Convocatoria Mundial De Solidaridad Con Los Presos Para La Nochevieja 2015-2016

Las concentraciones en el exterior de los centros de exterminio en algunos países son una tradición continuada. Se trata de un modo de expresar solidaridad con los presos durante fin de año, recordando a aquellos que se encuentran secuestrados por el Estado. Una concentración rompe el aislamiento y la enajenación de las celdas creadas por nuestros enemigos y esto no tiene por qué terminar aquí.

Las prisiones tienen una larga historia dentro del capitalismo, es una de las formas más arcaicas de tortura prolongada y de castigo. Este ha sido un mecanismo usado para matar lenta y dolorosamente a aquellos que no son deseados –delincuentes según el orden actual- y que no tienen necesidad alguna de encajar en ese molde predeterminado de la sociedad.

La prisión no solo se utiliza como institución, también es un aparato de represión que ejerce su influencia desde fuera de los muros en nuestra vida cotidiana, encontramos cómo los bancos, empresas subcontratas e inversores se lucran a través del complejo penitenciario aparte de los policías y guardia de seguridad que esconden detrás de sus insignias el poder del Estado.

La solidaridad no sólo es una vía de expresión propia del la poesía revolucionaria dentro del análisis anarquista, también se trata de la expresión de una serie de acciones llevadas a cabo, puestas en práctica dentro de la guerra social cotidiana. Por ello proponemos a todos aquellos que tienen una sensibilidad recíproca de las condiciones del mundo carcelario que marquen este día en sus calendarios y encontrar así puntos de acción; no debemos limitarnos simplemente al ruido de las concentraciones, tenemos que apostar por acciones autónomas que rompan con las posiciones mundanas que nos encierran y separan de nosotros mismos.

Por nuestros compañeros conocidos y por los que aún tenemos que conocer porque, pese aún no habernos conocido, no significa que no actuemos en afinidad solidaria. Nuestra lucha continúa tanto en el exterior como en el interior: la prisión no es el final, es la continuación, la prolongación en nuestra lucha. Sea mediante la rebelión individual o colectiva, con los métodos que encontremos disponibles porque cual fuego, nuestra rabia debe extenderse.

Contra las prisiones y el mundo que las sustenta.

Por la guerra social.

Abolish All Prisons

Fuente: La Haine 

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *