarios a pegarle con sus porras, cascos, escudos y chalecos, y parecería que no están suficientemente protegidos, ya que David les escucha quejarse y pedir más protecciones y más material represivo contínuamente.

Fuente: Ananké, col·lectiu de suport a preses

 

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.