17 resultados de la búsqueda de «Lavazza claudio»

 Esta concentración ha sido suspendida por deseo expreso de Claudio que ha pedido que hasta que los jueces resuelvan sus recursos no se realicen acciones ante/contra las delegaciones diplomáticas francesas.

Cadena perpetua Presxs en lucha

Es el mismo Claudio Lavazza a través de una entrevista telefónica con radiocane.info quien actualiza la situación personal y jurídica que está atravesando en los juzgados y cárceles francesas donde lo mantienen recluido a la espera de que se le reconozca la libertad de la que debería estar disfrutando. La transcripción y la traducción la tomamos del blog https://claudioaskatu.wordpress.com/

Puedes escuchar la entrevista en el reproductor:

P: Probablemente quienes te escuchan ya han tenido la oportunidad de conocer a través de tu biografía, los hechos que has vivido a lo largo de tu largo encarcelamiento en las cárceles españolas. Comencemos ahora con el proceso que motiva su actual detención en Francia. ¿A qué hechos se refiere este proceso?

R: Efectivamente, tengo una sentencia de 10 años impuesta por el Tribunal de lo Penal de París el 8 de noviembre de 2019, por robo con armas y secuestro. Esta pena fue reducida hace poco, hace una semana, a cinco años. Y mi fecha de liberación está prevista para el 16 de mayo de 2025, así que dentro de tres años. Ello se debe a un cálculo de los créditos por reducción de penas que hizo la Fiscalía de Mont-de-Marsan, partiendo de 30 años en lugar de 25, como límite legal de acumulación de condenas en el ordenamiento español. Bueno, si procuradora de la Républica hubiera establecido este límite, si hubiera hecho cumplir este límite, habría tenido que liberarme de inmediato. En cambio, cambió de opinión, porque ahora considera que se debe aplicar la ley francesa. Un análisis doblemente erróneo, como ya le ha dicho mi abogado en una carta. Técnicamente, se explica de esta manera, solo para entender, de hecho, si el artículo 132-23-1 del código penal francés dice que se deben tener en cuenta las condenas pronunciadas por las jurisdicciones penales de la Unión Europea, a condición de no agravar la situación de los condenados. El límite legal, pues, de 30 años de acumulación en la legislación francesa, sería válido, entre comillas, si hubiera sido condenado a cadena perpetua. Este límite se reduciría a 20 años si mi sentencia hubiera sido de 30 años, ¡pero son 25 años! Así que el error deliberado del fiscal es evidente. Es el artículo 362-2 del Código de Procedimiento Penal francés. Técnicamente es bastante sencillo de entender, pero cuando detrás hay una voluntad política que se opone a la libertad, todo se vuelve reivindicativo.

P: ¿Nos actualizó sobre su situación respecto a la condena residual a cumplir en Francia, precisamente, con su defensor qué procedimiento ha acordado para enfrentar los intentos de la justicia francesa de prolongar esta odisea suya?

R: El procedimiento que hemos adoptado con el abogado es una carta presentada al Fiscal de la que le hablé anteriormente. Luego se interpuso un recurso ante la Fiscalía General de Pau, y ahora estamos a la espera de lo que digan los jueces. En definitiva, la procuradora se liberó de una carga, confiando la responsabilidad de mi liberación al Tribunal de Apelación de la Fiscalía General de Pau. Simplemente no tenía ganas de asumir la responsabilidad. Si lo hubiera hecho al comienzo de mi detención aquí en Francia, en lugar de esperar 9 meses, nos habría ahorrado muchos dolores de cabeza. Sí, porque al principio en un escrito de fecha 12 de noviembre de 2021, enviado al magistrado de enlace de Madrid, admitía que si el límite legal de la acumulación de condenas en el derecho español era de 25 años, tenía que dejarme inmediatamente en libertad. Suponiendo que la ley española tuviera ocasión de ser aplicada. Claramente, como dije al principio de la entrevista, cambió totalmente de opinión. Le enviaré el recurso presentado, la carta a la Fiscalía. Para agregar entonces está la propuesta de mi abogado, que he considerado seriamente, de pedir en paralelo una medida de libertad condicional y también una «continuación» de las penas. Pero primero esperemos lo que digan los jueces de la Audiencia de Pau, luego ya veremos.

