24 resultados de la búsqueda para "jose serrano benitez"

Damos cuenta rápidamente de las últimas vicisitudes de algunos presos en lucha: la huelga de hambre y la paliza con contradenuncia y traslado punitivo sufridos por Sergio Medina Castel; las huelgas de hambre de José Poblete y Toni Chavero; el ayuno, el traslado y los malos tratos contra el Peque… Después, dedicamos la mayor parte del programa al testimonio de la compañera y abogada de José Serrano Benítez, muerto en la cárcel de Zuera después de 18 años de aislamiento, abandono médico y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes.

Familias Frente a la Crueldad Carcelaria La cárcel mata Presxs en lucha Radio: Tokata Y Fuga

Con mucho retraso, debido a la restricción de comunicaciones que, entre otras represalias como traslados lejos de su entorno social y familiar, imposición del destructivo régimen especial de castigo, por el crimen de defender su dignidad, sufren los compañeros presos que se atreven a denunciar los abusos de la administración carcelera ha llegado el siguiente comunicado, directamente relacionado con otro más reciente que publicamos la semana pasada con el título Dispersión es agresión. Los dos tratan, además de recordar el primer aniversario del compañero José Ángel Benítez, víctima del mismo Régimen Penitenciario de máxima crueldad que sufren ellos, de la política de traslados punitivos que practica rutinariamente el estado para impedir la formación de cualquier tipo de comunidad de lucha entre las personas presas. Escribiendo a los compañeros, que se empeñan en luchar juntos pese a todas las dificultades que les ponen, les podemos apoyar en sa lucha, ya que, precisamente, no son ellos quienes tienen que pedir disculpas por la eficacia de las mediadas carceleras de incomunicación y dispersión a las que ellos hacen frente con un espíritu de lucha que nos hace sentir el orgullo de poder llamarles nuestros compañeros. Sin el apoyo de una amplia red de comunicación formada en la calle que les incluya a ellos y difunda sus comunicados y propuestas tanto dentro como fuera de las cárceles es demasiado difícil que puedan coordinarse. Copiemos este comunicado y todos los que puedan llegarnos y enviémoselos al menos a los compañeros presos que figuran en la lista que puedes encontrar en este enlace ( http://tokata.info/no-olvideis-a-lxs-presxs-en-lucha/), donde podéis encontrar también la dirección de la cárcel de Puerto I, para escribir a los compañeros que firman este escrito.

Nosotrxs, lxs presxs en el Modulo 1 del Puerto de Santa María no cedemos ni un milímetro a lxs opresorxs. Estamos cansadxs de que se nos juzgue administrativamente y se nos condene a pesar de estar condenadxs ya a largas penas de cárcel, y a espera de más juicios por desgracia (en mi caso concreto 19 años y 3 meses firmes, aún les parece poco…). La Institución Penitenciaria, la empresa del crimen y el castigo, nos tiene dispersadxs, condenando a nuestras familias y compañerxs a sufrir accidentes de tráfico, a sufrir nuestra lejanía física, nos condena por nuestro sentir libertario y por nuestro espíritu de lucha, a intervención de todas las comunicaciones, nos quitan los libros que nos envían lxs compañerxs y los grupos de apoyo; a pesar de tener toda la parafernalia legalista, excusas vagas como: “hablar mal del sistema penitenciario”, “falsear la realidad” y otras sin sentido, son suficientes para secuestrar nuestros libros. Nos llaman delincuentes y ladrones pero nos roban (abusando del poder) libros, cartas, panfletos… con el beneplácito de los juzgados y tribunales, nos acusan de terrorismo pero ejercen terrorismo de estado, imponiendo a base del miedo las palizas, para aislarnos, acallarnos, dispersarnos, incomunicarnos… ¿Quién es el terrorista?

¡ESTAMOS CANSADXS DEL ABUSO DE PODER!

Tenemos claro quiénes sois y cómo actuáis, no nos vais a achantar. Tendríamos que estar locxs para no tener miedo, porque somos seres humanos, con dignidad nos enfrentamos a esta bestia carcelaria. Con determinación y posicionamiento. Tenemos aquí muchos problemas para comunicarnos con otrxs presxs y con los grupos de apoyo; por lo tanto, generamos lucha, porque estamos determinadxs, abocadxs y obligadxs a luchar por que se cumplan sus leyes… Parece irónico que tengamos que reivindicar que la empresa cárcel cumpla sus obligaciones legalistas con el código penal, Régimen Penitenciario, LOGP y etc… ¡UNA VERGÜENZA!

Pero nada nos sorprende ya de vosotrxs. Sois capaces de todo, cuando dejáis morir a personas, lo dejáis claro. El Viernes 13/10/17 aquí en el Módulo 1 de Puerto 1, reivindicamos nosotrxs cuatro la muerte de José A. Serrano Benítez, muerto abandonado por la Institución Penitenciaria en la cárcel de Zuera (Zaragoza), hace ahora un año, el 14/10/16,que no te olvidamos Jose. Aquí seguimos con tu lucha compañerx (lo íbamos a reivindicar el 14/10/17, pero al ser sábado, no salían los escritos, por eso lo hicimos el 13/10, compas).

¡NI OLVIDO, NI PERDÓN, JOSE!

Pedimos disculpas a lxs compañerxs presxs en lucha, y a lxs compañerxs ahí fuera. A los grupos de apoyo, disculpas porque no podemos coordinarnos mejor, estamos en ello. También damos gracias a todxs aquellxs personas que luchan contra la maquinaria criminal: presxs, amigxs, familiares, grupos, abogadxs… sin todxs vosotrxs no haríamos nada, no habría luz en esta lucha. Os digo que si no nos han matado ya es porque han visto unión, y fuerzas, y apoyo de familias, abogadoxs, etc..

Aquí, a pesar de que nos tienen en diferentes turnos (divididxs) y en distintos módulos (divididxs) y con mil y un problemas, montamos asamblea para reivindicar el exclarecimiento y delimitación de responsabilidades por la muerte de Jose el pasado año. Una vez lo acordamos y cursamos los escritos, aprovechamos para hablar de cómo nos tienen con las políticas encubiertas de dispersión. Aquí en el M-1, tres somos de Madrid y uno de Las Palmas. Estamos en la Comunidad Andaluza… aún así, unxs compañerxs de Madrid Valencia y Cádiz, nos mandan documentos para comunicar con nosotrxs, y el director impide la comunicación una vez más. Impide el teléfono, locutorios y, por supuesto, el vis a vis; vulnerando los artículos 41 RP y 51 LOGP. Lo tenemos en el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº 4 de Andalucía y nuestra amiga y abogada aquí, se ha personado en la causa, estamos en ello.

Ponemos a debate reivindicar el acercamiento de presxs, preguntamos a todxs vosotrxs ¿Cómo lo podemos hacer? Queremos seguir con las reivindicaciones de la tabla, la cual respetamos y reivindicamos. Nos vemos obligadxs a poner aquí el acento, en las políticas de dispersión. Queremos generar debate en este punto concreto. Aquí las reivindicaciones al congreso de lxs diputadxs, defensor de nadie y juzgados de vigilancia penitenciaria se siguen realizando, pero vemos que la dispersión es un punto importante. Llevamos tiempo sin que nos vea la família. Compañerxs os pedimos opiniones, ideas y formas de lucha. Invitamos a las familias a denunciar las situaciones que padecen ellxs y nosotrxs. Desde aquí denunciamos masivamente a diario al ministerio del interior también. Os pedimos ahora ayuda en este asunto.

Gracias a todxs, es un placer luchar a vuestro lado.

¡SALUD Y REBELDÍA!

¡LXS PRESXS DE PUERTO I EN LUCHA, POR UNA SOCIEDAD SIN JAULAS!!

Oscar Rodríguez González (Mosqui); Patricio Javier Suárez Rodríguez (Gofio); Francisco Pérez Mingo (Rubi); Toni Chavero Mejías

Cárceles para niños Presxs en lucha

José Ángel Serrano apareció muerto en una celda de aislamiento en la prisión de Zuera, Zaragoza, el 14 de octubre de 2016. Su compañera lo había visitado 24 horas antes. El preso social, natural de Bilbo, cumplía aquel día 40 años. Seguía un tratamiento siquiátrico de antiguo. En ese momento padecía una severa infección bucal. Al día siguiente, funcionarios de la prisión le encontraron muerto, desnudo junto a la puerta de su celda.

Los hechos fueron denunciados públicamente por Salhaketa y la compañera sentimental del preso y letrada Silvia Encina el pasado enero. Expuso ya entonces que había circunstancias que rodeaban la muerte que necesitaban ser aclaradas. Ayer compareció de nuevo ante los medios en Gasteiz, acompañada también de representantes de Salhaketa para denunciar que el juez ha decidido archivar el caso “sin practicar toda la prueba admitida” en un procedimiento plagado de “incumplimientos”.

En ese contexto recordó que la primera autopsia solo tomó muestras de analíticas de consumo de tóxicos. Arrojó como resultado parada cardiopulmonar por edema agudo de pulmón, y se realizó “sin consultar el expediente médico”. Ya entonces se les negó el derecho a ver el cuerpo si no firmaban el enterramiento, lo cual impedía una segunda autopsia. «Tuvimos que insistir para personarnos como acusación en el procedimiento, el juzgado siguió negando sistemáticamente todas las pruebas solicitadas», según rememoró Encina.

La Audiencia de Zaragoza autorizó la práctica de una autopsia tres meses después de la muerte y solicitó las declaraciones de funcionarios y médico de guardia que estaban la noche de la muerte con la coletilla “por el momento”, una “triquiñuela procesal” que se ha utilizado, según denunció, para señalar que no se recurrió a tiempo. La familia había pedido ya entonces que declararan las personas presas que estaban en la galería esa noche.

Una «extraña sustancia»

Explicó la letrada que declararon cuatro funcionarios, no todos, y el médico, pero no el que estaba de guardia durante la noche sino el que se incorporó por la mañana. Agregó que las declaraciones no dejan claro por qué el funcionario de guardia no acudió al timbre de auxilio, ya que negaba que hubiera sido pulsado. La familia volvió a solicitar las declaraciones de los presos, la respuesta fue que debieran haber recurrido. Su testimonio es fundamental, porque son las únicas personas que no trabajan para la prisión, según aclaró, y hay cuestiones como el que esa noche no hubiera el preceptivo recuento o el hecho de que el preso estuviese junto a la puerta de la celda, fuera del campo de visión, que arrojan dudas sobre qué pasó y cómo se produjo la petición de auxilio.

Además, la segunda autopsia, seis meses después, realizada según las pautas establecidas en casos de muerte súbita o bajo custodia, reveló que José Ángel murió atragantado por una sustancia extraña que ocupaba el tramo desde la garganta hasta un tercio de la traquea y descartaba el edema agudo de pulmón. Al no haberse ordenado conservar el cuerpo debidamente, el estado que presentaba el cadáver seis meses después condicionó muchos aspectos, entre ellos la verificación de malos tratos. «José Ángel tenía muchísimas cicatrices», reveló Encina.

Con esta información, la familia volvió al juzgado un viernes y el lunes el juez dictó el sobreseimiento y archivo de diligencias “sin haber practicado toda la prueba”, denunció. Según agregó, “toda la prueba se nos ha denegado por providencia en lugar de un auto razonado”.

Nerea Goti

Más información aqui en Tokata

Familias Frente a la Crueldad Carcelaria La cárcel mata

José Ángel Serrano Benítez murió el 14 de octubre pasado en el departamento de aislamiento de la macrocárcel de Zuera (Zaragoza). Lo “encontraron” los carceleros al abrir la puerta de la celda donde estaba encerrado para el primer recuento de la mañana. Estaba desnudo, en el suelo, cerca del micrófono del interfono que había en la celda y que no funcionaba. José había puesto no hacía mucho una denuncia, en la cárcel Picassent, por el hecho de que los carceleros desconectaban, para no ser molestados durante la noche, los interfonos del módulo de aislamiento, donde estaba encerrado completamente solo. En Zuera, al parecer, pasaba lo mismo. Y tampoco le hubiera servido de nada golpear la puerta y gritar, pues la dirección carcelera ha reconocido que no se hicieron en su lugar de encierro rondas de control ni recuentos en toda la noche. Su compañera y su familia están exigiendo que se le haga una autopsia completa, con las debidas garantías, para poner en claro las verdaderas causas de su muerte. José era un preso reivindicativo, supuestamente conflictivo, que había pasado los 18 años que llevaba encerrado en primer grado, régimen cerrado, muy a menudo en completo aislamiento, y estaba sometido a un tratamiento psiquiátrico irregular, sin los controles médicos pertinentes, en constante variación sin opinión facultativa competente, debido a los constantes y arbitrarios traslados que sufría, como castigo suplementario y encubierto. Su situación queda bien explicada en el siguiente texto, publicado por un familiar en redes sociales:

Buenas tardes amigos, seguidores, navegadores y familia… que alguien ha muerto es decir poco cuando ese alguien ha sido matado poco a poco por estar enfermo…

Los primeros indicios de su enfermedad se empezaron a notar hace casi 20 años, cuando el psicólogo de la cárcel de Basauri le diagnosticó por primera vez recién entrado en prisión…

Nadie tuvo en cuenta el diagnóstico y le llevaron a Puerto de Santa María, donde empezó el calvario del primer grado y régimen cerrado de 18 años seguidos; su delito, tener dignidad y no hincar la rodilla ante la presión, castigo y golpes de los carceleros, hasta el punto de empezar a contestar a los golpes con golpes, esa fue su sentencia, nadie sale vivo de la cárcel si no se rinde y acepta quien es el amo dentro de la prisión…

Muchos castigos, esos castigos de película dentro de los agujeros mas profundos de tantas prisiones que ha recorrido, hasta el punto de encadenar tres veces seguidas castigos de 42 días más 42, más 42 dentro de una minicelda sin luz natural y sin patio; tres veces en 4 años 126 días seguidos encerrado.

Teniendo en cuenta que ya tenía problemas de adaptación en prisión, estos castigos solo sirvieron para reafirmar su determinación de no ceder nunca al chantaje, resistir hasta morir como así ha pasado… sus carceleros habrán descansado, pero mi familia aún continuará hasta el final y cogeremos su antorcha para ver si podemos conseguir que los FIES y sus verdugos desaparezcan de nuestras prisiones.

Ha sido un calvario, de hambre, de huelgas, de heridas, de soledad, de amenazas cumplidas y silencios. Más pérdidas de papeles, informes y demás extrañas descoordinaciones que llevaron a la muerte a una persona que con apenas 20 años entró a la cárcel a cumplir una condena de 14 años, y 18 años después aún seguía preso y supercastigado por ser una alma indomable…

Por favor compartir en muros y grupos.

Como declaraba su compañera en la rueda de prensa convocada el pasado 18 de enero en Bilbao para dar a conocer el caso: “Tres meses después de su muerte, su cuerpo sigue sin ser enterrado. Se supone que está en el instituto anatómico forense de Zaragoza pero ni tan siquiera lo sabemos con certeza porque tampoco se facilita información al respecto. Es un mutismo descorazonador”. La autopsia y el “informe forense” realizados “de oficio” son totalmente insuficientes para averiguar las causas del fallecimiento, pues  se limitan a considerar muestras toxicológicas, abundando en el tópico oficial  de la “muerte por sobredosis”, que tiende a hacer responsables a las víctimas de las negligencias y abusos de la administración. Sin embargo, la normativa en vigor estipula que para casos de muerte súbita de un adulto se tomarán muestras de todos los órganos y se considerarán los antecedentes clínicos, cosa que no se ha hecho en el informe que se pretende oficialmente dar por bueno.

La familia denuncia la resistencia por parte del correspondiente Juzgado de Instrucción de Zaragoza a realizar una investigación mínima, actitud “que es contraria a la postura de la Corte Europea de Derechos Humanos en cuanto a la obligación de las autoridades de  investigaciones prontas y oportunas, que es precisamente la que está fallando”. Y denuncia además que se está obstaculizando el acceso de su pareja a la justicia gratuita, que necesita para intentar acceder a las periciales de parte, “pruebas que la familia no puede costear y que originan indefensión, prohibida constitucionalmente”. Por si todo eso fuera poco, en todo el tiempo transcurrido desde la muerte de José, ni a sus padres ni a su pareja se les han dejado ver el cuerpo, “lo cual evidencia la crueldad e insensibilidad de las instituciones respecto al sufrimiento ajeno”. El trato cruel, inhumano y degradante del que ha sido víctima hasta su muerte José Ángel Serrano Benítez, como en otros muchos casos de presos enfermos o sometidos a régimen especial de castigo, se hace extensivo también a su familia.

Su gente no se resigan a sufrir en silencio tantos abusos, se han empeñado en denunciarlos públicamente y piensan ir hasta el final también en el terreno jurídico. Para pagar los gastos del procedimiento y, especialmente, de las pruebas periciales, piden ayuda solidaria. Quien se anime a aportar alguna cantidad, puede ingresarla en el siguiente número de cuenta: ES66 2095 3150 2310 9280 7584.

Fuentes: 

La Cárcel Mata: José Ángel Serrano Benítez Muere Sin Asistencia En El Aislamiento De La Prisión De Zuera (Zaragoza)

Un preso de Bilbo lleva tres meses en la morgue de Zaragoza a la espera de una autopsia “completa y con garantías”

Cárcel=Tortura Familias Frente a la Crueldad Carcelaria La cárcel mata

Hemos recibido un correo con el texto siguiente:

Egunon:

Desde la Asociación de apoyo a presas y presos SALHAKETA BIZKAIA, os convocamos a una rueda de prensa el próximo miércoles 18 de enero, que tendrá lugar en el edificio de La Bolsa a las 11:00 horas, para informar del proceso judicial que se está desarrollando por la muerte del preso social bilbaíno JOSÉ A. SERRANO, quien murió el pasado 14 de octubre en la cárcel de ZUERA (Zaragoza) después de pasar 18 años en aislamiento.

En la rueda de prensa, un representante de Salhaketa Bizkaia, un miembro de la Asociación Libre de Abogados de Zaragoza y la esposa del preso fallecido plantearán las irregularidades que se están produciendo en torno al proceso judicial que investiga la muerte de esta persona, entre otras la falta de una segunda autopsia y la imposibilidad de haber dado sepultura al cuerpo tres meses después de su fallecimiento. También se hablará de las futuras acciones legales que piensan llevarse a cabo así como de la situación en la que se encuentra la familia como resultado de todo este proceso.

Sin más, reciban un cordial saludo.

Familias Frente a la Crueldad Carcelaria La cárcel mata

La muerte de José Ángel Serrano Benítez el pasado 14 de octubre era un hecho probable, pues las enfermedades que padecía unidas a un tratamiento con múltiples benzodiacepinas sin monitoreo y sin control de psiquiatra desde 2011, así lo hacían temer. Pero sobre todo era un hecho evitable.

A José se lo encuentran muerto en el recuento de la mañana, aparece desnudo y con 2 toallas bajo las piernas entre puerta y micro. Después de la cena no se llegó a acostar, la cama estaba completamente hecha, debió sentirse mal y picar por el interfono para pedir auxilio pero nadie acudió en su ayuda –en Picassent en 2013 puso una queja porque desconectaban los micros y estaba solo en el módulo–, ni en ese momento ni en las rondas nocturnas que se realizan por la noche. Según atestado, no se hicieron rondas esa noche desde las 21:30 hasta las 7:53. Murió sin nadie que le asistiese, a pesar de haber solicitado ayuda.

Dos semanas después de su muerte, su cuerpo sigue en el instituto anatómico forense de Zaragoza a la espera de que se resuelva la reclamación de los familiares para que se proceda a hacer una segunda autopsia ya que desde un primer momento se deniega la autopsia completa y el forense solo ha cogido muestras de toxicología y no quiere coger las de órganos para analizar. En todo este tiempo ni a los padres ni a la pareja de José les han dejado ver el cuerpo. En el informe que se adjunta por su fallecimiento todo va falseado: el forense se basa en informes médicos al ingreso en prisión en 1998. La misma violencia institucional que se ejerce contra los presos (y que José denunciaba) es indecente e inhumanamente aplicada a los familiares del fallecido.

José tenía prescrito un tratamiento psiquiátrico desde hace mucho tiempo y la toma del mismo estaba pautada a lo largo del día. Le daban la medicación para todo el día, iba tomando la medicación psiquiátrica cuando necesitaba. También le daban convulsiones y, desde enero a su muerte, antibióticos para la infección de boca a raíz de que la dentista externa de Estremera le perforara un diente que le ocasionó quistes y llagas; le cobró 400 euros por el tratamiento dental, pero no hizo el trabajo y la cárcel se negó a identificarle ni por el numero de colegiado. Con el constante cambio de cárcel al que le tenían sometido (cada nueve meses era trasladado de prisión) le era modificado dicho tratamiento en cada centro, pero aún así él era el que disponía de su toma. Sufría una modificación arbitraria de la medicación a criterio del médico de turno sin prescripción de psiquiatra. En 2014 en Dueñas le quitaron la medicación de golpe y lo pasó muy mal, también estuvo solo en la galería casi 8 meses. Cuatro días antes de su muerte le empezaron a obligar a tomarla toda de golpe delante de ellos mañana y noche, 7 pastillas de golpe cada vez, para asegurarse de que no se deshacía de ninguna. De todo esto no queda rastro alguno en las cámaras de videovigilancia: ni de la hora en la que le obligan a tomarse el tratamiento de golpe, ni de las rondas y recuentos de la noche…

José se ha pasado la totalidad de la condena en primer grado (régimen cerrado) y gran parte de éste en primera fase, 21 horas de celda, saliendo al patio acompañado de otro preso. Casi 18 años en 91.3, sin tratamiento, casi siempre salía solo al patio y por eso muchas veces no salía. Sobre la situación en el regimen cerrado de Zuera –extensible a otros– tienes toda la información en este enlace.

Su caso es el de una larga condena por acumulación de pequeñas sentencias imposibles de refundir en una sola que pusiese un límite de cumplimiento. José se encontraba al final de su condena, el pago de unas multas transformadas en días de prisión y la sospechosa desaparición de una ejecutoria en la que se le debían abonabar casi cuatro años de prisión lo mantenía separado de su familia

El mantener la dignidad dentro de este régimen de vida le ha llevado a acumular gran cantidad de sanciones que a pesar de haberlas recurrido y conseguido una reducción de las mismas (privación de paseos y de actividades), al ser trasladado de centro, pasaban por alto este hecho, haciéndole cumplir la sanción en su totalidad. En Teixeiro pago 42 días que no eran firmes, estabna recurridos y quedaron en 14 y aún se luchó porque abonaron lo cumplido indebidamente a las sanciones más antiguas para que tardará más en cancelar. En los últimos 4 años, 3 veces ha pagado 42 días seguidos de cumplimiento de sanción de aislamiento, con la venía del médico y del juez. Esto le hacía tener problemas para pensar y comunicarse; luego, seguía solo bastante tiempo, a veces meses, le molestaba la gente y ya solo salía comunicar vis a vis. Esto son malos tratos

Casi siempre le sancionaban con más aislamiento, a veces privación de paseo, la última en Zuera, por dar un cigarro a un compañero. En agosto, en Estremera, por desmayarse mientras hablaba por teléfono con su compañera le acusaron de embriaguez y le sancionaron.

Esas leyes y reglamentos que regulan y limitan la vida del preso son también responsables de garantizar su vida… pero ya vemos que no.

El denunciar las condiciones de vida infrahumanas que se dan en el régimen cerrado y denunciar asimismo las vulneraciones de derechos a la que se ven sometidos los presos en este régimen, no solo le ha traído sanciones disciplinarias sino también palizas constantes y abusos de los carceleros. En este enlace tienes acceso a los abusos, palizas y malos tratos que ha pasado y denunciado.

Sobre su paso por las cárceles y los abusos a los que era sometido, él mismo nos contaba a Tokata que había participado en una protesta colectiva contra los malos tratos, la desatención médica, la falta de actividades culturales, educativas o de “tratamiento”, y otros abusos que se estaban produciendo en el departamento de aislamiento de la prisión gallega de Teixeiro. Entonces, ya denunció haber recibido una paliza, a manos de un jefe de servicios y otros carceleros, así como amenazas y diferentes malos tratos físicos y psicológicos, en represalia por la acción reivindicativa. Allí recibió palizas habituales, dos denunciadadas con parte de lesiones, que pretenden archivar. De su paso por Estremera, nos hablaba de una nueva agresión que sufrió allí, el pasado 27 de mayo. Se le ha negado constantemente el acceso a su historia clínica, tanto por la cárcel como por los juzgados; en Picassent, conseguir un parte le costó cinco semanas en huelga hambre solo en un módulo sin interfono, y golpes y procesos penales para aumentar su condena. Denunciaba la impunidad de los carceleros en el uso de la violencia, la arbitrariedad en las clasificaciones y sanciones, la falsificación en sumarios y expedientes disciplinarios, el abandono médico-sanitario y otros abusos.

Reivindicaba ir a Alicante para ver a sus padres, que están enfermos y les es penoso viajar, vinieron el 13 octubre, en su cumpleaños, le vieron horas antes de morir después de dos años. Le acercaron a la prisión de Zuera, algo que llevaban él y su compañera pidiendo cuatro años, ya que la pareja vive en Navarra .

Le amenazaban algunos funcionarios, y en Zuera uno iba a por él… Y se quejaba de la sumisión, conformismo y colaboracionismo de muchos compañeros, “mano de obra barata” para los boqueras, y de su falta de solidaridad y unión, pues “ni reivindican ni denuncian, pero son capaces de matarse por cualquier tontería”.

José había participado en unos ayunos solidarios y reivindicativos junto a otros compañeros presos este pasado verano. De modo humilde y sincero queremos recordarle con las reivindicaciones que él había trasladado al Congreso y Instituciones Penitenciarias.

  1. Cierre de los aislamientos. Fin de los FIES y del Control Directo.
  2. Fin de la dispersión. Asignación de destino por vinculación familiar y amistosa.
  3. Libertad inmediata para todos los enfermos terminales, sea la enfermedad que sea, que se vayan a sus casas. Aplicación de los artículos 104 y 196 RP, y 91 CP.
  4. Fin del maltrato encubierto a todxs lxs compñerxs.
  5. Que se investiguen las denuncias por malos tratos por los juzgados de instrucción conforme a la legislación internacional.
  6. En caso de denuncia por torturas y malos tratos, ser reconocidos por los médicos forenses inmediatamente.
  7. Mantener fuera de contacto con la población reclusa a los carceleros que hayan sido denunciados por agresiones, tratos vejatorios e inhumanos, abuso de autoridad, etc.

Quizá por esto su muerte no sea algo casual…

Nosotros nos sumamos al dolor de la familia y tenemos presente la dignidad de José.

Familias Frente a la Crueldad Carcelaria La cárcel mata

Alfonso Miguel Codón Belmonte, fue trasladado ayer desde la cárcel de Teixeiro (A Coruña) al Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, donde fue ingresado en la UCI, a causa de un nuevo intento de suicidio. Como explicábamos el pasado 1 de febrero, Miguel, que tiene 24 años y está preso desde los 18, lleva gran parte de ese tiempo sometido a régimen cerrado con “modalidad de vida en departamentos especiales”, ya que, no se sabe muy bien por qué, ha sido calificado de “extremadamente peligroso” por la autoridad carcelera. La verdad es que la salud mental de Miguel es de una extrema precariedad, pues sufre ataques epilépticos, graves problemas afectivos y ha intentado suicidarse muchas veces, con autolesiones tan peligrosas como cortes en el cuello. Su estado nunca ha sido convenientemente diagnosticado ni se le proporciona cuidado terapeútico alguno, salvo una fuerte medicación psiquiátrica, prescrita y administrada sin ningún verdadero criterio médico. Tampoco se ha hecho lo necesario para impedir que se suicide, como resulta más que evidente precisamente ahora.

Su situación, que viene durando años, ha sido denunciada varias veces, por esta publicación, en abril, en mayo y en julio del año pasado, y por el observatorio gallego de los derechos humanos, Esculca, que presentó una queja al respecto ante la Defensora del Pueblo y propició una interpelación en el Parlamento gallego, sin que se haya notado ningún efecto positivo real, ya que Miguel ha continuado hasta ahora sometido a condiciones de vida infrahumanas, abandonado en sus padecimientos e incluso, según denunció él mismo, siendo torturado psicológicamente y víctima de frecuentes palizas y prolongados engrilletamientos a la cama.

La asociación Familias Frente a la Crueldad Carcelaria ha denunciado muy recientemente todo esto, haciendo un llamamiento a todas las personas sensibles y solidarias para dirigirse a las autoridades responsables exigiéndoles un trato humano para Miguel y para todas las personas presas que están pasando por algo parecido. Y la abogada Silvia Encina –cuyo compañero, José Serrano Benítez, murió en la cárcel de Zuera en octubre de 2016, por causas aún no aclaradas, mientras sufría un trato muy parecido al que está sufriendo Miguel– denunciaba en una reciente emisión de nuestro programa de radio, Tokata Y Fuga, tanto la situación de este compañero en particular como la de otras muchas personas presas con enfermedades mentales, de las que una gran parte se ven sometidas al mismo régimen de castigo que Miguel o Jose, en lugar de ser cuidadas adecuadamente. También ha empezado a difundirse la convocatoria que podéis ver en el siguiente cartel.

Para escribirle al compañero:

Alfonso Miguel Codón Belmonte

Centro Penitenciario de Teixeiro

Ctra. de Paradela, s/n

15310 Teixeiro-Curtis (A Coruña)

Para llamar la atención a las “autoridades competentes”:

Cárcel de Teixeiro: teléfono (981779500); fax (981779585)

Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº 1 de A Coruña: teléfono ( 981185109);

fax (981185201)

José Manuel Arroyo Cobo, Subdirector General de Coordinación de Sanidad Penitenciaria:

teléfono (913354845); fax (913354992); correo electrónico (sgsp@dgip.mir.es)

Directorio de la SGIP

Actividad en la calle Cárcel=Tortura La cárcel mata Salud mental

Hablamos con una persona de la coordinadora antirrepresión de Murcia de la muerte de Manuel Fernández Jiménez en la cárcel de Albocàsser y del acto informativo convocado por la familia para el 13 de diciembre en cuya organización se ha implicado esa asamblea y también del origen, actividades y planteamientos de la misma. Conversamos también con Silvia sobre el caso de su compañero, José Serrano Benítez, sobre la destructividad del “régimen cerrado” carcelario y sobre las posibilidades que tienen las personas presas, sus familiares y amistades de organizar su autodefensa. Hablamos también de Familias frente a la crueldad carcelaria, alianza reciente en ese sentido de familiares de personas presas.

Actividad en la calle Familias Frente a la Crueldad Carcelaria La cárcel mata Radio: Tokata Y Fuga

Hablamos de la muerte de José Serrano Benítez y del archivo de las diligencias judiciales en las que debían investigarse las circunstancias en las que sucedió y las responsabilidades por ello. Entrevistamos a Boro, periodista perseguido penalmente con peticiones fiscales de hasta siete años por informar sobre luchas sociales. Un compañero de Burgos nos da noticias de las sesiones finales del último juicio por la oposición vecinal contra el bulevar en Gamonal en 2017.

Familias Frente a la Crueldad Carcelaria La cárcel mata Radio: Tokata Y Fuga

Hablamos con la familia de Manuel Fernández Jiménez, muerto en la cárcel de Albocàsser, cuyo cadáver, enviado a su familia sin ninguna explicación satisfactoria, presentaba signos evidentes de violencia. Participa también Silvia con quien comentamos la impunidad, negligencia y oscurantismo en medio de los cuales suceden estas cosas en las cárceles del Estado español. Hablamos también del caso de su compañero, José Serrano Benítez, muerto el año pasado en la cárcel de Zuera, y de la plataforma Familias frente a la crueldad carcelaria que está impulsando un grupo de familiares de personas muertas en prisión.

Familias Frente a la Crueldad Carcelaria La cárcel mata Radio: Tokata Y Fuga

¿No puede encontrar lo que busca? Trate de refinar su búsqueda: