Categoría: Huelga de Hambre Mayo 2020

Las cartas de Xavi Corporales y de Toni Cavero –los dos en el primer grado de Estremera– que publicamos a continuación han llegado con más de un mes de retraso. Deberían haber formado parte del debate previo a la huelga de hambre colectiva que se está realizando ahora, pero no han podido llegar a tiempo a sus primeros destinatarios, los propios compañeros presos. Las ponemos aquí, de todas formas, porque contienen reflexiones interesantes sobre el presente y también sobre el futuro de la situación carcelaria y del modo de hacerle frente. Pasará, sin duda, lo mismo con las reflexiones que se están haciendo ahora, que llegarán también con retraso. Pero más vale tarde que nunca y, como la lucha tiene que continuar, bueno será que no se interrumpa el diálogo sobre ella, aunque sufra algún desfase temporal. Y, sobre todo, porque en una de estas cartas se propone la discusión de otra acción colectiva, una nueva huelga de hambre rotativa, para cuando lxs compañerxs se recuperen de esta de mayo. Ya os habréis dado cuenta de que el dibujo de arriba es uno de los de Toni.

Estremera, 4 de abril de 2020

Comunicado desde la cárcel de exterminio de Madrid VII

Aúpa, compas. Bueno, os hago saber que aquí en esta cárcel no podemos comunicar ni nada. No tenemos ninguna información respecto al covid-19. Los carceleros vienen con mascarillas y guantes, pero ahora digo yo, si ellos vienen de la calle, ellos sí pueden infectarnos a nosotros, porque nosotros no tenemos acceso al exterior, por lo cual, mi pregunta, es ¿qué es lo que va a hacer la gente que está infectada aquí en esta cárcel? Que se sepa, ya ha muerto una mujer mayor de 70 años, pero como estamos en el búnker pues tampoco nos enteramos de mucho. La poca información que obtenemos es porque se le escapa a los carceleros. Puesto que los carceleros tienen acceso a las mascarillas, ¿por qué a la población reclusa no nos dan el mismo derecho, mascarillas y demás cosas? Como los presos somos basura para la sociedad… Pero recuerdo que nosotros tenemos familia, hijos, padres, amigos… y no estoy nada de acuerdo en cómo están actuando aquí. Y, en principio, la sanidad, ya que hablamos de médicos, puedo asegurar que el médico aquí no aparece ni por la cristalera y, como siempre, dicen que están faltos de personal, y yo falto de libertad. Estos son unos torturadores, tanto carceleros como médicos, sí que es cierto que mucha gente ha tomado la decisión de quedarse en sus mazmorras, pero aquí, en primer grado, no es necesario quedarse en las mazmorras, ya que estamos 20 horas chapados. No es necesario quedarse más tiempo encerrado, bastantes horas estamos ya encerrados aquí. Pero lo más fuerte es que,si a uno de nosotros nos pasara algo, no podemos recurrir ni a nadie para denunciarlo, que es lo que debemos de hacer. Ahí lleváis mi queja,para que la peña se entere de lo que estamos pasando los presos en lucha activa. Salud y libertad. Un abrazo libertario.

Xavier

Estremera, 3 de abril de 2020

Salud y Libertad a todxs dentro y fuera de las jaulas. Soy Toni Chavero, os escribo desde el búnker de Estremera. Quería aclarar unos puntos y dar mi opinión sobre otros para poder debatirlo dentro y fuera y llegar a conclusiones que generen actos con unidad y fuerzas.

En referencia a las huelgas de hambre rotativas; en vista de que estamos próximos al primero  de Mayo y que acordamos con la propuesta de Peque (¡un saludo, compañero!) iniciar una huelga de hambre general de 15 días (del 1 al 15 de mayo), no tiene ahora mismo sentido continuar con las huelgas de hambre rotativas. Sería enredar las cosas y generar un lío a lxs compañerxs ahí afuera que, como sabemos, les tienen secuestradxs con el intimidatorio estado policial terrorista. Terroristas, porque generan el terror y el pánico a la población mundial, pero más centrados aquí en el Estado terrorista español.

Estaría bien retomar las huelgas rotativas más adelante. Una vez nos recuperemos de la huelga de hambre general del primero de mayo, habría que reflexionar y exponer cada quién qué es lo que se quiere reivindicar en las rotativas, dónde ponemos el eje reivindicativo y hasta dónde queremos llegar. Esto habría que ir hablándolo, habría que contar con los grupos de apoyo y asociaciones de ahí fuera, porque es difícil combinar una vida con el trabajo, con familia, con responsabilidades, desplazamientos, comida, dormida y un largo etcétera de cuestiones que no son fáciles para ellxs. Por lo tanto, no pueden quedar fuera del debate, recordemos que todxs somos unx. Esto es lo que yo opino sobre las huelgas de hambre rotativas y añado que me parece muy interesante este tipo de reivindicaciones porque mantienen una constancia reivindicativa, lo cual me parece muy importante.

En cuanto al primero de mayo del 2020, mi opinión es que no nos podemos encallar en los 14 puntos del grupo de presxs en lucha y en los 10 del decálogo de la APDHA. La cuestión está clara, además de esas reivindicaciones, debemos reclamar, ampliándolas, los derechos fundamentales y humanos que nos están pisoteando con el jodido “confinamiento” y denunciar todas las formas en que nos están privando de lo que nos corresponde. Lo de meter en celdas de aislamiento a lxs presxs con síntomas o contagiadxs por el covid-19, vulnera de lleno el artículo 208.1 del reglamento penitenciario y muchos otros del mismo reglamento y de la ley orgánica penitenciaria. Esto habrá que reprochárselo a los responsables, empezando por la subdirectora general de sanidad carcelaria, Carmen Martínez Aznar.

Y, lógicamente habrá que reivindicar a lxs presxs represaliadxs, aisladxs, torturadxs y, seguramente, muchxs castigados con primer grado, primera fase, dispersadxs lo más lejos posible, por reclamar la salud, sanidad y atención médica que nos corresponden, por pedir información y por reivindicar en la forma que sea los derechos y libertades contenidos en “sus leyes”. Tenemos los casos de Villena, Ocaña, Brians I y II, Picassent, las presas de Wad-Ras… Aquí, en Estremera, aislaron a tres presos por negarse a comer en la UTE o módulo “de respeto” nº 3, y han impuesto el confinamiento de todos los módulos, donde los contagios pueden extenderse, sin ningún tipo de control sanitario. Aquí, y supongo que en muchos talegos, no hay consultas médicas, no hay personal en las juntas del crimen organizado (irónicamente llamadas juntas de tratamiento) y nos imponen un sin fin de conculcaciones de “nuestros derechos y libertades”. Habría mucho que hacer estos 15 días de huelga de hambre del 1 de mayo, y también hoy, ahora, sin necesidad de estar en huelga de hambre hay que denunciar todo esto.

Esa es mi opinión y esa va a ser mi forma de actuar, además pude hablar con Xavi Corporales, mi compañero de causa, que está en la tercera galería, mientras yo estoy en la cuarta. Está de acuerdo con todo esto, por tanto, reivindicaremos los 14 puntos nuestros más los 10 del decálogo de la APDHA y denunciaremos todo esto que os comento. Las denuncias irían a la Subdirección General de Sanidad Penitenciaria, a la Secretaría General de Instituciones penitenciarias, a la Presidencia del Gobierno, al Congreso, al defensor de nadie, al tribunal europeo de derechos humanos en Estrasburgo, Al ministerio del interior, tribunal constitucional, fiscalía general del estado y a los JVP de los talegos de Villena, Ocaña I, Brians I y II, Picassent, Wad-Ras, Estremera, Aranjuez y, según nos vayamos enterando de lo que sucede, ir metiendo caña allí donde sea preciso.

Esa es la propuesta, que aunque llegue tarde o durante el transcurso de la Huelga de Hambre del 1 de mayo, lo mismo algún compañero la secunda, la movida está en que vamos sin tiempo proponiendo sobre la marcha y según nos vamos enterando de las cosas que pasan, no es otro el motivo de todo esto, la cuestión es ir adaptándose a lo que sucede y actuar en consecuen- cia, simplemente.

Os mando un abrazo libertario y muchas fuerzas a todxs dentro y fuera de las jaulas, que la lucha no cese, ahora más que nunca, por una sociedad sin jaulas, Rebeldía y amistad. Salud a todxs.

Toni

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Noticias Sobre La Huelga De Hambre Rotativa De 2019-2020

Sobre La Huelga De Hambre De Mayo 2020

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 29-IV-2020]

covid19 Huelga de Hambre Mayo 2020

La sexta reivindicación de la tabla de 14 puntos que están defendiendo lxs presxs en lucha desde hace cuatro años dice así: “Respecto a lxs enfermxs mentales, exigimos que se les trate adecuadamente en lugares apropiados para ello y no en las cárceles, y mucho menos en régimen cerrado o en aislamiento. Nosotrxs, como presxs en lucha, nos comprometemos a velar por todxs ellxs. No permitiremos que se les torture ni que se haga negocio con ellxs.” Una reivindicación olvidada al principio por las organizaciones que demandan desde la “sociedad civil” excarcelación de presos enfermos y ancianos, preventivos, gente que está a punto de cumplir su condena, etc. Vicent Almela ha publicado en la web de La Directa el siguiente artículo, que traducimos al castellano, sobre la situación de las personas con enfermedad mental que están en la cárcel, con participación de algunos “expertos”, de gente solidaria que desde el principio está intentando señalar ese olvido, como Gonzalo Tejerina, y, sobre todo, de una persona directamente afectada, el compañero José Antonio López Cabrera, y de la hermana de otro compañero que está sufriendo ahora mismo el problema.

EL TRASTORNO MENTAL, UN MURO MÁS DENTRO DE LA CÁRCEL

Alrededor del 40% de la población penitenciaria padece algún tipo de trastorno mental, la mayoría derivados de haber vivido situaciones traumáticas durante la infancia, o en la misma prisión, o del uso abusivo o la adicción a sustancias, según expertas en el campo de la psiquiatría. Familiares, médicos, psiquiatras y los mismos presos solicitan ser tratados en entornos terapéuticos fuera de las cárceles, y que se acabe con la “sobremedicación”.

El pasado viernes 17 de abril un preso de 27 años con antecedentes psiquiátricos empezaba a crear disturbios en el patio del módulo 14 del centro penitenciario de Brians 2, en Sant Esteve de Sesrovires. Según fuentes penitenciarias, el joven estaba muy nervioso, rompió parte del mobiliario y agredió a otros internos. Varios funcionarios del centro lo redujeron por la fuerza “con mucha violencia”, según han explicado a la Directa algunos presos que presenciaron la escena, y lo trasladaron al área de salud mental del centro penitenciario. Allí, por orden del médico de guardia, fue inmovilizado en una sala de contención mecánica –una práctica denunciada por el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura (CPT), multitud de entidades en defensa por los derechos humanos y el propio Consejo de Europa–, sufrió un paro cardíaco y murió. Hacía dos días que esta persona había salido de la Unidad de Psiquiatría de Brians 1 y, previamente, ya había entrado en prisión y había sido considerado “inimputable” por un juez debido a sus problemas de salud mental. Ahora, otro magistrado ha abierto diligencias para investigar las causas de la muerte, y desde el Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos (OSPDH) de la Universidad de Barcelona han presentado una denuncia ante el Síndic de Greuges para que investigue  lo que pasó realmente.

Desde que se declaró la situación de emergencia por el Covid-19 el pasado 14 de marzo, en las cárceles catalanas han muerto siete personas, tres de ellas por suicidio. Según fuentes del Departamento de Justicia, se estima que actualmente la mitad de los presos tienen problemas de salud mental y un 25% presenta una patología dual (convergencia entre una adicción y un trastorno). Según afirman fuentes de este mismo departamento, el 33% de la población penitenciaria de Cataluña presenta problemas de drogodependencias en la cárcel.

Para tratar a las personas presas con trastornos mentales, en 2018, la Generalitat aumentó un 60% el presupuesto y se instauraron equipos de salud mental permanente, con psiquiatra, psicólogo clínico, enfermeros especializados y terapeutas ocupacionales, en todas las cárceles catalanas. Desde 2003, en el centro penitenciario de Brians I existe la Unidad de Hospitalización Psiquiátrica (UHPP) de Cataluña, a donde se traslada a todos los internos con trastornos mentales agudos. Esta unidad cuenta con una capacidad para 62 pacientes, para atender una población penitenciaria que ronda las 8.000 personas. Actualmente, hay 37 personas ingresadas con trastornos mentales graves.

En las cárceles españolas, según reconocía el año pasado el Ministerio del Interior español, en respuesta a una pregunta parlamentaria efectuada por el senador de EH Bildu Jon Iñarritu, “no existen salas específicas para albergar a las personas con enfermedades mentales”. Por lo tanto, estas personas o bien están ingresadas en los módulos ordinarios o en las unidades de enfermería de los centros. Según fuentes ministeriales, sólo el 4,2% de la población reclusa presenta algún tipo de Trastorno Mental Grave (TMG), unos datos que son cuestionados por expertos en el campo de la psiquiatría y la medicina, por familiares y por las mismas personas presas.

Pau Pérez Sales, psiquiatra del hospital La Paz (Madrid), técnico del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT) y director de la red SIRA, Considera que el dato que da el Ministerio del Interior “no refleja en absoluto la realidad en las cárceles”, ya que, según explica, se estima que alrededor del 40% de la población penitenciaria padece algún tipo de trastorno. “Es cierto que desde 2011 existe el Programa de Atención Integral a Enfermos Mentales (PAIEM), pero, como no está supervisado, cada cárcel lo aplica de una manera diferente, dependiendo de la dirección, y sólo se incluye en él a personas con algún tipo de trastorno psicótico”. Actualmente, Instituciones Penitenciarias sólo cuenta con seis psiquiatras para atender a una población penitenciaria de alrededor de  58.000 personas, una ratio que Pérez considera “completamente insuficiente”, y que provoca que algunas cárceles tengan que contratar psiquiatras privados para que visiten a los internos: “este psiquiatra va una vez al mes y sólo le puede dedicar diez minutos a cada paciente, así que lo único que hace es recetar psicofármacos para que los presos estén calmados, aturdidos, y que haya los mínimos problemas de orden posibles en el centro.”

Según Pérez, es importante definir qué consideramos como trastorno mental grave: “si sólo consideramos como trastornos mentales agudos la esquizofrenia y el trastorno bipolar, las cifras serían muy bajas, entre un 6 y un 7% en las cárceles, pero la realidad nos dice que hay muchos otros tipos de trastornos que pueden conducir a una persona a la autolesión o el suicidio”. El psiquiatra explica que, cuando esto ocurre, los profesionales de la salud mental en las prisiones lo atribuyen a trastornos de personalidad, y normalmente estos internos son sancionados y castigados mediante el aislamiento, la contención mecánica o la prohibición de tener permisos o comunicaciones, “en lugar de ser escuchados y tratados de una forma respetuosa y adecuada al momento que están pasando.”

“En las cárceles hay personas que se han criado en entornos muy complicados y con mucha violencia, y muchas veces estas personas presentan una gran fragilidad emocional, lo que hace que cualquier cambio en sus vidas les desborde emocionalmente y no sepan cómo gestionarlo”, explica el médico. Además, con el estado de alarma generado por el Covid-19 se han suprimido desde hace dos meses los vis a vis y las comunicaciones por locutorio entre las personas presas y sus familias. “Los efectos pueden ser muy graves, ya que harán que aumente aún la irritabilidad, el malestar y la inestabilidad emocional de las personas presas. Esto provocará conflictos y, por tanto, más sanciones y castigos hacia ellas”. Pérez concluye que el estado de la salud mental en las prisiones dependerá mucho de los recursos que se inviertan y la voluntad política para mejorarlo, que “de momento,  es nula, lo que hace que estas personas estén completamente abandonadas.”

Veinte pastillas al día

Para José Antonio López Cabrera, “hay una dejadez total y mucha mala praxis”. Habla desde la experiencia, en primera persona, después de haber pasado 30 años privado de libertad en diferentes cárceles catalanas. Ingresó por primera vez con diecisiete años en la Modelo, en 1984, por atracar bancos, y, en ese momento, sufría problemas de adicción a algunas sustancias. “Ya venía con muchos traumas de la infancia, y ahora, después de pagar 30 años, te puedes imaginar cuántos trastornos más he acumulado dentro de la prisión”, relata. Según López Cabrera, cuando se cerraron los “manicomios”, en 1986, las cárceles se llenaron de personas con enfermedades mentales. “Las personas con trastornos mentales deberían ser tratadas en un centro terapéutico, no en una prisión, y menos aún ser sometidos al castigo y a la violencia por parte de los funcionarios”, razona.

“Yo, por ejemplo, nunca había sido diagnosticado antes de entrar, pero en la Modelo me empezaron a medicar desde el primer día, así que me he hecho adicto a la medicación en la cárcel, porque antes no tomaba”, explica el preso. En su opinión, “lo que quieren es anularte como persona. En teoría, tienes que tomar la medicación que te corresponde ante el funcionario, pero muchos presos la esconden en la boca o en la mano y luego hacen mercadeo o la venden en el módulo. Como han guardado las pastillas en la boca, a menudo, así se transmiten también muchas enfermedades. Yo, ha habido días en que me he llegado a tomar más de veinte pastillas, iba completamente zombi y no me enteraba de nada”, explica.

De los 30 años que ha pasado preso, la mitad ha estado en departamentos de aislamiento, sin contacto con otros internos y sólo con dos horas de patio al día, un estado que “te destruye” y “te va dejando secuelas mentales”, que pueden acabar en brotes psicóticos u otros trastornos. “Yo me he mutilado partes del cuerpo y me he autolesionado para conseguir que me sacaran de aislamiento y poder hablar con alguien. Llegas hasta puntos que no te puedes ni imaginar”, relata el ex preso. “En las cárceles todo es miseria, y tampoco tienes ninguna clase de relación afectiva. Cuando me dieron el primer abrazo, al salir, me puse a temblar… Cuando una persona está mal psicológicamente, necesita afecto y en la cárcel eso no existe. Porque si muestras debilidad, se te comen.”

La ficha médica de López Cabrera, que hace llegar a la Directa con la voluntad de que se publique, muestra el historial de medicamentos que tenía recetados durante su paso por prisión. Además de los derivados de opiáceos, que normalmente se prescriben a personas con problemas de adicciones a este tipo de sustancias, también se le dispensaban tratamientos con antipsicóticos, ansiolíticos y antidepresivos. Según explica Tere Borrás, experta en adicciones, psiquiatra y educadora social, “los tratamientos con benzodiazepinas, a largo plazo, pueden generar dependencia de la medicación”, y considera que “estas personas que presentan cuadros similares, en la cárcel deberían recibir, además de la atención sanitaria y psicofarmacológica adecuada, mucha más atención psicosocial”. Borrás considera que a pesar de que en las cárceles catalanas últimamente se están invirtiendo más recursos, pero siguen siendo insuficientes: “normalmente aquí también se acaban haciendo intervenciones muy simplificadoras de un problema muy complejo que, en muchos casos, no acaban teniendo ningún tipo de capacidad de rehabilitación para las personas presas.”

Ahora, después de cinco años en la calle, López Cabrera explica que sigue enganchado al Tranxilium y al Tramadol: “la mezcla de estos dos medicamentos hace que pueda hablar ahora contigo, si no, estaría con una depresión de caballo. A veces, he intentado dejarlo, pero no puedo… Yo ahora estoy fuera, pero en realidad sigo preso: pegado a la televisión todo el día, casi siempre deprimido, sin ganas de nada, tomando medicación a diario para poderme levantar de la cama… que me digan a mí, quién paga 30 años de condena en cualquier prisión y sale bien mentalmente”.

Se exigen medidas urgentes

El hermano de Bienve Peña, que forma parte de la asociación Familias de Presos en Cataluña, entró en la Modelo hace siete años, condenado por un atraco de un supermercado por problemas con las drogas. Pocos meses después de su ingreso, sufría una sobredosis dentro de la cárcel, entraba en parada cardíaca y en estado de coma. Desde ese momento, está diagnosticado con amnesia anterógrada, y no recuerda, a corto plazo, nada de lo que le pasa: “Le dices cualquier cosa y al momento ya lo ha olvidado”. Actualmente, el hermano de Bienve, del cual ella es la tutora legal, tiene una incapacidad total para trabajar reconocida por la administración, lo que le supone una pensión. “Tenemos el informe de neurología del hospital penitenciario de Terrassa que indica esta afectación mental, y sin embargo la responsable de medicina de Brians sigue pensando que él tiene que estar en un módulo ordinario”. Peña explica que su hermano se siente muy inseguro cada vez que hay cambios en su vida, por lo tanto, que el cambien de módulo frecuentemente no ayuda. “Tiene que apuntarse en la mano el número de celda, porque no recuerda dónde tiene que volver después de la comunicación y, cuando ha venido a casa de permiso, no sabe ni cuál es su habitación”.

Peña también se queja de que “algunos funcionarios se ríen de él y dicen que hace comedia, y otros presos aprovechan de que no recuerda las cosas para coaccionarle y pedirle dinero que, según ellos, les debía”. También comenta que es la trabajadora social la que debe gestionar y pedir los vis a vis y los permisos, “porque él no recuerda nada”. Con la situación de emergencia por el coronavirus dentro de los centros penitenciarios “está más nervioso, porque ve a la gente con mascarilla en el módulo y no entiende nada. Llama muy preocupado por nosotros, le explicamos y, al momento, vuelve a preguntar lo mismo”. Aparte, según explica Peña, su hermano es una persona en una situación muy vulnerable ante el virus, ya que desde que sufrió la parada respiratoria tiene afectados los pulmones y el hígado: “en la cárcel está empeorando cada vez más, tanto mentalmente como físicamente. Una persona como él debería ser tratada en un centro especializado, que con toda seguridad no es el módulo ordinario de una cárcel.”

Con todo, hace seis meses que Bienve Peña no puede ver a su hermano porque le sancionaron sin vis a vis y comunicaciones por motivos disciplinarios. A pesar de haber cumplido prácticamente el total de la pena –siete de ocho años– aún no disfruta del tercer grado. “¿Crees que es normal que una persona en su estado pague los ochos año íntegros por robar un supermercado?” Se pregunta. “Yo me siento impotente, hace muchos años que lucho, he hablado con mucha gente, pero no he conseguido nada. Lo único que sé seguro es que mi hermano entró en prisión como una persona dependiente de las drogas, y ahora saldrá como una persona completamente dependiente de otra persona.”

Precisamente, una de las catorce reivindicaciones del grupo de presos en lucha activa dentro de las cárceles del estado es pedir la excarcelación de las personas presas con enfermedades mentales, o al menos que no se les apliquen sanciones ni castigos como el aislamiento o el régimen cerrado. Por otra parte, desde colectivos como Oteando o Solidarios de la Sanidad, se está intentando seguir una triple estrategia para visibilizar la situación de las personas con problemas de salud mental en los centros penitenciarios. Según explica Gonzalo Tejerina, médico y miembro de estos dos colectivos: “Por un lado, hemos enviado un escrito al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para que se tenga en cuenta a los enfermos mentales en las excarcelaciones que se están reclamando para reducir el impacto del coronavirus en los centros penitenciarios”. Por otra, “estamos presionando para que, desde el campo de la psiquiatría española, se pronuncien respecto a las cárceles, ya que siempre son los espacios más olvidados desde esta disciplina”. Y, por último, “nos queremos reunir con el Consejo General de la Abogacía Española para abordar la necesidad de tratar el tema de salud mental en las prisiones como un derecho sanitario, y no de seguridad, como hasta ahora, que depende del Ministerio del interior”. Según Tejerina, “queda mucho camino por recorrer si queremos atender estas realidades de una forma mínimamente respetuosa, y está claro que las cárceles no son el espacio adecuado para hacerlo”.

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Noticias Sobre La Huelga De Hambre Rotativa De 2019-2020

Sobre La Huelga De Hambre De Mayo 2020

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 29-IV-2020]

Huelga de Hambre Mayo 2020 Salud mental

Hablamos de la actual huelga de hambre colectiva de presxs en lucha por la excarcelación de personas presas gravemente enfermas y ancianas, por el resto de las 14 reivindicaciones, en protesta por la privación de derechos durante el actual estado de excepción y frente a la represión que está ejerciendo la administración carcelera contra quienes se rebelan. Hacemos hincapié en lo que, en ese sentido, está sucediendo en el aislamiento de la cárcel de Villena y leemos unos cuantos comunicados de los compañeros que están participando en la huelga. Emitimos unos fragmentos de un programa de Radio Ela, La Contratertulia, donde la compañera de Gabriel Pombo Da Silva, Elissa, explica su situación, encerrado por el Estado portugués y pendiente de ser extraditado a cárceles españolas.

Huelga de Hambre Mayo 2020 Radio: Tokata Y Fuga Sociedad-cárcel

Prácticamente desde que empezó el “estado de alarma”, los presos encerrados en el departamento de primer grado de la cárcel de Villena se han estado autolesionando, cortándose con hojas de afeitar ‒uno, por ejemplo, se ha chinado todo el cuerpo, los brazos y la cara‒; tragándose las cuchillas y otros objetos, como pilas, mecheros y piezas metálicas; prendiendo fuego a los colchones, y reventando las celdas, destrozando los cristales y todo lo que se puede romper. Muchos han recibido fuertes palizas y han sido sometidos a “sujección mecánica” y al menos a dos de ellos se los han llevado en conducción especial. Al parecer, la tensión ha ido creciendo a causa de la privación de comunicaciones y de que casi nadie tiene dinero para llamar por teléfono a sus familiares. Había unos doce compañeros dispuestos a participar en la huelga de hambre colectiva que se inició el 1 de mayo, pero han sido dispersados, unos a otras prisiones y otros en diferentes módulos de la de Villena, fuertemente controlados y presionados. El compañero Peque, también se ha autolesionado, ha sido sacado al hospital por haberse tragado objetos y amenazado por los funcionarios. Él y un compañero rumano llamado Cristian, que se ha enfrentado varias veces a los carceleros, los cuales le han abierto la cabeza, le han dado un brutal paliza, quince contra uno, y lo han atado durante horas a la cama, han sido aislados los dos solos en una galería, privados de todos sus objetos personales. Nos han llegado el mismo día varias cartas, la mayoría con mucho retraso, donde Peque nos informa sobre la participación en la huelga de hambre colectiva y nos relata lo que está pasando en el aislamiento de Villena. Reproducimos la más reciente. Y al final ponemos también un fragmento de una carta de Alfonso Martí Aracil, donde habla de su participación en la huelga de hambre. Los dos compañeros han enviado las instancias donde comunican su postura a la autoridad carcelera.

Aislamiento de la cárcel de Villena, 30 de abril de 2020

¡Salud, compañerxs! Soy Peque y os doy las últimas noticias desde este búnker de Villena donde me encuentro secuestrado en artículo 91.3 RP, primera fase del régimen más restrictivo para presxs catalogadxs de peligrosidad extrema y aplicado el régimen FIES con la intervención de toda clase de comunicaciones.

Los medios de desinformación no hacen mención de los incidentes que están sucediendo en las cárceles y aislamientos (cárceles dentro de las cárceles) y a los reclusos que se quejan un poco cogen a cinco o seis poniéndoles de cabecillas, les aíslan y les aplican el primer grado de tratamiento. En este aislamiento, en el último mes, han sido quemadas varias celdas, cuatro internos han roto los cristales y los marcos de las ventanas. Los mismos cuatro compañeros se han tragado mecheros, pilas, muelles y otros objetos a causa del confinamiento y de no tener dinero para llamar a sus seres queridos. Nosotros, otro compañero en lucha y yo, ya hemos echado las instancias y empezamos mañana, 1 de mayo, yo una huelga de hambre hasta el 14 de mayo y el compañero los días 1, 3, 5, 7, 9, 11, 13 y 15, o sea, ocho días sin comer. Hemos mandado los escritos al defensor de nadie y al ministro del interior Grande-Marlaska comunicándole lo que está sucediendo en las cárceles, pues a los intervenidos nos han subido de 8 a 13 las llamadas telefónicas, puro paripé, pues ¿quién puede hacer 13 o 15 llamadas semanales, costando dos euros y medio la llamada? Serían 40 euros semanales o 160 mensuales. Tenemos, los que podemos, lo justo para el té y el tabaco, y muchos ni eso, como para disponer de ese dinero mensual para llamadas. Los dos primeros meses nos dieron una tarjeta telefónica de 10 euros, justo para realizar cuatro llamadas al mes, pero, en cuanto llegaron unos teléfonos de mierda, únicamente nos permiten hacer una vídeollamada semanal ‒grabada, si estás intervenido‒ de 10 minutos, ni siquiera de 40 minutos, que es lo que correspondería a una comunicación semanal corriente por cristales.

Han prohibido los traslados, pero a los dos compañeros que intentaron escaparse de Fontcalent, hace una semana, los trajeron en una conducción especial, ya en primer grado de tratamiento. En esta jodida cárcel, solo existen, para primer grado, dos galerías de diez celdas, ocho para segunda fase y dos para primera, más la tercera galería, para “área de progresión”, donde nadie se queja por nada, y la cuarta galería, con seis celdas, una de sujeción mecánica y otras cinco para presos que la acaban de liar y están esperando que comiencen las conducciones para echarlos de esta cárcel. Casi ningún interno tenía televisor, o sea, que la manera de callarlos a todos ha sido darles a cada cual uno nuevo, con su caja. El 1 de mayo, íbamos a empezar la huelga de hambre colectiva de 15 días, con la participación de unos doce compañeros, pero alguno dio información y se los llevaron a todos a otros módulos o de conducción. Varios presos han cogido mis escritos como modelo para los suyos y llevan 15 días mandándolos al defensor de nadie y al ministro del interior.

Mientras, en los módulos de segundo grado, según me comentan, los funcionarios siguen con el negocio de traerles droga, para que no pasen mono los chavales, a precios abusivos, y a muchos presos eso es lo único que les importa, la puta droga, les da igual ver a sus seres queridos que no. Siento hasta vergüenza ajena de tener que contar la realidad de lo que llaman prisiones y pronto “centros de reinserción”. Otros, por no alienarnos ni seguir a la manada, pasamos años y años encerrados 21 horas diarias en una celda, perdiendo la salud y en una guerra continua por no dejarnos quitar la dignidad, pues, como le he dicho hoy al director: “ya nos habéis quitado, y lo seguís haciendo día tras día, la vida, solo nos queda nuestra dignidad”. El día que acaben de matarnos, ese día, por fin, seremos libres.

Quiero recordar a una persona, a una compañera de Madrid, que acaba de realizar un acto, ella sabe cuál, por el que le estoy sumamente agradecido, lo mismo que por haberme escrito a Picassent y decirte, compañera, que te he escrito a Madrid, pero me devolvieron la carta… ya sabes los motivos. Salud y agradecido, compañera. También quiero agradecer a todos los grupos de apoyo que con vuestras cartas y movimientos visibilizando nuestros actos hacéis que nos sintamos un poco vivos. Sin todxs vosotrxs, nuestras luchas casi no tendrían luz ni sentido. Hacéis que desde la soledad y la oscuridad podamos ver un poco de luz al final del túnel. Quizá penséis que podríais hacer más, pero eso también lo pienso yo por nuestra parte: “podríamos hacer más”. Sin embargo, sería injusto pedirles a compañerxs que hagan lo mismo que yo haría, pues cada cual tiene sus límites y no todxs tenemos las mismas condenas.

Sin más, compañerxs, me despido por hoy con un beso fraternal y un gran abrazo libertario de este vuestro compañero y, para algunxs, amigo, hermano, familia.

“Solo los que tienen libertad saben los que es perderla. Ahora, con el covid-19, viviréis algunxs en cárceles de oro, pero podéis haceros una idea de lo que es la cárcel con mayúsculas.”

Salud, ánimo y fuerza, anarquía y rebeldía.

José Ángel Martins Mendoza, miembro de COLAPSO

Villena, 20 de abril de 2020

(…) Yo voy a participar en el ayuno, el mío va a ser un poco más flojo por dolores de estómago por otras huelgas de hambre, como ya sabes, en Puerto III y en Villena.

Las reivindicaciones son por todo lo que está pasando aquí, estamos sin poder ver a la familia y amigos y, ya sabes, por todas las torturas y malos tratos.

Aquí en mi galeria ya han reventado un chabolo y rotas las ventanas y demás cosas y al chaval lo ataron en la cama y le pincharon. También han quemado un chabolo en la galería del Peke y varias personas se han tragado pilas, etc., para salir al hospital.

Mi ayuno va a ser los días 1, 3, 5, 7, 9, 11, 13 y 15 y a ver si con todos los que las hacemos podemos presionar y ganar que nos dejen volver a comunicar y lo mismo sobre la tabla reivindicativa. (…)

Alfonso Martí Aracil 

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Noticias Sobre La Huelga De Hambre Rotativa De 2019-2020

Sobre La Huelga De Hambre De Mayo 2020

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 29-IV-2020]

Cárcel=Tortura covid19 Huelga de Hambre Mayo 2020

Hablamos de la huelga de hambre iniciada el 1 de mayo por un pequeño grupo de presxs en lucha reivindicando la excarcelación de personas presas enfermas y ancianas y contra el estado de excepción impuesto con la excusa del coronavirus y la tendencia a convertirlo en norma, sobre todo en las cárceles. En ese sentido, hablamos con un compañero abogado que nos explica las implicaciones del “plan de choque” propuesto por el consejo general del poder judicial par hacer frente a los efectos de la paralización del aparato judicial durante el “estado de alarma” y el recorte permanente de derechos y garantías que supone, especialmente para las personas presas.

covid19 Huelga de Hambre Mayo 2020 Indefensión jurídica Radio: Tokata Y Fuga

L
Como muestras de solidaridad con lxs prexs en lucha, publicamos el vídeo de arriba, recibido por mail, y la traducción de un artículo de Vicent Almela sobre la huelga de hambre colectiva por la excarcelación de las personas presas ancianas y gravemente enfermas. aparecido ayer en la página web de La Directa.

Una decena de personas presas inicia una huelga de hambre para exigir la excarcelación de la población mayor y con enfermedades graves

El pasado viernes empezó la protesta a diferentes centros penitenciarios del Estado español, que se extenderá durante los próximos quince días. La acción pretende visibilizar el endurecimiento de las condiciones de vida en las cárceles a raíz de la emergencia del Covid-19, la desatención sanitaria y la tabla reivindicativa de catorce puntos, que desde hace cuatro años defiende el colectivo de presos en lucha.

Desde que comenzó el estado de alarma por el coronavirus el pasado 13 de marzo, han muerto dieciocho personas en las cárceles del Estado, más otras seis en las prisiones catalanas. aunque, según fuentes oficiales, dos de ellas por Covid-19 –una mujer de 78 años y un hombre de 61 con una enfermedad grave previa–, las principales causas de muerte en prisión siguen siendo la sobredosis y el suicidio. El recorte de comunicaciones con los familiares, vis a vis y por locutorios, no ha hecho más que tensar la situación que se vive en los centros de reclusión las últimas semanas, con varios intentos de motín en algunos módulos y las consecuentes represalias para las personas internas que han intentado iniciar cualquier clase de protesta o crítica a los centros: aislamiento o traslado de prisión, según denuncia la misma población reclusa, las familias y organizaciones de defensa de los derechos humanos.

A pesar de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de buscar alternativas a la privación de libertad a sus Estados miembros durante el estado de emergencia, la única medida que de momento ha aplicado el Ministerio del Interior español ha sido facilitar que 2.100 presos –de una población penitenciaria de 58.000–, que ya estaban en régimen de semilibertad antes del estado de alarma, pudieran cumplir las condenas en casa. Por el momento, aparte de las dos muertes por coronavirus, ya son más de 500 las personas presas en cuarentena en las cárceles del Estado, aisladas y sin salir a hacer actividad fuera del módulo, por presentar síntomas o haber estado en contacto con alguien contagiado. Para intentar visibilizar la desatención sanitaria en las cárceles –que tan sólo cuentan con 240 médicos y seis psiquiatras– y pedir que se excarcerle inmediatamente a las personas presas con edad avanzada y con enfermedades graves, el pasado viernes 1 de mayo, una decena de internos comenzó una huelga de hambre quincenal en diferentes penales del Estado. Los participantes en la acción de protesta son las mismas personas presas en lucha activa, que desde hace cuatro años están realizando diferentes acciones de protesta dentro de los muros para visibilizar una tabla reivindicativa con catorce puntos que, según ellos, atentan contra la dignidad y los derechos fundamentales de las personas. Aunque la última acción de protesta, una huelga de hambre rotativa que se extendió durante cerca de seis meses y en el que participaron –en turnos de diez días de ayuno– diecinueve internos en diferentes penales, terminó a mediados de marzo, uno de los participantes enviaba por carta hace unas semanas una nueva propuesta de acción para este primero de mayo.

Según Toni Chavero –privado de libertad en el departamento de aislamiento de la prisión de Estremera y uno de los impulsores de la propuesta de lucha–, esta vez la acción de huelga de hambre tiene como objetivo visibilizar la vulneración de los artículos 208 del Reglamento penitenciario (RP) y 4, 36 y 39 de la Ley Orgánica General Penitenciaria (LOGP), que hacen referencia a los derechos sanitarios de las personas presas: “a ser tratados como cualquier otro ciudadano en libertad, en lugar de estar aisladas a una celda o un módulo que no cuenta con los recursos sanitarios o de dignidad mínimos “, así como visibilizar y denunciar que  todos los presos que están mostrando desacuerdo por la desatención sanitaria que estamos sufriendo en las cárceles “estamos siendo castigados, reprimidos y aislados .”

José Ángel Martins Mendoza, privado de libertad en el módulo de aislamiento de la prisión de Villena, también se sumaba a la propuesta de huelga de hambre y añadía una reflexión: “¿Es necesario que después de pagar veinte o treinta años, las personas presas hayamos de morirnos por una mala praxis y su falta de escrúpulos? Con la huelga de hambre queremos exigir que sueltan a nuestros compañeros enfermos o con patologías previas, así como exigir que se cumplan los catorce puntos nuestra tabla reivindicativa”.

Actualmente, hay una veintena de presos repartidos por todo el Estado que se declaran en lucha activa y participan en la propuesta, muchos clasificados en primer grado y desde departamentos de aislamiento. El retraso del correo postal –que está tardando entre dos y tres semanas en llegar dentro de los centros– está dificultando la coordinación entre las personas presas y los grupos de apoyo para el desarrollo de la protesta. Algunas de las personas de la lista no se han podido pronunciar sobre su participación y, por tanto, ahora mismo resulta difícil saber cuántas personas están haciendo huelga exactamente, aparte de los ocho internos que han confirmado por carta su participación.

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Noticias Sobre La Huelga De Hambre Rotativa De 2019-2020

Sobre La Huelga De Hambre De Mayo 2020

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 29-IV-2020]

Actividad en la calle Huelga de Hambre Mayo 2020

Hoy ha empezado la huelga de hambre colectiva por la excarcelación de personas presas ancianas y enfermas, mediante la cual un grupo de compañerxs presxs, pequeño pero decidido y constante, intenta dar continuidad a la lucha colectiva emprendida hace ahora unos cinco años y hacer frente al mismo tiempo a la operación de manipulación y disciplinamiento de masas llamada “crisis del coronavirus” y a su repercusión en las cárceles, de especial hipocresía y represividad. Ahora mismo, hay al menos seis compañeros que se han sumado explícitamente a la movilización: Toni Chavero y Xavi Corporales, en Estremera, José Ángel Martins Mendoza y Alfonso Martí Aracil, en Villena. También está Mohamed Achraf, que manifestó su intención de sumarse a la lucha colectiva desde A Lama y, aunque no tenemos noticias suyas, por la situación de aislamiento y control excepcionalísimo en que lo tienen, estamos seguros de que habrá cumplido su palabra. Y aquí publicamos dos fragmentos de cartas, llegadas con más retraso del habitual, como está pasando últimamente con casi todas las que vienen del talego o se dirigen a lxs que están dentro. Son de José Adrián Poblete Darre, que no es que se sume formalmente, aunque dice que apoya a los compañeros y pide que se cuente con él, sino que confluye con la lucha colectiva en los ayunos de 15 días al mes que ya había comenzado por su cuenta con unas reivindicaciones casi idénticas. Él fue el último participante en la huelga de hambre rotativa, en la que ayunó 15 días en lugar de 10, desde el 1 de marzo. Después, comunicó que continuaría haciendo, durante seis meses, 15 días de ayuno al mes, lo cumplió del 1 al 15 de abril y empieza de nuevo este 1 de mayo. Los otros 15 días de cada mes está ayunando otro compañero, cuya solicitud de adhesión al colectivo de presxs en lucha había suscitado un problema, porque él mismo manifestó tener un pasado de fascista y eso originó un debate sobre su aceptación o rechazo como uno más del grupo, que todavía no se ha resuelto. Sin embargo, él se posiciona prácticamente, participando por su cuenta en las luchas, y Poblete saca la cara por él en los términos que podéis leer, sobre todo, en el último fragmento que se inserta debajo. Y con eso continúa este debate del que habrá que hacer una recapitulación y darle continuidad hasta el final, en cuanto la comunicación dentro-dentro, dentro-fuera y fuera-dentro se haga más fluida.

Aislamiento (91.3 RP), 2ª galería, cárcel de Murcia II, 14 de abril de 2020

Estimado compañero, espero que al recibo de estas letras te encuentres bien tanto de salud física como mental. Te comentaré que yo e Israel Martínez Armero estamos haciendo una huelga de hambre por Carmen Badía Lachos y la aplicación de los artículos 104.4 y 196 del RP así como por nuestra tabla reivindicativa. Mañana (15 de abril) la termino yo y la empieza Israel. Esto lo haremos durante 6 meses pero quiero que sepas que nosotros apoyaremos a nuestro compañero Toni. No tiene que decirnos nada, lo apoyamos 100%. Estamos haciendo 15 días de ayuno Israel y luego yo. Aparte enviaremos escritos a Carmen Martínez Aznar.  No estamos aquí para crear polémica, sino que podéis contar con nosotros siempre. (…) Contad con nosotros, somos compañeros y tenemos que apoyarnos. Aquí está David Rojas y otros compañeros que no están en la lista pero seguro que se suman. Cuenta con nosotros, ¿OK? y transmite lo mismo a Peke y A Toni. Queda un mes para que me progresen y poder salir con cinco personas al patio. Esto está que revienta, esperando que me progresen para poder luchar por nuestra libertad. Cuenta con nosotros. Falta muy poco para que esta cárcel reviente, hace dos días,  se murió Daniel Vargas de sobredosis, las que ellos dan. (…).

Me gustaría poder escribirme con los presos que están en huelga de hambre en Barcelona. Yo e Isra la hacemos de 15 días, pero pondremos los otros motivos. Un abrazo a Pombo y a los compas de Italia, Grecia, Chile y México.

La base fundamental del método anarquista es la libertad y y por tanto luchamos y lucharemos contra todo que viole la libertad (Libertad para todos cualquiera que sea el régimen dominante). Salud, Fuerza y Anarquía. Fuego a las Cárceles. Contad siempre con nosotros.

17 de marzo de 2020

(…) Yo también reniego rotundamente de que entren en el colectivo neonazis y fascistas, pero Israel Martínez Armero no lo es. Pregúntale a Peque, ya que se tiraron cuatro meses saliendo juntos al patio en Picassent, y en Castellón II también estaban juntos. Recuerda que vengo de un país que había dictadura y mis tíos fueron asesinados com metralletas a la puerta de la casa de mi abuela por ser del Frente Patriótico Manuel Rodríguez. Y yo nací en la Argentina, pero soy de madre y padre chilenos. Mi padre era delincuente y murió en la cárcel. Me jode un montón que haya personas que piensen que ando caminando en el patio con un fascista. Recuerda que soy extranjero y he estado preso en muchos países de Europa, siempre por robos, y, si hablo idiomas, no es porque haya estudiado, sino porque he estado en esos países. Hice la huelga de hambre del 2 al 16 de marzo y ahora la está haciendo Israel Martínez Armero, también de 15 días, y esto lo repetiremos durante 6 meses, 15 días él y luego yo. Por las personas con enfermedades crónicas y por los 14 puntos de nuestra tabla reivindicativa. Y, recuerda, apoyaremos cualquier tipo de lucha (…). Están a la espera de entrar seis personas más al colectivo, todos atracadores sanos, y no son drogadictos ni refugiados. (…)

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Noticias Sobre La Huelga De Hambre Rotativa De 2019-2020

Sobre La Huelga De Hambre De Mayo 2020

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 29-IV-2020]

covid19 Huelga de Hambre Mayo 2020

Coral nos ofrece algunos de sus poemas. Informamos de la huelga de hambre que inician el próximo 1 de mayo al menos cinco compañeros, por la excarcelación de las personas presas gravemente enfermas y mayores de 70 y el resto de las 14 reivindicaciones de lxs presxs en lucha. Hablamos con Gonzalo Tejerina de la necesidad de reclamar también la excarcelación de las persona presas con enfermedad mental y de pedir cuentas a los médicos carceleros por su complicidad en tratos crueles, inhumanos y degradantes.

covid19 Huelga de Hambre Mayo 2020 Radio: Tokata Y Fuga Salud mental Sociedad-cárcel

El compañero Peque nos ha enviado copia de este texto dirigido al defensor del pueblo, es decir, de nadie, como le llaman siempre los presxs en lucha, que piensa cursar junto con los dirigidos a otras “autoridades”, cuando empiece mañana la huelga de hambre. En él explica los motivos y reivindicaciones del ayuno. Nos comunica también el compañero que en el aislamiento de Villena existe gran agitación entre los presos ante los abusos supuestamente motivados por la “crisis del coronavirus” y que varios de ellos se han autolesionado y  tragado pilas y otros objetos en señal de protesta. Nos pide que añadamos a la lista de presxs en lucha a Alfonso Martí Aracil, que piensa ayunar los días 1, 3, 5, 7, 9, 11, 13 y 15 de mayo, en apoyo de la huelga colectiva.

Al Defensor de Nadie:

JAMM, interno actualmente en el C P Villena, clasificado en artículo 91.3 del R P y con DNI xxxxxxxxx, ante usted me dirijo en forma de queja por la conculcación de mis derechos como persona presa a causa del COVID-19 en base a las siguientes ALEGACIONES:

Primero: Se están pisoteando los derechos de las personas presas en los siguientes términos:

1. Muchas de las personas encarceladas están confinadas en módulos de 200, 300 personas, siendo muchas de ellas de edades avanzadas.

2. Únicamente hay 250 médicos para las 71 prisiones que existen, con lo que es imposible llevar un control sobre lxs presxs que tienen patologías y enfermedades ya irrecuperables

3. El hacinamiento y la falta de asistencia sanitaria requiere inmediatamente les sean aplicados los artículos 104.4 y 196 del RP.

Segundo: El único derecho que tenemos los reclusos que nos encontramos en régimen especial, aislamiento, clasificados en primer grado de tratamiento, son las visitas con familiares, amigxs o allegadxs. Pero este único derecho que tenemos lo están pisoteando alegando que nuestros seres queridos pueden transmitir el virus, cuando todos los casos de coronavirus declarados en prisiones del Estado español han sido transmitidos por los propios funcionarios y fuerzas de seguridad, y ya poniéndonos en el peor de los casos, como es lógico, prefiero que me lo transmitan las personas que quiero antes que los guardias a los cuales les da igual nuestra salud.

Tercero: El gobierno y su estado capitalista, para no perder dinero, mandan al proletariado con mascarilla, guantes, jabón y en algunos sitios, termómetros. Debido a ello, solicitamos que aquí se nos permita comunicar, al menos, por locutorio, es decir, a través de un frío cristal donde no existe contacto alguno, y que, como el gobierno dice y la OMS ha decidido, a la entrada a la cárcel se les suministre a nuestros seres queridos los guantes, mascarilla, gel y termómetro, pues en vez de estar confinadxs yo llamo a esta situación que nos imponen un secuestro encubierto. Aparte, que se nos proporcionen tarjetas telefónicas y poder realizar video-llamadas, pues esto, como ustedes dicen, es muy serio, el derecho a la vida, y a presxs como yo, que tenemos 8 llamadas semanales, ahora nos las suben a 13 y a lxs otrxs presxs a 15. Cada llamada son 2´5 euros. Son casi 37 euros semanales. ¿Quién puede gastarse ese dinero semanal si no son políticxs? Solamente cabe pensar una cosa objetiva y real, la cárcel no es igual para todxs. Los de clase obrera y desestructurada, que es el 99% de lxs presxs, morimos de pena sin saber qué les pasa a nuestros seres queridos. Para políticos y clase burguesa, terceros grados al tercio de condena y pasar el confinamiento en sus hermosos chalets con piscina, y a la clase desfavorecida, como siempre, hablando mal y rápido, que nos jodan. Siguen existiendo solo dos clases de personas: lxs caciques que torturan a la clase obrera y trabajadora en nombre del Estado capitalista caduco, podrido y fascista, y lxs oprimidxs, nosotrxs.

Cuarto: Usted es quien debe velar por el pueblo, para eso lo han elegido, si no, se convierte en otra pieza del puzzle engranado y con el beneplácito de la oligarquía siendo así su cómplice. Es por lo que lxs presxs y el pueblo solicitamos que se ponga de nuestra parte y haga el trabajo que le ha sido encomendado.

Mientras esto no suceda le informo que el próximo 1 de Mayo comenzaré una huelga de hambre que al menos mantendré hasta el día 10 de mayo. ¿Es necesario que lxs presxs, después de tener que pagar 20, 30 o 40 años en prisión tengamos que morirnos a causa de la mala praxis y falta de escrúpulos de algunxs? Con el ayuno queremos sustentar también la exigencia de que suelten a nuestrxs compañerxs enfermxs o con patologías anteriores y, como en otras ocasiones desde hace años, exigimos que se cumpla la tabla reivindicativa de 14 puntos que le mandamos al menos dos veces al año, pero siempre con las mismas respuestas evasivas desde el gobierno. Vengan a hablar con nosotrxs, para que podamos explicarles muy clarito y con toda clase de detalles lo que verdaderamente pasa en las prisiones del estado español.

En el aislamiento de la cárcel de Villena, el 1 de mayo de 2020

José Ángel Martins Mendoza

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Noticias Sobre La Huelga De Hambre Rotativa De 2019-2020

Sobre La Huelga De Hambre De Mayo 2020

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 29-IV-2020]

Huelga de Hambre Mayo 2020

Mañana, primero de mayo, empieza la huelga de hambre colectiva convocada por un puñado de presxs en lucha y que da continuidad a sus acciones anteriores, de las que la última ha sido la huelga de hambre rotativa por la excarcelación de las personas presas gravemente enfermas que terminó a mediados de marzo. Que sepamos, hay al menos siete u ocho compañeros que van a hacer esta huelga, convocada del 1 al 15 de mayo, por la excarcelación de personas presas enfermas y ancianas, en protesta por la desatención médico-sanitaria en las cárceles combinada con la incomunicación, el aislamiento y la represión de cualquier protesta, en solidaridad con quienes han sufrido ya represalias al intentarla y por el resto de las 14 reivindicaciones. Ahí va una carta de Toni Chavero, recibida con mucho retraso, pero a tiempo, explicando los motivos de la huelga, su relación con las movilizaciones anteriores, su necesidad y las dificultades para llevarla adelante. Al final, nos comunica una huelga de brazos caídos y de silencio frente a los carceleros que se inició el día 15 de abril en una de las galerías de aislamiento de la cárcel de Estremera para protestar por la dejación médico-sanitaria, la incomunicación arbitraria y la falta total de actividades de “tratamiento”. Picando sobre las palabras coloreadas se puede enlazar con la propuesta que origina esta huelga, con algunas reflexiones sobre la anterior y con los artículos del reglamento y la ley penitenciaria de los que se habla en el texto. El dibujo de arriba es de Toni.

Aislamiento de Estremera, 14 de abril de 2020

Un fraternal abrazo libertario a todxs, dento y fuera de las jaulas del Estado, aunque, ahora más que nunca, el Estado se ha convertido en la cárcel para todxs. Me pregunto si debemos aplaudir desde las jaulas de aislamiento, a través de las herrumbrosas perlanchas, a los servicios médicos inexistentes (un aplauso en la cara). Quizá eso serviría para llamar le la atención con un poco más de eficacia a Carmen Martínez Aznar por su nefasta gestión de la sanidad en los talegos, extendiendo el aplauso al careto del secretario general carcelero y al de todxs sus esbirrxs y asesinxs.

He tenido noticias por un amigo entre las grietas de los muros de lo que va sucediendo y, antes de empezar, o de continuar, quería agradecer a todxs ahí fuera y aquí dentro el posicionamiento férreo que tenéis para con nosotrxs. No voy a mencionar a todxs, individuxs y grupos, porque sois muchxs, pero sí agradeceros lo que estáis haciendo, mil veces gracias es quedarse corto.

Voy a dar mi opinión por pasos, que es mucho jaleo. Lo primero, mi opinión respecto a las huelgas de hambre rotativas es clara y ya la expresé, aunque no sé bien si llegó la información. En vista de que el 1 de mayo tenemos pendientes quince días de huelga de hambre comunitaria (del 1 al 15 de mayo de 2020), está claro que mezclar una y otra es inútil. Mi opinión es que hiciéramos la del 1 de mayo, centrándonos en esa propuesta de Peque y añadir al eje reivindicativo, el cual desconozco aún, los temas siguientes: la inutilidad de los servicios médico-sanitarios frente al coronavirus en los talegos; la vulneración de los derechos contenidos en los artículos 208 RP y 4, 36 y 39 LOGP; la catástrofe sanitaria; la aplicación del artículo 72 (aislamiento preventivo) a lxs presxs que han mostrado síntomas de haber contraído el virus este de mierda, en vez de darles el mismo trato que al resto de lxs ciudadanxs (otra vez el 208 RP); y reivindicar a todxs lxs presxs que por manifestar su desacuerdo con semejante dejación sanitaria han sido y son (somos) castigadxs, reprimidxs, aisladxs, etc. Todo eso lo dejo a debate, aunque yo lo reivindicaré a partir del 1 de mayo en mi participación en la huelga de hambre colectiva.

Según me comunica mi amigo, a través del muro divisor, hay mucha movida en los talegos catalanes (¡Mi solidaridad con vosotrxs!) y en Picassent, Villena, Ocaña, Tahíche, Fontcalent, Soto del Real, etc. Todo gira en torno a la falta de atención médica efectiva y al corte de las comunicaciones de todo tipo. Creo que todxs sabemos eso, por tanto, es evidente que centremos ahí las reivindicaciones y las añadamos a las del 1 al 15 de mayo en un eje reivindicativo ampliado. ¿Cómo lo veis vosotrxs? Espero respuestas ¿vale?

La huelga de hambre rotativa se podría retomar más adelante, si os parece bien a todos, y así, entre una y otra acción, tendremos tiempo para debatir sobre dónde pondremos el eje reivindicativo cuando la podamos iniciar. Y, teniendo en cuenta que es ahí fuera donde se puede organizar el calendario, como en la anterior huelga de hambre rotativa, y sabiendo el currazo que eso va suponer para la gente de fuera, debemos ser flexibles y facilitar el trabajo a nuestrxs compañerxs de la calle. Eso es lo que yo opino. Creo que ahora “debemos” poner las fuerzas en el 1 de mayo y en lo anteriormente dicho al respecto. Si se opina en general de otro modo y se decide hacer las cosas de otra manera, yo me adapto a lo que el grupo proponga en debate, estoy disponible. Y poco más que decir sobre las huelgas de hambre. Espero noticias vuestras.

Aquí, en la primera galería de este departamento de aislamiento, tienen a los presos con síntomas o con coronavirus: ¡ni hospitales ni enfermería, aislamiento! Por otro lado, el mes pasado, en la UTE o “módulo de respeto” nº 3, tres presos se negaron a comer, por falta de información, por falta de asistencia médica, por falta de respeto hacia los presos. Los aislaron y cada uno anda por una galería distinta. A un venezolano lo pusieron al lado mío, pero, en cuanto le pedí información y me empezó a contar, se lo llevaron. Los hierofantes estaban al loro y, conociéndome, lo sacaron del tirón.

Me contó que hay tres módulos confinados: ni salir, ni entrar, ni nada. Si tenemos en cuenta que en cada módulo hay unos 130 presos, ¿cómo cojones van a controlar las infecciones y contagios, por control remoto? Está claro que esto no sale por la tele, los medios de comunicación no hablan de lxs presxs, solo cuando hay “violencia”, y ni eso. Ya lo explican bien explicado nuestros compis de los grupos anticarcelarios, familiares y amigxs autoorganizadxs, medios contrainformativos, abogadxs solidarixs y todas esas asociaciones y “entidades” que firman la serie de exigencias de medidas verdaderas y, en especial, de excarcelamiento y que se han estado moviendo prácticamente desde que empezó la “crisis de la pandemia”.

A todxs vosotrxs os damos las gracias desde las jaulas del Estado terrorista. Sabemos que estáis “confinados” y, a pesar de todo (o precisamente por esto, más fuerte), os sentimos aquí dentro. No todxs tenemos vuestras direcciones postales, al menos yo no las tengo, y, a pesar de que solo puedo enviar dos cartas semanales intervenidas, aquí estoy, por si os da la ventolera de escribir cuatro letras. Tardo en contestar, pero contesto.

Por aquí dentro, creo que todxs estamos igual: ni educadrxs, ni trabajadorx social, ni médicxs, ni “juntas de trato y miento” (o crimen organizado), ni más ni menos que represión. Y, aún así, uno se queda de piedra al ver que el noventaymuchos por cien de la población reclusa se queda completamente parada, como esperando que todo se solucione “por arte de birlibirloque”, o se convierten en carcelrxs de sus compañerxs, que no hay peor carcelerx que unx presx, asco puro. Y, mientras, cuatro tiramos adelante, asumiendo consecuencias bastante duras, para beneficio de todxs, porque, si se consigue algo, lxs primerxs beneficiadxs van a ser lxs comepollas estxs alienadxs y, como te quedes ahí, mandas todo a tomar por culo. Uno lucha más bien por lxs compañerxs asesinadxs impunemente, por lxs pocxs que salieron con vida y siguen desde fuera luchando (ejemplo de todxs) y porque está uno irrecuperablemente concienzado de lo que hace. “¿Irrecuperable para esta sociedad? Culpable, señoría, cómame su merced el ciruelo, ya que lo mismo nos da que nos da lo mismo”. Hijoputas.

Ante la inquina carcelera, posicionamiento férreo, mente clara, saber por qué y cómo hacer las cosas, solidaridad, amistad, amor fraternal y rabia anticarcelaria. Esto es todo o nada, no hay medias tintas, eso es mentira, aquí el único gris es el del hormigón, lo demás es blanco y negro y uno es negro, judío, musulmán, gitano, castellano, delincuente e irrecuperable para una sociedad de derechos sin derechos.

¿Gobierno? ¿Dónde? ¡Ni dios, ni amo, ni patria, ni bandera!

Espero que el 1 de mayo 2020 estemos dispuestos, como siempre. ¿Dónde nos van a meter ya? ¿Envasados al vacío? ¿En escabeche? ¡Anda y que se jodan ya en la SGIP! Y toda puta institución, que yo no me creo ninguna, aunque, con denunciar todo lo denunciable, serían muy distintas las cosas. Si estamos unidxs, aunque seamos pocxs, algo haremos, es lo que toca.

Salud y libertad, por una sociedad sin jaulas. Mucha fuerza y ánimos.

Estremera, 15 de abril de 2020

Salud, compañerxs, dentro y fuera (fuerza a todxs), os pongo en conocimiento que, dada la situación de incomunicación, dejación médico-sanitaria y total ausencia del personal de las Juntas del Crimen Organizado (o de trato y miento), los compañeros de la quinta galería larga del departamento de aislamiento de la cárcel de Estremera (Madrid VII) se ponen en huelga de brazos caídos, negándose a los trabajos esclavistas de limpieza de zonas comunes, que aquí tienen la cara dura de llamarlos “programa de progresión”. Algunos compañeros, al unirse a la medida, han añadido huelga de silencio con los boqueras. Salud y Libertad.

Toni

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Noticias Sobre La Huelga De Hambre Rotativa De 2019-2020

Sobre La Huelga De Hambre De Mayo 2020

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 29-IV-2020]

covid19 Huelga de Hambre Mayo 2020