P: Hemos visto por un lado los recursos y procesos judiciales, y por otro lado la movilización solidaria de cuantos y cuantos te quieren en libertad de inmediato. ¿Crees que lo que se puede hacer aquí influye en las decisiones de quienes aún te mantienen tras las rejas?

R: Movilización solidaria… ¡es buena! ¡Muy bien! De lo contrario. Leí los escritos y los carteles impresos… hicisteis un muy buen trabajo, ¡eh! Digamos que estamos en un terreno de demandas judiciales, de las cuales estoy de acuerdo con la estrategia a utilizar para lograr que se apliquen sus artículos de ley, ya reconocidos en un trato muy similar al mío, que mi abogado había obtenido no sin algunas dificultades para el Tribunal de Apelación de Versalles, el asunto “Frigerio”.Ayer mismo mi abogado encontró una sentencia, la segunda, de otro asunto un poco como el mío, y la envió a los jueces de Pau. Esta situación de demandas legales me da un poco de risa… no está en nuestra naturaleza la legalidad del sistema de dominación, que nos causa dolor de estómago como siempre. Pero aun así le mostramos que los que se «saltan» las leyes son los que las hicieron y no nosotros

.P: Volvamos a España por un momento. Al final de su encarcelamiento en ese país, fue alcanzado por un decreto de expulsión. ¿Puede darnos algunos detalles sobre esta disposición? ¿Ha emprendido acciones legales para oponerse o cancelarlo?

R: Al principio si, al principio cuando yo estaba todavía en España tomamos unas iniciativas con un abogado de oficio, que me asignaron, pero después me mandaron aquí a Francia y de momento no hemos hecho nada en ese sentido. Creo que se harán en su momento, de momento tengo otros quebraderos de cabeza.

P: Observamos que para los presos políticos impenitentes no sólo se aplican leyes especiales como ha sucedido en el pasado. El estado está creando un régimen de excepción donde todas sus hostilidades están permitidas. Lo hemos visto pasar recientemente también en Grecia, con la huelga de hambre de Dimitris Koufondinas, lo vemos pasar de nuevo con tu caso. ¿Cuál crees que debería ser la respuesta de los presos políticos y del movimiento anarquista? ¿Cómo cree que se puede organizar una lucha internacional que asegure que al menos se apliquen los derechos reconocidos a los presos políticos?

R: Antes que nada hay que decir que hay que enfocarse en las protestas y movilizaciones, como dije antes, en mi caso particular están bien, de hecho recibo muchas cartas, de solidaridad que me hacen sentir menos solo. De hecho, hay que decir que nunca he estado solo en todos estos años en prisión. Esta vez, sin embargo, la solidaridad que me dais es lo más importante, porque se trata de libertad. Y aprovecho esta oportunidad para agradecer a todos. Son tantas cartas que al final, no sé…, se cansarán de recibirlas, serán las autoridades penitenciarias las que pedirán a los jueces que me manden fuera para que no me cabree nunca más. En cuanto a las movilizaciones, en general, creo que cada uno de nosotros sabe, caso por caso, cómo moverse en este ámbito. Mi situación no es extrema, vale, hay años, 25 años y no están reconociendo un artículo de la ley, eso es lo que generalmente hacen y por lo tanto… cada uno de nosotros debe evaluar la situación personal. Yo creo que en un principio, las protestas, las movilizaciones desde este punto de vista legal, son perfectamente lógicas, ¿no? Y entonces bueno, entonces no estoy en una situación de peligro inminente de vida, no estoy en huelga de hambre, no estoy en el último minuto, no tengo una enfermedad grave. Entonces, digamos que no hay tal urgencia en mi caso. Solo queda esperar, tener paciencia y moverse en este terreno legal, de momento, claro. Entonces sí, hay compañeros que no pueden esperar, su vida está en peligro y por lo tanto, tal vez haya que hacer un poco más de presión política. Pero bueno, en mi caso en particular creo que es muy bueno.

P: Escucha, para cerrar esta charla, volvamos por un momento al reino de la vida cotidiana reclusa que estás viviendo. ¿Qué diferencias, si las hay, puede ver entre los sistemas penitenciarios francés y español? ¿Notas alguna diferencia en la composición de la población penitenciaria que has tenido la oportunidad de conocer?

R: Básicamente las diferencias entre la cárcel francesa y la española… Actualmente estoy en un módulo de respeto como lo estuve en España, y no está nada mal. La diferencia aquí es la exagerada lentitud administrativa. Francia es el país en el que debes tener mucha paciencia para que se reconozcan tus derechos. Tanto aquí, como en todas partes del mundo, hablando de prisión, la mejor manera de no ir a ella es no entrar nunca en ella, pero si estás en ella, como me gusta decir recordando los viejos tiempos, «el que pelea puede perder, quien no lo hace ya ha perdido”. Diferencias con los internos… básicamente no hay una gran diferencia. Hay situaciones personales donde hay personas, presos que se oponen a las injusticias con sus medios, pero siempre son situaciones individuales y aisladas. No hay presencia de grupo donde ante situaciones de injusticia todos se interesen, se bloqueen los radios, se hagan los paros de trolebuses… por el momento aquí donde estoy, no he visto nada por el estilo. Diferencias administrativas a nivel de control y represión… por ejemplo, aquí las cartas se entregan abiertas, es decir que no se pueden cerrar, porque las leen y las fotocopian y se las envían al juez. Si están en un idioma extranjero, lo traducen y luego lo envían al destinatario. En España, sin embargo, sólo el juez puede autorizar la apertura de estas cartas. Desde el punto de vista forense, si tienes, no sé, dolor de muelas, antes de que te la saquen… buenas noches…, pasan los meses. En España hay un servicio de pago, si te duele mucho puedes recurrir a este medio, con cincuenta euros te sacan la muela. Aquí, sin embargo, este servicio no existe y hay que esperar a que lleguen los analgésicos. Para casos urgentes, no hay problemas. Hubo un período de hacinamiento. Estaba en una celda solo, una celda pequeña, cuando me dijeron que me pondrían con otro preso, obligado a dormir en el suelo, porque solo hay una cama en la celda. Así que todas las noches echamos suertes para ver quién iba a dormir en la cama yqién en el suelo. Le pedí al abogado que lo denunciara al director y al instituto que se ocupa de los jefes de la prisión. A los cuatro días tuve la respuesta, me cambiaron de módulo y ahora vivo solo en una celda, como todo el mundo. Cuando consigues que el abogado se mueva, la administración te toma en consideración, pero si no tienes abogado, puedes hacer crecer la hierba… te arriesgas a esperar meses con otro preso en una sola celda. Entonces hay que decir que yo ya había sido sentenciado y desde hacía más de siete meses vivía en forma de cotización, presos que aún no han sido juzgados. Así que el cambio de forma sólo tenía razón para denunciar el hecho de ser dos en una celda de uno. Ahora aquí está un poco mejor, en el otro módulo donde estaba antes, en cambio el problema es que todo el módulo está confinado por el virus. Hace un rato me cerraron la celda diciéndome que este módulo de aquí, el CD 1, está confinado por el momento. Así que ayer se difundió, por supuesto, como debió ser, porque no tiene barreras.En general no hay mucha diferencia, de hecho aquí en Francia han copiado el principio del «módulo de respeto» de España. El módulo de respeto es un módulo un tanto particular, donde tienes ciertas obligaciones, ciertos deberes, ciertos hábitos, comportamientos. Por ejemplo, la obligatoriedad de tener 25 horas de actividad a la semana, que tú eliges, las actividades que existen son infinitas. Estoy haciendo muchas horas de actividad por no quedarme en la celda. Hago deporte… francamente, es mejor aquí que en otros lugares, pero bueno, la prisión es la prisión… ¡Quería agradecer sinceramente a todos por su presencia, dar un abrazo a todos y todas!

Cadena perpetua Política criminal Presxs "políticxs" Sociedad-cárcel

La procuradora (fiscal) Célin Bucau del tribunal de Mont de Marsan, tras meses de pretextos para no realizar la acumulación de las condenas de Claudio, el día 11 de enero, decidió que dicha acumulación debe realizarse a 30 años, en vez de 25. Y ha establecido el 16/05/2025 como fecha de excarcelación.

La Justicia francesa añade así 5 años (de los 10 a los que Claudio fue condenado en Francia) a la acumulación que ya se hizo a sus condenas en España.

Ahora que la acumulación ha sido definida, el abogado puede presentar un recurso ante el tribunal de apelación (court d’appel) de Pau, para que nuestro compañero sea excarcelado en régimen de libertad condicional, dado que, teniendo en cuenta los meses de redención de pena (que en 25 años son muchos), Claudio podría disfrutarlo ya.

Pasados unos 15 días debería llegar la respuesta al recurso.

Para escribir a Claudio: 
 
Claudio Lavazza
 
Numero d’ecrou 11818
 
Etablisement  penitentiaire Mont de Marsan
 
CD1, Cellule 51
 
Chemin de Pemegnan BP90629
 
40000 Mont de Marsan (France)
 
La dirección del tribunal de apelación competente:
 
Tribunal judiciaire de Pau – Cour d´appel
 
Place de la Liberation
 
64000 Pau (France)

Actividad en la calle Cadena perpetua Presxs en lucha Sociedad-cárcel

Actividad en la calle Cadena perpetua Presxs en lucha

Reproducimos el texto y la petición de solidaridad que nos llega vía correo electrónico con un llamamiento a las autoridades que mantienen encarcelado a Claudio Lavazza  por más de 25 años. En el siguiente enlace hay referencia a distintas publicaciones que hemos hecho relacionadas con él así como algunos escritos suyos: más información de Claudio Lavazza en Tokata.

Claudio Lavazza es un anarquista de acción que ha pasado los últimos 25 años en cárceles españolas y francesas. Militante en la agitación armada de la década de 1970, después de ser encarcelado en Italia por las actividades de los PAC (Proletarios Armados por el Comunismo), su vida se pasó entre la clandestinidad, la fuga y una enemistad obstinada y nunca interrumpida contra bancos y autoridades, así como una solidaridad siempre disponible con los movimientos subversivos que halló en su camino.

Detenido en 1996 en España tras un tiroteo a raíz de un robo en un banco que salió mal, se involucró en la lucha contra las prisiones especiales de España, el régimen de la FIES al que fue sometido durante 8 años. Después de 24 años de cárcel, fue extraditado a Francia [en julio de 2018] donde le esperaba una condena de 10 años de cárcel por un importante robo en una sucursal de la Banque de France en 1986.

Pese a que la legislación de la Unión Europea establece que la acumulación de condenas cumplidas en España puede absorber esta condena, y que Claudio debería haber sido puesto en libertad el 11 de diciembre, el fiscal del juzgado de Mont-de-Marsan que se encarga de su caso sigue utilizando excusas y pretextos para retrasar la liberación de Claudio. Se trata de una nueva venganza del Estado para castigar a un revolucionario consecuente que nunca ha negado su pasado y sigue afirmando la necesidad y el valor de la lucha contra el Estado y el Capital.

A partir del próximo 7 de enero, con la reapertura de las oficinas judiciales francesas, hacemos un llamamiento a la movilización para que las autoridades responsables desbloqueen la liberación de Claudio. En breve también estará disponible un cartel de solidaridad internacional anarquista en varios idiomas (se distribuirá una dirección de correo electrónico para solicitar copias).

Los datos de contacto de las autoridades responsables de prorrogar la prisión de Claudio son los siguientes:

La fiscal adjunta Céline Bucau: Celine.Bucau@justice.fr

Secretaría del ministerio fiscal +33 5 24290418

Registro de ejecución de sentencias +33 5 24280457

Juzgado penal de Mont-de-Marsan 249, avenue du Colonel Rozanoff. 40011 Mont-de-Marsan cedex

También estamos actualizando la dirección para escribir a Claudio (¡Es importante que las autoridades penitenciarías sepan en estos momentos que Claudio no está solo ante el acoso judicial!), ya que nuestro compañero fue trasladado recientemente a una sección “para condenados definitivos” en la misma cárcel donde se encuentra desde su llegada a Francia:

Claudio Lavazza

n. écrou 11818, CD 1 cellule 5, 1D

CP de Mont-de-Marsan

Chemin de Pémégnan

BP 90629

40000 Mont de Marsan (FRANCE)

Actividad en la calle Cadena perpetua Presxs "políticxs"

Entrevista de Contra Info al compa Claudio Lavazza que, desde 1996, se encuentra encerrado en las celdas de la democracia española. La entrevista se presentó en el evento en solidaridad con anarquistas presxs de larga condena que se llevó a cabo el 11 de enero de 2014 en el CSO La Gatonera, Madrid.

En la búsqueda de la libertad plena, optaste por atacar el mundo del Poder con todos los medios posibles. ¿Cuáles fueron los principales motivos que te empujaron a seguir este camino de rebeldía armada?

Los motivos por los cuales emprendí el camino de la rebeldía fueron un conjunto de circunstancias que van desde el intento de golpe de estado en Italia, utilizando la estrategia de la tensión (ataques terroristas con explosivos en lugares públicos) por parte de la extrema derecha y con la ayuda de los servicios secretos, a los ataques de los partidos políticos del arco constitucional con la Democracia Cristiana particularmente activa en señalar como responsables de los graves atentados a la izquierda revolucionaria y a los anarquistas; hasta la injusticia y el maltrato a la clase obrera perpetrados por las autoridades: las mismas que aplaudieron el gobierno fascista de Benito Mussolini y la entrada en la segunda guerra mundial de Italia al lado de los nazis alemanes.

Debate sobre objetivos y medios de lucha

Las noticias son imprecisas, pero parece ser que Antuan está camino de Francia, si es que no se encuentra ya en manos del Estado francés, en alguna de su cárceles. Lo que tiene que estar claro es que, esté donde esté, Antuan es nuestro compañero y, como mínimo, hay que pedir en voz alta su libertad hasta que le suelten. Hemos sabido que Toni Chavero, en el aislamiento de la cárcel de Estremera (Madrid VII) ha iniciado una serie de ayunos intermitentes, los días 17, 19, 21, 23, 25, 27 y 29 de febrero, acompañados de escritos a las autoridades responsables, exigiendo la libertad de Antuan. Publicamos algunas manifestaciones recientes en el mismo sentido: arriba, una foto encontrada en solidariosdelasanidad junto con el texto que viene a continuación. El siguiente fue publicado por la Federación de Grupos de la Cruz Negra Anarquista el 12 de febrero.

Lo que dicen las  calles y los muros

La extradición a Francia del preso Antonio Nieto Galindo parece inminente, después de que el pasado día 5 la Audiencia Nacional se lo comunicara a sus abogados. Antonio Nieto Galindo acaba  de cumplir la última condena que pesa sobre él en el Estado español, pero le aguardan otras condenas del sistema punitivo francés, una de ellas, al menos, de cadena perpetua y otra de 20 años, dictadas contra él ilegalmente, “en rebeldía”, cuando estaba preso en cárceles españolas y perfectamente localizable, por delitos supuestamente cometidos en 1978 y, presumiblemente, ya prescritos. De esta forma se perpetraría un ensañamiento, una venganza que se consumaría sobre un preso enfermo de cáncer que ya ha pasado medio siglo en prisión sin delito de sangre alguno. HAGAMOS LO POSIBLE POR EVITARLO.

Antonio Nieto Galindo denuncia su situación durante el traslado a Valdemoro

Hoy, 12 de febrero, nuestro compañero Antonio Nieto Galindo nos ha comunicado desde la prisión de Valdemoro, donde se encuentra preso en este momento, que quiere denunciar el trato que durante el día de hoy ha recibido mientras ha durado su traslado desde la cárcel de Murcia II hasta el Centro Penitenciario Madrid III de Valdemoro.
L
Antonio nos ha comunicado que durante todo el día en el que ha durado su traslado, no ha podido comer nada, ni tampoco se le ha permitido tomar su medicación.
L
Denunciamos públicamente este hecho como una manifestación más de la desatención médica, la venganza penitenciaria y la tortura, que desde Instituciones Penitenciarias se impone a los presos, y en este caso, al obligar a una persona de 67 años a pasar casi un día, sin comer ni poder tomar su tratamiento médico por la enfermedad que padece.
L
Hoy comienza también por parte del Estado español la entrega y disposición de nuestro compañero a las autoridades francesas. En este proceso de extradición que el compañero sufre, hacemos una llamada a la solidaridad con los presxs, con Antonio quien se encuentra de camino a Francia, para ser juzgado por mero sentimiento de venganza desde el estado francés y la interpol; con Claudio Lavazza, quien fue condenado recientemente por el mismo estado por los mismos motivos y condenado a 10 años de prisión pese a la falta de evidencias y constantes contradicciones de la acusación; con Gabriel Pombo Da Silva, secuestrado por el estado portugués y perseguido por las autoridades españolas para sentenciarlo a una condena de 16 años, contando con el apoyo del estado Italiano en la organización de asaltos y registros en casas de familiares de su compañera con el fin de destruir sus círculos familiares y de apoyo.

Actividad en la calle Cadena perpetua Presxs en lucha

Hemos recibido un correo electrónico con el contenido que ponemos a continuación, un recuerdo, o mejor, un recordatorio de aquella situación realmente memorable de la que se pueden sacar, sin duda, muchas ideas útiles para el presente y el futuro de la lucha anticarcelaria.

Salud. Un grupo de anarquistas que participamos activamente, tanto dentro como sobre todo desde el exterior de las prisiones, en la lucha contra el fichero FIES y las condiciones de lxs presxs en Régimen Cerrado, con motivo de que se cumplen 20 años de aquellas primeras movilizaciones hemos redactado un breve artículo con el objeto de traer a la memoria aquellos hechos e invitar a la reflexión. Esperamos que sea de vuestro interés y que de serlo participéis activamente en su difusión. Os enviamos tanto la versión en castellano como la versión en euskara. ¡Un abrazo rebelde y solidario!

 20 AÑOS DE LA LUCHA CONTRA EL FIES

En marzo de 2020 se cumplen 20 años de la primera movilización colectiva y coordinada de los presos sometidos al régimen FIES, cuyo eco, disperso y debilitado, perdura hoy día en forma de periódicas huelgas de hambre.

Este ciclo de lucha enlaza directamente con el segundo ciclo de luchas carcelarias tras la muerte del dictador, la de los años 1990-1991, con la creación de la APRE-r (Asociación de Presos en Régimen Especial-reconstituida), los motines, protestas e intentos de fuga; ya que fue para aislar y castigar a los protagonistas de estos hechos principalmente (y a lxs presxs políticxs vascxs y antifascistas) para lo que en principio el gobierno del PSOE creó en 1991 el régimen FIES (Fichero de Internos de Especial Seguimiento), y porque fueron algunos de estos primeros presos FIES los que con su labor de denuncia (Patxi Zamoro, que una vez excarcelado, desde Salhaketa, impulsó la campaña “Todxs somos FIES”, los libros de Xoxe Tarrio o Juanjo Garfia) o su implicación directa (Gabriel Pombo Da Silva, Laudelino Iglesias, Juan Redondo, Paco Ortíz…) los que impulsaron las nuevas movilizaciones .

Las principales novedades de este ciclo de luchas fueron dos: por un lado una clara apuesta por métodos no violentos y legales de lucha dentro de prisión (huelgas de patio y actividades –conocidas como txapeos- y huelgas de hambre), y por otro lado su coordinación con una multitud de grupos, colectivos e individualidades anarquistas, la asociación de apoyo a lxs presxs políticxs antifascistas AFAPP (Asociación de Familiares y Amigxs de lxs Presxs Políticxs), asi como con las asociaciones asistencialistas como Salhaketa, la Coordinadora contra la Marginación de Cornellá, APDHA o PreSOS-Galiza, integradas en la CESPP (Coordinadora Estatal de Solidaridad con las Personas Presas).

Un factor central de esta movilización fue la presencia de una nueva corriente anarquista, heredera del ilegalismo y el anarquismo individualista, inspirada por autores (principalmente Alfredo M. Bonanno) y activistas italianos (por la detención en Córdoba en diciembre de 1996 de varios anarquistas italianos durante un atraco o los contactos a raíz del “Montaje Marinni” del año 1996 o la lucha contra el TAV en ambos estados): el insurrecionalismo.

Para muchxs el que lxs presxs políticxs vascxs y su entorno no se uniesen a las movilizaciones (cuando había cerca de 500 presxs políticxs vascxs , la mayoría de ellxs incluidxs en el fichero FIES) resultó incomprensible y decepcionante.

Esta movilización se gestó a finales del año 1999 a partir de la propuesta de varios presos aislados en la cárcel madrileña de Soto del Real y se articuló en torno a una tabla reivindicativa común cuyas demandas centrales eran: fin del régimen FIES, fin de la dispersión de todxs lxs presxs y la excarcelación inmediata de todas las personas con enfermedades graves y/o incurables.

En el exterior de las prisiones la división y el enfrentamiento entre lxs anarquistas cercanxs al insurreccionalismo y las asociaciones integradas en la CESPP (salvo excepciones como el caso de Gipuzkoa) fue patente desde el principio, ya que además de las profundas diferencias ideológicas y/o metodológicas, la propuesta de buscar una excarcelación individualizada que el profesor, jurista y activista Julian Ríos, con el respaldo de la CESPP, ofreció a muchos presos FIES en vísperas de la primera movilización colectiva, fue interpretada como una maniobra de desmovilización. Las pugnas ideológicas entre los sectores cercanos a la CNT-AIT y la Cruz Negra Anarquista (CNA) y los anarquistas más radicalizadxs (muchxs de ellxs habían participado en los primeros grupos de CNA en los años 1997-98) contribuyó aún más a esta fragmentación.

La continuada campaña de criminalización tanto de los propios presos FIES como de los grupos anarquistas (el famoso “Triangulo anarquista España-Grecia-Italia” o los presuntos lazos con ETA) por parte de “El Mundo”, “ABC”, “La Vanguardia”, “Interviu” o “Antena 3”, así como las acciones violentas (especialmente el envio de paquetes bomba a juzgados, periodistas e instituciones) en solidaridad con la lucha de lxs presxs fueron aumentado esta brecha. Y el colofón lo constituyó la detención de varios anarquistas madrileños y la criminalización de los presos FIES más activos en noviembre del año 2000.

A raíz de la primera movilización colectiva de los presos FIES (un ayuno y txapeo de 4 días en marzo del 2000) las Instituciones Penitenciarias y los grupos más reaccionarios de carceleros (respaldados por el sindicato ACAIP) desataron una cruenta represión contra los presos más activos: traslados continuados, intervención de las comunicaciones, sanciones administrativas, regresiones de grado, palizas, malos tratos, etc. Y en la calle lxs anarquistas más activxs fueron objeto de seguimientos, intervención de teléfonos y apartados postales, enjuiciamientos, circulación de desinformaciones, etc, que culminaron con el citado montaje de noviembre de 2000.

Para el fragmentado movimiento libertario y anarquista, o al menos para parte de él, esta lucha supuso recuperar una serie de debates inconclusos desde la llamada Transición: el ilegalismo y la violencia revolucionaria (atracos, bombas, sabotajes…), el encierro punitivo, preventivo y/o terapéutico (cárceles, centros de menores y psiquiátricos, presxs políticos vs sociales, qué hacer con violadores y pederastas, etc); la necesidad de estructuras y/o respuestas antirrepresivas y el apoyo a presxs/fugadxs/represaliadxs; la solidaridad y el sectarismo entre organizaciones y grupos; las nuevas formas organizativas informales; masculinización de las luchas…

Anarquistas implicadxs en la lucha contra el FIES

BIBLIOGRAFIA:

Xoxe Tarrio, “Huye hombre huye. Diario de un preso FIES”, Virus, 1997.

Patxi Zamoro, “A ambos lados del muro”, Txalaparta, 2005.

Juanjo Garfia, “Adios prisión” Txalaparta, 1996.

Claudio Lavazza, “Autobiografia de un irreductible”, Ediciones Autónomas, 2010.

Javier Avila Navas, “Un resquicio para levantarse. Una historia subjetiva de la APRE”, Tokata, 2013.

FILMOGRAFIA:

“Horas de luz”, dirigida por Manolo Matji en 2004.

Nota: FIES (Fichero de Internos de Especial Segumiento), es un sistema de vigilancia y control de presxs instaurado por un gobierno del PSOE el 6 de marzo de 1991. Este sistema se basa en recopilar la mayor cantidad posible de información acerca de cada presx (información procesal, judicial, penitenciaria, médica, personal, etc) y gestionar todo lo relativo a lxs presxs directamente desde el Centro Directivo de Instituciones Penitenciarias (antigua DGIP). A lxs presxs incluidos en el fichero se les intervienen, limitan y controlan todas las comunicaciones (con otrxs presxs, familiares, amigxs, incluso abogadxs), se les impide compartir celda, se les realizan habitualmente registros y traslados, se les imponen condiciones más estrictas para lograr permisos y/o la libertad condicional (en vez del habitual cumplimiento de los 2/3 de la condena, haber cumplido 3/4), y normalmente se les suele mantener en aislamiento (clasificadxs en “régimen cerrado” o “primer grado”). Hay 5 categorias dentro del FIES:

– FIES 1 (“Control Directo”): pres@xs que han participado en motines, intentos de fuga o altercados con funcionarixs y/o autoridades.

– FIES 2 (Antiguamente denominado “Narcotraficantes” , y hoy en día “Delincuencia Organizada”): incluye a presxs vinculad@xs a grupos organizados relacionados con el narcotráfico.

– FIES 3 (“Bandas armadas”): personas vinculadas a bandas armadas o grupos terroristas.

– FIES 4 (“Funcionarios de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y de las Instituciones Penitenciarias”): para garantizar su seguridad en prisión.

– FIES 5 (“Caracteristicas Especiales”): incluye a delincuentes cuyas actuaciones han generado “alarma social”, especialmente si son extranjeros, a colaboradorxs de la justicia o la policia, a miembrxs de bandas callejeras como “Latin kings”, skinheads, antifascistas o ultras del futbol, y anteriormente incluía a los insumisos al servicio militar.

Más información sobre la lucha contra el FIES en Tokata

La lucha contra el FIES

El sistema penal es de alguna manera la primera línea de la amenaza, pronta a convertirse en violencia, que el régimen de dominación hace pesar permanentemente sobre los oprimidos para imponerles sumisión. Y, por tanto, también en cierto modo, la primera línea de la resistencia frente a ella. Sería lógico, pues, que los autodenominados “anarquistas” —para ellos mismos al menos, los principales enemigos de dicho régimen— prestaran gran atención a los conflictos concretos que pudieran producirse en esa primera línea. La autodefensa contra el sistema penal es parte fundamental de la tradición anarquista. Por ejemplo, en las primeras décadas del siglo XX, la solidaridad con los presos, junto a las expropiaciones y la lucha abierta con la policía y con los pistoleros de la patronal, era el centro de la actividad de muchos grupos de afinidad. En el 36, como una de las primeras medidas tomadas desde abajo en la revolución que hizo frente al alzamiento militar, los anarquistas abrieron las cárceles. Sin embargo, los que ocuparon posiciones de poder en el Estado republicano, entre otras muchas opciones netamente contrarrevolucionarias, contribuyeron a volver a llenarlas o lo consintieron, incluso cuando eran los mismos anarquistas quienes iban presos. García Oliver fue ministro de justicia, máxima autoridad carcelera y, según se dice, uno de los inventores de los campos de concentración. Además de que, como muchas otras organizaciones del bando republicano, la CNT tuvo también sus “checas”, cárceles informales donde se encerraba, se interrogaba y se juzgaba sumarísimamente a los sospechosos de connivencia con el enemigo, que muchas veces eran ejecutados, y hubo participación de anarquistas en las “sacas” de presos “facciosos” para ser fusilados.

Debate sobre objetivos y medios de lucha

Hablamos primero de la huelga de hambre con la boca cosida de Santiago Rodríguez Ángel en la cárcel de Topas y del llamamiento de Claudio Lavazza a apoyar a un niño de ocho años que ha sido encerrado en una prisión de menores por estar en la cárcel su madre y su padre. Entre otras noticias, leemos después un comunicado reciente de la red de presos en lucha de Grecia haciendo balance autocrítico de la última huelga de hambre masiva contra la instauración de cárceles de máxima seguridad allí, y una serie de aportaciones de compañeros presos analizando objetivos y medios, aciertos y errores en las últimas luchas que se han dado en las cárceles españolas y buscando perspectivas hacia el futuro.

Radio: Tokata Y Fuga

¿No encuentras lo que estás buscando? Trata de refinar tu búsqueda: