Indignante

Es indignante lo que lleva sufriendo el compañero Daniel Ramírez Córdoba, Lleva aquí (Puerto 3) en régimen especial 15 meses en el aislamiento de este C. P. Trece meses en 1ª fase y dos en 2ª. Durante todo este tiempo que lleva en primer grado no ha tenido ni una sola sanción, se ha comportado correctamente con todos: carceleros, personal y compañeros. Su conducta es ejemplar, intachable.

Está a la espera de que le den el art. 100.2 e incorporarse en un módulo terapéutico,  se van a cumplir tres meses desde que le ofrecieran esta posibilidad y nada de nada… Por su parte está haciendo todo lo posible por progresar pero el equipo técnico de este módulo no hace nada para ayudarle, está totalmente abandonado en este sentido.

La gota que colma el vaso es la presión sicológica a la que le someten los funcionarios de seguridad y otros funcionarios de este módulo. Lleva aguantando está situación mucho tiempo con paciencia y con inteligencia porque piensa en progresar y salir de este agujero e incorporarse a la vida normal en el módulo.

La otra gota que colma el vaso y de la que somos testigos es de los hechos del día 30 de junio. El día anterior trajeron a esta galería a un preso con el que hay gran incompatibilidad con Dani. Los carceleros son conscientes de que existe dicha incompatibilidad y de los problemas entre ambos. A pesar de esto el 30/06 los sacaron juntos al patio por la tarde para que se maten entre ellos. Afortunadamente había allí más compañeros que evitamos una pelea y una tragedia. Hemos hablado con los carceleros para que cambien de turno a este preso. La incompatibilidad entre ambos presos es bien conocida por los carceleros, especialmente los de seguridad, y son ellos los que cuadran a  la gente en las galerías y patios. Conclusión: buscaban el enfrentamiento de los dos para perjudicarlos (a Dani por el art. 100.2 y al otro porque está aquí por la central de observación en espera del 2º grado).

Por todo ello expreso mi solidaridad con el compañero Daniel Ramírez Córdoba en su lucha por conseguir su libertad y espero que se aclaren los hechos  y se depuren responsabilidades en esta cárcel y que se acelere el programa donde participa y que le concedan el art. 100.2 de una vez.

Y hago un llamamiento de solidaridad con el compañero Daniel Ramírez Córdoba en su calvario, en forma de protesta ante la dirección de la S. G II. PP. Para respetar los derechos constitucionales del compañero que lleva media vida preso (desde 1986).

Es indignante el comportamiento de los responsables de esta cárcel que disfrutan de una impunidad increíble.

Por todo ello estoy indignado y a vosotros os digo que os indignéis por todo lo que sucede de muros para adentro.

03/07/2011

C.P. Puerto 3 m-15

Carlos Fernández Guáimara

.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *