287 resultados de la búsqueda para "cadena perpetua"

Hablamos de la campaña en favor de Antuan, preso enfermo de cáncer que sufre cadena perpetua encubierta. Como pensamos que la lucha tiene que ser colectiva, exigimos al mismo tiempo la libertad de cualquier persona presa que esté en uno de los dos casos. Leemos una carta de Toni Chavero sobre el asunto. Igualmente, leemos una carta de Carmen Badía, otra presa enferma de cáncer que también debe ser excarcelada. Y una carta de Antuan hablando de la propuseta de lucha colectiva, en la que participa. Entrevistamos al hermano de Enrique Del Valle, otro condenado a cadena perpetua efectiva por cuya libertad es necesario luchar. Finalmente, hablamos con la madre de un preso que ha sido castigada sin comunicar durante tres meses por unas palabras con una carcelera.

Cadena perpetua La cárcel mata Presxs en lucha Radio: Tokata Y Fuga

Enrique Del Valle González, de 52 años, está preso en la cárcel de La Moraleja, en Dueñas (Palencia). Lleva encerrado, sin salir, desde el 6 de septiembre de 1990, casi 29 años, a los que hay que sumar los casi cuatro años que cumplió anteriormente, desde el 86, con apenas diez meses de estancia en la calle entre una etapa y la otra. Es decir, que ha pagado más de 32 años, de los cuales unos veinte los ha pasado en régimen cerrado, aislamiento y FIES. Cuando, hace unos dos años, publicamos algo sobre su situación, tenía señalada fecha de cumplimiento en 2045,  le quedaban al menos 28 años más de condena, hasta 55 que tenía que cumplir. La mayoría de penas que fue acumulando, que llegaron a sumar más de 80 años, le fueron impuestas por situaciones dentro de prisión, casi todas durante la lucha contra el Régimen Especial de aislamiento, como el motín de Herrera de la Mancha, en julio de 1991, por el que le condenaron a 34 años y medio. El último delito por el que fue acusado y condenado a 13 años fue en 2002, hace ya quince años. El grupo de familiares y amigos que le apoya ha logrado que se le reduzca la pena a 39 años, pero su situación sigue siendo desesperada y hay que continuar luchando por su libertad. ¿No ha pagado ya bastante? ¿O lo que quieren es exterminarle? A continuación, un texto que nos ha enviado su hermano explicando todo eso. En el Tokata Y Fuga del 20 de mayo de 2017 que ponemos abajo del todo hay una entrevista con el hermano de Enrique explicando su situación de entonces, que ha mejorado algo, pero no lo suficiente.

¿CADENA PERPETUA O PENA DE MUERTE?

Entre multitud de casos del Estado Español en el que se dan las dos opciones del titulo de este articulo se encuentra el de Enrique del Valle González de 52 años de edad, natural de León y preso en la cárcel de Dueñas de Palencia que a día de hoy en febrero del 2019 va camino de 29 años ininterrumpidos de prisión, ya que su ingreso fue el 7 de septiembre de 1990.

La suma aritmética de todas las condenas por las que fue penado era de casi casi 80 años, casi todos por delitos en prisión, hasta que en el año 2002 cometió su último delito y su cambio fue radical, al no acumular ya mas penas de las que tenía.

Todas las supuestas acciones jurídicas contempladas en la Ley de este falso Estado de Derecho para que su condena se viese reducida y la libertad fuese una esperanza real dentro del tiempo vital de una persona nunca fueron aplicadas de oficio por parte de los Equipos Técnicos de las prisiones, Jueces de Vigilancia Penitenciaria, Tribunales Sentenciadores y un etc. de mercenarios de la LEY, que al contrario, no han hecho más que entorpecer e intentar que no consiga ver reducida su condena, como ha estado haciendo el Equipo de Dueñas.

Hemos tenido que ser la gente del exterior, su familia, personas solidarias y sensibles ante tales desmanes jurídicos y el mismo Enrique, que también se puso manos a la obra, ya que se había abandonado a la suerte incluso sabiendo que los contrarios no van a poner las cosas fáciles.

Después de multitud de recursos a diferentes Tribunales solicitando siempre lo establecido en la Ley, con lo enrevesado que es el caso al estar condenado en 15 causas diferentes y en diversos lugares de España, sobre todo prisiones, hemos conseguido reducir la pena a 45 años de condena, con descuentos también luchados en los Juzgados, como el abono de una prisión preventiva de 4 años, 2 meses y 15 días, y casi dos años de redención, con lo que queda una condena efectiva de más de 39 años, lo que a algunos les parece poco, como los juristas de las prisiones, que han intentado de que no sea así.

La fecha de fin de cumplimiento en hoja de cuentas del centro de Dueñas es el 4 de julio de 2030 y el de las tres cuartas partes de condena para abril de este mismo año 2019, uno de los requisitos principales para la libertad condicional, en este caso pura utopía.

Actualmente el camino jurídico a seguir cada vez se va estrechando más y es más dificultoso, ya que ahora, después de haber pasado por el Tribunal Supremo y habiéndose lavado las manos en varios recursos, donde ellos mismos tienen jurisprudencias que sí le hubiesen favorecido a Enrique, no ha quedado más remedio que dirigirse al Tribunal Constitucional, que yo le llamaría Tribunal Extraterrestre, porque todos los recursos que le hemos enviado del tipo, permisos denegados, prescripciones de penas acumulación de condena demasiado larga de 45 años, etc, o te lo resuelven en un folio inadmitiendo el recurso de amparo con el argumento de “no existir una carga consistente en justificar la especial trascendencia constitucional (…) requiere una argumentación específica y suficiente”, o inadmitido por presentado fuera de plazo, cuando estos recursos los han presentado abogados y procuradores de los del T.C. en este caso de oficio.

Habiéndoles facilitado todo: información, jurisprudencias, investigación de analogías parecidas donde sí se han visto beneficiados los presos, e incluso el Recurso de Amparo escrito y redactado, siendo su labor solo la representación y entregarlo en plazo.

Así mismo, el Colegio de Abogados de Madrid también los tumba, o las defensas nombradas de oficio, con contestaciones como “la no existencia de vulneración de derechos y libertades contempladas en la Constitución Española.

¿Que garantías de recursos efectivos tiene Enrique, y como él otros tantos y tantas, si están conchabados todos, Jueces, Fiscales, abogados, colegios y los todopoderosos equipos técnicos de las prisiones?

La línea jurídica que nos queda a seguir es el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con lo farragoso que puede llegar a ser y la de años que puede tardar, máxime, con por lo menos tres recursos a enviar, junto con, cada vez que toque, solicitud de permisos de salida, en este caso a Dueñas, JVP de Palencia y Audiencia Provincial de Palencia y, como comenté anteriormente, pura utopía.

Así las cosas, en este mundo de hipócritas, de cínicos, de justicieros, de vengadores y lo peor de todo, de cagones, que anteponen su miedo a lo que pueda ocurrir y les pueda afectar a ellos, disfrazándolo de eufemismos y argumentos jurídicos, que muchas veces son invenciones y no LEY.

En definitiva en este tipo de casos el único fin de la pena privativa de libertad a la que están sometidos estos presos y presas es  que no salgan vivos de la cárcel.

¡LIBERTAD PARA ENRIQUE DEL VALLE!

¡NO A LA CADENA PERPETUA!

Tokata Y Fuga 20-V-2017. La Finalidad De La Pena De Cárcel: ¿Reinserción, Venganza O Exterminio?

Cadena perpetua

A primeros de diciembre pasado nos enviaron unxs compas de Murcia la nota que va a continuación y unas cartas de Antonio Nieto Galindo. Este compañero, que viene participando en la propuesta de lucha colectiva desde sus inicios tiene, como él mismo cuenta más abajo, una larga trayectoria de sufrimientos y lucha en la cárcel, participó en la COPEL y lleva preso más de 40 años. Su situación actual es difícil –una verdadera cadena perpetua de hecho–, por la resistencia de las autoridades carcelario-judiciales españolas a aplicarle una refundición de penas adecuada y por las OEDE (Orden Europea de Detención y Entrega) que pesan sobre él, por delitos supuestamente cometidos en Francia hace cuarenta años y condenas dictadas sin su presencia ni oportunidad alguna de defenderse. Se ha publicado recientemente una carta suya donde informa de todas esas cosas en el blog de lxs compas de Fuera del Orden, lo mismo que el texto de la gente de Murcia que ponemos abajo. También se puede encontrar alguna información sobre la situación del compañero en Tokata. Lxs compañerxs murcianxs han iniciado una campaña para denunciar públicamente la situación de Antoine y exigir su liberación, a la que nos sumamos.

Nos pide Antonio Carlos Nieto Galindo (Antoine), preso en Campos del Río (Murcia II), que difundamos este texto, para dar a conocer a grandes rasgos lo que ha sido su vida, y que se sepa la gran injusticia que el sistema carcelario y judicial está cometiendo contra su persona. Ahora mismo está en espera de respuesta del Consejo General del Poder Judicial, al que ha solicitado la revisión del cálculo que le han notificado desde el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº1 de Murcia, por el que sigue preso a pesar de padecer una enfermedad incurable y haber cumplido condena sobradamente: 50 años, 4 meses y 16 días, dándole fecha de cumplimiento para el 3 de enero de 2020. Nos recuerda que el actual código penal marca como máximo de cumplimiento 40 años, para delitos de “terrorismo” con resultado de muertos, lo que no es su caso, ya que no tiene delitos de sangre. Es, así, de los más antiguos, si no el más antiguo, de entre los presos que cumplen cadena perpetua encubierta en el Estado español, habiendo conocido las cárceles del estado franquista y las del mal llamado “Estado democrático social y de derecho”, y sin haber dejado nunca de luchar contra ellas.

Nos informa de que sigue recibiendo todos los comunicados de los presos en lucha por parte de los grupos de apoyo, y de que está apoyando la huelga por medio de escritos de protesta, y nos pide que hagamos conocer esta sugerencia a la tabla reivindicativa: la de incluir un punto 13 en el que se pida el beneficio de la redención por el trabajo, que fue derogado por el nuevo Código penal de 1996 (artículo 100 del antiguo código de 1973) “pues desde que quitaron este beneficio taleguero, la población reclusa en el estado español ha aumentado en un 300%, pero sobre todo son muchos los condenados que llevan un promedio de entre 15 y 20 años cumplidos de prisión por una acumulación de pequeños delitos.”

Nos ha enviado las dos primeras partes de un resumen de su biografía, en las que habla sobre todo de su actividad en la COPEL. Promete seguir escribiendo el resto en las horas en que el frío de la celda se lo permita. Para todos. A todos envía fuerte abrazo revolucionario.

ANTONIO CARLOS NIETO GALINDO: RESUMEN AUTOBIOGRÁFICO

En Campos el Río, a 25-XI-2018

Hola compañeros:

Intentaré realizar un resumen a grandes rasgos de lo que ha sido mi vida, por llamarla de alguna manera, puesto que desde el mes de junio de 1967 que dejé la escuela en Francia, concretamente a la edad de 14 años, prácticamente hasta la fecha de hoy, la he pasado en la cárcel…

Siempre he sido considerado un “rebelde”, y la verdad sea dicha, si ser rebelde es oponerse a los abusos de poder, a las injusticias y tratos inhumanos, así como a los sistemas impuestos por los todopoderosos de los capitalistas… ¡yo me siento muy orgulloso de serlo!

Mi vida ha sido una contradicción, y lo aclaro a continuación: “me ha gustado tanto la libertad, que llevo toda mi vida preso”.

En Francia pasé dos años preso por pequeños delitos de robo, sobre todo de coches. En la noche del 20 al 21 de junio de 1969 conseguí fugarme junto a dos compañeros, uno parisino y el otro bretón. Han pasado tantos años que me he olvidado de sus nombres, pero eso no importa. Los llevo siempre en mi corazón.

Ahora viene mi contacto obligado en conocer el sistema carcelario franquista, así como las torturas de todo tipo de su sistema policial. Primero en su conocida como “Vía Layetana” jefatura superior de policía de Barcelona, y comandancia de la guardia civil de Almería. Con estos últimos pasé durante varios días sufriendo sus torturas. Fueron los mismos que años después asesinaron y quemaron a tres jóvenes trabajadores confundiéndoles con miembros de ETA.

La primera cárcel que conocí fue la Modelo de Barcelona. Era en 1971, meses de febrero, marzo y abril. Conseguí la libertad provisional bajo el depósito de 10 mil pesetas.

En Almería intentamos liberar a un compañero de prisión, Rafael Bueno Latorre, resultando condenado a la edad de 19 años a casi un total de 30 años de condena.

En el mes de mayo mi primer intento de fuga, 120 días en celdas de castigo, las correspondientes palizas, éstas eran a diario…considerado ya un “inadaptado” destinado al penal de Cartagena. En ese penal nos obligaban a trabajar. Recuerdo cuando detuvieron a Eleuterio Sánchez “el Lute”. Yo me encontraba cumpliendo 80 días en celdas de castigo por haberle golpeado en la cabeza a un tal Pedro “cabo de balones” y un gran chivato. A esa cárcel de Cartagena, se la conocía por “la caja fuerte”. Teníamos las 24 horas la idea de evadirnos, pero nos fue imposible.

Fui trasladado al penal de Ocaña en septiembre de 1973. Ese presidio albergaba unos 800 presos de entre 21 y 25 años. Yo aún no los había cumplido, y como ya tenía un expediente muy “cargado” con faltas disciplinarias, estaba considerado un preso “peligroso”, por lo que fui objeto del máximo control. Me lo hicieron pasar muy mal con castigo y palizas continuas. De nuevo en septiembre de 1976 conseguí que me trasladaran al hospital general penitenciario de Carabanchel, hoy en día transformado en un CIE, o sea, que sigue siendo una cárcel.

Qué alegría y felicidad la mía al encontrarme con mis mejores compañeros-amigos de presidio. Se me ha olvidado comentar que el día 6 de octubre de 1975 estalló la mayor revuelta-motín en el penal de Ocaña. Días o semanas antes sucedió en Barcelona-Modelo, y en el penal de Teruel, donde mataron a un preso por un disparo en la cabeza efectuado por la guardia civil. Por aquella época no se andaban con bromas.

Había tanto odio e impotencia que teníamos acumulada, en Ocaña, por tantos abusos y malos tratos, que solo faltó “esa chispa” de aquella tarde de ese 6 de octubre de 1975 para que sucediera la explosión de gran parte de los presos. Entraron más de 30 carceleros pistolas en mano para llevarse a un compañero nuestro de Bilbao conocido como el “Yuyú”. Todos nosotros (unos 800 presos) estábamos situados debajo de las marquesinas, que eran para protegernos de los días lluviosos. Yuyú en el medio del patio sin dejar de proferir toda clase de insultos, así llevaría más de una hora, cuando vimos entrar a los enemigos armados, ¡qué hermoso y valeroso fue el compañero “Patufet” que se interpuso entre los carceleros y Yuyú y nos dijo lo siguiente: “Compañeros, no debemos permitir que se lleven a nuestro compañero tan cobardemente delante de todos nosotros. ¿Dónde está nuestra dignidad y hombría? Vamos a por ellos…” Al instante, las dos porterías que había en el patio para jugar los partidos de fútbol, quedaron desmontadas y con sus palos nos tiramos contra los carceleros. Disfruté viéndolos cómo corrían como ratas… Disfruté mucho pero… nos salió muy caro, nada menos que 380 días de castigo en celda de aislamiento, unas auténticas mazmorras, palizas de muerte, un plato de aluminio sin cuchara. Pero mucho peor era la escasa comida. Nos tenían solo con una manta vieja, como un petate asqueroso que nos lo entregaban a eso de las 22 horas y a las 7 nos los volvían a quitar. Las celdas medían 3 x 2, e imposible poder subirte a la ventana. Todo estaba prohibido, solo podías respirar y pensar, sin ningún contacto con nadie.

Llegó ese día de inmensa alegría, ¡el 20 de noviembre! Por fin la muerte del dictador, y con la coronación de ese… del rey, el indulto, por lo que de los 800 presos que éramos en Ocaña y en el departamento celular unos 80, tan solo quedamos unos 15 castigados y unos 200 en el patio general en lo que llamaban “vida normal”. Yo lógicamente fui uno de los cinco cabecillas del motín…

Regreso a finales del año 76 en hospital penitenciario de Carabanchel. Manteníamos un continuo contacto con los compañeros presos en Carabanchel, con una total coordinación para organizarnos y dictar nuestra tabla de reivindicaciones. En la primera exigíamos nos concedieran la amnistía a los presos sociales, lo mismo que les dieron a los políticos. Así y en esos momentos nació y fundamos la COPEL, Coordinadora de Presos en Lucha. Fundamos nuestras comunas y asambleas, prácticamente a diario, todos teníamos voz. Nuestra primera subida a los tejados del hospital exhibiendo pancartas y apoyando a los compañeros de enfrente “prisión de Carabanchel”, en huelga de hambre. Solo subimos 18 presos como se acordó en Asamblea, sobre todo los más fuertes físicamente.

Por una vez en toda nuestra historia carcelaria, esta rebelión nuestra no fue reprimida ni castigada…solo permanecimos en los tejados 24 horas y al bajar fuimos revisados por los servicios médicos, desayuno y a descansar en nuestras camas, ¡increíble pero cierto! Habíamos ganado la batalla.

Llega el mes de abril. Justamente estábamos en una de nuestras asambleas…Llega un compañero de ETA del comando que hizo volar a Carrero blanco, y nos comunica que han visto que no dejan de traer en camillas a compañeros nuestros de Carabanchel. Un total de 27 autolesionados. Todos los quirófanos cosiendo los profundos cortes realizados con cuchillas de afeitar, incluso tumbados sobre mesas. Urgentemente convocamos a todos los compañeros de COPEL del hospital, y tomamos la decisión de no permitir que se los vuelvan a llevar a Carabanchel, cosa que conseguimos. Al otro día vimos por las ventanas que daban a la calle, cómo los grises apaleaban a todos los familiares de… (se interrumpe la carta).

2-XI-2018

Hola compañeros: Sigo con mis recuerdos y vivencias a grandes rasgos sobre aquellos tiempos que dimos vida a nuestra añorada COPEL, y compañeros muy valerosos, dignos, con principios, unos auténticos presos revolucionarios, y no el 95% que pueblan las cárceles del estado español, llamados “internos”.

Después de nuestra primera subida a los tejados del hospital penitenciario de Carabanchel, conseguimos que se quedaran con todos nosotros en el hospital los 27 compañeros que se autolesionaron en la prisión de Carabanchel. Al otro día después de muchas charlas y exponer ideas y opiniones, nos reunimos en asamblea exponiendo realizar una acción de lucha, protesta y denuncias… Se votó unánime realizar una subida al tejado con pancartas todo el tiempo que se pudiera y nos obligaran a la fuerza bajar, nunca por propia voluntad, y llegado ese momento nos debíamos autolesionar con cortes sobre los antebrazos, tragarse vía bucal cucharas, pilas y cuchillas de afeitar, pero sin emplear la violencia por nuestra parte (en este punto, varios de nosotros no estábamos de acuerdo, pero debíamos un respeto a nuestras normas de COPEL, y así fue).

Como estaban los 27 compañeros autolesionados y todos cosidos y muy malheridos, se tomó el acuerdo que Julián Bustillo Rana, Carlos Santamaría García y yo, debíamos subir los primeros, así desde arriba con cuerdas trenzadas con sábanas, fuimos subiendo de uno en uno a los 27 compañeros. Después subimos cajas de alimentos y unos botes grandes de agua. Los compañeros que se quedaron en el interior del hospital, la mayoría recién operados de meniscos, por lo tanto cojos, otros también con muletas con las piernas enyesadas por fracturas, brazos también, operados de fístulas y hemorroides etc., otros ingresados y recién salidos de quirófano en cama y con el oxígeno puesto… Imaginaos el panorama nuestro, dispuestos a dejarnos la vida por nuestros derechos.

Los compañeros se las ingeniaron para montar en todos los pasillos y entradas al hospital barricadas. Eso sucedió por el mes de marzo finales o principios de abril de 1977. Subimos a media tarde, y ya nos pusimos a exhibir nuestras pancartas, con la primordial petición: ¡amnistía para los presos sociales! ¡reforma del código penal! ¡reforma del reglamento carcelario! ¡somos personas y no animales! Etc. todos nuestros carteles con nuestras siglas de COPEL. Así pasamos dos noches y tres días. En todo momento el hospital se encontraba rodeado por los antidisturbios (los grises). Por la noche, nos enfocaban con unos focos grandes como los faros para orientar a los barcos de la costa. Teníamos a la prensa y TV las 24 horas; no dejaban de informar a la opinión pública de nuestra lucha y situación. No puedo olvidar al gran H… facha de Rodolfo Martín Villa que era el Ministro del Interior y que fue el que dio la orden de entrar al hospital empleando las fuerzas y la violencia que hiciera falta, incluso que hicieran uso del “fuego real”… Nosotros desde el tejado, impotentes, fuimos viendo como varias compañías de antidisturbios, de los que algunos de ellos, estando insultándolos como se merecen, nos llegaron al disparar varias ráfagas de sus malditas metralletas.

Estos perros de maderos no tardaron mucho, creo que menos de media hora, con los compañeros luchadores del interior del hospital. Es más y lo puedo asegurar: hubo médicos y funcionarios que se metieron con ellos, ya que disparaban bombas de humo por los pasillos, de estos gases que te hacen llorar por el picor de los ojos y no te dejan respirar, y no se cortaban nada a pesar de haber enfermos en cama recién operados. Pues no veas cómo les pegaban con sus porras. Estas personas tienen todo mi respeto y admiración.

Veíamos cómo se llevaban esposados e incluso a rastras a los compañeros que luchaban detrás de las barricadas en el interior del hospital. Los grises hicieron “un pasillo” por ellos mismos hasta la prisión de Carabanchel. Los que hacían de pasillo cuando el compañero pasaba a la altura de ellos, aprovechaban para golpearlos con las culatas de madera de sus fusiles (máuser alemanes). Los conducían hasta llegar a un sótano, en el cual hay muchas celdas y que conocemos por “las celdas de condenados a muerte” o “presos en capilla”. Ahí una vez te quitaban los grilletes, nos esperaban un montón de carceleros porra en mano en compañía de un par de “cabos de vara”, presos de su confianza.

Una vez se hicieron con el hospital, en lo más alto del edificio donde se encuentran los motores de los ascensores, hicieron un gran boquete con cortafríos y mazos, también con picos. Julián, Carlos y yo, justo estábamos situados cerca del boquete para impedirles que entrasen al tejado golpeándolos con unas barras que habíamos conseguido… ¡Claro, ellos disponían de sus escudos y sus gases lacrimógenos! Yo fui el primero que pillaron esta banda de asesinos. Fueron tantos los golpes que recibí, que perdí el conocimiento. Fijaos cómo me golpeaban pasando por el pasillo de ellos, que hacían que recuperara el conocimiento. Así hasta llegar al sótano, donde me esperaban mis amigos. Al quitarme las esposas, con mi cara chorreando de sangre y sin sentir mi cuerpo, al llegar a la altura de los carceleros, intenté levantar el puño para al menos golpear a uno de ellos. Todos tenían las caras y miradas sádicas. Sentí como si me llegara una corriente fuerte de viento… fueron los golpes de sus porras que me hicieron perder de nuevo el conocimiento. Me desperté en una celda junto a otros compañeros todos sangrantes por los golpes recibidos y todos teníamos cortes de venas en los antebrazos, solo nos saludábamos con un toque con nuestras manos destrozadas ya que no podíamos gesticular palabra porque nuestras caras y labios los teníamos superhinchados. Así fueron llegando los demás compañeros. En estas celdas de condenados a muerte, nos fueron introduciendo a los considerados los “cabecillas”, a los demás se los llevaban a CPB, celdas de planta baja del reformatorio de Carabanchel, que aparte de disponer de un cabo de vara, nada menos que tenían un perro de raza pastor alemán. Unos auténticos nazis.

Por hoy me quedo aquí, que ya van a realizar la apertura de celdas. Son casi las 16:30 y por las noches del frío que hace, no puedo escribir desde la cama.

Sabéis que os estoy relatando todo sin entrar en detalles, de lo contrario tendríamos para escribir varios libros, pues deseo ir escribiendo hasta llegar a estos momentos.

Os mando un fuerte abrazo revolucionario y libertario

Antoine

Cadena perpetua Presxs en lucha

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) presentó la semana pasada ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) una demanda por la negación reiterada de permisos de salida a un preso de la cárcel de Córdoba, porque, según los carceleros responsables, “todavía le queda mucho tiempo de condena”. Esta persona ha cumplido 46 de los 57 años a los que fue condenado, sobre todo, por una serie de robos realizados en su juventud, cuando era drogodependiente. La demanda recuerda que el Tribunal Supremo dictaminó en varias sentencias de 1993 y de 2000 que una condena superior a 30 años sería “inhumana, por privar de la oportunidad reinsertadora”,  y que el Consejo General de la Abogacía Española también denunció que el sistema penal español es “excesivamente duro” y que la pena máxima de 40 años que contempla la legislación, es superior a la de media internacional. Se refiere también a que el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura (CPT) consideró que el encarcelamiento de largo plazo tiene graves efectos sobre quienes lo sufren y a que el mismo TEDH ha estimado contrarias al Convenio Europeo, las condenas que no se puedan revisar, y que carece de sentido seguir cumpliendo una vez cumplida un parte sustancial de la pena. Según datos de 2013 de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, además de las condenadas por “terrorismo” –unos 260 presos, casi todos con grandes condenas–, al menos 253 personas cumplen condenas superiores a 30 años en las cárceles del Estado español, lo que vulnera claramente el principio de reeducación y de reinserción en la sociedad como objetivos prioritarios del sistema penal, según la Constitución española. Copiamos a continuación buena parte de dos de las secciones del apartado de la demanda donde se expone su objeto.

Exposición de los hechos

XXX está ingresado en prisión desde el año 1981. Cumple desde entonces una condena acumulada de 58 años y 247 días de privación de libertad. A causa de dicha condena lleva ya privado de libertad unos treinta años en los que disfrutó de algunos beneficios penitenciarios luego frustrados. No ha disfrutado de ninguno de ellos en los últimos ocho años. Su comportamiento en prisión es excelente y no ha sido nunca sancionado.

La extraordinaria duración de su privación de libertad no responde a una condena de cadena perpetua o prisión permanente revisable (recién instaurada en España), sino a 13 condenas acumuladas por delitos de robo, utilización de vehículo de motor, falsificación de DNI, tenencia de armas y quebrantamiento. Se trata esencialmente de delitos de carácter patrimonial, vinculados a la drogadicción. No ha sido nunca condenado por delitos contra la vida o libertad sexual.

Al día de hoy a D. X le falta por cumplir más de 11 años efectivos de condena. De acuerdo a su expediente penitenciario, las tres cuartas partes de su condena se cumplieron el día 9 de agosto de 2014. La fecha prevista de cumplimiento total es en 2028. Sobrepasando todo ello –con mucho- el limite máximo previsto en el sistema penal español.

En noviembre de 2015 solicitó, por primera vez tras ocho años, de la junta de tratamiento que se le otorgara un permiso de salida, de cara a facilitar su resocialización y al haber cumplido ya más de las ¾ partes de su condena.

Por resolución de 3 de diciembre de 2015, la Junta de Tratamiento de la prisión de Córdoba, visto el informe del equipo de tratamiento, le denegó el permiso solicitado. En la resolución, de escasísima fundamentación, se señalaba exclusivamente como motivos para denegar el permiso su “trayectoria delictiva consolidada por comisión de nuevos delitos” y “lejanía de la fecha de cumplimiento de los ¾ partes de condena”. Éste último motivo era erróneo, al haberse sobrepasado con creces dicho sector temporal tal y como señaló posteriormente por la Audiencia Provincial.

Cadena perpetua Política criminal

Enrique Del Valle González, de 50 años, está preso en la cárcel de La Moraleja, en Dueñas (Palencia). Lleva en prisión, sin salir, desde el 6 de septiembre de 1990, casi 27 años, a los que hay que sumar los casi cuatro años que cumplió anteriormente, desde el 86, con apenas diez meses de estancia en la calle entre una etapa y la otra. Es decir, que ha pagado más de 30 años, de los cuales unos veinte los ha pasado en régimen cerrado, aislamiento y FIES. Tiene señalada fecha de cumplimiento en 2045, de manera que aún le quedan al menos 28 años más de condena, hasta 55. La mayoría de penas que fue acumulando, que llegaron a sumar más de 80 años, le fueron impuestas por situaciones que se produjeron en prisión, casi todas en la lucha contra el Régimen Especial de aislamiento, como el motín de Herrera de la Mancha, en julio de 1991, por el que le condenaron a 34 años y medio. El último delito por el que fue acusado y condenado a 13 años fue en 2002, hace ya quince años.

Si se hubiera aplicado estrictamente la ley, su fecha de cumplimiento estaría mucho más cercana, pero los aparatos del poder punitivo y judicial, al mismo tiempo que los años de condena sobre las espaldas de Enrique, han ido acumulando irregularidades y negligencias en la aplicación de esa misma ley que dicen estar defendiendo. Para obligarles a rectificar, sería necesario desenredar una maraña de arbitrariedades, errores, olvidos y tergiversaciones como, por ejemplo: aplicación indebida del artículo 76 del código penal (acumulación de penas mal practicada);  inaplicación del doble cómputo de los periodos de prisión preventiva prescrito por el tribunal constitucional hasta la reforma penal del 2010; inaplicación de las condiciones de prescripción de las penas vigentes hasta la reforma del 2015; vulneración, entre otros muchos, de los principios constitucionales de legalidad, irretroactividad de las disposiciones penales desfavorables, tutela judicial efectiva y prohibición de indefensión.

Las propias administraciones punitivas deberían haber remediado todo eso “de oficio”, pero no está en su ánimo. En la mentalidad de la mayoría de carceleros, fiscales, jueces y demás agentes del sistema penal, para un “delincuente multirreincidente” y “preso conflictivo”,  la suerte conveniente es “que se pudra en prisión”, diga lo que diga la ley. Aquí tenemos, en realidad, un ejemplo más de lo que se llama “derecho penal del enemigo”. En la situación penal y penitenciaria de Enrique queda patente que la justicia no sólo no es igual para todos, es totalmente diferente según los casos, dependiendo de muchos factores, de los que no es el menos relevante  el poder adquisitivo del condenado, ya que en una situación tan complicada tendrían que intervenir, con gran diversidad de recursos y otras acciones jurídicas, varios abogados, en multitud de lugares diferentes, para lo cual haría falta un montón de dinero. Pero ni aún así quedaría garantizado el respeto por los derechos de Enrique, porque aquí de lo que se trata, al parecer, es del odio del Estado y de sus servidores contra lo que ellos llaman un preso de “extrema peligrosidad”. Pero, si 30 años de cárcel no han conseguido convertirle en otra cosa, entonces, la única finalidad del castigo, en este caso y en tantos parecidos, sería la neutralización y el exterminio más o menos lento del rebelde.

Así, pues, el Estado español, practica impunemente, bajo una falsa apariencia de legalidad, la tortura y somete a un tratamiento cruel, inhumano y degradante a las personas que ilegal e inexplícitamente son definidas como enemigas de la sociedad. A estas personas y, entre ellas, a Enrique Del Valle González, se les imponen unas condiciones de existencia que, por mucho que se quiera camuflarlas con eufemismos o cortinas de humo, constituyen cadena perpetua o, lo que es lo mismo, una condena a muerte en vida. En León, de donde es Enrique, familiares y amigos suyos y otras personas conscientes y sensibles han decidido enfrentarse a la situación y organizarse para denunciar lo que se está haciendo con Enrique e intentar lo posible para ayudarle, formando un Grupo de Información sobre las Prisiones (contacto: grupoinfromacionprisiones@gmail.com), que lanza un llamamiento de solidaridad y apoyo mutuo.

¡QUE LA LUCHA NO MUERA! ¡POR LOS QUE NO ESTÁN Y POR LOS QUE ESTÁN!

¡NO AL EXTERMINIO, MÁS RÁPIDO O MÁS LENTO, DE SERES HUMANOS!

¡NO A LA CADENA PERPETUA!

Cadena perpetua Cárcel=Tortura

Captura[Para leer/descargar el libro, pincha en la imagen]

El libro trata las fuentes disponibles para el estudio de la historia de la cadena perpetua en España, desde sus inicios en el siglo XIX hasta su abolición en la segunda década del siglo XX, y aporta un análisis crítico acerca de lo que supone para nuestra legislación penal la reciente aprobación de la “prisión permanente revisable”.

Se trata de una obra colectiva coordinada por Pedro Oliver Olmo y Luis Gargallo Vaamonde, y en ella participan varios miembros del Grupo de Estudios sobre la Historia de la Prisión y las Instituciones Penitenciarias: los coordinadores, Eduardo Parra Iñesta, Mae Cubero Izquierdo, Jesús Carlos Urda y Ángel Organero.

Cadena perpetua Documentos Política criminal

La reforma del Código Penal, operada por LO 1/2015, de 30 de marzo, ha introducido en nuestra legislación la pena de prisión permanente revisable que, desde nuestro punto de vista, es ilegítima, inhumana, insultante para la naturaleza humana e injustificada. Sobre la constitucionalidad, no deja de ser un concepto interpretable por quien se encuentra en una posición de poder alejada de toda realidad. Para mí, claramente lo es.

Sin embargo, esta reforma se ha vuelto a olvidar de un grupo de personas, unas 300 aproximadamente, con liquidaciones de condena superiores a cuarenta años, ya que sus diferentes penas, impuestas por delitos menos graves que los previstos para la cadena perpetua, no son acumulables conforme a los criterios del artículo 76 CP, del actual CP, o del art. 70 del CP de 1973, en el caso de que su condena lo fuera por este último código.

Un condenado a una suma de pena de 60 años, que no son acumulables, no puede acceder a los permisos de salida hasta los 15 años efectivos de condena (la cuarta parte de 60 años). Y si no puede disfrutar de permisos hasta esa fecha, aunque teóricamente –si determinadas variables le son muy favorables– podría ser clasificado en tercer grado, todos sabemos que no lo será al no haber demostrado que responde favorablemente en los permisos. Sin el tercer grado por tanto no podrá obtener la libertad condicional (la suspensión de lo que le reste de cumplir) hasta los 45 años de cumplimiento efectivo, con carácter ordinario, y extraordinariamente cuando lleve 40 años cumplidos. La reforma del CP ha ignorado esta situación.

Política criminal

La inclusión en nuestro Código Penal de la prisión permanente revisable ha abierto el debate sobre la incongruencia de admitir, tras cuarenta años de democracia, una pena que en todo lo que se asemeje a la condena a cadena perpetua supondría la vuelta a un pasado muy lejano. En cuanto a la oportunidad de esta forma de castigo, debe reflejarse que la misma se contempla en varios países de nuestro entorno y que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos la considera ajustada a la Convención Europea de Derechos Humanos siempre que la misma venga acompañada de un adecuado sistema de revisión dirigida a su posible remisión, lo que se erige en el aspecto más controvertido de la nueva pena.

Una de las normativas europeas que la contempla es la de Alemania. El Código Penal Alemán, vigente desde 1871, estipula, en su artículo 46.1.2, que en el momento de la determinación de la pena a imponer, se deberá atender a los efectos y consecuencias que ésta puede acarrear al delincuente en relación a su reinserción en la sociedad. Para ello, el juez sentenciador valorará en cada caso concreto, qué motivos llevaron al condenado a la comisión del delito, qué consecuencias personales tendrá la pena impuesta y si realmente cumplirá el objetivo de la reinserción. A tal efecto, se detalla la actuación que deberá seguir el juez en cuanto a decantarse por una pena u otra. Esta actuación judicial inyecta seguridad jurídica a la persona sometida a un proceso penal, al no desatenderse las circunstancias concurrentes durante la comisión del hecho, siendo éstas las que definen la pena asignada.

Dicha posibilidad no va a admitirse en el ordenamiento punitivo español, el cual asignará la pena automáticamente en función del hecho cometido, por lo que nos encontraremos que un mismo hecho será retribuido o no con la pena de prisión perpetua revisable, en función del país de la Unión Europea que enjuicie el hecho punible.

Política criminal

¿Qué diferencias hay entre la prisión permanente revisable y una cadena perpetua?

Los expertos en historia de la prisión sabemos que, en la práctica, 30 ó 40 años de prisión son casi imposibles de cumplir, la muerte del reo sobreviene antes, entre otras cosas porque el propio régimen prisional deteriora la salud física y psíquica de una forma letal. Quienes defienden ese tipo de pena, por más que puedan hacerlo en algunos casos desde el inmenso dolor de la víctima de un crimen atroz, han de ser conscientes de que lo que piden ni es humano ni es civilizado, su desproporción obedece al más puro instinto de venganza, ese que desde hace ya algunos siglos se ha considerado incompatible con una organización social civilizada. 

Política criminal

Me llamo José Antúnez Becerra, 58 años tengo, y estoy preso en la prisión de Brians-2, deciros que este manifiesto va dirigido a toda la gente buena y sobre todo a Conxi, Salva, Salva junior a Merche y al ser más bonito de la naturaleza que es Aitana.

Empiezo mi relato de como un hombre en busca de la oscuridad en vez de luz, y digo esto, porque cuando leáis este manifiesto llevaré más de 15 días sin probar alimento, pues desde el día 23 de enero tomé la decisión de iniciar una huelga de hambre indefinida, porque no hay justicia para mí, y porque está en desdicha.

El día 30 de abril del 2004, ocurrieron unos hechos en la prisión de Quatre Camins, o sea un motín, por unos malos tratos por parte de los funcionarios, y el sr Tallón, sub-director en ese momento del centro, consiguió, que en vez de apaciguar la situación, consiguió que las cosas empeoraran con su prepotencia. Pero en concreto no es esto lo que quiero relatar, y antes de todo deciros, que cuando la Transición Política en España, yo dentro de las prisiones formé parte de la C.O.P.E.L. (Coordinadora de Presos en Lucha) como también he formado parte de colectivos contra la Tortura. En ese aspecto, tienen el Tribunal como la Dirección de Serveis Penitenciaris, el primero por condenarme por indicios, no por hechos probados, lo que quiere decir que por indicación de la Consellera dña. Montserrat Turà, que en aquel entonces era la Consellera de Justicia y de PSUC quería dar un escarmiento dentro de los Centros Penitenciarios de Cataluña, y para la base de montar una instrucción hecho, con un sin fin de infracción de ley como defecto de forma, como además indefensión, eso sólo en la instrucción.

El juicio fue totalmente un circo, con muchos canales y periodistas, pero la sentencia ya estaba tomada por el sr. Presidente de la sala sr. Jimeno, después de largos años tengo una persona del mundo de UGT, para ser más exacto un abogado laboralista, que por orden de la Turà tuvieron una reunión con sindicatos UGT, CCOO, CSIF y Generalitat además del fiscal del caso, propusieron dar un escarmiento sin pensar que para alguno fueron condenados injustamente sólo por el historial de cada uno.

Yo llevo en las cárceles del Estado más de 40 años y sólo soy un ladrón y con una mentalidad Anarquista, porque los poderes corrompen al ser humano. Tengo que decir que no tengo esperanza en la victoria, porque los Centros Penitenciarios me marginan con un rencor anormal, todos estamos sujetos a ley, pero para los políticos o personas con un alto nivel económico, para ellos la ley es aplicada de inmediato, no son “peligrosos” para la sociedad, cuando han desahuciado a miles de familias, han dejado en la miseria a muchos pensionistas, para mí esos son unos criminales que han hecho tanto daño a muchos españoles, yo un pobre, la ley es horizonte inalcanzable, es el propósito de los fuertes, que los pobres paguen, para ellos seguir desangrando al pueblo.

Deciros que yo soy una “muerte anunciada”, los seres humanos cometemos muchos errores, pero si buscan la solución la habrá, pero como es el sistema y quienes pueden decidir, no lo hacen.

Que sepáis que esta lucha es para todos los que sufren la injusticia y la desesperanza por ello, espero que mi muerte sirva para que todos y todas mujeres y hombres se unan en la batalla de la justicia.

Yo puedo decir que nunca fui libre, de niño los pasé en correccionales del franquismo, simplemente por ser pobre, en casa faltaba de todo, y eramos 8 hermanos, no quiero explicaros que soy un santo, pero tampoco mala persona.

Pero para mí sería la cosa más inimaginable, estar con mi familia adoptiva, también poder abrazar a todos los compañeros del movimiento libertario.

Aquí pongo el punto y final, solo el destino será quien dicte, si voy al lugar de donde vine, la naturaleza, o estoy con todos vosotros.

Deseo a toda la gente buena, lo mejor de la vida,

Pepe Antúnez (José Antúnez Becerra)

ABAJO LOS MUROS QUE NOS SEPARAN

SALUDOS LIBERTARIOS

Fuente: Indymedia Barcelona

Más información en Tokata sobre la lucha de José Antúnez

Desde dentro José Antúnez

¿No puede encontrar lo que busca? Trate de refinar su búsqueda: