Denuncia Desde Dentro De Los Abusos De Poder, Maltratos y Torturas En La Cárcel De Estremera

23 de Octubre 2013 Cárcel de Estremera

Buenos días amigos, os digo esto por deciros algo ya que de buenos no tienen nada. Os voy a poner en conocimiento de por qué os digo esto.

El miércoles día 16 de octubre, en el desayuno, en el comedor, hubo un problema por toda la frustración que sienten estos verdugos ante mi persona. Es fuerte lo que os cuento pero creo que debo ponerlo en conocimiento de la gente para que no se sorprendan cuando ven a cuatro militares maltratando a un detenido, cuando sólo se tienen que fijar lo que hacen en las prisiones del Estado español. Os diré que soy una persona reacia a tener ningún tipo de relación ni con funcionarios ni con ninguna persona que venga a trabajar aquí y se lucre del sufrimiento de todo presa y todo ser querido que tienen.

Los funcionarios al desayuno se ubican en la puerta para que no haya problemas y van dando pasos paulatinamente, pues llegó el turno en el que me tocaba recibir la porción de desayuno como a cualquier otra interno que es un chusco de pan, una mermelada, una mantequilla y un vaso de cualquier cosa menos de leche o café. Entonces, como llevo cinco años esperando para que me saquen a hacerme las pruebas de las alergias, no puedo tomar ningún tipo de medicamento, ya que si no nos damos cuenta enseguida, me puede producir la muerte, ya que se me crea un infarto en la garganta, que es que se te empieza a inflamar hasta que no deja ni entrar ni salir el aire y causa tu propio ahogamiento, a no ser que rápidamente te pongan por vía intravenosa un medicamento que se llama “URBASON” que es lo que hace que te puedas recuperar, pero claro es jugártela a una carta y si después de media vida aquí no han podido matarme, no voy a consentir que me mate una mera pastilla porque el incompetente de turno de médico te diagnostica un medicamento al cual te puede producir reacción alérgica y si te echas a dormir: la muerte.

Pues yo entré con un gorro de lana, ya que aquí a las 08:30h de la mañana, que es cuando desayunamos hace bastante frío, a lo cual ninguno de los dos funcionarios puso el inconveniente y recoger mi desayuno y me fui a la mesa donde suelo comer y no habían transcurrido apenas cinco minutos cuando el más cobarde de los dos que va sacando pecho porque ha estado en Puerto I, y os puedo asegurar que es un pedazo de maricón y cobarde (con todos mis respetos a los señores transexuales, lesbianas, gays, etc; ya que no tengo ningún problema con la orientación sexual de cada uno siempre que respeten la mía). Me refiero a maricón porque es un perseguidor instigador y muchos más calificativos pero como yo no les hago ni caso y no medio palabra con ellos se frustran por no poder tratarme como a los demás, porque no les doy a la oportunidad y eso les corroe a diario. Entonces, me coge el “bonito” y me dice que me quite el gorro con muy malas formas, a lo cual yo le digo que tengo que mirar por mi salud y que no molesta a nadie y que si yo me ponía enfermo no me iban a traer medicamentos para que me recuperase, ya que como le dije es una vergüenza que venga un médico a pasar consulta una vez al mes y tan solo a 20 internos de 140 personas, ya que así solo crean polémicas, ya que si yo tengo que ir con urgencia a que me vea el médico y con la fila que hay, para apuntarse hay más de 20 personas ¿qué tengo que hacer? ¿Sacar el cuchillo y agredir a algún compañero para ocupar su lugar? Esto es deprimente, os lo puedo asegurar y se quejan de las cárceles de Sudamérica, los metía a los que dicen eso en uno de estos patios y os aseguro que se traumatizarían de por vida.

Bueno, pues continuo con el personajillo del Puerto de las Marías. Me dice en tono amenazante que me salga del comedor a lo que yo le contesto educadamente que por favor me dejase desayunar y que luego íbamos donde quisiera. A lo cual, se pone muy nervioso intentando amenazarme, pero para su desgracia llevo practicando todo tipo de deportes de contacto hace 21 años y he sido campeón del Estado español en varias modalidades, por tanto a mí sus amenazas monguis ni siquiera me alteran, a lo que coge el comunicador que tienen entre ellos y pide refuerzo, a lo que vienen más verdugos con el rollo del otro y les digo lo mismo: “que hagan el favor de que acabase de desayunar y me iba donde quisieran”. Ya que vi que tenían ganas de fiesta, pues entonces todos a bailar, ¿no o qué?

Cuando acabé de desayunar, salí del comedor y los señores funcionarios, me llevaron a un cuarto que no tiene cámaras, ya que tanto el cuarto del educador como el del trabajador social no tienen, ya que les obligan a no ponerlas, ya que se vulnera nuestra intimidad con el profesional que hablas, allí me hicieron desnudarme completamente y en tono muy amenazante me decían que iba a hacer la prueba del algodón, ya os explicaré lo que es. Yo, cuando veo el percal, me pongo rápido los slips, y ya que utilizo tanto codos como rodillas como tibias como puños, pues ya me pongo en guardia ya que sabía que a cuatro o cinco los noqueaba y los demás suelen huir como cobardes, entonces el jefe de módulo como no es tonto y el que tiene culo tiene miedo, me pidió que me vistiese tranquilo y nos dejásemos de problemas.

Seguidamente, ya que me llevaban a aislamiento, me hicieron pasar por enfermería para hacerme un reconocimiento médico y se viese que no tenía nada y así fue, pero cuando nos dirigimos a aislamiento empecé a ver carceleros por todas partes, como si fuese un hormiguero y ellos fuesen las hormigas, entonces me di cuenta que su propósito era matarme, ya que soy un problema grande para ellos, porque solicito lo que me pertenece por ley, esa misma ley que me tiene aquí por incumplir unas leyes.

Cuando llegamos a aislamiento, me metieron en el cuarto de cacheo que es bastante grande y se hace diminuto en diez segundos, dado a todos los funcionarios que habían entrado con el afán de quitarme de en medio y ser otro de sus asesinatos gratuitos, yo me puse rápido la espalda en la pared, para que ninguno de ellos pudiese golpearme por la espalda, y les dije: “cuanto antes empecemos, antes vamos a terminar”. Y como tienen muy malas experiencias conmigo en muchos sucesos parecidos a estos, que a cuatro o cinco funcionarios les he mandado al hospital, aunque luego me hayan roto los huesos por veinte mil sitios. Pues de ahí me llevaron a la celda de castigo, descalzo, en camiseta corta y sin mantas ni sábanas y con unas temperaturas totalmente bajas para que seguro enferme. Pues yo pensaba que se había quedado ahí el problema, pero cuando empiezo a coger el sueño a pesar de las adversidades, de las condiciones, se abre la puerta de la celda y entran sin titubeos, rápido hacia la cama y me sujetan por pies y manos, me desnudan, y me esposan desnudo de pies y manos al somier de hierro, el cual tiene unos espacios para cuando te aplican la sujeción mecánica, que cuando estás en esa situación y te empieza a doler el cuerpo por todos lados a partir de los veinte segundos, por ser una posición tan inhumana, pues empezaron a echarme cubos de agua helada, con el frío que hacía, sólo para que enfermara y me repetían una y otra vez “¿A TI QUÉ TE PASA CON LXS FUNCIONARIXS? QUE TE MATO, QUE TÚ ERES UNA PUTA MIERDA” Se estuvieron turnando durante dos días para golpearme como les viniera en gana, a puñetazos, a palazos, a patadas, y después de todo eso, a uno de los graciosos de los funcionarios, se le ocurrió la inteligente idea de mojarme los genitales, coger el cable de una radio y sacarle los dos cables que tienen enchufados, a un lado de la corriente y otra a mis genitales húmedos para que corriese mejor la electricidad y me causase más dolor.

Así estuve durante dos días, sin que nadie hiciese nada por evitarlo, y sin poder hacer nada para demostrarlo, porque las quemaduras de los genitales no es una prueba contundente para acreditarlo, por lo tanto, es otra de tantas que me han hecho durante una década y media…y siguen diciendo que no soy yo el que está capacitado para estar en libertad, porque puedo cometer un delito, cuando con lo que hacen ellos, si fuese en la calle, se juntarían con un bloque mínimo de veinte años de condena.

Os pido que todos los que leáis esto, que lo pongáis en conocimiento, aunque sea de tus allegados, para que veáis como tratan a personas por defender que se les trate con educación y modales, ya que es lo primero que ellos requieren, y por defender mis principios y valores, ya que no por el hecho de estar preso mis principios y valores son malos, ya que yo lo que no hago es ser un cínico y ya bastante estoy pagando con mi vida como para que me quieran quitar lo único que me queda… que es mi dignidad.

Pero os digo una cosa, a pesar de que en cualquier momento me quiten la vida, os digo que estoy muy orgulloso de luchar por lo justo, porque no se abuse del poder sólo por desempeñar un buen cargo, porque los niños que son inocentes tengan para comer e ir al colegio, a que les eduquen y no les pase lo mismo que a nosotros y otros muchos que se asocian con la igualdad, que por supuesto, estoy muy orgulloso de ser un GANGSTER pero humilde y honrado, no como ellos, que se lucran del indefenso, cuando es todo lo contrario, hay que saber muy bien de dónde uno proviene y lo dura que ha sido la vida para muchas personas que han vivido nuestra misma situación y que no me hayan arrebatado mi dignidad en las innumerables ocasiones que han pretendido romperme.

Desde aquí os digo, que no os echéis atrás frente a sus amenazas y represalias, ya que una vez que ven que no funcionan, tienen que aceptar que han metido la pata. Yo por mí, que los perdone dios, que yo no soy nadie para perdonar a nadie ni a mí mismo, pero aun así mi orgullo no ha sido dañado, por muy inusual que fue la situación, pero cuando te meten a vivir entre monstruos llega un momento en que te conviertes en uno de ellos, pero aun siendo un monstruo, quiero todo bien a las buenas personas y a pesar de que me encante pelearme, odio la violencia gratuita.

Espero que con esto, recapacitéis muchos de vosotros, y de vez en cuando, si tenéis a un ser querido dentro, poneos en su situación.

Firmado: David Casas de la Cueva

 

2 Comentarios

  1. Esther said:

    Hola. Voy a ir al grano directamente. El pasado 11 de junio de 2015 nos avisaron que habían encontrado muerta a mi hermana en la carcel de estremera. Dicen que se suicidó, dicen que ella misma se ahorcó. Estamos a la espera de los resultados de la autopsia, pero las marcas del cuello que nosotros hemos visto, no parecen ser de un suicidio puesto que cuando una persona se cuelga, las marcas son en sentido vertical y mi hermanita las tiene como si alguien la hubiera estrangulado desde atrás. No sabemos que hacer, puesto que no disponemos de recursos económicos para contratar un buen abogado. Ayer en el entierro de mi hermana, unas compañeras de prision nos comentaron que a mi hermana la habían asesinado. Yo no pienso descansar hasta averiguar la verdad. Si alguien puede asesorarme para saber que pasos seguir para esclarecer la muerte de mi queridísima hermanita, se lo agradecería muchísimo. Gracias por todo.

    14 junio, 2015
    Reply
  2. MARÍA said:

    SOLICITA LETRADO DE OFICIO PARA INTERPONER QUERELLA POR HOMICIDO O ASESINATO, CONTRA EL CENTRO PENITENCIARIO DE ESTREMERA.
    UN MÉDICO FORENSE PUEDE ACREDITAR PERFECTAMENTE LA CAUSA DE LA MUERTE.
    SOLICITA AUTOPSIA Y NO PERMITAS QUE INCINEREN EL CADÁVER.
    LO SIENTO, DE VERAS.
    LAMENTABLEMENTE, DEL C.P. DE ESTREMERA NO ME SORPRENDE NADA.
    EN EL AÑO 2011, EL DIRECTOR Y OTROS DOS FUNCIONARIOS ESTUVIERON IMPUTADOS IGUALMENTE POR ASESINATO. AL IGUAL QUE CON TU HERMANA, SIMULARON UN AHORCAMIENTO.
    DESCANSE EN PAZ.
    NO CESES EN LA LUCHA.

    6 julio, 2015
    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *